Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 01 Septiembre 2021

Hasta ahora no hay evidencias científicas de que el terremoto de Haití se deba al cambio climático

Por Mónica Ospino Orozco

En redes sociales se asegura que el sismo que azotó a ese país el pasado 14 de agosto se debió al calentamiento global, pero no hay certeza de esa conexión y, además, la isla se ubica sobre un sistema de fallas que propician este tipo de movimientos telúricos.

Haití aún lucha por recuperarse del fatal terremoto acaecido en la tarde del 12 de enero  2010, de la pandemia y del asesinato de su presidente Jovenel Moïse, el pasado 7 de julio. 

Sumado a esas tragedias, el pasado 14 de agosto un nuevo movimiento sísmico, de 7,2 grados, sacudió a ese país ubicado en la isla de La Española, que comparte con República Dominicana. El terremoto dejó más de 2.200 muertos.

Ese día en Colombia, la tragedia haitiana dio para toda clase de especulaciones y teorías como la de Andrés Charry, asesor del senador Gustavo Petro, quien en este trino aseguró que “el terremoto en Haití empiezan a aparecer imágenes, hay alerta de tsunami, los negacionistas dirán que nada tiene que ver con el cambio climático y que la respuesta está en modelos neoliberales de desarrollo... ¡NO!”.

 

 

El trino está acompañado de un video en el que se ven, en medio de una nube de polvo, varias edificaciones en ruinas y que es narrado en francés por un hombre agitado y asustado por lo que acaba de vivir.

Sin embargo, pudimos verificar que la relación que hace Charry entre el cambio climático y el terremoto ocurrido en Haití el 14 de agosto pasado, no ha sido probada de una manera certera por los geocientíficos y además, la isla La Española está situada en medio de un vasto sistema de fallas geológicas, que resultan del movimiento de la placa del Caribe y la enorme placa de Norteamérica. La actividad de ambas placas y el choque de las mismas es la razón por la que se producen los devastadores sismos.

No hay, hasta ahora, evidencia científica que muestre la relación entre el cambio climático y la ocurrencia de grandes sismos. De hecho, el más reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), publicado el 9 de agosto pasado, no menciona entre sus hallazgos la correlación o influencia entre ambos fenómenos. 

La geología y la pobreza, la mezcla letal de los terremotos en Haití

Un terremoto es el movimiento rápido y súbito provocado por la liberación de energía que surge del interior de la Tierra. Cuando dos bloques o placas producen ese movimiento, pero hay fracturas del terreno, eso es conocido como una falla geológica. 

Ese tipo de registros necesitan instrumentos especializados usados por los científicos que analizan las ondas sísmicas, según la definición de la Red Sísmica de Puerto Rico.

Justamente bajo la isla La Española hay un enorme sistema de fallas geológicas que resultan del movimiento de la placa del Caribe y la placa de Norteamérica. Según detalla este artículo de National Geographic, publicado el pasado 17 de agosto, “el punto crítico que hace temblar la superficie en Haití se encuentra justo al norte de la nación isleña, donde la placa del Caribe se arrastra hacia el este aproximadamente dos centímetros cada año en relación con la placa de América del Norte. Sin embargo, el límite entre las placas no es una fractura recta”.

De acuerdo con ese artículo  “a medida que las placas se muelen entre sí, las fuerzas producen una serie de fracturas que atraviesan la región. Tanto el evento de 2010 como este último terremoto, así como varios terremotos más antiguos, ocurrieron dentro de un conjunto de estas rupturas, que se conocen colectivamente como la zona de falla Enriquillo-Plantain Garden”.

Así lo corrobora este reporte de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica, NOAA, de Estados Unidos, que describe como el terremoto del 12 de enero del 2010, “ocurrió en la región fronteriza que separa la placa del Caribe y la placa de América del Norte. Este límite de placa está dominado por el movimiento de deslizamiento lateral izquierdo y la compresión, y se adapta a un deslizamiento de aproximadamente 20 milímetros por año, con la placa del Caribe moviéndose hacia el este con respecto a la placa de América del Norte”.

Con respecto al terremoto del pasado 14 de agosto,NOAA, asegura que “al igual que el evento de 2010, se indica una falla de empuje oblicuo a lo largo de la zona de falla geológica de Enriquillo-Plantain Garden, la estructura principal y el límite de microplacas en la región”.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) afirma que la falla de Enriquillo quizá haya sido la fuente de varios grandes terremotos a lo largo de la historia: los de 1860, 1770, 1761, 1751, 1684, 1673 y 1618, indica este artículo del portal informativo de la BBC en español.

 

Gráfico tomado del artículo del diario El País, titulado “El terremoto de Haití y la geología del Caribe”.


El profesor John Jairo Sánchez, geólogo y docente del departamento de Geociencias y Medio Ambiente, de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional, precisa que, “está muy bien establecido científicamente que los terremotos ocurren principalmente como consecuencia del movimiento que hay en la fracturas que hay en la superficie del planeta. Esas fracturas los geólogos las llaman fallas geológicas. Esa es la fuente principal de los sismos”.

Añade, Sánchez aunque en la actualidad y desde hace varios años, los geocientíficos han estudiado la posibilidad de que “los cambios en la atmósfera, que es la capa gaseosa que envuelve la Tierra, puedan influenciar en la parte sólida del terreno, también se ha investigado cómo los cambios en el ascenso del nivel de mar, causados por el calentamiento global, influencian actividad en la geosfera”.

Y concluye que “lo que se ha encontrado es que puede existir algún tipo de relación entre variaciones en presión atmosférica y la ocurrencia de actividad sísmica superficial y que los cambios en el nivel del mar pueden influenciar deslizamientos en áreas volcánicas y quizás también en la actividad de las fallas geológicas, cercanas a las áreas oceánicas, pero esas relaciones aún no están bien definidas, por lo que lo más acertado, y con evidencia científica, es que principalmente los terremotos son consecuencia del movimiento de las fallas geológicas”.

 Las afirmaciones del profesor Sánchez las corrobora  este reporte publicado por la NASA. El documento fue escrito por el el geofísico Paul Lundgren del Laboratorio de Propulsión a Reacción  de la NASA (Jet Propulsion Laboratory, en inglés), un centro dedicado a la construcción y operación de naves espaciales no tripuladas. Lundgren hizo una investigación científica para responder si existe alguna conexión entre los fenómenos climáticos y los terremotos.

Sus hallazgos dejan claro que si bien “los científicos saben que los terremotos pueden ser provocados o inhibidos por cambios en la cantidad de estrés en una falla. La variable climática más grande que podría cambiar las cargas de tensión de las fallas es el agua superficial en forma de lluvia y nieve”. Lundgren dice que varios estudios han apoyado tales correlaciones. “Pero hay una trampa”.

“Muchas pequeñas fracturas en la corteza terrestre son inestables. También vemos que las mareas pueden causar leves temblores en la Tierra conocidos como microsismos. Pero el problema real es tomar nuestro conocimiento de la microsismicidad y escalarlo para aplicarlo a un gran terremoto, o un terremoto de cualquier tamaño que la gente pueda sentir, de verdad. Los cambios de estrés relacionados con el clima pueden promover o no que ocurra un terremoto, pero no tenemos forma de saber cuánto”, precisa Lundgren en el reporte.

El científico de la NASA concluye que “no estamos cerca de poder predecir cuándo puede ocurrir un terremoto como resultado de los procesos climáticos (... )Incluso si sabemos que algún proceso climático externo está afectando potencialmente un sistema de fallas, dado que no conocemos el estado potencial de la falla para romperse, aún no podemos hacer esa inferencia adicional para decir, ah ja, podría obtener un terremoto una semana o un mes después ".

Pero otras investigaciones indican que sí podría haber alguna relación entre el cambio climático y otros fenómenos naturales, pero no a uno en particular. 

En 2010, la Royal Society de Londres, una de las sociedades científicas más antiguas del mundo con más de 350 años de existencia, concluyó en una serie de estudios “que hay suficiente evidencia como para afirmar que el cambio climático provocará una mayor incidencia de terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, deslaves y demás desastres naturales”. 

De acuerdo con este reporte de BBCmundo.com, las conclusiones de esos estudios aclaran que: “a medida que cambia el clima, aumenta la probabilidad de que se produzcan desastres. "Es básicamente un problema estadístico", le dijo a BBC Mundo David Pyle, profesor de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford, y uno de los editores de la publicación. "Se producirán más inundaciones, más lluvias, más deslaves, pero nunca podrás atribuir al cambio climático éste o aquél desastre natural en particular".

De otro lado,  la pobre infraestructura física de Haití hace que los terremotos en ese país sean más letales y devastadores que incluso en su vecino inmediato, República Dominicana, como lo detalla este reportaje de National Geographic:

“La letalidad de los terremotos en Haití es el resultado tanto de las estructuras en la superficie como del temblor subterráneo. Años de explotación de países externos, que se remonta a la época de la esclavitud de la gente de la isla después de la llegada de Cristóbal Colón en 1492 y los disturbios políticos dentro de Haití han dado como resultado la posición actual como el país más pobre de América Latina”.

National Geographic indica, además, que “los disturbios y la pobreza se han traducido en el desarrollo de la región, que está plagada de estructuras y de materiales de construcción deficientes. Muchas estructuras usan concreto, que es económico y se puede usar para crear paredes y techos pesados que resistan los vientos huracanados. Pero gran parte del hormigón de la región no está reforzado y se desmorona fácilmente bajo el temblor de los terremotos. Si bien la reconstrucción después de la devastación de 2010 llevó a algunas estructuras construidas teniendo en cuenta los terremotos, la corrupción y la agitación política han obstaculizado muchos esfuerzos de reconstrucción”.

Con estas evidencian y análisis concluimos que la afirmación hecha por el tuitero y asesor de Gustavo Petro, Andrés Charry en el sentido de que el terremoto de Haití se produjo por el cambio climático es cuestionable, pues se ha probado científicamente que en ese país hay un sistema de fallas que propicia la ocurrencia de estos fenómenos y la relación entre el calentamiento global y la influencia en dichos sistemas aún no se prueba con certeza científica.

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 06 Mayo 2021

La bandera al revés es un símbolo de protesta, pero no está en la Carta de las Naciones Unidas

Por Mónica Ospino Orozco

La Carta de las Naciones Unidas no establece que la bandera de cabeza tenga un significado de auxilio o de pedido de socorro. Este fenómeno de las manifestaciones en Colombia tiene más una carga simbólica y un mensaje político de fondo.

A petición de nuestros lectores, muchos de los que nos contactaron por WhatsApp y nuestras cuentas de redes sociales, en Colombiacheck decidimos hacer esta verificación sobre el significado y simbolismo de la bandera al revés, que hoy es la foto de perfil de miles de colombianos en redes sociales.

Y es que el pasado martes Radamel Falcao Rodríguez, uno de los futbolistas colombianos más queridos y reconocidos de Colombia y que hoy juega en el equipo Galatasaray de Turquía, sorprendió a sus seguidores al publicar en su cuenta de Twitter y en su perfil de Instagram una fotografía de la bandera de Colombia al revés con un post en el que rechazaba la violación de los derechos humanos, la violencia en el país y hacía un llamado a la calma y al diálogo.

 

La bandera al revés, con el color rojo, como primera línea de la bandera nacional, que compartió Falcao es ya una tendencia que hoy se observa, a una semana de protestas generalizadas en el país, en los perfiles de miles de usuarios de redes sociales (1, 2, 3) y que incluso famosos como JBalvin y el grupo Chocquibtown lo usan como foto de perfil.

 

 

Sin embargo, en algunas publicaciones se ha dicho que esto se trata de una señal de auxilio o petición de amparo. Incluso, algunas cadenas que rotan por redes de mensajería instantánea aseguran que poner las banderas de esta forma está estipulado en la Carta de las Naciones Unidas como una señal de auxilio.

Esta carta es el documento fundacional de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y se firmó el 26 de junio de 1945 en San Francisco (Estados Unidos), al terminar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional, y entró en vigor el 24 de octubre del mismo año. El Estatuto de la Corte Internacional de Justicia es parte integrante de la carta.

En Facebook, según una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una alianza en la lucha contra la desinformación, la bandera al revés, como una señal de auxilio que está estipulada en la “carta internacional de las Naciones Unidas”  ha sido compartida más de 300.000 veces y tiene más de 7 millones de visualizaciones.

¿La bandera al revés es señal de socorro internacional?

No, la señal internacional de auxilio establecida y reconocida en el mundo entero es realmente S.O.S que significa ‘Save our ship’ en español: salven nuestro barco o también ‘Save our souls’, salven nuestras almas, en español o ‘Send out soccour’ que se traduce como envíen socorro, de acuerdo con lo que explica este artículo de la revista National Geographic.

S.O.S se estableció como señal internacional de socorro “en 1906 durante una conferencia internacional celebrada en Berlín y adquirió una mayor popularidad después del hundimiento del transatlántico RMS Titanic en el año 1912”, según National Geographic.

Estas letras se escogieron además porque en ese entonces con el uso del Código Morse, el código creado para esa señal es fácil de entender, pues son tres pulsos cortos, tres largos y tres cortos, es decir:  . . ._ _ _ . . .

De hecho las etiquetas #ColombiaSOS y #SOSColombiaDDHH son una de las más usadas en redes sociales en las actuales circunstancias.

¿Tiene algún significado en el protocolo internacional de socorro la bandera al revés?

Víctor de Currea-Lugo, catedrático e internacionalista, quien ha cubierto como periodista conflictos armados en Líbano, Siria, Afganistán, entre otros, le dijo a Colombiacheck que “no existe ninguna norma de derecho internacional que diga que la bandera al revés es un llamado de auxilio. Ahora, es una cosa simbólica, no jurídica, pero sí ha adquirido un significado importante y por eso es legítima. Sobre todo la interpretación es que poner la bandera al revés significa que es el momento de cambiar, de transformar al país porque como ha venido funcionando ya no le sirve a los ciudadanos”.

Además, en esta nota de CNN en español  el portavoz de los Centros de Información de Naciones Unidas (CINU) aseguró que “la ONU no estipula las reglas de la vexilología de las banderas ni interviene en la semiótica”.

Florencia Soto, de la Oficina del Portavoz del Secretario General de las Naciones Unidas, le dijo a AFP Factual para esta nota que la afirmación de las publicaciones virales “no es cierta”, y que la Carta de las Naciones Unidas “no hace dicha mención en su texto”.

¿Qué significa la bandera al revés en el marco de estas protestas?

Para el profesor de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, “el simbolismo hoy de poner la bandera al revés quiere decir que el mensaje de protesta que predomina hoy en el país es el del derramamiento de sangre, pues el color rojo de la bandera nacional significa la sangre derramada por nuestros héroes”. 

Jaramillo asegura que el otro significado “es que esta es una manera de rechazar el establecimiento en su conjunto. Esto es: el silencio del Congreso, la ausencia del ministerio público, de la Fiscalía, la evidente ausencia de la Defensoría del Pueblo y de la Procuraduría. Entonces es una muestra de rechazo, no a la Nación porque hay un respeto, un amor, creo yo, que se manifiesta con poner la bandera al revés, sino que es una muestra de rechazo al establecimiento político”.

Con Jaramillo coincide Richard Tamayo Nieto, doctor en derecho por la Universidad del Rosario y maestro en filosofía por la Universidad Javeriana, quien le dijo a CNN, en la nota antes citada, que esto tiene que ver con una crítica de carácter simbólico, pues se contrapone al significado que enseñan las escuelas a los estudiantes.

“Cuando estamos en la escuela, nos dicen que el amarillo representa las riquezas de Colombia; el azul representa el agua, representa el hecho de que Colombia tiene tanto costa Pacífica como Atlántica; y el rojo representa la sangre de nuestros héroes patrios que se sacrificaron por la independencia del país”.

¿Hay algún protocolo internacional para el uso de las banderas nacionales?

No, de acuerdo con Piedad Maya, comunicadora social y especialista en protocolo, “cada país tiene su propia reglamentación sobre la bandera nacional y su uso. En Colombia tenemos la Ley 12 de 1984, el decreto 1967 de 1991 y la Ley 198 de 1995. Así que nada tiene que ver la ONU, mal haría. 

Maya, explica que de acuerdo con Whitney Smith, creador de los estudios modernos de vexilología (ciencia que estudia las banderas), “la bandera nacional refleja siempre la supremacía del ideal nacional; ni la religión, ni la idea política, ni la historia, ni la lógica tienen en ella un papel tan importante como la idea nacionalista”.

Y agrega que Smith en sus estudios encontró que "a través de los procesos de identificación y de politización, las banderas han llegado a dominar todas las formas de simbolismo político".  

“En síntesis, la bandera de Colombia se debe usar según se haya establecido, aunque algunos ciudadanos inventan diversas formas de usarla. Así que no nos extrañemos por la invitación a usarla al revés para mostrar el color rojo primero, como sangre derramada: puro manejo semiótico”, precisó Piedad Maya.

¿La bandera al revés se ha usado antes, en otras manifestaciones?

De acuerdo con este artículo de AFP Factual que también verificó el significado de la bandera al revés, “en Estados Unidos, por ejemplo, donde el código de 1923 de uso de la bandera prohíbe darla vuelta salvo para expresar ‘peligro extremo para la vida o la propiedad’, se ha utilizado en señal de descontento contra el gobierno. Un profesor de Washington puso la bandera estadounidense al revés en protesta contra Donald Trump en 2017, lo mismo que un ciudadano de California tras el asesinato de George Floyd en 2020”.

“En Venezuela, la bandera al revés se ha utilizado para protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro. En China, dar vuelta ese símbolo nacional es considerado un acto criminal desde fines de 2020”, asegura AFP Factual.

Así que con estos elementos calificamos de cuestionables las publicaciones en las que aseguran que poner las banderas de esta forma está estipulado en la Carta de las Naciones Unidas como una señal de auxilio.