Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 09 Octubre 2016

María Fernanda Cabal, a rectificar sus ligerezas

Por Óscar Felipe Agudelo B.

Colombiacheck verificó las dos afirmaciones más polémicas que hizo la congresista del Centro Democrático sobre el Ejército y sus generales. Ambas son imprecisas, una falsa y la otra ligera, por eso la invitamos a que cumpla su palabra y rectifique.

Durante la campaña para el plebiscito la congresista uribista usó todas su ‘armas’ para defender el no. Fue la representante a la Cámara por Bogotá María Fernanda Cabal. La misma que mandó al nobel de literatura colombiano, Gabriel García Márquez, al infierno después de fallecido, esposa de otro gran defensor del no en el plebiscito, José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan.

Unos días antes de la refrendación del acuerdo de paz, la congresista Cabal fue invitada a un foro por el no y, entre otras perlas, allí dijo: “¿Cómo les vamos a decir ahora (a los de las Farc)... ¿honorable terrorista u honorable exterrorista?” y “hay obispos que son miembros del secretariado especial (de las Farc)”.

De inmediato sus declaraciones causaron inquietud en la opinión pública y entidades tan importantes como la Conferencia Episcopal de Colombia rechazó el señalamiento.

Sin embargo, dos de sus aseveraciones formaron una polémica nacional y por eso Colombiacheck se propuso chequearlas.

“Soy muy crítica con los generales hoy, me parece que son unos vendidos, que les pagaron una prima de silencio que no sabemos de cuánto es (…) Amo a mi Ejército, amo a mis soldados y policías, pero qué rápido vendieron su doctrina ¡Qué falta de capacidad de pelear por los principios con los que fueron formados!”, fue la primera.

Set 1

Y su segunda frase, que causó gran indignación entre los colombianos por lo que la rechazaron de inmediato a través de las redes sociales, ya que la consideraron una invitación a la violencia fue: “Es que el Ejército no está para ser damas rosadas, el Ejército es una fuerza letal de combate que entra a matar”.

Set 2

Sin sustento

Respecto a la supuesta prima de silencio para los generales, la congresista solo tiene dos caminos: mostrar las pruebas o retractarse, tal y como le solicitó el expresidente y senador Álvaro Uribe, líder del Centro Democrático, así como varios generales.

Colombiacheck llamó y escribió mensajes a la congresista Cabal para conocer las pruebas o el origen de la aseveración sobre la supuesta prima de silencio para los generales pero hasta la publicación de este chequeo la representante a la Cámara no respondió.

En su investigación este medio no encontró un solo soporte documental, ni revisando el Acuerdo Final firmado entre el Gobierno y las Farc, ni en las entrevistas que hizo con fuentes del Ministerio de Defensa, que respalde dicho señalamiento.

En referencia al ejército como una fuerza letal la representante Cabal tiene razón aunque es necesario ponerle varios peros a esa aseveración, por lo menos eso manifestaron el general Jaime Ruiz Barrera, presidente de la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares, Acore, y John Marulanda, experto en seguridad.

Ante la pregunta de Colombiacheck, ¿es el ejército una fuerza letal de combate que entra a matar?, el general entre risas respondió: “cómo hago yo para decirle que sí pero no...”.

Ruiz Barrera explicó que desde el punto de vista institucional todas las actuaciones de las fuerzas militares deben estar enmarcadas en principios de tipo constitucional, éticos y morales. “Y más que todo sobre algo muy importante hoy en día que es el respeto a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario, DIH”, confirmó el general.

Teniendo en cuenta lo anterior, según el militar, es inconveniente calificar a las fuerzas militares como una “fuerza letal de combate que entra a matar”. La postura del general Ruiz frente a las declaraciones de la congresista Cabal también fue apoyada por 15 asociaciones más de la reserva activa de las fuerzas militares y la policía nacional quienes le enviaron una carta a la representante Cabal.

En dicha comunicación, además de rechazar los señalamiento de la congresista del Centro Democrático, los integrantes de la reserva activa de la fuerza pública le solicitaron a María Fernanda Cabal “una rectificación para resarcir el daño causado”.

En síntesis, de acuerdo con Ruíz Barrera la representante interpretó equivocadamente lo que es la misión constitucional de las fuerzas militares. El general agregó que el DIH establece unos parámetros para aplicar la fuerza de combate, todo dentro de unas restricciones claras y pactadas de antemano.

Por su lado, el experto en seguridad, John Marulanda, también dio luces sobre el asunto y dijo que la representante “está en algo absolutamente correcto”.

De acuerdo con Marulanda, entre más letal sea la fuerza y capacidad del ejército más poder de disuasión tiene y menos posibilidades hay que lo reten o que lo involucre en un conflicto. “La letalidad de un ejército la da su capacidad de disuasión”, explicó.

Marulanda, aunque fue claro en cuanto a la importancia de la letalidad, también manifestó que otra cosa fundamental es la intencionalidad de esa fuerza, “la intención ética del asunto”.

El experto en seguridad aclaró que “los soldados no están entrenados para perseguir carteristas, están entrenados para disparar. Cuando no se entiende esto pasa que los alcaldes envían a los soldados a las calles y ocurren tragedias.Los políticos tiene un error conceptual de lo que es una fuerza letal”, sostuvo Marulanda, quien recalcó “que los fusiles se hicieron para disparar contra seres humanos, gustenos o no”.

Finalmente, aunque la representante a la Cámara sostuvo para Noticias RCN que tal vez sus palabras fueron malinterpretadas, lo cierto es que ella dijo que si se demostraba que había mentido ella se retractaba.

En cuanto a la supuesta prima de silencio no hay nada que respalde dicha aseveración, la congresista del Centro Democrático no ha aportado las pruebas, y por el lado del ejército como una fuerza letal de combate, es certero manifestar que dicha fuerza sí es letal pero el ejército tiene ciertas restricciones y, lo que es más importante, esa letalidad debe tener una intención válida frente al DIH para ser aplicada en una situación de combate.

Con el ánimo de fomentar un debate más transparente Colombiacheck ofrece a la congresista Cabal este espacio para retractarse de sus afirmaciones imprecisas o, en su defecto, la invita a mostrar las pruebas que sustente lo que dijo.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 09 Junio 2017

¿Es verdad que las Farc aún tienen en su poder a 300 secuestrados?

Por Paula Vásquez

El senador del Centro Democrático, Iván Duque, asegura que hay más de 300 secuestrados de los que las Farc no han dado información, pero no encontramos una fuente que verificara esa cifra.

“De los más de 300 secuestrados de los cuales se desconoce su paradero, no han dado información relevante sobre ello”. La frase es del senador Iván Duque, del Centro Democrático, y se refiere a información que no ha entregado las Farc sobre personas en cautiverio.

Duque dio sus declaraciones a RCN Radio el pasado 30 de mayo. Calificó la situación como un incumplimiento de las Farc e indicó que es una de sus preocupaciones. El senador se refirió al asunto cuando lo consultaron sobre el balance de los primeros 180 días de implementación del Acuerdo Final.

En la entrevista Duque asegura que son varias fundaciones las que señalan que las Farc no han entregado información sobre el número de secuestrados.

Colombiacheck se comunicó con la oficina de prensa de Iván Duque para indagar en qué fuente basó su declaración. Prometieron una pronta respuesta, pero hasta la fecha de esta publicación no la hemos recibido.

“Yo no conozco ninguna evidencia de que haya 300 secuestrados, me parece francamente irresponsable decir eso. Una cosa muy distinta es la obligación que tienen las Farc de contribuir muy activamente a encontrar los restos de las personas que fueron secuestradas y que nunca volvieron a sus familias”, aseguró minutos después en la misma emisora el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo.

Después de consultar varias fuentes Colombiacheck califica la afirmación de Duque como engañosa, pues no encontramos evidencia de que las Farc tengan aún en su poder a 300 secuestrados, pues la Fundación País Libre, que se encargó de hacerle seguimiento a los secuestros en el país, tiene una cifra inferior. No hay consenso sobre la cifra de personas que se llevó las Farc y de las cuales se desconoce su suerte.

Colombiacheck consultó a María Consuelo Jáuregui, la última directora de la Fundación País Libre, entidad que cerró en marzo pasado pero que durante 25 años acompañó a las familias de los secuestrados brindándoles asesoría y acompañamiento.

“El año pasado la Fundación País Libre revisó todas las bases de datos de secuestrados que no habían sido liberados, utilizamos el histórico de bases de datos que teníamos y también contamos con las bases de datos de diferentes organizaciones. “Son 182 casos atribuidos a las Farc la cifra de secuestrados que nunca retornaron con su familia y cuya situación se desconoce, los cuales nosotros llamamos desaparecidos”, aseguró Jáuregui.

Según ella, existen diferentes organizaciones que hablan de 300 o 400 secuestrados, pero aclara que muchas de esas bases de datos contenían mezclados distintos delitos (como desapariciones forzadas con secuestros) y tampoco era muy claro que las Farc fueran los responsables.

“En los casos de los que hablo hay certeza de que son las Farc porque fueron en las zonas donde ellos tenían dominio, porque las Farc pidió plata (por su liberación) o hubo testigos de que los captores eran miembros de esa guerrilla”, explicó Jáuregui.

Colombiacheck pidió el acceso a esa base de datos, pero Jáuregui no accedió aduciendo la seguridad de las familias de los secuestrados.

Otra asociación que dice tener cifras de secuestrados por las Farc es la Federación Colombiana Víctimas de las Farc, (Fevcol), dirigida por el periodista Herbin Hoyos.

“Cuando inició el proceso de paz nosotros le entregamos una lista de 465 secuestrados en poder de las Farc al Gobierno Nacional”, aseguró Hoyos, quien además dijo que supieron que la lista llegó a manos de las Farc, pero que nunca les respondieron.

Colombiacheck le pidió la lista al periodista, quien aseguró que por seguridad no la podía compartir.

¿Qué dice el Acuerdo Final?

El Gobierno Nacional y las Farc acordaron crear la Unidad para la Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (Ubpd), con el objetivo de establecer lo ocurrido a las víctimas calificadas como desaparecidas por consecuencia del conflicto armado. La Ubpd hará parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (Sivjrnr).

Según el Acuerdo Final, “la Ubpd dirigirá, coordinará y contribuirá a la implementación de las acciones humanitarias en el marco del Sivjrnr encaminadas a la búsqueda y localización de personas dadas por desaparecidas que se encuentren con vida, y en los casos de fallecimiento, cuando sea posible, la identificación y entrega digna de los restos de las personas dadas por desaparecidas en el contexto y en razón del conflicto armado”.

Aunque en el Acuerdo no encontramos fechas exactas para el comienzo de esta Unidad, ya se tramitó un decreto de ley como primera medida para su funcionamiento, según dijo el Alto Comisionado a RCN Radio,
“Ya se creó por vía de un decreto ley la Ubpd. Ahí las Farc tienen una responsabilidad muy grande de ayudar a encontrar esos restos. Yo creo que ya con la finalización del desarme, del paso a la normalidad, todas esas tareas van a ser mucho más fáciles de desarrollar y lo que queremos justamente es trabajar muy de la mano con las organizaciones de víctimas y desaparecidos”

Según el Acuerdo, la Ubpd recolectará información acerca de los secuestrados entre el Gobierno, las Farc y organizaciones como País Libre, Fevcol y el Movimiento de Víctimas de Crímenes del Estado (Movice), entre otras organizaciones de víctimas, con el fin de realizar una búsqueda ágil.

Como asegura la periodista y víctima de secuestro, Salud Hernández, quien además hizo parte de la junta directiva de País Libre, “mientras no se den por muertos están vivos, son secuestrados. Uno no puede de manera arbitraria decir “este se murió”, siguen siendo secuestrados y sus familias los esperan”.

Jáuregui sigue en contacto con algunas familias de desaparecidos, quienes asumen, por información de otros secuestrados liberados o por testimonios de desmovilizados, que algunas de las personas murieron en cautiverio, por enfermedad, en medio de combates o fueron asesinados por las Farc.

“Lo que ellos quieren es conocer la verdad y en otros casos ubicar los restos de su familiar para confirmar esa situación, mucha de la información fue escuchada por algún cautivo que estuvo con ellos o la proporcionaron desmovilizados, pero no hay una certeza. Las familias siguen a la espera de respuestas para poder cerrar el duelo interminable”, aseguró.

Según el informe Basta Ya, del Centro Memoria Histórica, entre 1970 y 2010 se registraron en Colombia 27.023 secuestros asociados con el conflicto armado. Además, el informe agrega que “de los 27.023 secuestros reportados en esas tres décadas, las guerrillas son autoras de 24.482, lo que equivale al 90,6%.

Las familias de estas personas esperan saber qué pasó con ellos y que no se secuestre más. Tanto el Gobierno como las Farc se comprometieron a buscar la verdad sobre el paradero de los desaparecidos y terminar con la pesadilla de tantos colombianos.

Aclaración y cambio de calificación (junio 23)

Jorge Quintero, jefe de prensa del senador Iván Duque, se comunicó con Colombiacheck para solicitar la revisión de esta nota porque considera que la calificación debería ser aproximada y no engañosa, como la calificamos en principio.

En consonancia con nuestra política de correcciones oportunas y transparentes sobre la información inexacta en la que podamos incurrir durante nuestro ejercicio periodístico, revisamos la nota y encontramos que en la frase chequeada faltó incluir la fuente en la que se basó el senador, que él menciona en la entrevista con RCN.

La frase completa es: “La información que fue solicitada, casi que suplicada, por la Asociación de víctimas de las Farc, de los más de 300 secuestrados de los cuales se desconoce su paradero, no han dado información relevante sobre ello”.

Entre las razones que expone Quintero para solicitar el cambio de la calificación del chequeo está el argumento de que el senador no tuvo la intención de mentir y se menciona que, en plenaria del Senado, donde Duque habló del mismo tema, “aclara que hay diferentes listados (de víctimas) y que unos no coinciden con otros entre otras cosas porque es posible que haya duplicidad”, asegura el jefe de prensa en el correo enviado a nuestro medio.

En un primer momento en Colombiacheck consideramos que la omisión de esta información por parte del senador Duque en su pronunciamiento en radio constituía un intento por engañar a la opinión pública, especialmente porque su omisión fue a través de RCN Radio, un medio con alcance nacional que llega a millones de ciudadanos, según el Estudio Continuo de Audiencia Radial, Ecar 2017.

Luego de la solicitud y al revisar nuestro texto original, creemos que la omisión del senador Duque, al no aclarar en RCN Radio que no hay cifras unificadas sobre los secuestrados por las Farc de los que se desconoce su paradero, puede ser calificada como ligera, más que aproximada como pide el jefe de prensa del senador, ya que al verificar los datos de su afirmación estos se alejan de la realidad por haber sido dichos con prisa y sin fundamento.

En criterio de esta casa periodística el senador Duque debió aclarar que se estaba basando solo en una de las fuentes que tiene cifras al respecto y que estos datos son disímiles, como aseguran que lo explicó en el Senado.

Colombiacheck agradece al equipo de prensa del senador habernos hecho caer en la cuenta de la inexactitud en la frase original chequeada. Estamos convencidos de que la posibilidad de tener estas discusiones respetuosas, va en total consonancia con nuestro objetivo de elevar la calidad del discurso y de la discusión pública.