Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 07 Julio 2020

“No, yo no lo nombré (a Mauricio Santoyo como jefe de seguridad)”: Cuestionable

Por Ana María Saavedra

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

El contrapunteo entre el expresidente Uribe y Juanita León por el caso Santoyo siguió en la entrevista.

-Pero fue antes de antes de que usted lo nombrará como su jefe de seguridad - le contrapreguntó León

- Tampoco lo nombré yo, Juanita- contestó Uribe.

-¿Entonces quien lo nombró como jefe de seguridad? 

-No, yo no lo nombré, Juanita, no lo nombré. 

-¿No era su jefe de seguridad?-

-Esto es: a él lo nombraron. Yo llegué a la Presidencia de la República, casi cinco años después de haber dejado la gobernación de Antioquia. Siendo candidato, usted sabe la cantidad de atentados que hubo en mi contra. Y la Policía, autónomamente, nombró al entonces coronel Santoyo para que fuera jefe de seguridad del candidato Álvaro Uribe. Cuando yo llegué a la presidencia, me pareció normal que quien había sido el jefe de seguridad en la campaña fuera el jefe de seguridad en la presidencia-. 

En esta respuesta el expresidente Uribe niega haber nombrado a Santoyo como su jefe de seguridad. Sin embargo, en Colombiacheck encontramos que en una entrevista dada a Noticias Uno el entonces director de la Policía, general Luis Gilibert, aseveró que “el doctor Fabio Echeverry me llamó preocupado por la seguridad del candidato y entre los posibles hombres que podían ayudarnos estaba el coronel Santoyo. Como quiera que ellos se conocían y habían trabajado ya en Medellín, entonces le propuse al candidato a Santoyo como su jefe de seguridad, propuesta que fue acogida por el candidato”.

Precisamente, en la historia de Los hombres del presidente publicada en Semana en 2003, tras el triunfo de Uribe, hablaban de la cercanía entre el oficial y el presidente: “la responsabilidad recae sobre los hombros de un santandereano en el que el Presidente confía a carta cabal. Se trata del coronel de la Policía Mauricio Santoyo Velasco. Uribe comenzó a confiar en él desde cuando fue jefe del Gaula en Medellín y le traía resultados inmediatos de disminución de secuestros y aumento de personas liberadas. Por eso, cuando tuvo que pensar en un hombre para que fuera su escolta principal, no lo dudó”.

Entonces, aunque fue el general Gilibert el que le propuso a Santoyo a Uribe, cuando era candidato, fue el expresidente quien le dio el visto bueno, como lo explica el oficial.

Una vez fue elegido como presidente, tras su posesión, el mismo 7 de agosto de 2002, Uribe firmó el decreto 1811 en el que nombró a Santoyo como Secretario para la Seguridad Presidencial en el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República. Es decir fue su nombramiento.

En el mismo decreto mencionan que el nombramiento se hace ‘en ejercicio de las facultades constitucionales que le confiere el númeral 13 del artículo 189 de la Constitución Política’. Este artículo dice que ‘corresponde al Presidente de la República como Jefe de Estado, Jefe del Gobierno y Suprema Autoridad Administrativa: (sic) 13. Nombrar a los presidentes, directores o gerentes de los establecimientos públicos nacionales y a las personas que deban desempeñar empleos nacionales cuya provisión no sea por concurso o no corresponda a otros funcionarios o corporaciones, según la Constitución o la ley. En todo caso, el Gobierno tiene la facultad de nombrar y remover libremente a sus agentes'.

Así que con todos estos elementos analizados, calificamos como cuestionable estas afirmaciones de Uribe en el caso Santoyo.

*Luego de publicado este artículo de la oficina de prensa del expresidente Uribe nos enviaron estas precisiones. Primero nos escribieron por WhatsApp y luego una integrante del equipo de prensa llamó a uno de nuestros periodistas. Esto es lo que le dijo:

“Lo están sacando de contexto. Es obvio que él se refería a que él solo lo ratificó cuando ya estaba y que no fue él quien lo puso como jefe de seguridad de la campaña sino Luigi Echeverry y la Policía”.

Sin embargo, León le preguntó a Uribe en la entrevista: “¿Entonces quien lo nombró como jefe de seguridad?”. Y el expresidente le contestó: “No, yo no lo nombré, Juanita, no lo nombré”. 

Como explicamos en nuestra verificación: Una vez fue elegido como presidente, tras su posesión, el mismo 7 de agosto de 2002, Uribe firmó el decreto 1811 en el que nombró a Santoyo como Secretario para la Seguridad Presidencial en el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República. Es decir, fue su nombramiento.

Esta evidencia, como otros elementos, nos llevaron a calificar su respuesta como Cuestionable, calificación que mantenemos.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 07 Julio 2020

“Estoy investigado en la Corte desde 2014 por el hacker”: Verdadero, pero

Por Adolfo Ochoa Moyano

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Entonces doctor Uribe, ¿cuál es su explicación de que en este anónimo tan detallado digan que usted es el principal benefactor de estos de estos perfilamientos ilegales?- preguntó León.

-(sic) Estoy investigado en la Corte desde 2014 por el hacker (sic)- contestó Uribe.

Es verdad que Álvaro Uribe tiene abierta una indagatoria preliminar desde 2014 por el caso del hacker Andrés Sepúlveda y que tiene otra que se le abrió este 2020 en el marco de los perfilamientos del Ejército.

Consultamos con la oficina de comunicaciones de la Corte Suprema sobre los dos procesos y nos indicaron que ambos procesos están vigentes y aunque los dos tienen que ver con interceptaciones ilegales, se tratan de casos diferentes.

El de 2014, nos explicaron desde el alto tribunal, tiene que ver con el el caso del hacker Andrés Sepúlveda, al cual se le condenó a cárcel por haber interceptado de manera ilegal comunicaciones de los antiguos negociadores de paz. En ese proceso, el hacker habló de que, supuestamente, el expresidente fue uno de los que estaba detrás de las órdenes que se le dieron de interceptar.

La Fiscalía, en medio de esa investigación, compulsó copias a la Corte para que determinara si había valor en las declaraciones del hacker contra Uribe.

Otra confirmación que encontramos de la indagatoria preliminar del 2014 es un comunicado de uno de los abogados de Uribe, Jaime Granados, quien publicó un comunicado el 4 de junio de este año en el que no solo rechaza el nuevo llamado de la Corte, sino que dice que el expresidente incluso ya rindió versión libre en 2015 y recordó de la sentencia absolutoria del exasesor de campaña de Óscar Iván Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos.

El otro proceso, que se le abrió al expresidente el 15 de mayo de este año, tiene que ver con un correo anónimo que llegó a la Sala de Instrucción de la Corte en diciembre del 2019. Allí decían que el expresidente Uribe era el beneficiario de los perfilamientos que, según denunciaron en la Revista Semana, se habrían hecho por miembros del Ejército a líderes de opinión, directores de ONG y periodistas. 

Con estos datos, la Corte le informó a Uribe el 15 de mayo pasado que abrió una indagación preliminar sobre estas denuncias y el 2 de junio hizo pública en Twitter su determinación.

“Con base en denuncia, Sala de Instrucción de Corte Suprema J abre indagación previa contra el senador Alvaro Uribe Vélez como posible destinatario de la información de seguimientos ilegales de inteligencia militar en 2019”.

En una serie de trinos los días 2 y 3 de junio, Uribe confirmó la apertura de la indagatoria y aseguró que es investigado desde 2014 por el mismo caso del hacker. 

Esta afirmación de Uribe es verdadera, pero … él no tiene dos procesos por el mismo caso. En la Corte Suprema sí tiene abiertas dos indagatorias, una del 2014 y una del 2020 por interceptaciones ilegales, pero son distintas aunque investiguen un tema similar.