Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 19 Noviembre 2020

A las fuerzas armadas en Colombia no les han quitado presupuesto, pero sí pie de fuerza

Por Sania Salazar

El exministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, acierta en que el pie de fuerza ha disminuido, pero se equivoca al asegurar que el presupuesto en general también lo ha hecho. Expertos explicaron que se ha reducido el dinero para inversión, aspecto clave.

En un informe de Noticias Caracol del 25 de septiembre sobre las investigaciones disciplinarias que la Procuraduría General de la Nación tiene abiertas contra miembros de las fuerzas armadas, el exministro de Defensa y actual presidente ejecutivo de Probogotá, Juan Carlos Pinzón, aseguró que “a las fuerzas armadas se les ha debilitado desde 2015, tienen menos presupuesto, menos pie de fuerza, menos equipos y por lo mismo menos entrenamiento que el que se tenía antes”.

Colombiacheck contactó a Pinzón a través de Whatsapp y de llamada telefónica, pero no obtuvo respuesta. También se contactó con su equipo de prensa de Probogotá, pero no fue posible hablar con él para saber en qué fuente basaba su afirmación.

Aclaramos que nos centramos en verificar lo concerniente al presupuesto y al pie de fuerza, pues el aspecto de equipos y de entrenamiento es difícil de cuantificar y por lo tanto de verificar. 

Después de revisar el presupuesto y el pie de fuerza que reporta el Ministerio de Defensa  para estas entidades y de consultar a expertos, calificamos la afirmación como cuestionable porque, aunque los presupuestos generales de las fuerzas muestran un aumento general, contrario a lo que afirma Pinzón, lo que aumenta cada año es el dinero para el funcionamiento, y no necesariamente para inversión, un rubro que los expertos consideran clave para el mejoramiento de las capacidades de las fuerzas militares. Además, porque si bien los números le dan la razón a Pinzón en cuanto a la reducción del pie de fuerza, las opiniones de los expertos están divididas en cuanto a si reducir el número de efectivos se traduce necesariamente en debilitar estas instituciones.

En respuesta a un derecho de petición el Ministerio de Defensa le envió a Colombiacheck los presupuestos de cada fuerza (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) correspondientes al lapso 2015-2020 que se pueden ver en los siguientes cuadros, y que muestran, en general, un aumento sostenido del presupuesto total.

Presupuesto anual total

*Cifras en millones de pesos

2015: 10’181.375

2016: 10’349.702

2017: 10’578.020

2018: 10’944.650

2019: 11’388.269

2020: 11’564.339

Al mirar en detalle el comportamiento del presupuesto en la parte de funcionamiento se ve ese aumento sostenido, solo se evidencian algunas reducciones al Comando General de las fuerzas militares. No pasa lo mismo con el presupuesto para inversión, en el que son más constantes las reducciones.

En el presupuesto de la Policía Nacional, que aunque tenga armas es considerado un cuerpo civil, se nota la misma tendencia general y en los detalles de los presupuestos de funcionamiento y de inversión.

Presupuesto anual total

*Cifras en millones de pesos

2015: 7’640.090

2016: 8’215.944

2017: 8’538.245

2018: 8’932.032

2019: 9’220.200

2020: 9’701.672

Pantallazo derecho de petición Mindefensa

El equipo de prensa de Mindefensa le indicó a Colombiacheck que el 80% del presupuesto de ese sector se destina para personal y pensiones y reconocieron que los recursos de inversión se han reducido.

Pie de fuerza 

Según datos del Mindefensa, Pinzón tiene razón en que el pie de fuerza ha disminuido, en general, entre 2015 y 2020, al pasar de 451.124 efectivos, entre fuerzas militares y Policía, a 402.308 a septiembre de 2020.

En un boletín de la Contraloría General de la República titulado Pie de fuerza militar y capacidades de las fuerzas militares en la disminución del conflicto y la construcción de la paz 2008-2017, el análisis del periodo 2008-2017 arrojó un mantenimiento de los uniformados efectivos (oficiales, suboficiales, personal en formación en diferentes niveles y soldados de diferentes naturalezas de Ejército, Armada y Fuerza Aérea) hasta el año 2014, pero a partir de ese año evidencia una reducción constante, es decir, la disminución habría empezado antes del lo que dice Pinzón.

“Una comparación entre las FFMM y la Policía Nacional, indica que los militares efectivos ascendieron en 2017 a 237.876 uniformados y la Policía Nacional tiene activos 175.620 uniformados en el mismo año. En el periodo de análisis, mientras las FFMM se han reducido en un 13,3%, la Policía Nacional creció en 34% (44.567 activos adicionales), especialmente en los rangos de alumnos (359%), Nivel Ejecutivo (63%) y Oficiales (55%)”, indica el documento.

El siguiente cuadro, del libro Detrás de la Guerra en Colombia, de Ariel Ávila, muestra una tendencia general del aumento del pie de fuerza tanto en las fuerzas militares como en la Policía en la década del 2000.

Pantallazo libro Detrás de la guerra en Colombia


Inversión, la clave

Pedro Piedrahíta, director de la maestría en estudios políticos y constitucionales de la Universidad de Medellín, y magíster en seguridad y defensa, le dijo a Colombiacheck que si bien es cierto que se ha disminuido el pie de fuerza, eso obedece al contexto específico de la seguridad en el país donde ya no se necesita aumentar el pie de fuerza, tal vez mantenerlo, porque aunque el país tiene todavía muchas amenazas de seguridad, el aumento de pie de fuerza era una fase necesaria que ya se dio en el marco de la política de seguridad democrática.

“No obstante fue una aceleración en el incremento del pie de fuerza que tuvo muchos problemas porque en el afán de tener más personal se cometieron muchos errores en términos de instrucción y entrenamiento y por eso aparecen tantos problemas al interior de la fuerza pública en general, en eso se explica la violencia policial, los falsos positivos. Hay perspectivas que plantean que en el afán de tener muchos se descuidó la calidad”, indicó.

Para Piedrahíta ahora los organismos de seguridad del Estado deben centrarse en mejorar las capacidades estratégicas a nivel internacional y las capacidades de la inteligencia.

El experto aseguró que la inversión en seguridad en Colombia es mínima y aclaró que cuando se habla de inversión se hace referencia a mejorar capacidades de los organismos de seguridad en aspectos como ciencia, tecnología e innovación, mientras que la mayor parte del presupuesto se va en gastos de funcionamiento y de personal, como efectivamente lo muestran las cifras.

Para Piedrahíta no es que exista una política de debilitamiento de las fuerzas armadas, porque debilitarlas o fortalecerlas no solamente depende del personal, pues la cantidad de personal no se traduce necesariamente en que sean fuerzas de alta capacidad, porque, reiteró, las capacidades en temas de seguridad están actualmente dadas sobre todo en la inversión en ciencia, tecnología e innovación y en reestructurar los componentes de instrucción y entrenamiento. Para él tampoco se trata de presupuesto, pues como son menos miembros se gasta menos, la discusión debería ser en cuánto del presupuesto está yendo a mejorar las capacidades.

“Uno de los grandes problemas de las fuerzas armadas en Colombia tiene que ver con la instrucción y el entrenamiento porque sigue primando el enfoque del enemigo interno comunista en la formación de policías y de militares, estamos formándolos bajo las mismas doctrinas del siglo XX y eso no puede ser posible. Necesitamos una mayor especialización de las fuerzas militares y la especialización de las fuerzas armadas en el mundo hoy está asociada a los derechos humanos”, aseguró.

Jean Carlo Mejía, profesor de las universidades Nacional y Católica de Colombia y experto en derecho operacional, resaltó que él viene llamando la atención sobre ese debilitamiento de la fuerza pública desde 2015 en eventos académicos, pues considera que desde ese momento se empezó a reducir el pie de fuerza.

Mejía coincidió con Piedrahíta en el poco dinero que se destina a inversión, es decir, en los medios que se necesitan para cumplir de una mejor manera la misión de esas instituciones. Además, considera que cuando más se necesita una fuerza pública fuerte es cuando más se ha debilitado, pues las fuerzas armadas más fuertes de la historia contemporánea deben ser las del posacuerdo.

El profesor también afirma que la desconfianza y la mala imagen de las fuerzas armadas es coyuntural y muy específica, “eso viene desde 2013, momento desde el cual se ha incrementado un descontento en el mundo, lo que obviamente tiene una repercusión en Colombia y los gobiernos no han sabido enfrentar las protestas sociales, carecen de políticas claras para manejar el orden público”, concluyó.

Aunque el asunto del pie de fuerza parece ser de percepción, los expertos sí coinciden en que la clave para el fortalecimiento de las fuerzas armadas es destinar más dinero al rubro de inversión, que es la parte que sí ha sufrido reducciones en el periodo señalado por Pinzón.

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Lunes, 06 Julio 2020

"He dicho: Yo no estoy de acuerdo con la intervención militar extranjera a Venezuela": Cuestionable

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Lo interrumpo un segundito ahí, frente a la relación con los organismos de inteligencia, pues me parece que hay bastantes evidencias de los cercanas que han sido incluso después de salir de la presidencia, cuando usted filtró las coordenadas de la delegación de que salía el guerrillero Pablo Catatumbo de La Habana. Fue una filtración que le dio a alguien de los organismos de inteligencia. Ahorita recientemente en un artículo de Reuters hace menos de un mes hablaban sobre cómo los que estaban planeando el complot de tumbar a Maduro se comunicaban con usted también y con los organismos de inteligencia.

Entonces yo creo que usted sí tiene unas relaciones muy cercanas con los organismos de inteligencia-, aseguró León.

Uribe responde: "Siempre que me han dicho intervención armada extranjera cada que me lo preguntan, y como yo manejo en privado los mismos temas que en público, en mi vida política digo 'yo no estoy de acuerdo con eso', pero no se lo digo hoy, lo he dicho de siempre. Es bueno que tenga en cuenta eso".

La posición del expresidente Uribe sobre intervenir militarmente Venezuela ha sido poco clara. En múltiples ocasiones ha dicho que no apoya una intervención militar extranjera, sino una solución de fuerza o una acción “militar doméstica” para restablecer la democracia en el país vecino.

Haciendo una búsqueda en Twitter, en la cuenta oficial del expresidente (@AlvaroUribeVel), de las palabras “Intervención militar” encontramos 11 trinos, de los cuales, 9 están relacionados con Venezuela. 

El 27 de julio de 2017, Uribe publicó un video en Twitter el que afirmó: “La intervención militar que proponemos en Venezuela, no es golpe de Estado para que los militares asuman el poder. Lo que pedimos es que los soldados y policías de Venezuela, obliguen al dictador a hacerse a un lado, se convoque elección general con sufragio universal y se recupere y se tome el rumbo democrático”.

El 5 de agosto de ese mismo año trinó: “Intervención militar en Vzla para q cese el asesinato al pueblo venezolano,obliguen a Maduro a hacerse a un lado y se recupere la democracia (sic)”.

Luego no vuelve a usar las palabras “intervención militar” en su Twitter hasta febrero de 2019 cuando escribió que: “La solución diplomática necesita una decisión de las FFAA de Venezuela, no una intervención militar extranjera. Hora de reflexión y de decisiones soldados y guardias de Venezuela”

El 26 de febrero de 2019, Noticias Uno publicó un artículo en el que cuenta que el senador Álvaro Uribe Vélez visitó la ciudad de Pasto, Nariño, promoviendo el Taller Democrático, “espacio en el que aprovechó para hablar de diferentes temas entre ellos, la situación que aqueja a Venezuela y que ha generado diferentes puntos de vista frente a la intervención del vecino país”. 

Uribe dijo: “Aquí no hay intervención militar sino un avance en esta lucha democrática, yo diría lo siguiente para resumir: intervención militar extranjera no, pero acción militar doméstica de Venezuela sí, yo sigo llamando a los soldados del Ejército de Venezuela, a los integrantes de las diferentes fuerzas y a los integrantes de la Guardia Nacional para un acto de reflexión, para que se pongan del lado de la democracia, de la Constitución, de los valores humanos y le quiten el respaldo y le den la espalda a la barbarie”.

Por otro lado, en agosto de 2018, el canal de televisión con sede en Caracas, Venezuela, TeleSur, informó que se difundió un video, publicado por Noticias Uno, “en el que se ve al senador y expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, brindando una charla a un grupo de empresarios de Estados Unidos sobre cómo prestar ayuda para llevar a cabo un golpe de Estado en Venezuela”.

"Yo he dicho esto en público, he dicho que los soldados de Venezuela necesitan remover a ese Gobierno (de Nicolás Maduro), no para establecer un gobierno militar, sino para llamar a una rápida transición, con elecciones democráticas y transparentes”, dijo Uribe en el video. Pero más adelante afirmó: “Cuando yo digo que Estados Unidos debe ayudar a promover esa decisión, es en privado, para nosotros…”.

El video fue publicado por Noticias Uno.

Eso en cuanto a su relación con el régimen de Nicolás Maduro. Pero en tiempos anteriores, cuando Hugo Chávez era el presidente de Venezuela y cuando Uribe salió de su segundo mandato, en una entrevista, que le realizaron en 2012, le preguntaron si hubiera hecho una intervención para buscar guerrilleros de las Farc, como hizo en el Ecuador con la Operación Fénix. El expresidente respondió que “le faltó tiempo”.

Según Ronal F. Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, “Uribe no ha sido tan contundente en esa materia. Porque lo que uno esperaría de un líder democrático es que condene de forma categórica cualquier salida violenta. Y en las dos direcciones se ha tenido un discurso ambiguo en el cual se ha llamado a una ruptura de las fuerzas armadas en Venezuela o de dejar todas las opciones sobre la mesa. En eso debe ser más categórico”