Pasar al contenido principal
Lunes, 08 Julio 2019

Romaña sí escribió un libro, pero no es verdad que con él ‘responderá ante la JEP’

Por Sania Salazar

Romaña sí escribió un libro, pero no es verdad que con él ‘responderá ante la JEP’

Un portal asegura que el exjefe de las Farc responderá ante la JEP con un libro. Aunque el libro sí existe, la JEP exige que la verdad sea aportada dentro de procesos judiciales.

Sin hacer mención a la fuente de la información el portal web El Nodo aseguró en una nota que Henry Castellanos Garzón, alias Romaña, exjefe de las Farc “responderá ante la JEP con un libro”.

En efecto Romaña escribió un libro sobre su participación en el conflicto armado. Sin embargo, entre las condiciones de la JEP a quienes se someten a ella está aportar verdad sobre lo sucedido en el conflicto armado, pero no a través de libros, sino en audiencias propias de un proceso judicial, por lo que calificamos como “Verdadero, pero” la información difundida por El Nodo.

Pantallazo

Sandra Ramírez, senadora del Partido Farc, le confirmó a Colombiacheck la existencia del libro y el equipo de prensa de Santrich envió la foto de la portada.

En la JEP informaron que no han recibido el libro y recordaron que la comparecencia personal de los convocados ante esa jurisdicción es obligatoria.

Hay que recordar que el paradero de Romaña se desconoce desde agosto de 2018, cuando devolvió el esquema de seguridad de la Unidad Nacional de Protección, UNP, que tenía asignado. Por tal motivo es difícil establecer si es verdad que busca responder ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, con ese libro.

Según el Acuerdo Final, para acceder al tratamiento especial previsto por la JEP es necesario aportar verdad plena, reparar a las víctimas y garantizar la no repetición. “Aportar verdad plena significa relatar, cuando se disponga de los elementos para ello, de manera exhaustiva y detallada las conductas cometidas y las circunstancias de su comisión, así como las informaciones necesarias y suficientes para atribuir responsabilidades, para así garantizar la satisfacción de los derechos de las víctimas a la reparación y a la no repetición”.

Las sanciones acordadas para los exguerrilleros que se sometan a la JEP dependerán del grado de verdad aportada y del momento de revelarla, así:

Sanciones propias: se impondrán a quienes reconozcan verdad y responsabilidad ante la Sala de Reconocimiento (es decir, en la primera etapa del proceso), respecto a determinadas infracciones muy graves, tendrán un mínimo de duración de cumplimiento de las funciones reparadoras y restauradoras de la sanción de cinco años y un máximo de ocho años. Comprenderán restricciones efectivas de libertades y derechos, tales como la libertad de residencia y movimiento, que sean necesarias para su ejecución, y además deberán garantizar la no repetición.

Sanciones alternativas: se impondrán a quienes reconozcan verdad y responsabilidad ante la Sección de enjuiciamiento, antes de Sentencia, tendrán una función esencialmente retributiva de pena privativa de la libertad de cinco a ocho años.

Sanciones ordinarias: es decir, de la justicia ordinaria, se impondrán cuando no exista reconocimiento de verdad y responsabilidad,  en todo caso la privación efectiva de libertad no será inferior a 15 años ni superior a 20 en el caso de conductas muy graves.

“Las denominadas sanciones alternativas y ordinarias, sí incluirán privaciones efectivas de la libertad como cárcel o prisión y/o cualquier medida de aseguramiento”, advierte el Acuerdo.

Pero como la JEP abrió un incidente de verificación de cumplimiento a Romaña para establecer si "está cumpliendo las condiciones del sistema y persiste en su permanencia dentro del proceso de paz, y darle la oportunidad para ejercer su defensa ante los hechos que indican el incumplimiento de sus obligaciones" habrá que esperar el resultado de ese proceso de verificación para saber si Romaña continúa o no en la JEP.

Romaña incumplió una cita en la JEP y postergó otra, en ambas debía responder por el Caso 001 (secuestro) ante esa jurisdicción. Según la JEP, Romaña no ha aportado las pruebas que justifiquen su desacato a las órdenes judiciales ni ha permitido hacer el estudio de riesgo que comprobaría su situación de seguridad.

En conclusión, el libro puede ayudar a establecer verdades y al proceso construcción de memoria, pero las exigencias judiciales de la JEP a los comparecientes son más amplias y strictas, por lo que no es posible que un exguerrillero pueda saldar sus cuentas con esa justicia transicional con un libro.

Domingo, 28 Agosto 2016

“A las curules aseguradas les suma otras 16 que salen de circunscripciones exclusivas de Farc”, Uribe

Por Miriam Forero

Pese a que todas las señales indican que el expresidente Álvaro Uribe se equivoca en su interpretación de esta parte del Acuerdo Final, el exmandatario sigue insistiendo y su 'ejército' de seguidores en las redes sociales, lo replica.

La afirmación la hizo el líder de la oposición en el comunicado que dio a conocer con ocasión de la firma del acuerdo final. Pero su aseveración es falsa, pues no se trata de curules para las Farc ni para personas afines a ellas, sino precisamente de curules para las víctimas, para quienes se han visto afectados por el conflicto.

El punto 2.3.6 del acuerdo, en el apartado de Participación en Política, que se puede leer en la página 48 del Acuerdo Final, establece la creación de 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para ocupar igual número de sillas en la Cámara de Representantes por dos periodos electorales, es decir, de 2018 a 2026. Este acuerdo busca compensar a las regiones del país que han sido más afectadas por el conflicto -zonas aún por definir-, con el fin de devolverles, en alguna medida, el acceso a sus derechos políticos, económicos, sociales, etc.

El mismo punto explica quiénes podrán acceder a esas curules: “Los candidatos y candidatas en todo caso deberán ser personas que habiten regularmente en estos territorios o que hayan sido desplazadas de ellos y estén en proceso de retorno. Los candidatos y candidatas podrán ser inscritos por grupos significativos de ciudadanos y ciudadanas u organizaciones de la Circunscripción, tales como organizaciones campesinas, de víctimas (incluyendo desplazados y desplazadas), mujeres y sectores sociales que trabajen en pro de la construcción de la paz y el mejoramiento de las condiciones sociales en la región, entre otros”.

Así mismo, lo explicó Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, en la alocución que dio el miércoles 24 de agosto, una vez concluido el acto de cierre de las negociaciones en La Habana.

Aunque puede ocurrir que las Farc busquen cooptar parte de esas curules o influenciar a organizaciones cercanas para que se presenten a la contienda electoral por algunas circunscripciones especiales, no existe la exclusividad para candidatos de las Farc de la que habla Uribe.

Actualización

En el Nuevo Acuerdo, que contiene ajustes basados en las propuestas de la oposición, que ganó con su opción del No en el plebiscito refrendatorio, se hizo una aclaración sobre el punto de las circunscripciones especiales, con la cual queda ratificado lo que dijo Colombiacheck en este chequeo. El numeral 2.3.6 indicaba que ningún partido político con representación en el Congreso podría presentar candidatos a dichas circunscripciones; el nuevo texto -anunciado el 12 de noviembre y dado a conocer dos días después- aclara que esta prohibición incluye al "partido o movimiento político que surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad política legal".

El documento refuerza aún más el blindaje de estas cururles especiales en la Cámara de Representantes, al ordenar que el gobierno deberá poner en marcha "procesos de fortalecimiento de las organizaciones sociales en estos territorios, en especial de las organizaciones de víctimas de cara a su participación en la circunscripción [especial]"; y al establecer que se deberán "promover mecanismos adicionales -ya estaba mencionado el de la autoridad electoral- de control y veeduría por parte de organizaciones especializadas, como la Misión de Observación Electoral (MOE) y de partidos y movimientos políticos”.

Estas dos adiciones más la aclaración hecha, fueron medidas para darle mayor tranquilidad a los partidarios del No, quienes temen que las Farc infiltren a posibles candidatos y terminen dominando algunas de las 16 curules especiales. Pero, evidentemente, nunca se trató de "circunscripciones exclusivas de las Farc”, como lo afirmó el expresidente Álvaro Uribe.

Otras frases del discurso de Uribe

Dentro del pronunciamiento que hizo el exmandatario dos días después del anuncio del acuerdo final, Colombiacheck identificó otras afirmaciones cuya veracidad vale la pena conocer. Las temáticas de esas aseveraciones ya han sido abordadas en chequeos previos que realizó el equipo de Colombiacheck:

- "El proceso ha estado signado por la cadena de mentiras del Gobierno que pasó de negar la impunidad a justificar que los máximos responsables no vayan a la cárcel". En este chequeo Colombiacheck verificó que tan cierto es el tema de la no cárcel para las Farc.

- "El gobierno, que propuso el referendo y para eludir su umbral y la obligación de una pregunta por cada tema, adoptó el plebiscito de una sola pregunta, con umbral reducido al 13%". A raíz de un trino del senador Roy Barreras, Colombiacheck aclaró cuál fue el cambio que aprobó el Congreso para el plebiscito por la paz que, a fin de cuentas, ni subió ni bajó el umbral.

- "Mentiras del Gobierno que aceptó que Timochenko pueda ser Presidente de la República". Aquí está lo que encontró Colombiacheck sobre esa posibilidad de que el hoy máximo jefe de las Farc llegue a ser el máximo mandatario de Colombia.