Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 08 Julio 2020

“Involucró a un general que había muerto nueve meses antes y ahí han investigado bien lo de la masacre”:  Verdadera pero

Por Ana María Saavedra

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-A Francisco Villalba que lo implicó a su hermano y a usted la masacre de El Aro, también firmó un papel en blanco que luego…- le preguntó León.

-(sic) Involucró a un general que había muerto nueve meses antes y ahí han investigado bien lo de la masacre- es una parte de la respuesta del expresidente.

Al responder la misma pregunta acerca de los testimonios de Francisco Villalba, el expresidente  aseveró que el exparamilitar involucró con las masacres de El Aro y las Granjas a un general que había muerto nueve meses antes.

Al buscar los testimonios de Villalba sobre la participación del Ejército en la masacre del Aro, este habla del general Alfonso Manosalva Florez. Así lo encontramos incluso en un documento del portal del colectivo de abogados José Alvear Restrepo, que reproduce la nota del Nuevo Herald: “Detalles del testimonio que involucra a Álvaro Uribe Vélez con la masacre del Aro”, publicado en 2009.

“Además del presidente Uribe y su hermano Santiago, en los expedientes judiciales figuran el ex general Carlos Alberto Ospina —comandante de las fuerzas armadas durante el primer gobierno de Uribe—, quien en el momento de los hechos era comandante de la Cuarta Brigada de Ejército, acantonada en Medellín, y el general de Ejército Alfonso Manosalva Florez, quien según testigos como Villalba y Mancuso entregó a los escuadrones de la muerte la lista de las personas que debían matar en La Granja y El Aro”.

El presidente Uribe señaló como una de las inconsistencias de la declaración de Villalba que la afirmación que Manosalva estaba presente en una reunión en noviembre de 1997 con líderes paramilitares cuando éste había fallecido en abril de ese año’, se indica en el artículo.

Efectivamente, el entonces comandante de la Cuarta Brigada del Ejército, general Manosalva, falleció el 21 de abril de 1997, seis meses antes de la masacre de El Aro.

Sin embargo, la masacre de La Granja, corregimiento del municipio de Ituango, ocurrió en junio de 1996.

Aunque Uribe tiene razón en que el general había fallecido antes de la masacre de El Aro y de la supuesta reunión en noviembre, el exparamilitar Raúl Hazbún declaró ante Justicia y Paz que Manosalva colaboró con los paramilitares.

De otro lado,  la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado por estas masacres. En una de las partes de la sentencia indicó que “tal y como reconoció el Estado (supra párrs. 63 y 64), está comprobado que agentes estatales tenían pleno conocimiento de las actividades de terror realizadas por estos grupos paramilitares sobre los pobladores de La Granja y El Aro. Lejos de tomar acciones para proteger a la población, miembros del Ejército nacional no sólo prestaron su aquiescencia a los actos perpetrados por los paramilitares, sino que también se produjeron instancias de participación y colaboración directa. Efectivamente, la participación de agentes del Estado en la incursión armada no se limitó a facilitar el ingreso de los paramilitares a la región, sino que también omitieron asistir a la población civil durante el desarrollo de aquélla, resultando así en la total indefensión de éstos. Dicha colaboración entre paramilitares y agentes del Estado resultó en la muerte violenta de diecinueve pobladores de La Granja y El Aro”. 

Por estas razones la afirmación de Uribe sobre la muerte de Manosalva, antes de la supuesta reunión es verdadera, pero.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Lunes, 05 Agosto 2019

Es verdad que Duque escribió una columna contra Uribe en 1998

Por José Felipe Sarmiento

Hace 21 años, el actual presidente publicó una opinión en la que criticaba a quien luego sería su mentor político.

El pasado fin de semana circularon en redes sociales las fotos de una vieja columna de prensa titulada “Los pecados de Álvaro Uribe”, hoy expresidente y senador, y firmada por el actual mandatario, Iván Duque.

La publicación llamó la atención por las críticas que le hacía a Uribe quien luego ha sido discípulo suyo, senador y jefe de Estado con el aval del partido Centro Democrático, fundado por el hoy congresista. Aunque atribuía algunos de los calificativos a terceros anónimos, Duque se refería a su futuro mentor como un “oportunista” y una “expresión clara de la extrema derecha colombiana”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook con la columna

Del mismo escrito se infiere que su contexto es pocos días después de la segunda vuelta presidencial de 1998, que ganó el conservador Andrés Pastrana contra el liberal Horacio Serpa. Precisamente, los reclamos del autor tienen que ver con los efectos negativos que, según él, tuvo Uribe para la campaña del candidato derrotado, especialmente en Antioquia.

Las imágenes fueron compartidas en Twitter por la revista El Gallo, un proyecto cultural liderado por Edwin Gutiérrez, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Tolima. En el mensaje que las puso a rotar, señaló que su fuente fue una edición de julio de 1998 del semanario Tolima 7 Días, propiedad de El Tiempo Casa Editorial.

Gutiérrez dice que se trató de un descubrimiento “accidental” que hizo mientras adelantaba un trabajo sobre la memoria colectiva del departamento para su revista. Explica que esta “es un proyecto propio, pero se da en el marco de mi estudio de pregrado”.

La fecha exacta del periódico, que está en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional, es el 1 de julio de 1998. Junto a la margen derecha de la página 5 está el escrito de Duque con su foto de joven y la firma como “politólogo-investigador”. La acompaña el encabezado de la sección “Tribuna”, tal y como se ve en las fotos. El hoy presidente era un invitado ocasional en ese espacio.

Páginas 4 y 5 de Tolima 7 Días, edición del 1 de julio de 1998

Por tanto, se trata de una publicación verdadera. En ese entonces, Duque tenía 22 años y estudiaba Derecho en la Universidad Sergio Arboleda. Si firmaba sus escritos para El Tiempo como investigador, era por cuenta de su trabajo con la Fundación Buen Gobierno. Además, militaba en el liberalismo por herencia de su papá, el exministro Iván Duque Escobar.

Uribe también formaba parte del partido rojo y recién había dejado la Gobernación de Antioquia el año anterior. Por eso Duque le atribuía responsabilidades en la derrota de Serpa en ese departamento e incluso a nivel nacional, por el rechazo que su nombre habría generado en las Farc, como posible ministro de Defensa en caso de que triunfara el aspirante liberal.