Pasar al contenido principal

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Lunes, 13 Agosto 2018

María Victoria Angulo no ocultó la contratación de la empresa de las pechugas de 40.000 pesos

Por José Manuel Cuevas

Las redes sociales le cobraron a la nueva Ministra de Educación la polémica de finales del año pasado del contrato que la Secretaría de Educación de Bogotá firmó con Coosuacol.

La ibaguereña María Victoria Angulo pasó en julio de encabezar la Secretaría de Educación de Bogotá a ser nombrada nueva ministra de Educación por el entonces presidente electo, Iván Duque.

En medio del repaso de la hoja de vida de Angulo que hicieron los medios tras su nombramiento, muchas personas compartieron una imagen de diciembre que publicó el medio 180° a la verdad (presente sólo en redes sociales).

Imagen viral sobre María Victoria Angulo

La imagen recordaba que, en su paso por la Secretaría de Educación de Bogotá, Angulo había adjudicado un contrato para la alimentación de los colegios de la capital a la Cooperativa de Suministros de Alimentos de Colombia (Coosuacol).

En la imagen, además, se asegura que “la representante legal de esta cooperativa es la misma que cobró pechugas de pollo a 40 mil pesos para la alimentación de los niños en Cartagena” y que “a pesar del escándalo, Angulo señala que la cooperativa cumplió todos los requisitos para ganar la licitación”.

Colombiacheck investigó y encontró que estas afirmaciones son VERDADERAS.

En efecto, en noviembre del año pasado la Contraloría denunció el sobrecosto en un contrato de Coosuacol por suministro de alimentos pero en Cartagena, que incluía la compra de pechugas de pollo a 40.000 pesos por unidad.

Con el escándalo en la opinión pública, después se supo que en Bogotá se le había adjudicado el 30 de noviembre un contrato para el suministro de alimentos de los colegios públicos a Coosuacol, Consorcio Logístico Catalimentos 2017, UT MS 3-60, Aerodelicias LTDA, Fabio Doblado Barreto, UT Agrosocial II y a UT Unidos por los niños de Bogotá.

El contrato mediante licitación, que se hizo a través de Colombia Compra Eficiente (organismo creado para unificar los procesos de la contratación pública) es, como dice la imagen que circula por redes sociales, por 177.461 millones de pesos. Además, tiene una vigencia mínima de 24 meses (de enero de este año a diciembre de 2019).

Frente a los cuestionamientos, en particular a los de la videocolumna La Pulla del periódico El Espectador, María Victoria Angulo aclaró a mediados de diciembre mediante una carta en el mismo diario que, aunque hubiera investigación, Coosuacol no había sido sancionada, con lo cual no había impedimento para su contratación.

No obstante, RCN reveló también en diciembre que Coosuacol tenía el mismo NIT (800185713-9, registrado en la Cámara de Comercio de Cartagena) de la antigua Cooseheroica, empresa que había contratado con la Alcaldía de Bucaramanga en marzo de 2014 y que la Contraloría denunció en ese entonces por haber encontrado alimentos en descomposición, entre otras irregularidades.

Si bien no hubo sanción, de acuerdo con su resolución 2018330002485 del 10 de abril de 2018, la Superintendencia de Economía Solidaria intervino Coosuacol para “administrar los bienes, haberes y negocios”, por deficiencias en el cumplimiento de requisitos legales para su funcionamiento, que van desde actas incompletas hasta inconsistencias en su estructura financiera.

Sin embargo, en la revisión de la entidad a la actividad de la empresa en los dos últimos años, el documento señala que el contrato con la Secretaría de Educación de Bogotá “es operado en condiciones normales y (...) se tiene evidencia de una buena gestión en su ejecución”.

El Programa de Alimentación Escolar, tarea difícil

El escándalo de las pechugas de 40.000 pesos no es un hecho aislado. En varios colegios y sedes del ICBF se han denunciado sobrecostos en contrataciones, así como escasez y mala calidad en los alimentos. Todo esto ha puesto en la mira la implementación del Programa de Alimentación Escolar (PAE).

Incluso la Contraloría General de la República afirmó informe de gestión que pudo “evidenciar las falencias (…) en cuanto a valores de las raciones, sobrecostos y falta de objetividad en la selección de los contratistas”.

De hecho, el contralor general Edgardo Maya se pronunció sobre el tema el pasado 2 de agosto en en medio del lanzamiento del libro de la Contraloría Una mirada a las políticas públicas de Colombia 2014-2018, pidiéndole a María Victoria Angulo que, en su nuevo cargo como ministra de Educación, le hiciera reformas estructurales al PAE.

Con esas reformas estructurales se busca corregir la falta de ejecución de los recursos del programa, que según el documento se debe, “por una parte, a situaciones inherentes a la prestación del servicio (calamidades públicas, ausentismo de los niños, condiciones climáticas o geográficas que impiden llevar los alimentos) y, por otra, a debilidades en la unificación y articulación de recursos, en la planeación financiera y en los procesos de presupuestación, como se ha mencionado”.

Según el máximo órgano de control fiscal, el PAE ha presentado irregularidades en 17 departamentos, afectando la salud de unos ocho millones de niños.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 15 Diciembre 2017

Iván Duque basa una propuesta de campaña en información falsa

Por Sania Salazar

El candidato presidencial dice que la mayor deserción estudiantil se da en noveno grado, pero un estudio basado en cifras del Mineducación dice que esa es una creencia errónea.

Iván Duque, elegido el pasado 10 de diciembre como candidato presidencial del partido Centro Democrático, basa una de sus propuestas en educación en que “la mayor deserción estudiantil en el país se empieza a dar en noveno grado”.

 

 

¿El candidato tiene la información correcta para formular acertadamente esa propuesta de campaña y convencer al electorado de que lo eligan a él como presidente de Colombia?

Colombiacheck revisó cifras del Ministerio de Educación y de un estudio de la Universidad de Los Andes al respecto y concluyó que la afirmación de Duque es Falsa.

Según datos del Ministerio de Educación, en 2016 la mayor deserción escolar en el sector oficial se dio en sexto grado con un 5,87%, seguido de séptimo con una deserción del 4, 8% y de octavo grado con 4,51%. En noveno el porcentaje fue de 3, 92%.

Según esa cartera, la deserción en Colombia pasó de 4,8% en 2010 a a 3,72% en 2016.

Fuente: Ministerio de Educación

 

En octubre de 2014 durante la presentación del plan piloto para establecer la jornada única escolar de ocho horas diarias en 550 colegios del país el Presidente Juan Manuel Santos aseguró: “Comenzamos por el noveno grado porque es donde se está presentando el mayor número de deserción escolar. Los muchachos y las muchachas se están saliendo de los colegios en el noveno grado. Entonces tenemos que enfocar los esfuerzos donde más impacto tengamos. Esfuerzos que se van a ir prolongando a los demás cursos, a los demás grados, pero que vamos a comenzar por el noveno grado”.

Pero el documento titulado Caracterización de la educación media en Colombia. Trayectorias de permanencia, deserción y repitencia en la educación secundaria colombiana y sus factores asociados, de la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo, de la Universidad de Los Andes desvirtúa la creencia de que hay una mayor deserción en noveno grado.

El estudio, solicitado por el Ministerio de Educación y realizado con información de esa cartera, se publicó en diciembre de 2016. El resultado del mismo aclara en primera instancia, que en Colombia no hay una caracterización detallada de la deserción en la secundaria en general, ni en la educación media en particular.

“Al analizar la deserción se encuentra que no existen grandes diferencias en las tasas entre los diferentes grados. En particular, no se ve evidencia de que la tasa de deserción sea más alta entre noveno y décimo grado —es decir, en el paso de secundaria básica a educación media—, como generalmente se afirma. En contraste, la tasa de deserción sí es significativamente más alta cuando se pasa de primaria a secundaria, es decir, de quinto a sexto grado”, concluye el análisis.

El profesor Fabio Sánchez Torres, quien participó en el estudio, explicó que de de cada 100 estudiantes que terminan quinto alrededor de 83 entran a sexto, lo cual significa que la tasa de deserción entre quinto y sexto grado es de 17%. De ahí en adelante las tasas fluctúan entre 7% y 8% de grado a grado y no se observa un salto particularmente (aumentos en deserción) grande entre noveno y décimo. (Ver gráfica).

En general, una de las conclusiones principales es que para reducir el riesgo de deserción de los estudiantes en la secundaria y para aumentar su probabilidad de llegada a la educación media hay que intervenir en etapas más tempranas, en particular entre sexto y noveno grado.

Causas de la deserción

El informe señala que según la Encuesta Nacional de Deserción encontró que “la deserción está asociada a: algunas condiciones familiares de los estudiantes, como problemas económicos, nivel educativo de los padres y trabajo infantil; algunas condiciones individuales, como el ingreso tardío a la educación, pérdida de cursos y bajas expectativas de formación postsecundaria; algunas características de las instituciones educativas, como la distancia, la infraestructura y la discontinuidad en la oferta de cursos; y otras características, como inseguridad en la zona, dificultades académicas y falta de gusto”.

*Algunos datos

-En promedio, 65 de cada 100 estudiantes que finalizan sexto llegan a grado undécimo.

-La caída más grande en la probabilidad de permanencia en secundaria ocurre justo antes de iniciarla, es decir, entre quinto y sexto grado. (Ahí se da la mayor deserción).

-En promedio, 55 de cada 100 estudiantes que terminan quinto grado finalizan undécimo grado.

-Hay disparidades regionales importantes en la probabilidad de permanencia en secundaria. Mientras que en Bogotá llegan a grado undécimo el 76 % de los estudiantes observados en grado sexto, en la Amazonía, el Pacífico y la Orinoquía llega un poco menos del 60 %.

-Las mujeres tienen una probabilidad asociada de permanencia mayor que la de los hombres.

Colombiacheck contactó telefónicamente el pasado 11 de diciembre al equipo de prensa de Duque para averiguar qué fuente utilizó el candidato para escribir el trino, pero aunque insistimos al llamar al número personal del candidato, no obtuvimos respuesta. También le solicitamos a Duque una entrevista a través de un mensaje en Twitter, pero tampoco respondió.

*Datos tomados de Caracterización de la educación media en Colombia. Trayectorias de permanencia, deserción y repitencia en la educación secundaria colombiana y sus factores asociados