Pasar al contenido principal
Jueves, 18 Octubre 2018

Titular de El Nodo engaña sobre las relaciones políticas de Angelino Garzón

Por Ana María Saavedra

Aunque el portal asegura que, con Garzón, “Santos gobierna en cuerpo ajeno”, lo cierto es que el líder político ha sido cercano tanto a Santos como a Uribe y que recientemente ha sido más cercano al Centro Democrático.

“¿Santos gobierna en cuerpo ajeno? Iván Duque nombre a su Vicepresidente Angelino Garzón Embajador en Costa Rica” (sic), dice en un titular engañoso el portal El Nodo, al referirse a la reciente designación de Angelino Garzón, quien fue vicepresidente durante el primer gobierno de Juan Manuel Santos, como embajador en Costa Rica por parte del presidente Iván Duque.

Sin embargo, la nota no tiene en cuenta la historia política de Garzón. Si bien es cierto que Angelino Garzón hizo parte del gobierno de Juan Manuel Santos, el político vallecaucano ahora es más cercano al senador y expresidente Álvaro Uribe y a su partido, el Centro Democrático.

Garzón fue candidato a la Alcaldía de Cali las elecciones de 2015, justamente con el aval del Centro Democrático. En ese entonces, el propio Uribe publicó esta carta en su Twitter dándole apoyándolo.

 

 

En esta campaña, el apoyo de Garzón a la candidatura de Duque fue revelado en un trino por el propio Uribe, quien publicó la carta del exvicepresidente.

 

 

Por su parte, este año, durante la campaña presidencial, Garzón publicó varias cartas en su Twitter respaldando al candidato del uribismo, Iván Duque.

 

 

 

Además, Garzón ha trinado acerca de su cercanía con el Centro Democrático.

 

 

 

 

 

 

La relación de Garzón con el Centro Democrático también es familiar. Su hija, Ángela Sofía, es concejal en Bogotá por este partido.

Por lo tanto, es engañoso decir que el nombramiento de Garzón en la embajada de Costa Rica se puede equiparar al nombramiento de una ficha del santismo.

Jueves, 17 Enero 2019

Fiscalía no informó de incremento de las Farc sino de disidencias

Por Ana María Saavedra

Portales aseguran que la Fiscalía informó sobre un incremento de miembros de las Farc, pero realmente el informe se refiere a miembros de disidencias, es decir de grupos que ya no tienen que ver con la guerrilla.

Una nota publicada en los portales El Nodo y Oiga Noticias asegura que la “Fiscalía informa incremento en las Farc que alcanza los 1.749 guerrilleros”.  

nodo farc

oiga farc

Al revisar el informe encontramos que la Fiscalía sí reporta esa cifra, pero asociada a miembros de “Grupos Armados Organizados Residuales (GAOR)”, conformados por excombatientes de las Farc. Por esta razón los titulares de ambos portales son Cuestionables.

En el informe se agrega que, con labores de inteligencia, “lograron identificar 11 estructuras, 9 subestructuras y 10 comisiones de los GAOR. Estos grupos están integrados por 1.749 hombres en armas y están ubicados en cinco áreas –Noroccidental, Occidental, Oriental, Nororiental y Sur–. La Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales y las FACON también determinaron que, en la actualidad, los GAOR afectan 2.596 veredas en el territorio nacional, correspondientes a 129 municipios en 19 departamentos”.

Pero hay una diferencia entre las GAOR, más conocidas como disidencias de las Farc, y las Farc como grupo guerrillero. Este grupo, tras las negociaciones de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos entregó las  armas en un proceso que finalizó en junio de 2017, como lo reportaron los medios de comunicación, entidades como la Defensoría del Pueblo y lo certificó la misión de observación de la ONU.

Las disidencias, aunque hayan surgido de las Farc, son grupos diferentes que no quisieron acogerse al proceso de paz. En abril del año pasado la Fundación Ideas para la Paz realizó el informe Trayectorias y dinámicas territoriales de las disidencias de las Farc  en el que analizaba que “el surgimiento de disidencias es, precisamente, uno de los principales desafíos durante las fases de negociación e implementación de los acuerdos (...) Se trata de estructuras armadas que —con sus respectivas dimensiones, rasgos y variaciones—, pueden competir en el plano militar, político y social de forma directa a la acción del Estado y sabotear sus esfuerzos para la construcción de la paz o los anhelos de quienes sí dejaron las armas”.

El informe hacía un seguimiento a la evolución de este fenómeno, desde 2016, en el que mostraba que las economías criminales son la única motivación para explicar las disidencias, dejando de lado factores políticos y organizacionales. 

“Un rasgo característico de las FARC durante el conflicto fue su cohesión interna reflejada en un aparato burocrático compuesto por normas, códigos, reglas, estatutos, reglamentos y jerarquías, que favoreció su longevidad en la confrontación”, se agrega en el informe, aunque se aclara que “desde 2012 las investigaciones de Insight Crime daban cuenta de cómo algunas estructuras de este grupo estaban entrando en un proceso de degradación interna y criminal”.