Pasar al contenido principal
Jueves, 23 Enero 2020

Le Monde no dijo que Álvaro Uribe tendría que responder ante la CPI por dos millones de muertos

Por Isabel Caballero Samper

Ni el diario francés ha dicho que Álvaro Uribe tendría que comparacer ante la CPI para ser juzgado por dos millones de asesinatos, ni en toda la historia del conflicto colombiano han muerto tantas personas.

Según un trino que fue compartido cientos de veces antes de ser borrado, el diario Le Monde habría dicho que “el juicio de Álvaro Uribe Vélez sería el más importante en la historia de la Corte Penal Internacional, superando incluso, los de la extinta Yugoslavia y los Balcanes”, porque se le endilgaría “una cifra que podría sobrepasar, los 2 millones de asesinatos” (sic). Esto es falso, Le Monde nunca ha publicado nada semejante.

Trino falso sobre supuesta comparecencia de Uribe ante la CPI por 2 millones de asesinatos

Le Monde es uno de los más importantes diarios franceses. Buscamos la posibilidad de que existan otros diarios con el mismo nombre pero no encontramos ninguno.

Entonces buscamos en el sitio web de Le Monde artículos que contuvieran las palabras clave “Alvaro Uribe” (sin acento) y “Corte Penal Interacional” (en francés, Cour Pénale Internationale) o “CPI”. Exceptuando los artículos que tenían que ver con la posibilidad de que el gobierno colombiano llevara a los mandatarios venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro ante la Corte, encontramos los siguientes 12 artículos:

·      “Los Estados Unidos le proponen a Colombia un acuerdo en contra de la CPI”, publicado el 6 de septiembre de 2002
·      "Dos militares colombianos, secuestrados por las Farc, mueren en cautiverio", publicado el 9 de agosto de 2007
·      "La Corte Penal Internacional quiere que Colombia juzgue a sus paramilitares", publicado el 29 de agosto de 2008
·      "En Colombia la guerrilla desafía la política de seguridad del presidente Uribe", publicado el 24 de diciembre de 2009
·      "Colombia: el balance de Uribe es puesto a prueba en las elecciones presidenciales", publicado el 18 de junio de 2010  
·      "En Colombia las violaciones y las violencias contra las mujeres cometidas en el marco del conflicto armado quedan impunes", publicado el 27 de septiembre de 2011
·       "Presidente colombiano considerado demasiado conciliador con las guerrillas de las FARC", publicado el 29 de mayo de 2012
·     "Colombia espera las negociaciones con las FARC", publicado el 28 de septiembre de 2012
·      "Denuncia contra el ex presidente colombiano Álvaro Uribe ante la Corte Penal Internacional", publicado el 10 de diciembre de 2012
·      "La paz con las FARC ahora está al alcance de la mano", publicado el 24 de septiembre de 2015
·      "Esperanza de paz en Colombia", publicado el 26 de octubre de 2012
·      "En Colombia, la política de seguridad del presidente es desafiada", publicado el 8 de noviembre de 2019

De todos estos, el único que habla de la posibilidad de que Álvaro Uribe responda ante la CPI es el que se refiere a la denuncia que puso en su contra el senador Iván Cepeda por el escándalo de las chuzadas del DAS. Ninguno habla de un juicio actual o futuro en el que Uribe tuviera que responder por asesinatos.

Además, en toda la historia del conflicto colombiano no han muerto dos millones de personas. El informe Basta ya del Centro Nacional de memoria Histórica había calculado 220.000 muertos entre 1958 y cuando fue publicado en 2013. Y el Observatorio de Memoria y Conflicto del mismo organismo pone el número de víctimas fatales del conflicto armado colombiano en 261.219. Si se tiene en cuenta que en ese cálculo sólo se tienen en cuenta 80.000 casos de desapariciones forzadas mientras que la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas subió este número a 120.000, este número podría subir hasta un total de 300.000 muertos en el conflicto armado.

Ni siquiera sumándole a esto el número de muertos época de La Violencia entre 1949 y 1958 se llega ni cerca a los dos millones. Según la cifra más usada en ese tiempo habrían muerto 300.000 personas, pero el clásico libro "La Violencia en Colombia" de Orlando Fals Borda, Eduardo Umaña Luna y Monseñor Germán Guzmán se asegura que sólo habrían muerto 180.000 personas.

Con todos esto elementos podemos concluir que todo lo que dice el trino es falso.

Miércoles, 18 Enero 2017

Álvaro Uribe infla número de bandas criminales en Colombia

Por Sania Salazar

Aunque es una forma de delincuencia difícil de medir con exactitud, la Policía y la Fundación Pares calculan que es una cifra muy inferior a las 3.500 que asegura el senador.

“La paz con las Farc no es la paz de Colombia, qué van a hacer con las 3.500 bandas criminales”, preguntó el senador Álvaro Uribe, del Centro Democrático, partido opositor, a un grupo de periodistas mientras entregaba unas declaraciones en Washington en diciembre pasado.

¿3.500 bandas criminales? “Más de 3.500 bandas criminales”, aseguró la senadora del mismo partido, Paloma Valencia, en una entrevista al Diario del Huila.

La preocupación por las bandas criminales que delinquen en el país no es solo de los uribistas, es un problema sobre el que investigadores, académicos y políticos, entre otros sectores sociales, han llamado la atención, pero que se ha calculado en una cifra muy inferior a las 3.500, por lo que calificamos la afirmación de Uribe como falsa.

“Son al menos cinco estructuras criminales de alcance nacional, las cuales tienen capacidad territorial y militar para generar terror entre las comunidades y al menos 27 pequeñas bandas que operan de manera localizada”, calcula Ariel Ávila, de la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, en un informe titulado “Bandas criminales, el riesgo del posconflicto”.

Colombiacheck contactó telefónicamente y por medio de whatsapp a la coordinación de comunicaciones del Centro Democrático para saber la fuente de la cifra, pero no nos contestaron por ninguno de estos canales.

En sus justas dimensiones

En el informe de Pares se hace referencia, también, a información suministrada por la Policía que indica que además del clan Úsuga, los Rastrojos, las disidencias del Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia, Erpac, y las Águilas Negras esa institución ha identificado “otras 27 bandas criminales que operan en al menos 157 municipios del país”.

“De acuerdo a este diagnóstico, la situación de las Bacrim ha vuelto a su etapa inicial, cuando en 2008 se conocía de la existencia de 32 estructuras criminales en el país. Sin embargo, más allá de la multiplicidad de posibles estructuras, este diagnóstico deja en evidencia las falencias de las autoridades para entender el fenómeno de las bandas criminales y la amenaza que representan estas estructuras para la aplicación del acuerdo de paz”, explica Ávila.

El investigador explica que las Bacrim son una diversidad de estructuras criminales que pueden estar agrupadas en una misma organización como los Urabeños, el Clan Úsuga o los Rastrojos y que esa diversidad ha dificultado la comprensión del problema.

El problema no es de números

Las bandas criminales son una de las grandes amenazas para la paz en Colombia pues están ocupando los territorios que han dejado las Farc y harían lo mismo con las que deje el ELN, si prospera la negociación con ese otro grupo subversivo. Las Bacrim van detrás del control de los negocios ilegales que hay en esas zonas del país, panorama que delimita bien la nota titulada “Con las Farc afuera, otros amenazan la paz”, publicada en el diario La Patria.

“Las amenazas y la muerte a líderes de la restitución de tierras, a defensores de derechos humanos y a promotores de las negociaciones de paz, son actividades que ligan, abiertamente, a las bandas criminales con el pasado paramilitar, pero ahora sólo, en ocasiones, apelan a un discurso antisubversivo y en algunas zonas son palpables las alianzas con las Farc y el ELN”, este es, según León Valencia, de Pares, una de las conclusiones de un estudio que hicieron sobre la situación de estas organizaciones.

Además Valencia señala que sobre la presencia de estos grupos en el país hay distintas valoraciones en la Policía, la Fiscalía y las organizaciones no gubernamentales, pero que su fundación “ha detectado actividades de estas fuerzas en 275 municipios de 27 departamentos”.

“Hay, desde luego, una volatilidad enorme de estos grupos por las capturas, las muertes y las disoluciones de sus estructuras, pero lo que está plenamente demostrado es que el número y la extensión de los Bandas Criminales exceden bastante los cálculos que tiene la Fuerza Pública que registra unas 4.900 personas que integran estas organizaciones”, indica Valencia.

El momento por el que atraviesa el país exige más que nunca que se encuentre rápidamente una manera eficaz de acabar con estas bandas, estrategia que pasa, según Juan Carlos Garzón, investigador asociado de Ideas para la Paz, por llegar a un consenso sobre si son bandas criminales o paramilitares, así como por quién y cómo debe combatirse.

El pasado 11 de enero el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas insistió en que “decir que hay paramilitares es darles un reconocimiento político”. Dos días después se conoció el informe anual de la ONG Human Rights Watch en el que se asegura que la desmovilización de los paramilitares “presentó grandes falencias” y terminado el proceso “numerosos miembros permanecieron activos y se reorganizaron conformando nuevos grupos”.

“Los grupos sucesores, que con frecuencia son liderados por miembros de organizaciones paramilitares desmovilizadas, siguen cometiendo abusos generalizados como asesinatos, desapariciones y actos de violencia sexual”, asegura el informe.

Mientras el contrapunteo pesiste, los criminales siguen en lo suyo y la población afectada reclama soluciones rápidas y eficaces.