Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 14 Mayo 2021

Encuesta que muestra que ‘el aborto no es una causa de las mujeres’ es cuestionable

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La encuesta en efecto existe pero no es lo suficientemente representativa como para afirmar lo que dicen en redes sociales.

El viernes 23 de abril de 2021, la representante Ángela María Robledo coordinó una audiencia pública sobre “Interrupción Voluntaria del Embarazo y Derechos Sexuales y Reproductivos en Colombia” en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes.

Durante cuatro horas, Robledo moderó la audiencia y estableció unas reglas sobre el tiempo de intervención de cada participante. Sin embargo, miembros de los grupos que se oponen al aborto protestaron alegando una supuesta falta de garantías.

A raíz de eso, algunas personas movieron en Twitter la etiqueta #RobledoCallaMujeres. En una de esas publicaciones, una usuaria compartió una imagen con unos resultados de una encuesta de “opinión sobre el aborto en Colombia”, que supuestamente mostraba que el 70 % de las mujeres estarían en desacuerdo con el aborto. La usuaria escribió: “Las mujeres colombianas no queremos aborto”, siguiendo con la afirmación de la imagen que señala que “el aborto no es una causa de las mujeres”.

Otra usuaria de Twitter mencionó a Colombiacheck en el trino inicial, por lo que decidimos verificar la veracidad de los datos puestos en la publicación.

La imagen compartida en el trino tiene, en la esquina superior derecha, el logo de “Nueva democracia”, que de acuerdo con su página web es “una plataforma cívica” que tiene entre sus principios “el derecho a la vida”.

Revisamos la cuenta de Twitter de Nueva Democracia y, en efecto, encontramos que todas las piezas que realizan tienen la misma imagen visual que la posteada en la publicación que fuimos mencionados. Nueva Democracia, además, compartió el hashtag:

“Si @angelamrobledo quiere hace una audiencia pública excluyendo a las mujeres provida, está excluyendo a la mayoría de las colombianas ¿ese es su feminismo? #RobledoCallaMujeres

Según la imagen realizada por esta organización, en la opinión sobre el aborto en Colombia, el 24 % de las mujeres están de acuerdo y el 70%, en desacuerdo. Los hombres estarían 34 % de acuerdo y 58%, en desacuerdo.

Calificamos la información de la imagen y los dos trinos que comparten el #RobledoCallaMujeres como Cuestionables porque aunque la encuesta sí existe, los datos que muestra no son los mismos que cita la imagen y además la encuesta no es lo suficientemente representativa como para afirmar que “el aborto no es una causa de las mujeres” o que “las mujeres colombianas no queremos aborto”, como citan los trinos. 

En respuesta al trino en el que fuimos mencionados, nos suministraron la fuente en la que se basan los datos de la imagen de Nueva Democracia: “Fuente: Encuesta Pulso País de Datexco para la W radio. Puede verla en el link: Consulte detalle de medición --> Sociedad y otros --> aborto”. De igual manera, nos compartieron un enlace de La W Radio.  

En el enlace, la emisora cuenta que “la más reciente encuesta de Pulso País, realizada por Datexco Company S.A. para W Radio del 20 al 29 de enero de 2021, recogió la opinión de los colombianos frente a diferentes temas de actualidad nacional”. “La encuesta, de carácter personal, fue realizada a través de línea telefónica a número de teléfono en línea fija en hogares a ciudadanos mayores de 18 años de edad en todos los niveles socioeconómicos, con cubrimiento de cabeceras municipales en las regiones del alcance del estudio”, dice La W Radio.

Al final de la nota, aparece embebida la encuesta. Y revisando la información allí suministrada, encontramos que en el Capítulo 8: Sociedad y Otros aparece el tema Aborto. El gráfico que aparece permite observar los datos según categoría: género, rango de edad, región y nivel socioeconómico. 

Revisando exclusivamente las categorías de género no encontramos las cifras que aparecen en la pieza de Nueva Democracia. 

Y haciendo un promedio de los valores, tampoco. Para los hombres daría 66,1 % en desacuerdo y 28 % de acuerdo; mientras que para las mujeres, 74,5 % en desacuerdo frente a 21,5 % de acuerdo. Es decir que según el promedio de los valores de Pulso País, la cifra de desacuerdo para las mujeres estaría cuatro puntos porcentuales por encima de lo dicho por Nueva Democracia.

Representatividad de la muestra

Revisamos, asimismo, la ficha técnica de la encuesta para analizar su confiabilidad y representatividad. Encontramos esta información:

Tamaño y distribución de la muestra: Se realizaron un total de 900 encuestas efectivas distribuidas de acuerdo con la "Distribución de la Muestra".

Margen de error y confiabilidad (Precisión): Se observa un margen de error estándar relativo para el total de la muestra de estimación del 3,3 % para proporciones con fenómeno de ocurrencia superior al 50 % y con un nivel de confianza del 95 %

Usando los consejos del curso de periodismo de datos del Centro Knight brindado por la periodista argentina Sandra Crucianelli sobre cobertura electoral, análisis de encuestas y chequeo de campañas encontramos que esta encuesta tiene una muestra insuficiente y un margen de error por encima del aceptable: 

Explica Crucianelli que para un estudio nacional, con una confiabilidad de más del 95 % y un error de no más del 3 %, el cual es el máximo admisible, cada pregunta de la encuesta debe ser respondida por al menos 1.067 personas. Esta encuesta se quedó corta en 167 personas.

Esto según la fórmula:

m = Z²*p*q/e²

 

En la que m es la muestra del universo a ser estudiado mediante la encuesta; Z es la constante estadística de valor 1,96; p y q la posibilidad de que algo ocurra (50 % de cada lado, puedes ganar o perder) y e sería el error esperado.

Así para un error de sólo 0,5 % se necesitan 38.416 encuestados mientras para un máximo de 5 % al menos 384 consultados.

Como aspecto positivo está la baja cantidad de indecisos. Sólo 5,9 % entre hombres y 4 % entre mujeres.

Andrea Mamprin, estadístico y docente de Investigación aplicada al entorno digital de la Universidad Autónoma de Occidente de Cali, usó otra fórmula para calcular la representatividad de la muestra. “Pulso País dice que la población es de cabeceras municipales con personas mayores de 18 años. Las proyecciones del Dane me dan 28’674.567 personas con estas características. Pulso País declara un nivel de confianza del 95% y el error es de 3,3%. Usando la fórmula, da un tamaño de muestra mínimo de 882. Ellos tienen 900 y eso cumple”.

Sin embargo, señala Mamprin, esos parámetros de representatividad funcionan solo cuando se aplican al total de los encuestados. “En cuanto entro a segmentar (por ejemplo, la opinión de hombres y mujeres o por edades y demás) estos parámetros ya no cumplen, porque necesitaría 900 mujeres más 900 hombres para que sí cumplieran”. Aunque advierte que es algo que “prácticamente toda encuestadora del mundo hace".

Por otro lado, señala la experta que en cuanto a la distribución territorial de los municipios muestreados “creo que sí hay una sobrerrepresentación de municipios capitales”, algo que no queda claro si es por elección o por necesidad dependiendo de donde tengan disponibilidad de números de teléfonos para contactar.

Y finalmente, menciona que un dato interesante que encuentra en la encuesta de Pulso País es que “cuando detallas el cuadro, aparece una evidente cuestión generacional. Las personas entre 18 y 24 años son la única franja con mayoría a favor [del aborto] pero solo desde enero”, posiblemente, señala Mamprin, por el efecto de la legalización del aborto en Argentina.

Por otro lado, revisamos las preguntas realizadas en la encuesta para saber con certeza a qué respondieron las personas encuestadas cuando fue consultada su opinión frente al aborto. Lo que encontramos es que se hizo una única pregunta:

Usted está de acuerdo o en desacuerdo con: “Legalización del aborto”.

Dice Mamprin que es muy posible que la palabra “legalización” introduzca un sesgo que se conoce como sesgo de pregunta inductiva, “porque esta palabra tiene una connotación parcialmente negativa en el imaginario público (legalizar drogas, legalizar dinero), es decir volver legal algo que no lo es y por ende tiene una connotación no del todo neutra. Sin embargo, no sabemos cuánto influye este sesgo en las respuestas de los encuestados”.

En 2017, La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres contrató a la encuestadora Cifras & Conceptos para realizar una Encuesta de percepción sobre la interrupción voluntaria del embarazo que arrojó unos resultados distintos:

Porcentaje de personas que están de acuerdo con la interrupción legal del embarazo en las siguientes situaciones: 

  • 56 % si la salud mental de la mujer está en riesgo.
  • 64 % si quedó en embarazo por una violación.
  • 67 % si su vida está en riesgo.
  • 69 % cuando el feto presenta malformaciones incompatibles con la vida fuera del útero.

La pregunta menos específica de la encuesta de La Mesa indica que el 65% de las personas encuestadas piensa que la interrupción voluntaria del embarazo debe ser legal en algunas circunstancias.

La ficha metodológica de esta otra encuesta indica que el tamaño de la muestra fue tomada en ocho capitales departamentales mediante “2.277 encuestas en hogares no institucionales a población de mujeres entre 18 y 44 años y hombres entre 18 y 55 años de todos los niveles socioeconómicos. La muestra del estudio representa a un total de 10,7 millones de personas”. 

Usando la fórmula de arriba podemos calcular el margen de error:

m = Z²*p*q/e²

Siendo  e = Z²*p*q

Así e = 1,962*50*50/ 2.277

= 2,05%

Significa que tiene un margen de error de 2,05%, mucho más bajo que el mínimo aceptable de 3 %, lo que la hace representativa. Pero vale la salvedad que fue realizada en mayo de 2017, por lo que los resultados están obsoletos. Aún así, desmiente que no se hayan consultado a las mujeres o que éstas no apoyen la causa de despenalización del aborto.

Sobre esta segunda encuesta, dice Mamprin que realiza preguntas con más detalle y que finalmente no le sorprende que el cuadro sea diferente en las dos, “aunque no teniendo la formulación y la secuencia exactas de las preguntas de esta segunda encuesta no puedo dar una indicación definitiva”.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 14 Julio 2021

Iván Duque atribuyó a la jueza Ruth Bader Ginsburg frases que nunca pronunció

Por Mónica Ospino Orozco

En un evento jurídico internacional al que fue invitado como orador, el Presidente citó frases que le atribuyó a la famosa magistrada estadounidense, ya fallecida, pero no encontramos rastro de que ella las hubiera pronunciado.

Entre el 5 y 6 de julio pasados, en Madrid, España se realizó la reunión internacional de la Asociación Mundial de Juristas (World Jurist Association, WJA) y uno de los invitados estelares de dicho encuentro, al lado del rey Felipe VI de España, fue el presidente de Colombia, Iván Duque.

El evento reunió a los abogados y juristas más destacados del mundo y tuvo como eje central un homenaje a la ya mítica jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg (RBG), quien murió a los 87 años el 18 de septiembre de 2020, y a quien se reconoció “por su encomiable defensa de la igualdad de género y los derechos civiles a lo largo de su vida”, en el informe de prensa publicado por la WJA en su sitio web.

En el mencionado encuentro el presidente Duque intervino a través de videoconferencia durante unos minutos y en su discurso citó un par de veces lo que aparentemente eran frases de la famosa jueza, sin embargo, en Twitter, un seguidor de la vida y obra de RBG, el profesor y coordinador del Laboratorio de Diseño para la Justicia de la Universidad de los Andes, Santiago Pardo Rodríguez, aseguró que dichas citas no habían sido pronunciadas por la jurista estadounidense.

 

En particular el presidente Duque aseguró durante la primera parte de su intervención que “la juez Ginsburg inspiró a muchos sistemas jurídicos del planeta, incluido el nuestro y sus reflexiones sobre el estado [de] derecho fueron muy profundas y siempre logró argumentar algo incontrovertible y es el balance que debe tener siempre una sociedad en la protección inequívoca de los derechos, pero también la exigencia permanente a los ciudadanos en el cumplimiento de los deberes”.

Posteriormente Duque, antes de finalizar su intervención, insistió en que “el balance y el equilibrio entre derechos y deberes es la piedra angular de una democracia que está muchas veces amenazada por las tergiversaciones, las noticias falsas, y quienes pretenden, a través, de algoritmos amañados generar odio, división y fractura. Recordando a Ruth Grinsburg, ella siempre dijo: la libertad de elegir en una democracia está cimentada en la verdad y el derecho y la justicia son objetivas y siempre buscan la verdad”.

En Colombiacheck nos dimos a la tarea de buscar en detalle si las frases citadas por Duque, en efecto las pronunció alguna vez la magistrada Bader Ginsnburg en su larga y reconocida carrera judicial de 27 años en la Corte Suprema y cuyos pronunciamientos y sentencias la convirtieron en ícono feminista y progresista del máximo tribunal de justicia en Estados Unidos.

Consultamos con el profesor Pardo Rodríguez, quien se ratificó en que “la jueza Bader Ginsburg nunca aseguró eso del balance entre derechos y deberes entre Estado y ciudadanos y menos en el contexto en que el presidente Duque pretende centrarlo, en particular porque lo que ella siempre defendió es que la igualdad entre derechos y deberes era en relación con las situaciones abiertamente discriminatorias”. 

Y en ese sentido, uno de los famosos casos que RBG defendió ante la Corte Suprema en 1973, como abogada de los derechos de las mujeres, “el caso que acabó con el doble rasero de las ayudas del Ejército. Fue la demanda de la teniente Sharon Frontiero, que había visto cómo los subsidios a la vivienda que sus compañeros y esposas recibían de forma automática, le eran negados a ella y su marido. Ganó”, según lo relata este perfil de Ruth Bader publicado en el diario El País de España el 24 de febrero de 2019.

En dicho artículo también se describe cómo RBG ganó el caso de “Stephen Wiesenfeld, un joven viudo que quedó a cargo de un bebé. Cuando este pidió ayudas a la Seguridad Social para criar a su hijo, se las negaron porque estaban destinadas solo a mujeres. Ginsburg lo llevó al Supremo y volvió a ganar y marcar un punto de inflexión legal. Mostró que la discriminación por género era una lacra social, tanto para hombres como para mujeres” según la sentencia de la jueza.

Revisamos también varios artículos en los que se compilan algunas de las frases de la famosa magistrada como este del portal informativo de la BBC en español, titulado “Ruth Bader Ginsburg: 15 frases memorables de la emblemática magistrada de la Corte Suprema de EE.UU., cuya muerte amenaza con causar una crisis política” y ninguna de las frases allí consignadas coincide con las mencionadas por el presidente Duque.

Tampoco en este análisis publicado por Politico.com, que después de la muerte de Ruth Bader Ginsburg consultó con 20 analistas expertos el legado de la magistrada, quienes sopesaron sus principales logros como abogada y posteriormente como jueza y tampoco destaca ninguno las frases que Duque le atribuye: “Es el balance que debe tener siempre una sociedad en la protección inequívoca de los derechos, pero también la exigencia permanente a los ciudadanos en el cumplimiento de los deberes”.

De hecho uno de los analistas de dicho artículo, el profesor de la Universidad de Chicago, Geoffrey Stone, aseguró que RGB “protegió firmemente los derechos de los afroamericanos, las mujeres, los inmigrantes, los homosexuales y las lesbianas, las personas acusadas de delitos, los disidentes políticos y otros grupos de nuestra sociedad cuyos derechos e intereses son ignorados con demasiada frecuencia por una mayoría hostil o indiferente. Y se dedicó a la preservación de un sistema electoral justo, ya sea que el tema fuera la reforma del financiamiento de campañas, distritos legislativos controlados o expandir y preservar los derechos de voto”.

Frente a las posturas de RBG sobre de la democracia, el profesor Stone en su análisis precisa que la magistrada “Ginsburg sabía que la democracia puede ser la mejor forma de gobierno, pero reconoció que nuestra democracia tiene dos serias debilidades: una, un serio riesgo de que las mayorías ignoren los derechos e intereses de los miembros de las comunidades que consideran como el ‘otro’, y; dos, que las mayorías manipularán el proceso electoral para asegurar que mantendrán el control del proceso legislativo”.

También revisamos esta entrevista en vivo que la jueza concedió en la Universidad de Pensilvania en febrero de 2018, en la que habló en extenso de su batalla por la igualdad de derechos, de la lucha que como abogada y magistrada dio en pro de los derechos de las mujeres y de cómo la discriminación de las minorías afecta la vida de millones de personas en el mundo. De nuevo, tampoco se refirió en los términos que le atribuyó Duque en su intervención en la reunión The World Jurist, acerca del equilibrio entre deberes y derechos.

En este perfil que el profesor Pardo Rodríguez escribió para el diario El Espectador, deja claro, que en el largo recorrido de RBG en el quehacer de la justicia en Estados Unidos, y en casos como el “del Instituto Militar de Virginia [que] es uno de muchos donde Ginsburg estuvo en el lado correcto de la historia. Su defensa por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la protección de los migrantes y la libertad de expresión, entre muchos otros temas, son parte de su imborrable legado judicial. Pero su pragmatismo nunca fue sinónimo de silencio. Así como sus poderosas decisiones son famosas, sus muchos disensos con la posición mayoritaria de la Corte son reconocidos también”. 

Por último revisamos el libro My own words que es una compilación de los escritos y discursos más connotados de la jueza Bader Ginsburg, y que fue curado por Wendy Williams, fundadora de Equal Rights Advocates y profesora de la Universidad de Georgetown y Mary Hartnett, profesora adjunta del Law Center de la Universidad de Georgetown (biógrafas autorizadas de la jueza Bader Ginsburg) y tampoco encontramos rastro de las menciones hechas por el presidente Duque.

Asimismo, hicimos la búsqueda en inglés de las frases del presidente atribuidas a RBG, pero tampoco encontramos coincidencias.

Igualmente buscamos en el archivo del diario The New York Times y en el The Washington Post y tampoco hallamos referencias a las frases mencionadas por Duque. En Twitter incluimos la búsqueda de las frases, sin embargo, no aparecieron coincidencias.

Por último, consultamos a la Oficina de Prensa de la Presidencia de la República para preguntar acerca de las fuentes usadas para la mencionada intervención, pero no obtuvimos respuesta alguna.

Así que tras este análisis y las evidencias presentadas calificamos como falsas las frases que el presidente Duque le atribuyó a la fallecida magistrada estadounidense Ruth Bader Ginsburg.