Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 17 Julio 2019

No habrá nuevo billete de 100.000 pesos con la imagen de Álvaro Uribe

Por José Felipe Sarmiento

Un video viral en Facebook miente al asegurar que el gerente del Banco de la República anunció que el rostro del expresidente y senador llegará al papel moneda.

En una página de Facebook llamada ‘El Parcero’, su administrador subió un video el 9 de julio en el que asegura que “la noticia del día es que el gerente del Banco de la República dijo que [Álvaro] Uribe es uno de los íconos de Colombia y uno de los políticos más reconocidos de las últimas décadas, por tal motivo va a ser la nueva figura del billete de 100.000 pesos”.

Captura de pantalla del video en Facebbook sobre el billete de Álvaro Uribe

El contenido se ha compartido 11.800 veces y muchos de los casi 1.600 comentarios que tiene lo dan por cierto. Incluso en uno aparece una supuesta captura de pantalla de la noticia en un medio sin identificar.

Supuesta captura de pantalla de la noticia sobre el billete de Álvaro Uribe

La información que da el hombre es falsa. En primer lugar, porque ya existe un billete de 100.000 pesos, que el Banco de la República puso a circular hace apenas tres años, siendo el primero de la nueva familia. La imagen principal de esta denominación es el rostro del expresidente liberal Carlos Lleras Restrepo (1908-1994), que ocupó el cargo de 1966 a 1970. Esto se hizo en cumplimimiento de una ley de homenaje con motivo del centenario de su nacimiento, que se celebró el 12 de abril de 2008.

Además, no hay ningún comunicado del Emisor ni discursos de su gerente, Juan José Echavarría, en la página de internet de la entidad que corroboren las afirmaciones de ‘El Parcero’. Tampoco hay ningún registro en Google de los supuestos elogios del funcionario a Uribe.

El Banco sí apoyó el proyecto de ley del año pasado que buscaba quitarle tres ceros al peso. Pero este contemplaba mantener los diseños de los que recién entraron en circulación, incluido el de 100.000, solo cambiando la palabra “mil” por “nuevos”. En todo caso, la iniciativa fue archivada en la comisión tercera del Senado, tras recibir ponencia negativa de todos los partidos en octubre.

En los portales de Cámara y Senado, tampoco hay registro de proyectos ni leyes que ordenen crear billetes a futuro con la imagen del expresidente Uribe, como las que se aprobaron para Lleras Restrepo, el también exmandatario Alfonso López Michelsen, que hoy está en el de 20.000 pesos, y el escritor Gabriel García Márquez, que aparece en el de 50.000.

Además, los rediseños del papel moneda en Colombia, según el Emisor, se hacen cada 18 años en promedio. En otros países, dice la entidad, “muchos bancos centrales los actualizan cada 12 o 15 años” para mejorar su seguridad.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 27 Junio 2019

Los desmovilizados durante el Gobierno Uribe no son siete veces más que los del proceso con Farc

Por Sania Salazar

Aunque Margarita Restrepo dio cifras aproximadas del número de desmovilizados en el gobierno de Uribe, calculó mal su relación con las cifras del proceso con el ahora partido Farc. 

La representante a la Cámara por el Centro Democrático, Margarita Restrepo, aseguró en su cuenta de Twitter que en el Gobierno Uribe se desmovilizaron más de 50.000 combatientes y que eso es casi siete veces más de los que se desmovilizaron en el proceso de La Habana.

Colombiacheck califica la frase de la representante como cuestionable, pues aunque se aproxima a las cifras oficiales de desmovilizados en el periodo de gobierno de Uribe Vélez, se equivoca en decir que esa desmovilización fue siete veces mayor a la de las Farc. Además, desconoce que hay múltiples cifras de ambos procesos y que ambas desmovilizaciones han tenido críticas por presuntos “colados”.

El equipo de prensa de la Representante le envió a Colombiacheck los pantallazos del artículo de Verdad Abierta “La desmovilización: el proceso de paz (2003-2006)”, en el que basó Restrepo su trino.

El artículo dice: “desde agosto de 2002 y hasta enero de 2010 se han desmovilizado 52.403 personas, 31.671 procedentes de grupos paramilitares que dejaron las armas de manera colectiva, y 20.732 miembros de grupos guerrilleros y paramilitares que se desmovilizaron individualmente”. Pero en el artículo no especifican la fuente de esas cifras en particular.

Según la ARN, entre 2002 y 2010, durante la presidencia de Uribe Vélez, se desmovilizaron 17.348 guerrilleros (2.980 del ELN y 14.368 de Farc) y 35.822 paramilitares, para un total de 53.170 personas.  

Según esa misma Agencia, los desmovilizados producto del proceso de paz con la exguerrilla de las Farc son 13.190 personas.

En su trino Restrepo se aproxima a la cifra oficial de desmovilizados en el Gobierno de Uribe Vélez, pero se equivoca al decir que la cifra es siete veces más de la cantidad de personas que se desmovilizaron producto del acuerdo con Farc, porque en realidad es cuatro veces mayor. Pero hay que recordar que hay otras cifras de estas desmovilizaciones de ONG y centros de pensamiento que le hacen seguimiento al conflicto en Colombia y que ni el proceso de desmovilización de las Autodefensas ni el de Farc han estado exentos de dudas con respecto a los llamados “colados”, miembros de otros grupos armados o narcotraficantes que han querido obtener los beneficios que se otorgan en esos procesos de desarme.

Por ejemplo, la Fundación Ideas para la Paz, FIP, indica que entre agosto de 2002 y enero de 2010 se desmovilizaron 35.353 miembros de las Autodefensas (entre desmovilizaciones individuales y colectivas), según cifras del programa de atención humanitaria al desmovilizado de la Oficina del Alto Comisionado para la paz.

Y el libro Desmovilización y reintegración paramilitar. Panorama poscuerdos con las AUC, del Centro Nacional de Memoria Histórica, Cnmh, calcula que fueron 31.000 los desmovilizados oficialmente reconocidos de las AUC.

Sobre ese proceso de reinserción hay que recordar también que recibió críticas entre otras cosas porque, como lo recuerda la periodista María Teresa Ronderos en el libro Guerras recicladas, hubo denuncias de que personas que no hacían parte de esos grupos se hicieron pasar por combatientes.

Sobre la reinserción de las Farc la Fundación Paz y Reconciliación, Pares, indica en su segundo informe Cómo va la paz que un poco más de 6.800 guerrilleros de las Farc se desarmaron colectivamente producto de la negociación con el gobierno. Hay que aclarar que en esta cifra solo están incluidos los exguerilleros que entregaron las armas, mientras que las cifras de la ARN citadas arriba también incluyen a colaboradores de la guerrilla no armados (conocidos como “milicianos”) que se acogieron al proceso de paz.

Este proceso tampoco ha estado exento de críticas, pues al principio se denunció que hubo personas que se quisieron colar en el proceso para que sus delitos fueran juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.