Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 10 Noviembre 2021

Theodor Herzl no hizo parte de la declaración de independencia de Israel como dijo Duque

Por Mónica Ospino Orozco

Herzl es una figura histórica clave en los primeros esfuerzos por conformar el Estado judío, pero murió 44 años antes de la independencia de Israel.

El presidente Iván Duque concluyó una visita de tres días a Israel este martes 9 de noviembre, la segunda oficial de un jefe de estado colombiano a ese país del Medio Oriente y uno de los actos protocolarios de la agenda del primer mandatario fue llevar una ofrenda floral a la tumba de Theodor Herzl, ubicada en el cementerio militar Mount Herzl.

En el marco de ese acto de cortesía con el estado de Israel, desde su cuenta de Twitter, el presidente Duque tuiteó el 8 de noviembre: “En nuestra #VisitaAIsrael rendimos un sentido homenaje con una ofrenda floral en el Mount Herzl, a Theodor Herzl, protagonista de la historia de este país, quien hizo parte de la Declaración de Independencia y es conocido como el padre espiritual del Estado judío”.

 

El trino estuvo durante varias horas en la cuenta del presidente y fue posteriormente borrado, pues varios tuiteros señalaron que había una imprecisión histórica en el mismo. Sin embargo, antes de que fuera eliminado en Colombiacheck lo archivamos, pues advertimos que había cuestionamientos frente a las afirmaciones allí hechas, como la de este tuitero que lo señaló en concreto.

 

Sin duda Theodor Herzl es una figura clave en la historia de Israel, especialmente en los inicios del camino que concluiría en 1948 con la creación del Estado judío.

Herzl, quien nació en Hungría en 1860 y fue educado en Viena, se formó como abogado pero se inclinó por el periodismo y es el autor de un tratado considerado uno de los documentos más importantes del sionismo: El estado judío. 

De acuerdo con este artículo del Centro de Educación de Israel (CIE), en ese documento Herzl “llamó a los judíos a organizarse para luchar por tener su propio territorio, a crear instituciones y foros, a supervisar la inmigración y el asentamiento judíos y finalmente crear un Estado”.

“Después de la publicación de El Estado judío y de dirigir el primer congreso sionista en Basilea, Suiza en 1897, Herzl se convirtió en el conductor del sionismo político, su animador, gurú organizacional y enviado diplomático a las capitales y los líderes de Europa y el Imperio otomano. Concretó los sentimientos de las personas que anhelaban el establecimiento de un Estado judío y trasladó al sionismo los marcos estructurales ya existentes” precisa el CIE en su texto.

Sin embargo, la imprecisión histórica expresada en el tuit del presidente Duque en su homenaje a Herzl fue señalar que él hizo parte de la declaración de independencia de Israel.

De acuerdo con Ana Carolina Ardila Behar, politóloga con maestría en Relaciones Internacionales y diplomacia de la Universidad de Haifa, Israel, “es imposible que Theodor Herzl haya hecho parte de la declaración de independencia de Israel y es sencillamente porque éste murió en 1904 y la independencia de Israel ocurrió el 14 de mayo de 1948 bajo el mandato de David Ben Gurión”.

Añade la internacionalista que “a partir de su pensamiento y de los esfuerzos políticos nace lo que se considera como el sionismo político moderno que son esos primero intentos y esas primeras divagaciones históricas que se cree un estado judío y a partir de su libro, que es el primero que habla de eso, es que empieza a nacer ese movimiento político que eventualmente culmina con la creación del estado de Israel, pero definitivamente no firmó la declaración de independencia, llevaba muerto 44 años”.

Por tanto, luego de este análisis y de las evidencias encontradas calificamos como falsa la afirmación del presidente Duque en el sentido de que Theodor Herzl fue parte de la declaración de independencia de Israel.

 

 

 
 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 08 Octubre 2020

Fenofibrato para Covid-19: aún sin resultados de ensayos clínicos

Por Johan Solano - RedCheq

La información que circula en redes sí corresponde con una publicación preliminar de estudios in-vitro con dicho medicamento.

Enlace Judío, una plataforma mexicana que divulga noticias de Israel para la comunidad de América Latina, publicó el 14 de julio un artículo bajo el título: “El fármaco que un científico israelí cree que podría convertir la amenaza del COVID-19 en la de un resfriado común”. El fármaco al que hacía alusión es el Fenofibrato, un medicamento avalado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos, FDA (por sus siglas en inglés) desde el 2004, que es prescrito en muchos lugares del mundo a pacientes con alteraciones en el metabolismo de los lípidos (grasas) para reducir los niveles de éstas en la sangre. 

La noticia fue publicada originalmente por The Jerusalem Post y luego de aparecer en español en Enlace Judío, fue rápidamente replicado por medios de otros países (incluido Colombia). Por lo cual decidimos verificar en Colombiacheck dicha información difundida respecto al fenofibrato y el COVID-19. 

En la publicación de Enlace Judío hacían referencia a la investigación, encabezada y realizada por el profesor israelí Ya’acov Nahmias de la Universidad Hebrea de Jerusalén y el microbiólogo Benjamin TenOever del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York, a través de la cual revalaron que el medicamento fenofibrato podría reducir la capacidad del virus SARS-CoV-2 para reproducirse e incluso hacer que desaparezca. Investigación que fue publicada como un pre-print (pre-impreso) en el portal Cell Press Sneak Peek, y que a fecha de hoy aún no ha sido publicada formalmente en la revista Cell Press. 

Esta situación no es nueva; ha ocurrido previamente con múltiples prometedores resultados de estudios in-vitro a lo largo de la pandemia que en muchos casos, debido a la contingencia, se han publicado en formato pre-print (aún pendiente de revisión por pares o especialistas), pero pueden tardar meses para ser publicados como un artículo formal en las revistas científicas. 

Según informaba el Jerusalem Post, los investigadores citados, después de tres meses de estudio sobre el metabolismo del nuevo coronavirus y su interacción con las células pulmonares, plantearon la hipótesis de que al “quitarle al nuevo coronavirus su fuente de alimentación” con medicamentos como el fenofibrato podrían evitar la replicación del virus. 

El hallazgo principal de los investigadores es que las alteraciones metabólicas pueden desempeñar un papel importante en el ciclo de vida del SARS-CoV-2 y la progresión del COVID-19. Sus hallazgos sugieren que el virus tanto directa como indirectamente modula el metabolismo de los lípidos (grasas) y la glucosa (azúcar) de las células pulmonares por lo cual se podrían usar medicamentos que inhiban dichas habilidades. 

“En conjunto, nuestros datos sugieren que el metabolismo elevado de los lípidos puede ser la base de la patogenia de COVID-19, ofreciendo nuevas vías terapéuticas”, refieren los autores. Ellos probaron 8 medicamentos que podrían interferir en la habilidad del virus para reproducirse, como se evidencia en una de las gráficas que acompañan la investigación publicada en versión preliminar. Entre esos medicamentos utilizaron Metformina, Rosiglitazona, Empaglifozina, medicamentos usualmente prescritos para pacientes con Diabetes Mellitus, así como el fenofibrato que, como se señaló anteriormente, es usado en pacientes con problemas de colesterol y triglicéridos. Los autores encontraron que el fenofibrato era uno de los que más reducía la cantidad de grasas al interior de las células infectadas por el nuevo coronavirus.

“Los virus son parásitos, no pueden replicarse a sí mismos. No pueden producir nuevos virus. Tienen que entrar a una célula humana y luego secuestrar esa célula”, explicó Nahmias, uno de los investigadores citados, “al comprender cómo el SARS-CoV-2 controla nuestro metabolismo, podemos recuperar el control del virus y privarlo de los mismos recursos que necesita para sobrevivir.”

Respecto a dicha información en Colombiacheck dialogamos con David Bautista, químico que trabaja con biomedicinas coloidales, inmunoterapias y vacunas, quien además es asistente de investigación en la Universidad de Antioquia. Él explicó que en el momento de la publicación sobre los posibles efectos del Fenofibrato para manejo del COVID-19, la información generó bastante revuelo entre los integrantes de la comunidad científica, pues era un ensayo prometedor. “De hecho el fenofibrato podría ser interesante por su capacidad antiviral y como un inmunomodulador, en otras palabras, algo similar al efecto de la Dexametasona (un corticosteroide utilizado en gran variedad de afecciones por sus efectos antiinflamatorios e inmunosupresores, ya estudiado y probado en pacientes con síntomas críticos de COVID-19 con beneficios significativos en el ensayo clínico Recovery)”, afirmó Bautista. 

El investigador explica además respecto al uso del Fenobibrato, que aunque hay una gran cantidad de artículos de prensa relacionados con el tema, no existen artículos científicos con suficiente validez sobre el avance de dicha línea de investigación: “Generalmente estas investigaciones se publican en revistas científicas especializadas para su revisión por pares. El portal Cell Press Sneak Peak sólo compartió lo que se conoce como un preprint, un preliminar de la investigación”. Lo que sugiere que los medios en los que se difundió propagaron precipitadamente los hallazgos descritos por los investigadores. 

“Ensayos In vitro con células de pulmón fueron las que arrojaron los resultados de tales investigadores, que si bien son prometedores no son concluyentes”, afirmó Bautista. Incluso en Israel en este momento atraviesan una segunda ola de Covid que ocasionó una nueva cuarentena estricta. “De tener ya pruebas definitivas de la efectividad del fenofibrato se estarían aplicando en el país para mitigar esta segunda ola”, explica el investigador.

Al realizar una búsqueda en Pub Med, el portal más importante de publicaciones médicas y científicas (comprende más de 30 millones de citas de literatura biomédica, revistas de ciencias biológicas y libros en línea), no encontramos registro de la investigación sobre Fenofibrato citada por el Jerusalem Post, ni de otras investigaciones relacionadas con dicho medicamento para COVID-19. 

Además en la página Clinicaltrials.gov que es la mayor base de datos de ensayos clínicos con registros de más de 329.000 ensayos de 209 países, donde se registran los ensayos clínicos en curso y que corresponden a los estudios de investigación de mayor validez científica que se están llevando a cabo, encontramos un ensayo clínico en fase inicial de reclutamiento a partir del 18 agosto de 2020. Este ensayo está siendo realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania y Arizona (Estados Unidos) para evaluar el uso de fenofibrato en pacientes con COVID-19 y busca reclutar 300 personas y compararlo con placebo. No obstante, aún quedan pendientes los avances de dicha investigación. 

Este caso es muy común en el mundo científico, donde en una investigación participan personas reconocidas, de instituciones muy reputadas, se hace la publicación del “pre print sin la revisión por pares” que genera un impacto mediático grande. 

Por lo que la información respecto al prometedor uso del Fenofibrato en COVID-19 la calificamos como Verdadero pero, debido a que lo difundido por el portal Enlace Judío sí correspondió a una publicación preliminar de estudios in-vitro con dicho medicamento en células de pulmón infectadas por el nuevo coronavirus, pero aún se requiere más evidencia científica para sustentar los efectos hallados en el laboratorio y corroborar la hipótesis planteada por los investigadores.