Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 15 Enero 2019

La historia falsa de la cuenta de Santos en el banco del Vaticano

Por Ana María Saavedra

El portal El Expediente publicó una nota asegurando que Juan Manuel Santos y otros presidentes y expresidentes de Latinoamérica tenían cuentas en el “banco Vaticano”. Sin embargo, esta información es falsa.

El director del portal El Expediente, Gustavo Rugeles, firmó una nota en la que aseguró que el expresidente Juan Manuel Santos, así como varios “presidentes y expresidentes, la mayoría con ideas de izquierda” habrían “utilizado al Estado del Vaticano como su caja fuerte”.

En particular, la denuncia se basa en la supuesta existencia de millonarias cuentas de políticos en el Istituto per le Opere di Religione (o Instituto para las Obras de Religión, IOR), a veces llamado coloquialmente el “Banco del Vaticano” pues es una entidad financiera de ese país. 

Tanto el Vaticano, como varios periodistas en Italia y en otros países desmintieron esta información. Aquí les contamos paso a paso y enlazamos los links para explicar por qué la supuesta noticia es Falsa.

El IOR

El IOR es un banco privado de la Ciudad del Vaticano gobernado por una junta que le reporta a una comisión conformada por varios cardenales y por el papa, que es el jefe de estado del Vaticano y a la vez el líder de la Iglesia Católica.

Al ser parte del Vaticano, el IOR no es un banco normal. Según su página, su misión es “custodiar y administrar los bienes transferidos o encargados al Instituto, por personas naturales o legales, destinados al trabajo religioso o a la caridad”.

Además, según aclara el IOR en la misma página, “el Instituto puede aceptar depósitos de activos de entidades o personas de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano”.

Sin embargo, en Italia el IOR se ha ganado fama de ser una entidad corrupta gracias a sus continuos escándalos que lo relacionaron con la mafia y otros grupos criminales. El IOR también se había ganado fama en ese país por su secretismo, que despertaba sospechas de ser utilizado por el crimen organizado o como medio para mover dinero a paraísos fiscales. 

Tras un informe de 2012, realizado por el Consejo Europeo, que encontró que el IOR estaba lejos de ser transparente, el Instituto ha intentado cambiar sus prácticas y su imagen. En 2013 estrenaron una página web y desde ese mismo año han estado publicando allí reportes financieros anuales.

La denuncia

El texto de El Expediente asegura que “el expresidente de Colombia Juan Manuel Santos figura como titular de la cuenta 001-3-16764 con un saldo de 390 millones de Dólares, asociados a Inc Global Tuition & Education Insurance Corporation, la misma firma que apareció en el informe conocido como ‘Papeles del paraíso’ que señalaba dineros ocultos en Barbados”.

Dos días después de esta nota, el Vaticano, a través de su sistema de información Vatican News, emitió un comunicado en el que desmentía la información de El Expediente. “Ningún Presidente y ex Presidente Latinoamericano, ha tenido jamás una cuenta bancaria en el IOR, negando así, la noticia que apareció en el artículo del medio colombiano, El Expediente”, indicó el medio de la Santa Sede.

Las evidencias

La investigación de El Expediente, publicada en dos entregas, se basa en unas pruebas entregadas por el supuesto diácono argentino Jorge Sonnante.

En las notas, los únicos documentos que se anexan para soportar la denuncia son una supuesta carta del IOR en la que se le notifica a Santos que tiene 390 millones de dólares en su cuenta, otro documento con unos números de cuenta y los nombres de los expresidentes y un papel escrito a mano con los nombres de los políticos y con la supuesta trama del Papa Francisco y Cristina Kirchner en el IOR.

 

Al analizar la primer carta, encontramos varias inconsistencias. Por un lado, el Vaticano en su comunicado indica que “los documentos presentados como prueba son falsos” y que el IOR podría emprender acciones legales. 

Pero no se trata simplemente de versiones encontradas. En la carta se encuentran otras inconsistencias. Primero, la firma que aparece no viene acompañada de un cargo.  

En un trino, Rugeles asegura que se trata de la firma de Jean-Baptiste de Franssu, quien es en efecto el presidente del IOR. Pero, al hacer zoom en la imagen, se observa que esta firma parece sobrepuesta en la carta, como si la hubieran recortado. El color del fondo de la firma no coincide con el blanco de la carta.

firma

Esteban Santos, hijo del expresidente, demostró en un trino que “cualquiera” podría crear un documento como este en Word.

 

En las redes sociales, usuarios como el economista Alberto Bernal evidenciaron otros problemas de la información citada por Rugeles. 

 

Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, le explicó a Colombiacheck que “una tasa del 9% anual en un banco europeo es imposible. En Europa la tasa de referencia está cercana al 0. Una tasa del 9% está fuera de cualquier mercado. La tasa a la que está el Banco Central Europeo, a partir de la que se construyen las tasas en euros, es muy cercana a 0, puede llegar al 1%. La inflación del euro es cercana al 2%”.

El idioma

Otra de las lagunas de este documento es que está escrito en español y no en italiano, el idioma oficial de la Ciudad del Vaticano. 

Precisamente, los errores del idioma son otra de las lagunas que tienen los documentos presentados como prueba. Esto es notable en particular en el documento, titulado “Prueba reina” que aparece en el segundo artículo publicado por Rugeles y que muestra supuestamente el último depósito de Santos en el Banco Vaticano.

El medio de comunicación italiano La Stampa, en su artículo “La gran estafa de las ‘cuentas secretas’ de los expresidentes en el ‘banco Vaticano’” evidencia varios de los errores en este documento. También ratifica que las comunicaciones de esta entidad todas son en italiano.

Según La Stampa: “en una de sus columnas el módulo pide el ‘numero banconote’ (es decir, el ‘número de los billetes’, en idioma italiano). Pero el autor del documento confunde ese apartado con el espacio donde colocar el número de cuenta que tendría a su nombre Santos en el instituto vaticano (001-3-16764). Un muy básico error de traducción. La Stampa agrega: “el supuesto depósito se repite hasta 12 veces”.

el expediente

 

Banconote

No todo en la nota es falso. Aunque no hay pruebas de que esa cuenta de Santos exista, Santos sí tuvo relación con la compañía que se menciona en El Expediente. En los dos artículos se hace referencia a que el saldo de 390 millones de dólares está asociado a Inc Global Tuition & Education Insurance Corporation. Esta firma, que sí apareció en la investigación de los Paradise Papers (una filtración de documentos de 2017), tuvo relación con Santos hasta 2001. 

En efecto, un informe de Connectas, organización que hace parte del consorcio periodístico que llevó a cabo la investigación de los Paradise Papers, explica que Santos fue “integrante de la junta directiva de Global Tuition entre el 12 de abril de 1999 y el 17 de mayo del 2001”. 

En 2017, el entonces presidente le contestó a la alianza periodística, que “me invitaron a ser parte de la junta de Global Global y participé hasta antes de asumir como Ministro de Hacienda en el gobierno de Andrés Pastrana”. A la pregunta de si fue o no accionista de Global Tuition, manifestó: “por ayudar como miembro de la junta me ofrecieron la posibilidad de adquirir una participación minoritaria, a la cual renuncié en 2000. Nunca invertí un solo peso y nunca fui socio de esa compañía. En dicha iniciativa también participaron algunos amigos conocidos colombianos y norteamericanos como Gabriel Silva, Morris Busby y Luis Guinot”.

El diácono Jorge Sonnante

La fuente principal de la denuncia de El Expediente es el diácono argentino Jorge Sonnante, quien aseguró haber presenciado las irregularidades en el IOR. Sonnante ha denunciado una operación denominada “Ruta del dinero K”, “un mecanismo de blanqueo de dinero producto de la corrupción en la que la expresidenta argentina Cristina Fernández fue pionera de la mano de su paisano el papa Jorge Mario Bergoglio”.

Pero la credibilidad de Sonnante y de sus denuncias ha sido puesta a prueba en más de una ocasión. En el periódico argentino Tribuna, donde se había publicado una carta de Sonnante con las denuncias, se publicaron, por parte del Defensor del Lector, los informes: Refutando la ruta del dinero K hacia el Vaticano y Seguimos destapando la mentira de la ruta del dinero K al Vaticano desmintiendo las informaciones dadas por Sonnante.

Por otra parte, hay varios indicios que muestran que Sonnante ha mentido sobre su rol en el Vaticano. Sonnante trinó un documento que, según él, comprobaba que había trabajado “en la Curia Romana” entre 2013 y 2015.

Pero ese documento también dejó varios interrogantes. Por ejemplo, el sello al final del comunicado dice “SECRETARIA DI STATO” y no el correcto “SEGRETERIA DI STATO” en italiano. 

Además, según reporta Tribuna, el documento “está firmado por una autoridad de una Congregación eclesiástica en este caso: João Braz de Aviz cardenal brasileño, actual Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica. Y por Rodriguez Carballo arzobispo titular de Belcastro y secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, nombrado en 2013 por Bergoglio, con una salvedad, en el momento que se emite ese documento Abril de 2013 él aún no había asumido, lo hace un mes después”.

En Colombiacheck verificamos que, en efecto, la ordenación de Carballo se dio el 18 de mayo de 2013. 

Los cofres con dinero

Sonnante aseguró en Twitter que en el Vaticano vio cofres de la Cruz Roja con dinero, que era enviado por el gobierno de Cristina Fernández. Ese trino lo acompaña con una foto del supuesto dinero.

 

Sin embargo, la foto es un pantallazo de un video que ha circulado en redes para refererise a supuestos decomisos en diferentes países, como lo aclaró la propia Cruz Roja en un comunicado.

Incluso, en Colombia el periódico El Tiempo y el portal Pulzo publicaron aclaraciones sobre este video, que había sido difundido por el senador del Centro Democrático Daniel Cabrales con el mensaje “Denuncia de la comunidad, dineros de las Farc producto del narcotrafico en cajas De la Cruz Roja. Ojo rios de dineros de la coca”. (sic)

Asimismo, en Brasil se usó ese video para denunciar un dinero que supuestamente iba dirigido para la izquierda en las elecciones presidenciales. Y en otra nota se señala que el dinero es del Frente Nushra en Libia.

Cuando Sonnante fue recriminado en redes por el uso de esa imagen, aclaró en otro trino que la usó porque era similar a lo que él vio estando en el Vaticano.

Para finalizar, otra de las inconsistencias en la historia de Sonnante es su ordenación como Diácono Permanente. En un trino asegura que fue ordenando en Italia en 2015 (cuando ya supuestamente había sido sacado del Vaticano por no compartir las ideas del Papa) y lo acompaña con varias fotos. 

Pero una de esas fotos ha sido publicada en varias páginas de internet desde el 2009, como se evidencia al hacer búsqueda inversa en google.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 21 Junio 2019

La Primera Ministra de Noruega no acusó a Juan Manuel Santos de “robarse dineros donados para la paz”

Por Isabel Caballero Samper

Una nota asegura que la primera ministra noruega acusó al expresidente de corrupción, pero no hay pruebas que corroboren esto.

En Facebook se está compartiendo una imagen que acusa a Juan Manuel Santos de ser un ladrón, haciendo referencia a una nota publicada por el portal Oiganoticias.com con el títular “Ministra de Noruega denuncia a Santos por robarse dineros donados para la paz.” 

Foto que se compartió en Facebook con la primera ministra de Noruega y el expresidente de Colombia Juan Manuel Santos

Esto es falso, en su visita a Colombia la primera ministra simplemente habló de la importancia de la transparencia. Las demás pruebas que da el portal son exageraciones y verdades a medias.
 
La primera ministra de Noruega, Erna Solberg, que vino a Colombia en abril de 2018 y no recientemente como sugiere la nota de Oiganoticias, no acusó a Santos de haberse robado dineros del posconflicto, ni tampoco acusó a su gobierno de “manejos turbios”. En cambio, simplemente habló de la importancia de la transparencia. “Hay que tener presente que necesitamos contar esa institucionalidad, la transparencia y todo esto, para empezar a ejecutar los recursos”, dijo durante su visita a Bogotá según una nota de Blu Radio del momento.

Lo que sí sucedió fue que en marzo de 2018 los embajadores de Noruega, Suecia y Suiza en Colombia le enviaron una carta al viceministerio de hacienda del momento, Andrés Velazco, pidiéndole convocar una reunión extraordinaria para preguntar por qué se finalizó el contrato de la funcionaria Marcela Huertas, cabeza de la Unidad Técnica Consultiva del Fondo Colombia Sostenible, que maneja los cerca de 200 millones de dólares que estos países donaron para el posconflcito. Los embajadores querían preguntar por el proceso de selección de quien reemplazaría a Huertas y concluían la carta diciendo que “la experiencia de los últimos meses ha mostrado que es necesario reforzar el funcionamiento de las instancias y el cumplimiento del reglamento del Fondo para facilitar el trabajo del quien asuma este rol en el futuro”.

Un mes después, la Unidad Investigativa de El Tiempo reveló la existencia de esta carta y, además, la de un memorando confidencial anterior a la carta en el que los mismos embajadores expresan “preocupación general sobre la gestión integral del Fondo Colombia Sostenible” y piden “establecer una ruta clara para que la ejecución de los recursos no tenga más dilaciones y se dé de una manera completamente transparente”.

En respuesta a lo publicado por El Tiempo, el Comité Directivo de Colombia Sostenible, que está conformado por el gobierno colombiano y por los mismos embajadores de Noruega, Suecia y Suiza que habían enviado la carta, emitió un comunicado a la opinión pública en el cual “aclara que cuando se pide mayor transparencia, se hace referencia a la necesidad de poner a disposición del público la información sobre la operatividad de Colombia Sostenible (...). El contenido de las comunicaciones enviadas entre los miembros del Comité no se puede interpretar como dudas sobre la transparencia en el manejo de los recursos.” 

El comunicado además dice que el contrato de la coordinadora de la Unidad Técnica de Colombia Sostenible no se terminó sino que se decidió no renovarlo. Marcela Huertas no fue “destituida fulminantemente” ni “acusada de gravísimas irregularidades” como dice el artículo de Oiga Noticias.

Además, el embajador de Noruega, Tommy Strömberg, dijo unos días después en una entrevista con Blu Radio que “una carta que yo firmé fue destinada al Comité Directivo del Fondo Colombia Sostenible. Ese Fondo no ha desembolsado ni un peso. Nuestras inquietudes iban dirigidas al funcionamiento y el seguimiento de los reglamentos internos”.

Por otra parte, cinco días después de las revelaciones de El Tiempo, el entonces fiscal general Néstor Humberto Martínez le envió una carta al Presidente Santos advirtiendo de “la existencia de una red de intermediarios que estarían interesadas en adjudicación de proyectos a determinados empresarios o contratistas, a cambio de beneficios económicos”. Y una semana más tarde la Fiscalía anunció que vinculó a nueve personas a la investigación incluyendo a Marlon Marín Marín, sobrino de Iván Márquez. 

En agosto la Fiscalía imputó cargos contra tres de estas personas y una más que no había sido mencionada en la lista inicial por concierto para delinquir con fines de enriquecimiento ilícito. Marín no estaba entre los imputados. En los boletines de prensa de la Fiscalía no se menciona a alguno de los investigados o de los imputados como funcionario público.

Así que no es cierto que la Fiscalía haya hecho una auditoría que “arrojó los más lamentables resultados que involucran a un número muy grande de funcionarios del Gobierno de Colombia en actos inaceptables de corrupción”, como asegura la nota de Oiga Noticias. 

Además, no es la Fiscalía sino la Contraloría General de la República la que hace auditorías al gasto público. En agosto de 2018 la Contraloría publicó una auditoría al Fondo Colombia en Paz con corte al 31 de marzo de ese año en la que concluyó que “en la gestión contractual el PA FCP [Patrimonio Autónomo Fondo Colombia en Paz] cumplió con los criterios establecidos, a excepción de casos puntuales”. Así que esta auditoría tampoco “arrojó los más lamentables resultados”.