Pasar al contenido principal
Lunes, 13 Agosto 2018

María Victoria Angulo no ocultó la contratación de la empresa de las pechugas de 40.000 pesos

Por José Manuel Cuevas

Las redes sociales le cobraron a la nueva Ministra de Educación la polémica de finales del año pasado del contrato que la Secretaría de Educación de Bogotá firmó con Coosuacol.

La ibaguereña María Victoria Angulo pasó en julio de encabezar la Secretaría de Educación de Bogotá a ser nombrada nueva ministra de Educación por el entonces presidente electo, Iván Duque.

En medio del repaso de la hoja de vida de Angulo que hicieron los medios tras su nombramiento, muchas personas compartieron una imagen de diciembre que publicó el medio 180° a la verdad (presente sólo en redes sociales).

Imagen viral sobre María Victoria Angulo

La imagen recordaba que, en su paso por la Secretaría de Educación de Bogotá, Angulo había adjudicado un contrato para la alimentación de los colegios de la capital a la Cooperativa de Suministros de Alimentos de Colombia (Coosuacol).

En la imagen, además, se asegura que “la representante legal de esta cooperativa es la misma que cobró pechugas de pollo a 40 mil pesos para la alimentación de los niños en Cartagena” y que “a pesar del escándalo, Angulo señala que la cooperativa cumplió todos los requisitos para ganar la licitación”.

Colombiacheck investigó y encontró que estas afirmaciones son VERDADERAS.

En efecto, en noviembre del año pasado la Contraloría denunció el sobrecosto en un contrato de Coosuacol por suministro de alimentos pero en Cartagena, que incluía la compra de pechugas de pollo a 40.000 pesos por unidad.

Con el escándalo en la opinión pública, después se supo que en Bogotá se le había adjudicado el 30 de noviembre un contrato para el suministro de alimentos de los colegios públicos a Coosuacol, Consorcio Logístico Catalimentos 2017, UT MS 3-60, Aerodelicias LTDA, Fabio Doblado Barreto, UT Agrosocial II y a UT Unidos por los niños de Bogotá.

El contrato mediante licitación, que se hizo a través de Colombia Compra Eficiente (organismo creado para unificar los procesos de la contratación pública) es, como dice la imagen que circula por redes sociales, por 177.461 millones de pesos. Además, tiene una vigencia mínima de 24 meses (de enero de este año a diciembre de 2019).

Frente a los cuestionamientos, en particular a los de la videocolumna La Pulla del periódico El Espectador, María Victoria Angulo aclaró a mediados de diciembre mediante una carta en el mismo diario que, aunque hubiera investigación, Coosuacol no había sido sancionada, con lo cual no había impedimento para su contratación.

No obstante, RCN reveló también en diciembre que Coosuacol tenía el mismo NIT (800185713-9, registrado en la Cámara de Comercio de Cartagena) de la antigua Cooseheroica, empresa que había contratado con la Alcaldía de Bucaramanga en marzo de 2014 y que la Contraloría denunció en ese entonces por haber encontrado alimentos en descomposición, entre otras irregularidades.

Si bien no hubo sanción, de acuerdo con su resolución 2018330002485 del 10 de abril de 2018, la Superintendencia de Economía Solidaria intervino Coosuacol para “administrar los bienes, haberes y negocios”, por deficiencias en el cumplimiento de requisitos legales para su funcionamiento, que van desde actas incompletas hasta inconsistencias en su estructura financiera.

Sin embargo, en la revisión de la entidad a la actividad de la empresa en los dos últimos años, el documento señala que el contrato con la Secretaría de Educación de Bogotá “es operado en condiciones normales y (...) se tiene evidencia de una buena gestión en su ejecución”.

El Programa de Alimentación Escolar, tarea difícil

El escándalo de las pechugas de 40.000 pesos no es un hecho aislado. En varios colegios y sedes del ICBF se han denunciado sobrecostos en contrataciones, así como escasez y mala calidad en los alimentos. Todo esto ha puesto en la mira la implementación del Programa de Alimentación Escolar (PAE).

Incluso la Contraloría General de la República afirmó informe de gestión que pudo “evidenciar las falencias (…) en cuanto a valores de las raciones, sobrecostos y falta de objetividad en la selección de los contratistas”.

De hecho, el contralor general Edgardo Maya se pronunció sobre el tema el pasado 2 de agosto en en medio del lanzamiento del libro de la Contraloría Una mirada a las políticas públicas de Colombia 2014-2018, pidiéndole a María Victoria Angulo que, en su nuevo cargo como ministra de Educación, le hiciera reformas estructurales al PAE.

Con esas reformas estructurales se busca corregir la falta de ejecución de los recursos del programa, que según el documento se debe, “por una parte, a situaciones inherentes a la prestación del servicio (calamidades públicas, ausentismo de los niños, condiciones climáticas o geográficas que impiden llevar los alimentos) y, por otra, a debilidades en la unificación y articulación de recursos, en la planeación financiera y en los procesos de presupuestación, como se ha mencionado”.

Según el máximo órgano de control fiscal, el PAE ha presentado irregularidades en 17 departamentos, afectando la salud de unos ocho millones de niños.

Jueves, 14 Diciembre 2017

¿Transmilleno?

Por David Tarazona

“La mayoría de los buses [de Transmilenio] no van con sobrecupo” dijo el alcalde Enrique Peñalosa en Semana en Vivo. Una frase que si fuera más conocida no alegraría en lo más mínimo a quienes viajan a diario abarrotados en los buses de este sistema de transporte. Por eso, Colombiacheck sometió éstas palabras de Peñalosa a prueba.

La declaración del alcalde fue hecha en una entrevista con María Jimena Duzán, en su programa Semana en Vivo el pasado 16 de noviembre de 2017. Tras hablar con un experto en movilidad, con los representantes de Transmilenio y revisar las contradictorias cifras de ocupación que llevan los buses rojos, Colombiacheck calificó la declaración del alcalde Enrique Peñalosa como Engañosa. Peñalosa aseguró en Semana en Vivo: “Yo le invito a que un día usted se instale frente a una troncal de Transmilenio a ver buses pasar y le aseguro, la mayoría de los buses no van con sobrecupo”.

En Bogotá y en el resto del país, los estándares de sobrecupo en los sistemas de transporte masivo de pasajeros se rigen por la norma técnica NTC 4901-1 del Icontec, acogida por el Ministerio de Transporte y la Secretaría Distrital de Movilidad. La norma dice: “la ocupación máxima promedio dada por el diseño es de siete pasajeros de pie por metro cuadrado”.

Cuando contactamos al equipo más cercano al alcalde Peñalosa para conocer los fundamentos de la frase del mandatario distrital, nos remitieron a los voceros de Transmilenio. Estos nos dijeron que hoy los buses rojos de este sistema viajan en promedio con “cuatro pasajeros” por metro cuadrado.

Esta información es contradictoria con dos declaraciones del gerente del proyecto del Metro de Bogotá, Andrés Escobar, que buscaban ilustrar que este medio de transporte podría ser más cómodo que Transmilenio. La más reciente, según Caracol Radio, deja ver que la cifra de pasajeros aglomerados en los buses rojos sería más alta que la del registro oficial: “Transmilenio[...] hoy alcanza nueve personas por metro cuadrado”, dijo el gerente del Metro. Este anuncio fue hecho en la sesión del 17 de octubre de 2017 del Concejo de Bogotá donde se debatía el aporte de la ciudad de seis billones para el metro, vigencias futuras que fueron aprobadas el pasado 30 de octubre.

Una segunda frase del gerente del Metro, Andrés Escobar, sobre el tema fue dicha en octubre de 2016, como refleja la página web de la Alcaldía: “hoy en día TransMilenio está en seis personas por metro cuadrado”. Para aclarar si la cifra es de seis o nueve pasajeros por metro cuadrado, Colombiacheck contactó en múltiples ocasiones al gerente del Metro y a su equipo de comunicaciones, pero no hubo una respuesta al cierre de esta publicación.

En otras palabras, el gerente del Metro, un proyecto que está en planos, admitió que la aglomeración en el sistema no solo habría superado los límites de la norma técnica aceptada por el Ministerio de Transporte de siete personas por metro cuadrado, sino también los del estándar mundial, llamado ITDP, para buses de tránsito rápido (BRT) como Transmilenio, según el cual se considera que hay sobrecupo cuando van de pie desde seis pasajeros por metro cuadrado.

El especialista en movilidad Fernando Rojas considera que el sobrecupo en Transmilenio no ha mejorado. Crédito: Fernando Rojas
El especialista en movilidad Fernando Rojas considera que el sobrecupo en Transmilenio no ha mejorado. Crédito: Fernando Rojas

Colombiacheck contrastó los anteriores datos con el especialista en temas de movilidad, Fernando Rojas, profesor investigador en la Universidad del Rosario, que considera que el problema del sobrecupo en Transmilenio está lejos de superarse, sobre todo en las horas pico. “Se ve que el alcalde no entra a Transmilenio en hora pico, ni ha visto las condiciones en las que la gran mayoría de las personas que se movilizan en Transmilenio tienen que hacerlo”, dijo Rojas.

Además, nos comentó que el sobrecupo en los buses va mucho más allá de la incomodidad. “En un accidente puede ser catastrófico, se puede generar una estampida al interior del bus[...] También facilita la inseguridad y facilita el acoso [a las mujeres]”. Rojas agregó que la situación de aglomeración es peor en las estaciones de Transmilenio, como demostraron una investigación del concejal Juan Carlos Flórez y un especial de la revista Semana en 2014, con paradas donde el hacinamiento, llega a ciertas horas, desde 15 hasta 19 personas por metro cuadrado.

Un vocero de Transmilenio reconoció en una conversación telefónica con Colombiacheck que “no se le está dando a la gente el servicio que se merecen”. Aún así, manifestaron haber ejecutado más de 200 mejoras para agilizar los trayectos y extender la red de troncales que, según Transmilenio, se atrasó durante las tres administraciones pasadas. También comentaron que a pesar de los esfuerzos en prevención, los colados en el sistema siguen contribuyendo al sobrecupo.

Más allá de las diferencias entre las cifras de aglomeración en los buses articulados entre el gerente del Metro de Bogotá y Transmilenio, el especialista en movilidad Fernando Rojas negó de manera rotunda que haya mejoría o “medidas reales que solucionen” el sobrecupo. Además, nos dijo que el sobrecupo de los buses rojos llega “en horas pico hasta doce personas por metro cuadrado”. Y concluyó al decir que esta problemática lleva a que la gente evite el sistema y compre más motos y carros.

Una mirada al pasado tampoco aclara las discordancias entre las cifras de sobrecupo en Transmilenio que tienen entre esta entidad y el gerente del Metro de Bogotá: el propio alcalde Peñalosa dijo en una entrevista en 2014, antes de su mandato, que Transmilenio viajaba con “siete pasajeros por metro cuadrado”. Sería llamativo que hoy el sistema haya logrado reducir la aglomeración a cuatro personas por metro cuadrado como nos dijeron, cuando en 2012, el Gobierno del exalcalde Gustavo Petro admitió que el sistema viajaba de “manera inhumana” con ocho pasajeros por metro cuadrado.

La ambigüedad en los datos sobre el sobrecupo en los buses de Transmilenio, medido en número de pasajeros por metro cuadrado, no permite saber si éste sistema de transporte cumple con los límites nacionales del Ministerio de Transporte, ni con los estándares internacionales. En base a ésta información contradictoria dentro del Gobierno distrital, Colombiacheck califica la frase del alcalde Peñalosa, según la cual la mayoría de los buses [de Transmilenio] no van con sobrecupo” como Engañosa, ya que no hay información clara que apoye dicha declaración o permita distinguir la realidad de los hechos. Además, de confirmarse las declaraciones del gerente del Metro de Bogotá, Andrés Escobar, éstas demostrarían que el sistema viaja con sobrecupo, lo que muchos bogotanos ya saben, pues lo viven día a día.