Pasar al contenido principal
Viernes, 20 Diciembre 2019

Dos promesas que se le aguaron a Suaza en un solo año de mandato

Por Adalis Medina

El alcalde de Riohacha ganó las elecciones atípicas de 2018 con la promesa de “hacer lo que no se pudo en tres años”, pero el tiempo no le alcanzó en los temas de acueducto y tratamiento de aguas.

Juan Carlos Suaza Móvil, el último de los nueve alcaldes que tuvo Riohacha desde 2016, dijo en la campaña para las elecciones atípicas del 2 de diciembre de 2018 que haría “en un año lo que no se pudo hacer en tres” por el déficit administrativo y la ingobernabilidad que había sufrido la capital de La Guajira en este periodo, pues el anterior titular del cargo, Fabio Velásquez, fue destituido e inhabilitado por la Procuraduría.

Dos de las prioridades del nuevo mandatario distrital, según contó el diario El Heraldo cuando resultó ganador, serían “recuperar la autonomía en los servicios de agua potable” y destrabar la construcción de la laguna de oxidación para la ciudad. Pero lo primero, que intentó por medio del cambio del operador de acueducto, se le embolató en el camino y lo segundo no tuvo ningún avance concreto.

 

Cambio del operador de acueducto

Se embolató

Dentro de las propuestas banderas que presentaba Suaza Móvil, se encontraba el cambio del operador de acueducto y alcantarillado, que hoy es Avanzadas Soluciones de Acueducto y Alcantarillado (ASAA). Según el alcalde, era necesario buscar otra empresa por la terminación del contrato en 2020 y los escándalos de sus dueños, el investigado grupo español Inassa al que también le pertenecen Triple A en Barranquilla y Metroagua en Santa Marta.

Esta fue una de las primeras proposiciones expuestas por su breve administración ante el Concejo, que le dio facultades al mandatario, primero, para conseguir una nueva contratista del servicio de acueducto y alcantarillado; luego, para crear una empresa pública con ese propósito. Pero el proceso “se echó para atrás”, reconoció el secretario de Obras de la ciudad, Samir Ospino.

Esto se debió a conceptos de los entes de control y la interposición de una demanda por parte de ASAA. La Procuraduría alertó que el trámite del acuerdo en el cabildo estuvo viciado. Además, el nuevo contrato habría implicado comprometer vigencias futuras en el último año de mandato (el único) de Suaza y en plena vigencia de la Ley de Garantías por las elecciones regionales de este año.

“Dieron unas directrices y preferimos dejar las cosas así, darles la razón. La decisión quedó para el próximo alcalde”, le dijo a Colombiacheck el mandatario saliente.

 

La laguna de oxidación

No cumplida

La laguna de oxidación de Riohacha lleva cerca de 18 años en proceso de construcción, por un conflicto con y entre las comunidades indígenas en el territorio en el que ha tenido que intervenir el Ministerio del Interior. Suaza anunció que su “prioridad” sería darle solución a ese estancamiento, pero no obtuvo resultados.

Ahora, el alcalde dice que, ante la problemática y al no llegar a un acuerdo con la comunidad wayúu, buscó otras opciones para el tratamiento de aguas residuales. “Se fueron extendiendo los tiempos y no se dieron los acuerdos”, explicó. Según él, hubo un avance en el estudio de nuevas posibilidades por medio de la Universidad de La Guajira.

El mandatario sí tuvo una reunión con el rector de la institución, Carlos Arturo Robles, y docentes expertos en el tema para analizar el problema. Pero esto no implica ningún avance concreto. Los estudios al respecto que se encuentran en el repositorio de la universidad existen desde 2016.

Además, la intervención del sector por parte del Gobierno Nacional no le permite al Distrito disponer y ordenar los gastos para esta obra. Incluso hubo también una reunión con el viceministro de Agua, José Luis Acero, en enero que terminó “en veremos”.

Viernes, 15 Noviembre 2019

E-14 en Fonseca sí tienen errores pero no prueban fraude

Por Adalis Medina

Aunque los formularios de conteo de votos para la alcaldía de ese municipio sí coinciden con los que circulan en redes, mal diligenciados, la MOE le atribuye esto a fallas humanas.

A través de redes sociales, la comunidad en Fonseca, La Guajira, se ha quejado de lo que podrían ser irregularidades en la elección del alcalde de este municipio por medio de alteraciones en los formularios E-14, en los que los jurados de votación registran los resultados de cada mesa.

Denuncia sobre E-14 para la Alcaldía de Fonseca, La Guajira

Denuncia sobre E-14 para la Alcaldía de Fonseca, La Guajira

Denuncia sobre E-14 para la Alcaldía de Fonseca, La Guajira

Los documentos que circulan en la red son ‘verdaderos pero’ porque coinciden con los que RedCheq encontró al ingresar en la página oficial de la Registraduría pero esto, por sí solo, no quiere decir que haya habido algún tipo de fraude. De hecho, la cantidad de votos sobre los que habría dudas con esos formularios tampoco hubiera sido suficiente para cambiar al ganador de la contienda.

En primer lugar, encontramos que los reportes subidos en el portal del organismo electoral sí evidencian sobreescrituras y, en uno de ellos, las cifras no dan entre el total de votos y la suma de las opciones.

E-14 para la Alcaldía de Fonseca, La Guajira, en portal de la Registraduría

E-14 para la Alcaldía de Fonseca, La Guajira, en portal de la Registraduría

Con la lógica de las denuncias, en los E-14 revisados podría haber más de 300 votos adicionales para el alcalde electo, Hamilton García Peñaranda, que se lanzó por firmas a través del grupo significativo de ciudadanos Podemos. Pero sin ellos también hubiera sido el vencedor, porque sacó 7.113, creando con una diferencia de 1.012 frente a los 6.101 que obtuvo quien le siguió, el candidato liberal, Orangel Romero Ortega.

Frente a los documentos, la registradora delgada en La Guajira Mónica Lourduy indicó que era necesario que los afectados pusieran una queja para que fueran revisados o, en su defecto, pidieran la impugnación de las mesas que se vieron afectadas. Sin embargo, en el municipio de Fonseca, a pesar de las sospechas en las redes, no hubo mayor reclamación.

Los  formularios en efecto tienen problemas, pero eso no quiere decir que se hayan presentado irregularidades o fraude. Sebastián Correa, de la Misión de Observación electoral (MOE) les atribuye los errores de suma a posibles fallas humanas por falta de capacitación de los jurados. “En el caso de que la suma de votos que se evidencia con 884, pudieron sumar los votos de los cuatro cargos a elegir, por lo que le dio esa cifra”, dijo.

Además, aclara que esto no es causal de irregularidades porque el resultado que debe tener en cuenta es el total de votos en las urnas, es decir el que aparece al final. Lo importante es que este última sea menor al de arriba y esa condición sí se cumple.

En cuanto a las sobreescrituras, indica que “los jurados muchas veces llenan los tres formularios al mismo tiempo y escriben de la misma manera en los tres”. La clave en este caso es que sí haya coincidencia entre ellos. La organización civil confirmó que no hubo quejas al respecto.

Hay que advertir que RedCheq buscó a algunas de las personas que habían lanzado acusaciones de fraude en este caso pero dijeron que preferían “quedarse quietos” ante intimidaciones de los simpatizantes de la campaña de García, que es familiar del narcotraficante Marcos de Jesús Figueroa, conocido como ‘Marquitos’ Figueroa.