Pasar al contenido principal
Lunes, 15 Abril 2019

El tal ‘Momo challenge’ no existe

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La historia de una muñeca de ojos grandes que incita a los niños a suicidarse es falsa. Se trata en realidad de una desinformación que ha circulado en distintos países a través de redes sociales.

La imagen de una muñeca de aspecto espeluznante, pelo largo y ojos saltones, llamada Momo, que incita a los niños a suicidarse a través del “Momo challenge” (o reto de Momo) tiene preocupados a varios padres.

En redes sociales circulan testimonios de quienes afirman que Momo aparece entre los videos de YouTube Kids (particularmente en videos de Peppa Pig) para decirle a los niños que hagan cosas peligrosas, como ponerse un cable de cargador alrededor del cuello para terminar con los ojos inflados como la muñeca, o cortarse en el cuello con un cuchillo. Inmerso completamente en el secretismo de que los niños no pueden contarle a los adultos sobre lo que Momo les dice.

Todo lo que contamos en el párrafo anterior es falso y ha sido desmentido varias veces a través de distintos medios en todo el mundo (como The Atlantic, BBC News o Snopes) pues, como contó Verne (plataforma de El País de España), “ninguno de los usuarios que hablan del bulo [como se refieren en España a la desinformación] aporta ningún enlace a estos vídeos en los que, supuestamente, Momo incita al suicidio”. Se trata de una “historia paranormal” que se ha vuelto viral en países como Reino Unido, Estados Unidos y Argentina, y ante la cual muchos padres, con preocupaciones legítimas frente a la vida y la salud de sus hijos, han caído.

Verne contactó a un portavoz de YouTube y lo que le dijeron, hace apenas un par de meses, fue que “no hemos recibido ninguna prueba de vídeo mostrando o promoviendo este reto de internet en YouTube. Este tipo de contenido violaría nuestras normas de uso y se eliminaría de inmediato en cuanto se marcara como contenido inadecuado”.

La primera vez que se habló del Momo challenge fue a mediados del año pasado. De acuerdo con Hernán Restrepo, coordinador de la Red Ética de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), rastrear el origen exacto de la aparición de esta desinformación es difícil, pues “el caldo de cultivo no suelen ser escenarios públicos digitales sino lo que se conoce como ‘dark social’: plataformas de WhatsApp, cadenas de correo, grupos de Facebook”.

En ese momento, la desinformación que circulaba en redes decía que los niños eran contactados a través de WhatsApp por una cuenta que decía ser Momo y que en la foto de perfil de la plataforma aparecía la imagen de esta muñeca. Supuestamente los niños debían guardar el contacto de Momo en sus celulares y luego se les pedía que realizaran desafíos peligrosos que también los conducirían a suicidarse, según informó la agencia de noticias británica BBC.

“Ese mismo verano”, dice Verne en su nota, “ya comenzaron a aparecer informaciones sobre varias niñas en Argentina, India y Colombia que se habrían suicidado supuestamente por el juego de Momo, que se distribuía por WhatsApp. En ningún caso se aportaba vídeo o enlace alguno que probara la existencia del challenge, de forma similar a lo que ocurrió con el bulo de la ballena azul, ni se demostraron vínculos entre los casos y el supuesto juego de Momo, tal y como explica la página especializada en desmentir bulos Snopes”.

En ese momento, de igual manera, ya se había desenmascarado la verdadera identidad de Momo.

“Se trata de una escultura [llamada “Madre pájaro”] de la artista Keisuke Aisawa ciertamente truculenta (pero totalmente inofensiva en sí misma) que se expuso en una galería de arte del país asiático [Japón] en 2016 especializada en obras de arte de horror…. Tras aparecer en unas fotos de Instagram se hizo popular y voilá: nació el Momo Challenge”, cuenta una nota de Univisión.

Pero, si no es más que un ‘fake’, ¿cómo es posible que se haya extendido (y revivido) tan rápidamente en tantas partes del mundo? De acuerdo con Restrepo, la popularización de esta desinformación se debe a varios factores.

En primer lugar, luego de dos polémicas reales que tuvo YouTube; la primera, por el escándalo de los comentarios de pedófilos en videos de niños, según nos contó Restrepo. Y la segunda, luego de que una secuencia con consejos suicidas se colara entre el contenido de YouTube para niños. Estos dos asuntos desencadenaron en una crisis de marca para YouTube, quien tuvo que salir a dar explicaciones y tomar medidas. En cualquier caso, esto nada tiene que ver con el tal Momo challenge.

“La crisis de reputación fue el caldo de cultivo perfecto para que se creara una ola de pánico alimentada por medios de comunicación locales y vía estaciones de radio con equipos que no verificaron los datos en sus salas de redacción y que terminan hablando de lo que es tendencia en internet. Se produjo una ola de pánico que generan comportamientos en los padres preocupados porque esto les pueda pasar”, dice Restrepo.

Y es ese precisamente el segundo factor; medios de comunicación de distintos países que tomaron por ciertas, sin pruebas, las supuestas denuncias de padres cuyos hijos habían sido afectados por el Momo challenge, sin verificar la información.

Univisión publicó una nota en el noticiero contando la historia del Momo challenge y advirtiendo a los padres.

El diario La Nación de Argentina publicó el pasado 14 de marzo el artículo: “Momo Challenge: qué hacer cuando aparece en videos infantiles”, en el cual replicaba el supuesto testimonio de un padre que se viralizó en WhatsApp. El medio, además, agrega en su nota consejos de expertos pedagogos para hacer frente a la situación en caso de que los niños de su familia terminaran siendo víctimas.

Y en Colombia, Conexión Capital, el noticiero de Bogotá, informó de “dos muertes que se registraron en el país al parecer por este tipo de actividades dentro de internet” y de las medidas que está tomando la Policía para evitar más tragedias.

Un artículo de la Red Ética de la FNPI llama la atención sobre el hecho de que los medios, en lugar de verificar la información, sirvieran como canal para que el pánico aumentara. Al respecto dice: “La razón principal por la que los padres creen este engaño es, probablemente, que los medios locales lo informan como un hecho comprobado … El desafío de Momo es un ejemplo fascinante de cómo se difunde una historia falsa en tiempo real con la ayuda de los principales medios de comunicación”.

Pero además, Verne publicó en su artículo que la famosa Kim Kardashian, “con 129 millones de seguidores en Instagram” también tuvo su parte de culpabilidad, pues se creyó el fake y “a través de sus stories, pidió este 27 de febrero a YouTube que acabara con el challenge”. A raíz de esa publicación más medios hicieron eco de la historia “sin puntualizar en la mayoría de los casos de que se trataba de un bulo y aumentando así la alarma”, dice Verne.

Finalmente, luego de todas esas apariciones de la historia, las autoridades y entidades de salud de distintos países comenzaron a sacar comunicaciones y campañas; En España, la Guardia Civil sacó un desmentido a través de Twitter; en Estados Unidos, varios departamentos de policía han publicado notas, y en Colombia, la directora ejecutiva de Red PaPaz “hizo un llamado a los padres de familia para que al momento de notar alguna situación extraña en sus hijos acudan inmediatamente a las autoridades”, según el artículo de Conexión Capital.

“Cuando lo avala una entidad pública se le da aún más credibilidad a pesar de que sea realmente producto de una ola de pánico”, concluye Restrepo.

El Momo challenge es una historia con todos los elementos para convertirse en tema de conversación en WhatsApp, Facebook y Twitter. Se fundamenta en un argumento creíble, supuestos testimonios que reafirman su veracidad y juega con las emociones de la gente (el miedo de los padres). Pero, como hemos advertido anteriormente, la ciudadanía también tiene el poder (y la responsabilidad) para frenar estas historias que crecen y se multiplican. En el explicador “¿Qué son las ‘noticias falsas’?” damos algunos consejos para poder reconocer la desinformación.

Viernes, 18 Mayo 2018

La guerra sucia electoral en Facebook

Por Ana María Saavedra

Colombiacheck analizó varios mensajes de intolerancia e información falsa divulgados en páginas de noticias o en grupos creados en Facebook contra los candidatos presidenciales.

Hace unos días, tras semanas de debates y matoneos en las redes sociales, los candidatos presidenciales decidieron hacer un alto y firmar un pacto de No Agresión, a instancias del Consejo Nacional de Paz, Reconciliación y Convivencia.

Gustavo Petro, Humberto De la Calle, Sergio Fajardo, Germán Vargas Lleras e Iván Duque se comprometieron, entre varios puntos, a “utilizar de manera responsable y respetuosa los espacios en medios de comunicación y redes sociales, ofreciendo información veraz y elementos para el análisis y evitando diseminar información falsa, difamatoria, que promueva el odio o la violencia”.

Pero se puede decir que del dicho al hecho hay una gran distancia. Así mientras los candidatos hacen estos compromisos, en las redes la campaña sucia continúa y se hace a través de seguidores de los diferentes candidatos o en páginas creadas para favorecer o atacar a alguno de ellos. Encontramos que desde estas se comparten noticias, videos, fotografías y memes con información falsa que reproducen los usuarios de esta red social como si fuera verdadera.

Colombiacheck, en una alianza con Facebook, realizó una búsqueda de mensajes que se divulgan en esta red social y en los que se puede ver el grado de intolerancia y las falsedades divulgadas en la actual campaña electoral.

El rastreo arrojó que los candidatos con más mensajes en su contra han sido Duque, Vargas Lleras y Petro, a los que, incluso, les han creado grupos en los que sus usuarios se comparten supuestas noticias que no tienen ningún sustento de fuentes, o son montajes o replican información sin confirmar su veracidad.

Los más afectados por los ataques en redes han sido los candidatos que van punteando en las encuestas.

Es evidente que Facebook se ha vuelto una de las nuevas plataformas para hacer política. Según datos del Sismógrafo Electoral, un desarrollo web de Whale and Jaguar con el apoyo de Cuso International - Gobierno de Canadá y Friedrich Ebert Stiftung (FESCOL), mostraron que el candidato con más seguidores en su cuenta oficial es Gustavo Petro con 1.155.970. Lo siguen Fajardo, con 752.563; Duque, con 591.063; Vargas Lleras, con 416.968, y finalmente De la Calle, con 103066.

En Facebook, además de las cuentas oficiales de los presidenciables, sus seguidores han montado páginas y grupos en los que se dedican a publicar todo tipo de noticias falsas y ataques a los candidatos. Por ejemplo, seguidores de Duque han organizado páginas como Pueblo Unido contra el Comunismo y el Socialismo, Colombia Digna, El Expediente, El Nodo o Realidad Política, en las que publican información contra Petro y Vargas Lleras, especialmente. Y los seguidores de Petro han montado páginas en las que reproducen contenidos falsos o tendenciosos de supuestos medios como Voces, Soy Colombiano, 12 minutos y Huzlers.com, entre otros.

Por ejemplo, en uno de los grupos, Pueblo Unido contra el Comunismo y el Socialismo, difunden ataques contra Petro, Vargas Lleras, Fajardo y De la Calle, a quienes tachan de comunistas o socialistas. Este es un grupo cerrado, conformado por más de 20.000 personas, que al ingresar pide que respondas por qué tu odio hacia las Farc.

El otro caso se da en páginas como Voces -que se promueve como un portal digital- que sube a Facebook contenidos contra Duque y Vargas Lleras.

Mauricio Guerrero, docente de Sociología de la Universidad Icesi y que trabaja temas de comunicaciones y redes sociales, explica que en la guerra sucia en época electoral también se ha hablado de la utilización de bots (robots), no solo para la difundir fakenews o noticias falsas en las redes sino para lograr los tendencias para posicionar un tema en Twitter y que sus usuarios los repliquen.

Aunque, Guerrero aclaró que han tenido información que los bots estuvieron muy activos al inicio de la campaña, pero tras los escándalos han disminuido.

El mes pasado un informe de la Misión de Observación Electoral, Moe analizó las redes sociales y encontró que de 8’188.417 el 20 % eran mensajes de odio. Lo más preocupante, según Alejandra Barrios, directora de la Moe, es que esos mensajes tuvieron gran visibilidad en las redes y en la realidad están relacionados con los hechos de las campañas.

La Moe resaltó que algunos mensajes de intolerancia nacen desde los mismos candidatos. Asimismo, se indicó que “el argumento de ataque más común en redes sociales para generar intolerancia y polarización es el odio contra las Farc con el 34 % de la conversación de intolerancia (1.509.483). Seguido por la Corrupción con el 26%, Castrochavismo 24% y Paramilitarismo con el 7%”.