Pasar al contenido principal

Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast

Podcast

Viernes, 27 Noviembre 2020

Protesta social, redes y desinformación

Por Colombiacheck

A un año del Paro Nacional del 21N, analizamos la relación entre la protesta, las redes sociales y la desinformación en una conversación que incluye a especialistas y verificadores de América Latina.

Escucha"Protesta social, redes y desinformación" en Spreaker.

Transcripción: 

[Víctor Barrera]: No debemos desconocer que la protesta es, casi que por definición, una acción disruptiva que busca precisamente desafiar una autoridad y alterar la normalidad.

[Liliana Gómez]: Lo que se puede ver en cualquier momento en campos polarizados, es que ese tema de la desinformación puede suceder en cualquiera de los dos lados y que cuando nos vamos al mundo online pasa igual.

INTRO

[Luisa Fernanda Gómez] :Bienvenidos y bienvenidas a Chequeo Amplificado, un podcast Akorde de Colombiacheck. Soy Luisa Fernanda Gómez.

Internet nos ha dado más facilidades para comunicarnos, juntarnos y, por qué no, organizarnos en torno a reclamos sociales. Pero al mismo tiempo, ha abierto la puerta para la viralización de desinformaciones a través de redes sociales. 

A finales del año pasado, Latinoamérica vivió una oleada de protestas, entre las que estuvo el Gran Paro Nacional, denominado como el “21N”, una serie de movilizaciones sociales que arrancaron el 21 de noviembre de 2019 y que quedaron grabadas en la memoria de muchos por su alcance y nivel de representatividad en Colombia. A un año de esos acontecimientos sin precedentes en la región quisimos analizar la relación entre la protesta, las redes sociales y la desinformación. 

INTRO

[Víctor Barrera]: Bueno, mi nombre es Víctor Barrera. Soy investigador del Centro de Investigación y Educación Popular, me he dedicado a estudiar hace un tiempito las dinámicas de la protesta social, pero me he especializado y concentrado sobre todo en analizar las dinámicas territoriales del conflicto y la paz, y las relaciones entre sistema político y criminalidad. 

[Luisa Fernanda Gómez]: Víctor, es claro que la protesta social es un derecho fundamental consagrado en la Constitución y que hay normas en Colombia que protegen la acción de protestar. Eso es claro. ¿Pero por qué sucede con la protesta, como con tantas otras cosas, que los temas están tan bien en el papel, pero cuando se implementan en el contexto real terminan envueltas en obstáculos y tropiezos?

[Víctor Barrera]: En Colombia se construyó una narrativa en la cual la protesta no es un derecho democrático sino que es un problema de orden público. Entonces persiste cierta consideración o cierta apreciación que asume que la protesta es básicamente un espacio donde se van a cometer actos delictivos y donde se amenaza la estabilidad democrática. Y precisamente eso es lo que lleva a las circunstancias, como las que hemos vivido recientemente, donde básicamente descalifican la protesta social por ser política, donde de nuevo sale un libreto preestablecido de infiltración de grupos armados ilegales.

Creo que en el fondo también hay un problema y un desacuerdo fundamental de lo que la gente entiende y considera es la protesta, y cuando se manifiesta. Entonces en gran medida eso hace que en la legislación esté establecido como derecho, pero en la implementación hay como unos marcos cognitivos, unas formas de entender la protesta y a quienes ejercen este derecho, que son altamente criminalizantes y que lo que ven es una amenaza y no un ejercicio activo de ciudadanía.

[Luisa Fernanda Gómez]: Hablemos sobre las formas de protestar, ¿cuáles son esas formas y... son todas válidas?

[Víctor Barrera]: Hay básicamente tres tipos de repertorios con los cuales la gente expresa su descontento, que son repertorios que se llaman convencionales, que por lo general son marchas pacíficas que tienen cierto orden.

Pero hay un segundo conjunto de repertorios que definen la protesta, que son repertorios disruptivos, que son todos aquellos que precisamente se configuran en lo que por esencia es la protesta y es un desafío que es público, que es episódico y que es no convencional. Es decir, no hay mayor certeza acerca de cómo sucede y finalmente lo que quieren es precisamente alterar la normalidad y el funcionamiento de la sociedad para llamar la atención sobre un problema que está pasando y esa es, digamos, la protesta que incomoda.
Hay un tercer repertorio que ahí hay una discusión alrededor de los repertorios violentos, algunos consideran que la violencia en sí mismo invalida la protesta y que ahí se acaba la protesta, pero un poco lo que uno tendría que comenzar a entender es también qué hace que las personas recurran a repertorios violentos para expresar reclamos populares.

Entonces, un poco para resumir: tenemos tres repertorios que nos expresan, diversas formas de protestar. Algunos de ellos tiene mayor consenso social que otros pero en lo que enfatizaría es que no debemos desconocer que la protesta es, casi que por definición, una acción disruptiva que busca precisamente desafiar una autoridad y alterar la normalidad.

[Luisa Fernanda Gómez]: En Colombia hay una suerte de jerarquización de derechos, en tanto que para algunos el derecho a la movilización y la libre circulación, que se ve alterado temporalmente por una protesta, deslegitima el mismo derecho a protestar. ¿Qué pasa cuando hay ese choque de posiciones? ¿Qué derecho prima, el derecho a la protesta o el derecho a la libre circulación?

[Víctor Barrera]: La Corte Constitucional ha establecido precisamente una serie de pautas que lo que dicen es precisamente cuando las alteraciones son graves e inminentes. Es decir, no es solamente una amenaza o una posibilidad, sino que cuando ya se configura un escenario donde efectivamente se ve amenazada, por ejemplo, la integridad física de las personas que no se están manifestando, se justificaría disolver la protesta.

Ha establecido también la Corte Constitucional que cuando hay dudas o cuando no hay información suficiente sobre qué tanto se están viendo afectados los derechos de otro, lo que debe prevalecer es el titular del derecho a la protesta social, es decir la gente que se está expresando en la calle.

[Luisa Fernanda Gómez]: Sobre lo primero que mencionabas, en Colombia la protesta se suele disolver antes de que se dé ese riesgo inminente, ¿no?

[Víctor Barrera]: Creo que lo primero que habría que hacer, y estamos pendientes, es entender bajo qué circunstancias estas acciones de uso de la fuerza, se activan y ante qué protestas no pasa eso. Y cuando uno mira las cifras, por ejemplo, de intervenciones del Esmad, pues uno encuentra que no a todas las protestas se les envía Esmad, y una razón pues puede ser que la capacidad no da para mandar Esmad a todos los lugares, pero quizás una hipótesis más plausible es que el Esmad se envía a protestas de algunos sectores sociales que algunos ven como sectores, entre comillas, peligrosos, y entonces se va configurando también históricamente y eso es algo que creo que está pendiente por estudiar.

[Luisa Fernanda Gómez]: Víctor, ¿qué pasó en el 21N y qué ha venido pasando desde entonces? Esa fue la primera vez que en Colombiacheck tuvimos que cubrir un evento de protesta social tan grande y que generó tantas desinformaciones. Además, pareciera como si las protestas que se han venido presentando después del 21N fueran un coletazo de lo que pasó en ese momento. ¿Por qué fue tan representativo?, ¿por qué seguimos hablando de esto?

[Víctor Barrera]: Sin duda, el 21N fue un evento inédito que, bajo la sombrilla del Gran Paro Nacional, se articularon muchísimos sectores, con muchísimas demandas, en muchísimos lugares del país. 

Según los cálculos que hemos hecho con la base de datos, las dos características básicas del 21N fueron su extensión temporal y su extensión territorial. Eso dio lugar a un conjunto de movilizaciones que, estaban previstas extenderse hasta marzo de este año y finalmente toda esa energía social terminó paralizada por todos los temas de confinamiento.

El 21N tuvo unos efectos importantes que todavía los estamos sintiendo y vamos a ver qué tanto perduran. El primero yo creo que tuvo un efecto de agenda política fundamental, es decir, después del 21N es que comienzan a plantearse dos temas fundamentales: la necesidad de protestar para garantizar el derecho a la protesta y todo el tema de la cuestión policial, los abusos que se cometieron, que de alguna manera venían de tiempo atrás.

Y además de eso yo diría que tuvo también un efecto socializador importante. Necesitamos como mejor información, pero creo que uno de los de los grandes efectos del 21N es que muchos sectores sociales que usualmente no protestaban lo hicieron por primera vez en esta lógica de protesta más espontánea y aprovechando, digamos, las circunstancias del 21N.

[Luisa Fernanda Gómez]: ¿La dimensión del 21N puede haber estado permeada por las redes sociales?

[Víctor Barrera]: Sí, sin duda. Se suman otros factores, pero el hecho de que haya temas como el cacerolazo, digamos, ¿uno cómo coordina un cacerolazo? 

Eso solamente, podía volverse masivo a través de redes sociales. Claramente aquí hubo una exposición mediática, pero también digamos la capacidad de coordinarse distintos sectores que, de otra forma, no hubieran encontrado la oportunidad de hacerlo.

[Luisa Fernanda Gómez]: Como decíamos al comienzo, internet y las redes sociales han permitido llevar la protesta a otros espacios de conversación y han impulsado, en muchos casos, lo que ocurre en las calles. Pero también han sido una herramienta para deslegitimar la movilización social. 

Para entender mejor cómo es la relación entre protesta, redes sociales y desinformación, contactamos a algunos verificadores de la región en cuyos países tuvieron recientes levantamientos sociales para preguntarles cómo se movió la desinformación en sus respectivos escenarios. Esto fue lo que nos dijeron:

[Érika Astudillo]: Hola, mi nombre es Érika Astudillo. Yo soy la actual editora de Ecuador Chequea, que es parte de Fundamedios.

Las protestas de octubre de 2019 en Ecuador se dieron porque el gobierno tomó la decisión de eliminar los subsidios a los combustibles.

Las principales desinformaciones fueron acerca del Presidente de la República. Circulaba por ejemplo que las fuerzas armadas o el mismo vicepresidente retiraban su apoyo. También sobre acciones de grupos de manifestantes, como que se estaban tomando el palacio de gobierno, cuando en realidad era falso. Y también circulaban noticias acerca de supuestos acuerdos para elevar el transporte público o circulaban fotos de protestas mucho más agresivas y masivas, pero que eran en otros países. 

[Luisa Fernanda Gómez]: Esto es algo que también sucedió en otros países de la región, como Bolivia.

[Gabriela Weiss]: Hola, soy Gabriela Weiss, verificadora de datos y periodista en Chequea Bolivia.

[Luisa Fernanda Gómez]: Las protestas que se dieron en octubre de 2019 en Bolivia vinieron de varios sectores: tanto de quienes se oponían, como de quienes apoyaban el triunfo de Evo Morales en las elecciones presidenciales. Desde antes de los comicios había tensiones en el país porque en 2016, Morales había convocado un referendo en el que le preguntó a la gente si quería que él se volviera a presentar a las elecciones y, aunque perdió, igual se presentó como candidato.

Estas manifestaciones se conocen como la “Revolución de los pititas” o “los 21 días de resistencia”.

[Gabriela Weiss]:  Las principales desinformaciones que se han podido ver durante esos 21 días, han sido principalmente publicaciones que aludían a las emociones de las personas causando mucho pánico, porque se decía que en algunas ciudades de Bolivia, iban a haber grupos violentos que iban a acercarse a los puntos de bloqueo, iban a atacar, iban a ser violentos.

Entonces realmente esto generaba mucho pánico en la población y las personas no sabían si esto era verdad o no, no sabían qué hacer, no sabían si quedarse en sus puntos de protesta o si entrar a sus casas para que no los ataquen. También ha sido como estrategia para para levantar algunos puntos de bloqueo, porque muchas personas no estaban de acuerdo con los bloqueos en las calles.

También empezaron a circular muchos vídeos de protestas, de violencia y de protestas que sí se dieron en octubre del 2019. Pero también empezaron a circular videos de diferentes diferentes protestas y diferentes actos violentos que no eran del año 2019, sino eran de años pasados, y también muchos vídeos e imágenes que eran de otros países, que esos también causaba mucho pánico en las personas que pensaban que esos hechos estaban dando actualmente, cuando en realidad no era así.

[Tomás Martínez]: Soy Tomás Martínez, periodista chileno, fundador de Mala Espina Check, proyecto de fact checking acá en Chile.

Las protestas en Chile comenzaron en octubre de 2019 a raíz del aumento en la tarifa del pasaje de metro. Pero esto reveló una crisis social mucho más profunda en nuestro país que responde al agobio de una clase trabajadora que demanda una mejor educación, pensiones dignas y mejor salud, entre otras peticiones.

[Luisa Fernanda Gómez]: A través de estas protestas se consiguió un llamado a votar un plebiscito para cambiar la constitución el pasado 25 de octubre. Días antes hubo otras manifestaciones en el país.

[Tomás Martínez]: Sobre las desinformaciones más recientes previas al plebiscito. A principios de octubre en el puente Pionono, acá en Santiago de Chile, hubo un incidente por el que se acusa a un carabinero de haber empujado a un joven al río Mapocho. Por este caso la fiscalía está realizando una investigación y este uniformado se encuentra en prisión preventiva. A raíz de este caso, surgió con fuerza en redes sociales, principalmente en Twitter, que este joven que cayó al río Mapocho tenía antecedentes policiales por homicidio. Pero finalmente se trataba de una noticia falsa o una desinformación. 

[Luisa Fernanda Gómez]: De este último tema que menciona Tomás hablaremos más adelante. Pero para no dejar por fuera nuestra propia experiencia, le preguntamos a Ana María Saavedra, editora de Colombiacheck, qué pasó en Colombia con el 21N, cómo se movió la desinformación en torno a esta movilización y qué ocurrió después.

[Ana María Saavedra]: La protesta del 21N tuvo su origen en una confluencia entre los sindicatos y varios movimientos sociales. Y entre las razones iniciales del descontento pues estaban sobre todo algunas propuestas económicas del gobierno.

Durante el paro del 21N, la desinformación se movió, primero que todo, de una una forma muy fuerte, por lo que nosotros en Colombiacheck decidimos realizar un especial en el que las personas pudieran encontrar pues todas nuestras verificaciones. En total realizamos 64 verificaciones con las desinformaciones que se difundieron antes, durante y después del 21N.

Chequeamos desde audios de WhatsApp hasta videos y fotos de eventos que no habían sido grabados en Colombia o que no correspondían a estas protestas.

También circularon otros casos que tal vez fueron los más complejos y fueron las cadenas de WhatsApp que circularon el 21 y el 22 de noviembre. Primero en Cali, el 21, y luego en Bogotá al siguiente día, cuando se declaró el toque de queda.

Las cadenas trataban de que vándalos supuestamente se iban a tomar las unidades residenciales.

[Audio Cali]: Sitiados en sus propios apartamentos. Así permanecen decenas de unidades residenciales en Cali por cuenta de vándalos que intentan ingresar para saquear las viviendas.

[Ana María Saavedra]:  Yo vivo en Cali y la noche de temor que se vivió fue impresionante. Mis vecinos salieron a las zonas comunes de la unidad con palos, cuchillos e incluso uno tenía un arma de fuego, supuestamente para defendernos de esos vándalos que venían.

AUDIO CALI

[Ana María Saavedra]: Esa noche fue un pánico colectivo que también se avivaba con los videos y mensajes de la misma gente diciendo que ya vienen acá, que ya… y videos de supuestamente los vándalos cuando pues no se veía nada. 

Después de esos días, un joven fue asesinado. Murió en una protesta pacífica en Bogotá cuando el Esmad de la Policía le disparó pues con las balas especiales que ellos tienen y pues empezaron varias desinformaciones para dañar la imagen del joven. Fotos que no correspondían a él, fue parte de lo que verificamos.

Y paradójicamente, algunas de las desinformaciones de ese especial pues las repitieron hace pocos días cuando la Minga Indígena llegó a Bogotá.

[Luisa Fernanda Gómez]: Liliana Gómez, es doctora en Ciencias de la Información y de la Comunicación de la Universidad de París y directora de la Maestría en Comunicación de la Universidad Javeriana.

Liliana, ¿cuál es la diferencia entre la manera como se llevaban a cabo las manifestaciones sociales antes de las redes sociales y después de la aparición de Facebook, Twitter, YouTube, Instagram…?

[Liliana Gómez]: Bueno, digamos que el cambio fundamental tiene que ver con la organización de los grupos que participan. Digamos que ellos se comunican allí con las personas que necesitan para avisarse sobre lugares, sobre personas. Pero hay también otros actores allí. 

También están los que hacen protesta desde el sofá de la casa, que apoyan también con tuits o con posts en Facebook o con publicaciones en Instagram, apoyan esa movilización y le dan visibilidad. Pueden ayudar a la creación de tendencias para que estos fenómenos que nacen desde la ciudadanía lleguen a oídos de líderes de opinión que están en medios de comunicación o en el sistema político. 

[Luisa Fernanda Gómez]: ¿Y los que quieren de alguna forma desacreditar la protesta?

[Liliana Gómez]: También están allí en esas mismas plataformas de comunicación fundamentalmente mostrando temas que tienen que ver con desinformación, que es algo que siempre ha existido toda la vida pero que cuando hablamos de plataformas de comunicación digital, lo que hacen es que se viralizan mucho más rápido, pero la desinformación siempre ha estado allí.

[Luisa Fernanda Gómez]: Lo que hemos logrado percibir en Colombiacheck es que suele ser más la desinformación que viene de parte de las mayorías, para desprestigiar a las minorías, que al contrario. ¿Es correcta esa impresión?

[Liliana Gómez]: Bueno es un tema que tiene que ver con la democracia. Uno, las democracias se miden por grado de democraticidad. Y esos grados de democraticidad los dan, entre otras cosas, el que se respeten a las minorías. Es decir, una democracia es más democrática en la medida en que más respete a las minorías.

Pero para que una democracia respete a las minorías, debe tener un apellido muy particular que es el de democracia “liberal”. Hoy cada vez más, en más lugares del mundo, le estamos quitando ese apellido liberal a la democracia. 

Y eso tiene que ver con muchos factores, y aquí vamos a volver a mencionar las plataformas de comunicación digital, que a partir del uso de algoritmos están haciendo que nosotros sólo oigamos, leamos y recibamos información que tiene que ver con eso que nosotros ya creemos, que construyamos cámaras de eco donde sólo oímos nuestra voz, desde otras voces, que no somos nosotros pero son iguales a nosotros. Nos metemos en esas cámaras de eco y se nos olvida que hay otro distinto. Y normalmente ese otro distinto está en una minoría. 

Tiene que ver con miedo también al distinto, el miedo que me genera cualquiera que no sea igual a mí que no sea de mí mismo género, color, extracción social. Todo eso genera muchos miedos y eso hace que desaparezcamos al otro y quiénes más sufren en este desaparecer al otro, son las minorías.

[Luisa Fernanda Gómez]: Escuchábamos a Tomás Martínez, de Mala Espina Check en Chile, contar que presuntamente un carabinero empujó a un joven de un puente y días después comenzaron a circular publicaciones en redes con los antecedentes penales del joven.

Es claro que hay un patrón que cruza fronteras, porque algo similar ocurrió en Colombia con Dylan Cruz, de quien decían que era un vándalo después de su homicidio en medio de las protestas de noviembre pasado; con George Floyd, en Estados Unidos, a quién se intentó denigrar y justificar su muerte con antecedentes judiciales muy antiguos, y más recientemente con Javier Ordóñez, de quien también se revelaron unos antecedentes engañosos y fuera de contexto. ¿Cómo deberíamos entender esas desinformaciones sobre las víctimas de hechos que generan protestas o sobre quienes exigen sus derechos en las manifestaciones?

[Liliana Gómez]: No deberíamos entender nunca que se desinforme sobre el pasado de ninguna víctima. Sin embargo lo que sucede allí es un poco eso que te decía antes y tiene que ver con que lo que se busca es desacreditar al adversario y no importa si esa información que yo doy es cierta o falsa.

Se ven en estos casos esos dos puntos distintos, esos dos puntos que están equidistantes o polarizados no reconocen al otro que es distinto, y lo que quieren decir es: “Yo soy el bueno, yo soy el héroe de esta historia y del otro lado hay un villano, y yo lo voy a demostrar y si es necesario construyo una historia que no sea cierta alrededor de eso”. Y luego las plataformas de comunicación digital, y esas bodeguitas que hemos visto que han aparecido, pues ayudan en esos procesos de desinformación, a partir de construir datos o hechos falsos y mostrarlos sistemáticamente en grupos determinados. 

En política electoral, en momentos de campaña, lo que buscas en esa campaña, para que esté bien hecha, es acabar con la buena imagen del otro. Acabar con la credibilidad del otro. Porque en la medida en que tú acabes con la credibilidad el otro, pues entonces lo que tú hiciste está bien hecho, y es válido.

[Luisa Fernanda Gómez]: En la conversación con Víctor Barrera él nos mencionaba que existen ciertos grupos que salen a protestar a los cuales no se les manda la fuerza pública. ¿De alguna forma podríamos hacer como un paralelo con internet?, ¿hay algunos grupos a los que sí se les sacan las bodeguitas y a otros a los que no? Y esos grupos a los que no, ¿hacen parte del establecimiento?

[Liliana Gómez]: Estamos haciendo una investigación sobre cámaras de eco y vimos que hay desinformación en todos los lados. Es decir, se busca desinformar desde todos los lados. Sin embargo, lo que encontramos es que, desde una cámara de eco que pudimos perfilar en un momento determinado, es decir, esto no es palabra única, es un momento determinado, en una elección determinada, con unos candidatos determinados, lo que vimos es que la derecha en ese momento estaba mucho más organizada a la hora de desinformar sobre la otra campaña. La izquierda no tenía el mismo proceso de organización y de selección de información y de producción de información que el que tenía la derecha en ese momento.

Sin embargo, lo que se puede ver en cualquier momento en campos polarizados, es que ese tema de la desinformación puede suceder en cualquiera de los dos lados y que cuando nos vamos al mundo online pasa igual. Lo que pasa es que allá se viraliza, se nota más, hay más seguidores, llegan más rápido, se forman tendencias, pero las personas que somos en el offline normalmente somos en el online cuando no estamos hablando de bots o semibots o de temas pagados.

Porque, además, este es otro tema. Muchas veces pensamos que ese tema de desinformación es por maldad, muchas veces es estratégico dentro de campañas, pero otras es porque las personas realmente creen en eso que están compartiendo en ese momento. Entonces también son cosas para estudiar y para mirar.

[Luisa Fernanda Gómez]: Otro fenómeno que hemos visto en Colombiacheck es que cuando aparecen las manifestaciones sociales, se repiten desinformaciones. Desinformaciones que ya han circulado muchas veces. Por poner un ejemplo, con la Minga circuló de nuevo una foto de unos indígenas con unos tatucos (que son unas granadas de mortero hechizas). La foto está sacada de contexto y ya había circulado también el año pasado. ¿Por qué pasa eso?, ¿por qué se repiten desinformaciones?

[Liliana Gómez]: Sí, digamos que pueden ser varios fenómenos. Uno es que es algo que ya les haya funcionado por llamativo, digamos una foto que sea llamativa y respondan, la traen a varios momentos en particular. Otro porque hay personas que desinforman por el simple hecho de tener clics o volverse influenciadores en una red en particular, no necesariamente porque estén unidos con un tema político. Y otros porque simplemente a ellos lo que les interesa, y con eso se ve el hecho de que ni siquiera se tomen la molestia de cambiar las fotos o de poner fotos nuevas, lo que significa con esto es que simplemente les interesa desprestigiar el movimiento social. El único interés es desprestigiar ese movimiento social y desprestigiar a las personas que están allí y usar cualquier imagen cierta o falsa para hacerlo.

[Luisa Fernanda Gómez]: ¿Esto tiene algún problema o alguna consecuencia? ¿Es algo de lo que deberíamos preocuparnos como sociedad?

[Liliana Gómez]: El peligro con esto es un fenómeno muy particular que sucede en política, que se llama ideología cerrada. Cuando las ideologías son cerradas, lo que significa es que tú le crees al emisor del mensaje sin importar si el mensaje es cierto o falso. A ti eso no te interesa. Entonces ese es el peligro de esos grupos y ellos lo saben y por eso ese tema de la desinformación se vuelve tan irresponsable que usan incluso la misma foto varias veces y de forma repetida.

También puede ser un tema de que es la que les funciona, pero también puede ser por eso. Porque saben que les creen, entonces no importa qué foto pongan ahí. Igual les va a funcionar para la finalidad que tienen, que es desprestigiar ese movimiento social.

[Luisa Fernanda Gómez]: ¿Cómo afectan las desinformaciones al objetivo principal o el propósito del movimiento social? ¿Cómo se ve alterado u opacado?

[Liliana Gómez]: Sí, eso también depende de qué lado uno esté del movimiento social. Digamos que para los que hacen parte del movimiento social, el encontrar o el verificar que esa información es negativa, incluso les puede ayudar a demostrar que se está yendo en contra del derecho que se tiene a la protesta social. Ese podría ser un lado. 

El otro lado es construir estas comunidades o estas cámaras de eco, que simplemente multipliquen esa desinformación y se multiplica esa desinformación para construir tendencias, tendencias que lleguen a líderes y en algún momento se vuelvan temas de los medios de comunicación y las agendas, que ha pasado en algunos momentos con desinformación, y también que se vuelvan parte del discurso del sistema político para desprestigiar esa protesta social entre los ciudadanos que no hacen parte de esos movimientos sociales o de esa sociedad civil que está saliendo a protestar de forma organizada.

Es decir, es algo que, ya lo sabemos, no se puede controlar. Lo están demostrando Twitter y Facebook. Mientras ellos no tomen decisiones como las que tomaron en la elección de Estados Unidos, de poner a gente real y no a algoritmos, a hacer como este chequeo, va a ser muy difícil que logremos como frenar este tema de desinformación en el mundo, que no solo nos está afectando a nosotros. 

[Luisa Fernanda Gómez]: Ahora que mencionas eso de Estados Unidos y de la dificultad de combatir esa desinformación, los fact-checkers solemos recibir muchos mensajes en redes sociales de usuarios que, incluso viendo la verificación que hicimos sobre un tema, con todo el proceso y el paso a paso que llevamos a cabo para desmentir una información que circula en redes, siguen insistiendo en que lo verificado es cierto, en que lo que calificamos como falso es verdadero. ¿Por qué pasa eso?

[Liliana Gómez]: Hay un libro que a mí me gusta mucho, se llama ‘No pienses en un elefante’ de Lakoff y Lakoff una de las cosas que dice en este texto es que uno cree de acuerdo con sus marcos de referencia o de acuerdo con sus creencias. Y cuando esa información que recibe no está de acuerdo con estos marcos de referencia, para evitar esas disonancias cognitivas, meterse en esos terrenos difíciles de “uy, cómo así que yo lo creí como verdad y ahora no lo es”, lo que pasa es que simplemente resbala y lo más probable es que tú sigas creyendo que eso pasó.

Luego de la guerra de Irak en Estados Unidos se les dijo: “Hey, no había armas nucleares, no estaba pasando nada”. Y después de que lo dijeron, lo verificaron, la gente que había creído seguía creyendo en esa información. Decía “No, esta gente nos está tomando del pelo”, porque eso sí era verdad, porque era lo que cuadraba con sus creencias y además cuadraba con el hecho de que ellos habían estado de acuerdo con que su país fuera a una guerra. Entonces es más fácil luego “no, dejemos así”. Entonces lo que no está de acuerdo con los marcos de referencia simplemente resbala y eso es un tema del que se investiga digamos desde la neurolingüística, desde cómo funciona el cerebro, el lenguaje, y cómo construimos nuestras realidades, nuestro mundo y cómo tratamos de no tener esas disonancias cognitivas.

[Luisa Fernanda Gómez]: Liliana, es claro que cuando hay grandes protestas, pasan muchas cosas, los medios están cubriendo todo al mismo tiempo y la gente está produciendo contenido, y esto no da tiempo de procesar. En ese sentido, ¿qué consejos podrías darle tú a quienes nos escuchan para navegar las redes en tiempos de protesta social?

[Liliana Gómez]: Son varias. Primero es como que se vayan a medios de comunicación tradicionales y en los que confíen y que tengan credibilidad. Eso es importante. Otra cosa es que crean también a líderes de opinión certificados, digamos.

Yo creo que se nos llegó la época donde la curaduría de la información es muy importante y quienes jueguen como curadores y como verificadores se vuelven súper importantes en esta esfera pública de desinformación en la que estamos viviendo.

Entonces es como acudir a fuentes que sean fidedignas, que sean confiables, a las que les tengamos respeto, y si allí no encontramos nada, a verificadores. Y si allí no encontramos nada, a líderes de opinión que estén en medios reconocidos. 

Pero sí que nos vayamos como con personas que tengan credibilidad y que sean históricamente serias en el proceso del manejo de la información.

[Luisa Fernanda Gómez]: A todos los que nos escuchan, recuerden que pueden leer todas las verificaciones que hemos hecho en colombiacheck.com. Pueden seguirnos en todas nuestras redes sociales, estamos como @Colcheck en Twitter y @colombiacheck en Instagram y Facebook. 


En la producción de este podcast estuvieron Laura Castaño Giraldo, Laura Rodríguez Salamanca y quien les habla, Luisa Fernanda Gómez. El diseño sonoro es de Akorde. 

Gracias por escuchar.

Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast Podcast

Podcast

Jueves, 06 Agosto 2020

La vida de los sin casa en tiempos de #QuédateEnCasa

Por Colombiacheck

En Colombia por lo menos 30.000 personas han encontrado en la calle su lugar para vivir y trabajar. Para ellas no ha sido fácil cumplir con medidas de bioseguridad como lavarse las manos cada 20 minutos, usar tapabocas o quedarse en casa.

En este episodio ahondamos en los problemas a los que ha tenido que enfrentarse esta población considerada como de especial protección.

Escucha"La vida de los sin casa en tiempos de #QuédateEnCasa" en Spreaker.

Transcripción

Audio testimonios: “Entiendo la medida de la alcaldesa de cerrar las calles, pero a nosotros los que habitamos las calles… para nosotros no es bueno. ¿Qué podemos hacer?”

Luisa Gómez: A finales de mayo, la Alcaldía de Bogotá reportó el primer brote de coronavirus entre los habitantes de calle de la capital.

Audio Noticias: 12:53. Mucha atención porque se confirma el contagio de 20 habitantes de la calle en Bogotá por COVID-19. 

Luisa Gómez: Bienvenidos y bienvenidas a Chequeo Amplificado, un podcast Akorde, de Colombiacheck. Yo soy Luisa Fernanda Gómez y en este episodio hablaremos sobre qué está pasando con las personas sin casa en tiempos de quédate en casa.

Sebastián Lanz: Yo creo que antes de empezar, es necesario también saber desde donde nos paramos cuando hablamos de personas habitantes de calle y en este sentido me gustaría ofrecer una definición que nos sirva para navegar el tema de la habitabilidad de calle.

Luisa Gómez: Él es Sebastián Lanz, codirector ejecutivo de Temblores ONG, una organización que trabaja por la protección de los derechos humanos de las personas habitantes de calle, LGBTI, trabajadores sexuales, usuarios de drogas y personas privadas de la libertad.

Sebastián Lanz: Nosotros hablamos de una persona habitante de calle cuando hace de la calle su lugar de trabajo o vivienda. Y dentro de esta definición sombrilla caben personas habitantes de calle, personas trabajadoras sexuales, las personas vendedoras ambulantes, las personas que se dedican a la venta del reciclaje y también todo este grupo de ciudadanías a las que la voz deshumanizadora y violenta del Estado ha llamado históricamente “ indigentes” o “desechables”.

Luisa Gómez: Cuántas son las personas habitantes de calle en Colombia es difícil de asegurar. Según un censo que realizó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), en 2019 en Colombia había 13.252 habitantes de calle. Hay que aclarar que esta cifra no incluye toda la diversidad de personas que Sebastián explicó en la definición. Y de acuerdo con el borrador de la política pública del Ministerio de Salud hay 34.417, pero según un boletín de prensa del Ministerio de Salud publicado el 2 de mayo de 2020 para hablar de la situación de los habitantes de calle durante la pandemia, la cifra que dan es de 32.000 personas. 

En Bogotá...

Sebastián Lanz: En nuestro censo realizado en la alcaldía de Enrique Peñalosa arrojó que existen al menos 9.538 personas habitantes de calle. 

Luisa Gómez: Y, tomando como referencia las cifras de la política pública del MinSalud, las otras ciudades que reportan la mayor cantidad de habitantes de calle son:

Cali, con 4.451 personas; Medellín, con 2.721; Bucaramanga, con 2.213 y Barranquilla con 1.821.

Como ya muchos saben, las ciudades de Colombia se empezaron a vaciar el 25 de marzo por cuenta de la pandemia del nuevo coronavirus. Quienes teníamos la posibilidad de quedarnos en casa teletrabajando, lo hicimos. Pero, ¿qué pasó con quienes no? Con aquellos que trabajan, viven y dependen de la calle, de la gente, del día a día...

Aquí Laura Rodríguez, periodista de Colombiacheck:

Laura Rodríguez: La pandemia tuvo una afectación inmediata en las personas habitantes de calle, que, de hecho, son más vulnerables que el resto de la población, teniendo en cuenta la inseguridad económica, los problemas de salud que muchas de estas personas padecen y las múltiples violencias a las que históricamente han sido sometidas.

Luisa Gómez: Iniciaremos nuestro relato con la vulnerabilidad relacionada con la salud. Alberto López de Mesa es arquitecto, artista e integrante de Son Callejero, una orquesta de exhabitantes de calle. 

Alberto López de Mesa: Para hablar de la exposición de los habitantes de calle en estos momentos de pandemia, primero hay que entender que el sistema de salud colombiano no ofrece exactamente una prevención como lo merecería para habitantes de calle y en la restitución de derechos que obliga la Constitución realmente es negligente, casi que nula. El habitante de calle no tiene garantizada la salud, aunque dice la ley que los hospitales públicos están obligados a atenderlos.

Alexa Tu Fantasía: Las chicas no han podido hacerse ni la prueba de COVID ni prueba de ya sea por pruebas de sangre o una cita general, que es lo más básico. El sistema de salud para nosotras siempre ha sido muy débil, ha sido muy invisibilizado para las personas trans y trabajadoras sexuales.

Luisa Gómez: Ella es Alexa Tu Fantasía, mujer trans, trabajadora sexual de la localidad Santafé y directora del  área de trabajo sexual de la Red Comunitaria Trans.

Y no solo es un asunto de falta de atención estatal. La vulnerabilidad de las personas habitantes de calle también radica en que muchas tienen comorbilidades que incrementan el riesgo de que se contagien de coronavirus.

Alberto López de Mesa: Existe, entonces, la creencia popular, que incluso hasta las instituciones del Estado la asumen, que el habitante en calle se ha vuelto inmune a virus y bacterias por estar en contacto con las infecciones toda la vida: cogiendo basura, en caños, sucio, etc. Pero eso es una irresponsabilidad, porque en este momento un virus de esos lo coge y lo lesiona a cualquiera. 

Luisa Gómez: Así nos lo explicó Luisa Mora, líder del programa de habitantes de Calle de la Alcaldía de Barranquilla.

Luisa Mora: Muchos de ellos se contagian fácilmente con infecciones respiratorias, inclusive teniendo nosotros pacientes que han pasado por tuberculosis, con infecciones de transmisión sexual, entre las cuales está el VIH Sida. 

Luisa Gómez: Al vivir y trabajar en la calle no resulta sencillo acceder a la infraestructura para acatar las recomendaciones de bioseguridad. Esta situación representa una evidente desventaja porque, por ejemplo, los habitantes de calle no tienen cómo acceder a productos de higiene corporal, como jabones o desinfectantes, o elementos de salud menstrual, en el caso de las mujeres. Y tampoco tienen cómo solucionar de forma adecuada sus necesidades fisiológicas.

Sebastián Lanz: Ahora si pasamos un poco a ver las narrativas estatales en tiempos de pandemia de quédate en casa, lávate las manos, usa antibacterial, vemos que son como completamente distantes de la población habitante de calle y uno se pregunta en qué país viven las personas que diseñan estas políticas y que intentan promoverlas en la calle. 

Luisa Gómez: Temblores ONG publicó en 2019 el informe ‘Algo huele mal’ sobre las múltiples violencias a los que son sometidas las personas habitantes de calle. En este documento la organización cuenta que, por ejemplo, solo existen 533 baterías sanitarias de uso público en Bogotá, lo cual quiere decir que hay 7,42 baterías sanitarias por cada 100.000 habitantes. Esto hace que la ciudadanía tenga que recurrir a los establecimientos comerciales, pero, claro, este tipo de servicios son negados recurrentemente a las personas habitantes de calle. 

Alberto López de Mesa: Imagínate como serán las condiciones higiénicas en las que él vive, solamente se asea cuando le dejan en una bomba de servicios que se bañe o cuando va a los servicios de la secretaría o cuando se arriesga a subir al Chorro de Padilla...

Luisa Gómez: Un nacimiento de agua ubicado en los cerros orientales de Bogotá.

Alberto López de Mesa: o en un caño que tenga agua limpia como el río Arzobispo. y sobre todo en las ollas del microtráfico es donde encuentra el agua o la posibilidad de asearse. Imagínate uno cómo puede exigirle a un habitante de calle que se lave las manos como es una de las medidas prioritarias de la de la bioseguridad para la pandemia. 

Luisa Gómez: Al principio de la pandemia, Temblores le pasó derechos de petición a las secretarías de Integración Social y de Salud de Bogotá solicitando la adecuación temporal de baños del erario público para que pudieran ser utilizados por las personas habitantes de calle. 

Sebastián Lanz: Esa respuesta evidentemente fue negativa. El Estado no quiere asumir el tema de prestar sus baños para que sean utilizados por personas habitantes de calle y ahí también nos trazan muy claramente cuál es la política. Les importa más no abrir sus baños del erario público que atender la crisis y permitir lo que dicen todos los días por televisión, que es que hay que lavarse las manos cada 20 minutos. 

Luisa Gómez: Las afectaciones que la pandemia ha generado en los habitantes de calle no han sido solo sanitarias, sino también económicas. De acuerdo con el Censo de 2009, del que hablamos al principio del episodio, el 43,7 por ciento de esta población vive del reciclaje, el 22,6% de la limpieza de vidrios, el cuidado de carros o las ventas ambulantes, el 13,2% vive de la mendicidad, el 2,4% de actividades como la carpintería, la electricidad y la construcción, y el 1,1% ejerciendo la prostitución. Todas estas actividades resultaron afectadas con el cierre de las ciudades. 

Audio testimonios:Nosotros como habitantes, trabajadores de la calle, no podemos hacer caso de cuarentena porque necesitamos trabajar. Con cuarentena o sin cuarentena salimos a trabajar a las calles.

Sebastián Lanz: Yo diría que en términos de la economía callejera, se ve afectada por estas dos razones: son quienes si no trabajan un día, se ven completamente afectados porque ese día les tocó dormir en la calle a las personas que pagan pagadiario como forma de vivienda. Pero también se han visto afectadas porque hay menos ojos en la calle y eso facilita muchísimo las prácticas de violencia policial.

Luisa Gómez: Esta es la experiencia de Alexa. 

Alexa Tu Fantasía: Dependemos de un día a día, de un paga diario. Nosotras pagamos 20 diarios, aparte de las comidas, porque no muchas tenemos la comida. También tenemos que pagar por la alimentación aparte y pues el trabajo varía mucho. Hay días buenos y hay días malos. Ya son cuotas de 500, 700, hasta un 1 millón que deben las chicas por todo el tema de que ya se ha alargado toda esta cuarentena.

Luisa Gómez: Lo mismo ha ocurrido con la población venezolana, que dada la fragilidad en la que ya se encontraba antes de la pandemia, ahora se halla en una situación peor. Muchos han tenido que habitar la calle. Así nos lo contó desde Villavicencio, Alexandra Rodríguez de Rivas, directora de la Asociación de Venezolanos Residentes en los Llanos Colombianos, Llanovencol. 

Alexandra Rodríguez de Rivas: La gente ha sido echada de las casas porque, tal cual como muchos colombianos, no han tenido cómo salir a trabajar. Normalmente esa gente vive del día a día y no han podido pagar los arrendamientos, han sido expulsados de los sitios donde vivían, sin contemplación alguna y pasando por encima de la orden presidencial de no sacar a la gente a la calle en medio de la pandemia. Esta gente queda en situación de calle de manera temporal algunos, de manera permanente otros, en una inasistencia muy delicada. 

Alexa Tu Fantasía: Todas las noches a las siete de la noche empieza hasta las 12, una, dos, tres de la mañana... 

Luisa Gómez: Alexa cuenta que desde que se inició la cuarentena, agentes de la policía llegan todas las noches a patrullar la localidad Santa Fe.

Alexa Tu Fantasía: Yo me voy temprano, pero las chicas pueden trabajar las 24 horas. Y las chicas de las dos, tres de la mañana me dicen que las están correteando, que no las dejan trabajar, que las corren de esquina a esquina, que no saben ni por qué las corren porque ellos solo se la pasan es molestando a las chicas, tratándolas mal, no reconocen su identidad como mujeres trans y las tratan de locas hijuepuercas, uy no. 

Luisa Gómez: El cierre de las ciudades, y por lo tanto, la falta de gente en las calles ha facilitado el atentado contra los derechos de las personas que habitan la calle y que trabajan en la calle.

Sebastián Lanz: La policía ha sabido bien en estas últimas semanas, y digo bien entre comillas, acomodarse a la pandemia y perpetrar todos sus actos de violencia policial en contra de las ciudadanías históricamente marginalizadas con la comodidad  y la seguridad de que hay menos ojos en la calle. Es decir, hay menos vigilancia ciudadana y es menos posible que estos casos salgan a la luz.

Luisa Gómez: ¿Entonces dónde están haciendo el aislamiento los habitantes de calle? ¿El gobierno está haciendo algo para proteger a esta población, que, de hecho, es legalmente considerada de protección especial? 

En abril el Ministerio de Salud publicó los Lineamientos para la prevención, detección y manejo de casos de coronavirus para población en situación de calle. Esta directriz ordena, entre muchas otras medidas, “establecer puntos para que estas personas puedan realizar lavado de manos e hidratación”, “incrementar y proveer  medidas para su higiene tales como acceso a duchas, lavamanos y agua potable en lugares estratégicos (pueden ser de carácter itinerante)” y “realizar un inventario de posibles lugares para alojamiento y atención” como casas de paso, hoteles, zonas verdes para montaje temporal de albergues, entre otras. Pero ¿están cumpliendo estos lineamientos las entidades territoriales?

Escuchemos de nuevo a Luisa Mora, del programa de habitantes de Calle de la Alcaldía de Barranquilla. 

Luisa Mora: Barranquilla cuenta con un hogar de paso ubicado en el centro de la ciudad para ellos. Sí tenemos un albergue, pero el habitante de calle hace resistencia al tema de la institucionalidad porque el consumo de sustancias psicoactivas es bastante alto, entonces lo que hemos hecho es lo que nos manda el lineamiento, que es tenerlos ubicados. 

Luisa Gómez: Quienes no están en los albergues hacen el aislamiento en la calle. Además, según la información que nos dio Mora, en Barranquilla se aplicaron alrededor de 600 muestras a los habitantes de calle que se encuentran en sitios de atención. De esas, 30 resultaron positivas y la mayoría de los pacientes son asintomáticos.

Luisa Mora: Desde el programa de habitantes de calle les brindamos atención integral, que consiste en un acompañamiento y atención psicosocial, atención primaria en salud. Entonces contamos pues con un médico y una enfermera auxiliar.

Luisa Gómez: También hablamos con Xinia Navarro, secretaria de Integración social de Bogotá, sobre las medidas que se están tomando en la capital.

Xinia Navarro: Lo primero es que el IDIPRON ...

Luisa Gómez: Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud.

Xinia Navarro: ...ha hecho unas campañas muy interesantes, obviamente con la Subdirección de Adultez, de entrega de tapabocas, de explicación en los cambuches y parches sobre cuáles son las medidas de distanciamiento social, sobre cuáles son las medidas con el uso del tapabocas, lavarse las manos, es decir, esos temas se han hecho entre el sector social, compuesto por Integración y por IDIPRON. 

Luisa Gómez: En una nota de Caracol Noticias del 22 de marzo de 2020 se informó que al menos 1.800 habitantes de calle lograron ingresar a diferentes refugios. Y, según información que nos dio la secretaria Navarro, en este momento son 1.200 quienes han acudido a esos servicios. Pero recordemos que, como dijimos al comienzo, el censo que se hizo en la administración de Peñalosa arrojó que había 9.358 habitantes de calle en Bogotá. ¿Qué pasa con los demás?

Xinia Navarro: Pero evidentemente también en nuestros servicios, que son las personas que llegan o a los hogares transitorios o que ya llevan un proceso. Allí se toman todas las medidas de bioseguridad.

Luisa Gómez: En otras ciudades como Neiva, en el departamento del Huila, se han implementado también los albergues. Y en Cali se dispuso un bus con baño y ducha para que las personas que acuden al lugar de paso, donde caben máximo 110 huéspedes, se aseen antes de entrar. Pero, de nuevo, estos programas no llegan al total de ciudadanos.  

Red+ Noticias publicó una nota el 22 de mayo en la que se hacía evidente que los albergues de Bogotá no eran suficientes. 

Audio Noticias: Periodista: Lo único real en la invasión multicolor de cambuches que adornan desde hace dos meses la Avenida de las Américas con carrera 30 es que el Covid también se instaló en el separador...

Testimonio habitante de calle: Nosotros estamos acá porque no tenemos un lugar a donde ir, la verdad es esa. Los hogares de paso de la alcaldía ya están saturados...

Entrevistado: Pues la verdad sí nos da miedo, pero igual aquí mantenemos lo que son jabón, agua. La Secretaría de Integración Social y la Alcaldía nos desinfecta…

Luisa Gómez: Desde las organizaciones sociales también hay críticas hacia el manejo que los gobiernos locales le dieron a la pandemia en relación con las personas que habitan y trabajan en la calle. 

De entrada, para Alexa Tu Fantasía es fundamental que haya un censo claro para determinar cuántos habitantes de calle  y trabajadoras sexuales hay en cada ciudad. Sobre el caso de Bogotá, cuenta:

Alexa Tu Fantasía: La alcaldesa vino a entregar unos mercados acá al barrio y dijo: “Ay, ole, yo no sabía que había tanta comunidad”. O sea, ni siquiera tenían un censo de cuántas personas y vienen como a antojar a otras, vienen a entregar como poquitos y las chicas y las personas que faltan se quedan ahí babeando. Entonces no, tienen que venir con lo justo, tienen que venir con lo necesario y con más por si más población lo necesita. 

Sebastián Lanz: Nosotros hemos visto con muchísima preocupación la ausencia total de una política pública con enfoque diferencial para la población habitante de calle, tanto para que puedan acceder a los subsidios o a los beneficios que está otorgando el Estado, pero también a la información sobre cómo prevenir el virus y sobre cómo evitar el contagio. 

Luisa Gómez: Y sobre las ayudas gubernamentales...

Sebastián Lanz: Esos subsidios no han llegado a las poblaciones habitantes de calle por falta de información. La información no se presenta de una manera accesible y también por la falta de bancarización de la población habitante de calle...
Aquí es necesario también por eso crear enfoques diferenciales en la aplicación de estas políticas porque si no estas políticas se terminan convirtiendo en que se favorece a unas personas y otras personas siempre van a quedar por fuera del saco. 

Luisa Gómez: Sobre este mismo asunto, Julián Quintero, director ejecutivo de la Corporación Acción Técnica Social, que tiene el proyecto Échele Cabeza, que busca generar y difundir información sobre Sustancias Psicoactivas, se refiere a las políticas que deberían implementarse  con aquellos habitantes de calle que consumen drogas. Pues, según el censo de 2019, el 66,4 por ciento de las personas habitantes de calle encuestadas consumían bazuco, el 59 por ciento, marihuana, y el 22,8 por ciento, cocaína. Aunque algunos pueden consumir varias sustancias.

Julián Quintero: El gran reto y lo que se evidenció era que ni la institucionalidad ni el Gobierno Nacional ni el gobierno local tenían la capacidad de manejar esta situación en términos de salud pública para los habitantes de calle. No hubo estrategias o acciones orientadas a la atención de esta población. Que además el síndrome de abstinencia es el que los expulsa a las calles a no cumplir la cuarentena y por esa misma razón ponerlos en alto nivel de contagio. Pero también porque no hay estrategias para mantener o para gestionar la abstinencia de las personas. 

Luisa Gómez: Si bien la emergencia sanitaria ha intensificado todas las problemáticas a las que se han enfrentado las personas habitantes de calle y ha generado retos enormes para las ONG y las organizaciones que trabajan de la mano de estas poblaciones, como explica Sebastián, también ha abierto una puerta para reclamar sus derechos.

Sebastián Lanz: Las personas habitantes de calle y las personas y poblaciones históricamente marginalizadas están lentamente, pero de alguna forma, pasando al centro de la agenda pública. Por primera vez se está planteando, en mucho tiempo, que deben ser tenidas en cuenta en el diseño emergente de políticas públicas y sanitarias. Entonces, siento que debemos aprovechar esto como una oportunidad, una vez superada la crisis, para que la atención del Estado esté enfocada en brindar soluciones oportunas a estas problemáticas y para que las poblaciones habitantes de calle sigan estando en el centro de las políticas públicas hasta que se salde esta deuda histórica. 

Audio testimonios: Son de la vida dura, con la cuarentena esta vida es dura. Son de la vida dura. Oye, pa’ donde cojo, pa donde me voy’. Son de la vida dura. Oye, es una situación estresante. Son de la vida dura.

Luisa Gómez: A todos los que nos escuchan, recuerden que pueden leer todas las verificaciones que hemos hecho en colombiacheck.com. Pueden seguirnos en todas nuestras redes sociales, estamos como @Colcheck en Twitter y @colombiacheck en Instagram y Facebook. 

Queremos agradecer especialmente a Son Callejero por permitirnos usar los testimonios que recopilaron de las personas habitantes de calle y que escucharon a lo largo de este episodio. 

En la producción de este podcast estuvieron Laura Rodríguez Salamanca, Laura Castaño y quien les habla, Luisa Fernanda Gómez, y fue grabado con la ayuda de Akorde.

Gracias por escuchar.