Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 06 Julio 2020

Foto del incendio de Ciénaga en la que se ve un rostro es un montaje

Por Johan Solano - RedCheq

Si bien la placa de la camioneta tiene los números 666, el rostro que se observa en la estela de humo es un montaje

Muchas imágenes sobre la tragedia en la vía Ciénaga - Barranquilla han circulado en las redes sociales luego de que un camión transportador de gasolina se volcara hoy (6 de julio) en el kilómetro 47 de la vía que comunica a Barranquilla (Atlántico) con el municipio de Ciénaga (Magdalena). 

Una de las imágenes difundidas muestra una foto de una camioneta (cuya placa termina en 666) que transporta en el platón seis personas y detrás, una nube de humo.

Esa nube supuestamente muestra un rostro que relacionan con la placa, cuyo número (666) es asociado a temas diabólicos por su aspecto bíblico: Apocalipsis 13:18 "Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis."

La foto ha sido compartida en Facebook más de 1.300 veces, acompañada de un texto que dice “El fin está cada vez más cerca”.

Captura de pantalla Fake

Esta casualidad entre el número y la matrícula del vehículo de la concesionaria Ruta del Sol II sirvió de base para que se especulara en algunas imágenes sobre el sentido “oscuro” del lamentablemente hecho. Algunos usuarios de la red social pusieron comentarios en la foto diciendo. “Yo veo como la cara de un demonio” y “Los tres seis de la placa de la camioneta y la cara fea en el humo ....que coincidencia…”.

Sin embargo, la “coincidencia” es en realidad un retoque digital en el que se agregó la imagen de un rostro "malvado" en el humo que sale del carro tanque en llamas. 

Incluso el análisis en Fotoforensics muestra la alteración digital.

Haciendo una búsqueda inversa en Google, además, encontramos la foto original, publicada por la emisora de Yopal Violeta Estéreo, y que, si se detalla la nube, se puede ver que la supuesta cara no está.

Comparación

Al comparar las dos fotografías, la original tomada por las autoridades que atendieron la emergencia con la que circula en redes sociales se puede deducir que se trata de una imagen Falsa.

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 18 Octubre 2019

Candidato al Concejo sí es familiar de políticos Merlano, pero no de Aída

Por José Felipe Sarmiento

Juan Baena, aspirante al cabildo por la lista de Galán, aceptó que es primo de un exsenador destituido, a su vez hijo de un parapolítico. En cambio, nada lo emparenta con la exrepresentante prófuga.

Se viralizó un mensaje en Twitter, que una usuaria nos pidió verificar, en el que se cuestiona al candidato a concejal Juan Baena Merlano, integrante de la lista Bogotá para la Gente (grupo significativo de ciudadanos por el que Carlos Fernando Galán aspira a la Alcaldía), por supuestamente ser “sobrino del exsenador Jaime Merlano, condenado por parapolítica, y primo del condenado Eduardo Merlano y de la prófuga Aída Merlano”.

Captura de pantalla de tuit sobre Juan Baena y su relación con los Merlano

Colombiacheck dividió la frase en dos por que una parte es cierta con una salvedad, o sea ‘verdadera pero’, y la otra es falsa.

Sobrino de Jaime y primo de Eduardo Merlano

Verdadera pero...

El propio Baena confirmó que es primo del exsenador Eduardo Carlos Merlano Morales, recordado porque en 2012, con la excusa de ser congresista, se opuso a que le hicieran una prueba de alcoholemia en un puesto de control de la Policía en Barranquilla. “Pero nunca he hecho política con él. Yo también condeno eso”, aclaró el aspirante.

Sin embargo, el exsenador Merlano Morales no ha sido condenado por ningún delito, contrario a lo que asegura el trino. Ese es el ‘pero’.

Lo que registran sus antecedentes es la destitución e inhabilidad por 10 años que le impuso la Procuraduría en 2012 y la pérdida de investidura como congresista que le decretó el Consejo de Estado en 2014. Ambas sanciones fueron consecuencia, precisamente, del uso de su cargo para ejercer influencia indebida sobre los policías que lo dejaron ir sin hacerse la alcoholimetría.

La sala penal de la Corte Suprema de Justicia sí le abrió una indagación en etapa preliminar al excongresista del Partido de la U por supuestos vínculos con grupos paramilitares en 2012, pero no ha sido llevado a juicio y mucho menos sentenciado.

Quien sí fue condenado por parapolítica en 2011 fue su papá (tío de Baena), el también exsenador por la misma colectividad Jairo Enrique Merlano Fernández. En este punto sí acierta el mensaje.

El alto tribunal le impuso una pena de ocho años y cuatro meses por concierto para delinquir agravado por promover grupos armados al margen de la ley y constreñimiento al sufragante, tras comprobar que acudió a alianzas con el bloque Héroes de los Montes de María de las AUC con el fin de amedrentar a la población de esa zona para que votara por él en las elecciones legislativas de 2002 y 2006.

Otro político sancionado de la familia es Jaime de Jesús Merlano Fernández, hermano de Jairo Enrique y tío de Eduardo Carlos y del candidato Baena. Está inhabilitado por 10 años desde 2010 porque la Contraloría lo encontró responsable de detrimento patrimonial como alcalde de Sincelejo en 2004, por irregularidades en la adquisición de un predio para una obra. El exmandatario municipal incluso puso una tutela contra el fallo, pero este fue confirmado por el Consejo Superior de la Judicatura y la Corte Constitucional.

De modo que Baena sí pertenece a esta familia de políticos y empresarios de Sucre (también están emparentados con el llamado ‘zar’ del alumbrado público, Remberto Merlano Rueda). Entonces la primera parte del mensaje es ‘verdadera pero’ porque se equivoca al decir que el destituido exsenador Eduardo Merlano ha sido condenado, pues ninguna de las sanciones en su contra es penal ni pecuniaria.

Primo de Aída Merlano

Falsa

Por otro lado, nada tienen que ver Baena y su clan familiar con la prófuga exrepresentante barranquillera Aída Merlano Rebolledo. Así que la segunda parte del trino es falsa.

La genealogía de los sucreños se puede rastrear hasta sus antepasados españoles sin mayor dificultad. Son descendientes de Antonio Francisco Merlano y Gómez, nacido en Cartagena de Levante (España) en 1758, y María Antonia de los Ángeles Granados Salas, oriunda de Ceuta. El tercer hijo de ese matrimonio, José María, y su esposa, Rosa Josefa Fernández Picón, son los tatarabuelos de Eduardo Merlano Merlano, el papá del exsenador Jairo y el exalcalde Jaime.

Aunque José María nació en Alhucemas, ciudad mediterránea en el actual Marruecos, en 1788, su familia ya estaba radicada en Cartagena de Indias para 1790. Así lo indica el hecho de que Antonio Francisco fue nombrado caballero de la Orden de Carlos III ese año, por su labor como secretario del Gobierno y la Comandancia General de la ciudad que hoy es capital de Bolívar.

Hasta ahora, no hay ninguna prueba de que esa antigua casta esté relacionada con Aída Merlano, la excongresista condenada a 15 años de cárcel por concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante y tenencia ilegal de armas porque la Corte Suprema concluyó que hacía parte de una organización dedicada a la compra de votos que, de hecho, le había permitido saltar al Senado en los comicios de 2018 (aunque se entregó tres meses antes de posesionarse, cuando se ordenó su captura, y luego el Consejo de Estado anuló su elección).

El presidente de la Asociación Colombiana de Genealogía, Julio César García Vásquez, le explicó a Colombiacheck que “cuando se trata de familias más humildes, es muy difícil rastrear esos antepasados” porque hay mucha menos documentación. Ese es el caso de la exrepresentante.

El único ascendente que se le conoce a Merlano Rebolledo es su papá, un ingeniero civil y promotor de campañas políticas del barrio Buenos Aires, en el suroccidente de Barranquilla, que le heredó a ella la cercanía y el trabajo político con el clan Gerlein, como lo han contado El Heraldo y La Silla Vacía. Aunque los medios han dicho que se llama Domingo, conocido como ‘el Monchi’, la sentencia contra su hija lo identifica como Jorge Eliécer. Su nieta Aída Victoria, hija de la excongresista, le confirmó a Colombiacheck que este es el verdadero nombre de su abuelo y que su segundo apellido es Lapiera.

“Mis bisabuelos nacieron en Barranquilla, pero él dice que tiene primos lejanos en Sucre. Yo no conozco a nadie. Pero él, por cosas de la vida, se ha topado con sincelejanos con nuestro apellido y llegan a la conclusión de que son familia”, cuenta Aída Victoria. Sin embargo, no saben si alguno de esos parientes sucreños tenga vínculos con los descendientes del caballero Antonio Francisco como el candidato Baena.

Nadie ha probado que ambas familias Merlano sean ramas diferentes de un mismo árbol genealógico. La conexión no ha aparecido y, si lo hiciera, sería lejana. Por tanto, esta parte del trino es falsa.