Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 06 Septiembre 2019

En rifirrafe entre Galán y López por caso de Kiko Gómez ambos dicen verdades, pero…

Por Isabel Caballero Samper

Durante el debate de la W Radio de candidatos a la alcaldía de Bogotá, Claudia López acusó a Carlos Fernando Galán de haber sido complaciente con la presencia de Kiko Gómez en su partido. Galán se defendió. En Colombiacheck revisamos estas afirmaciones y las calificamos como Verdaderas, pero...

Redcheq Verdadero, pero

En el primer debate realizado con los candidatos a la Alcaldía de Bogotá hubo una discusión entre Claudia López y Carlos Fernando Galán sobre la presencia de Kiko Gómez, ex gobernador de La Guajira, en el partido al que pertenecía Galán. 

López le dijo a Galán: “Después de que [Kiko Gómez] nos hizo dos atentados, de que dos veces entre el 2011 y el 2014 nos tuvimos que ir del país [León Valencia, Ariel Ávila y Claudia López] porque nosotros lo denunciamos, le pedimos a Cambio Radical que no le diera el aval y se lo dieron. ¿Y tu gran sanción social a Cambio Radical en 2014 cuál fue? Encabezar su lista al Senado”.  A lo que Galán se defendió diciendo: “Yo fui el que sí dio la pelea en Cambio Radical contra Kiko Gómez. Lo denuncié públicamente en el año 2011, denuncié a Oneida Pinto, revoqué más de 300 avales.”
 
Para entender toda esta historia, hay que recordar la historia del ex gobernador, condenado por homicidio. Juan Francisco Gómez Cerchar, ‘Kiko’ Gómez, fue concejal en 1992 y luego alcalde de 1995 a 1997 y de 2001 a 2003 del municipio de Barrancas. Un municipio pequeño del sur de la Guajira que recibe importantes regalías gracias al carbón. 

En 1993, antes de ser elegido alcalde, Kiko Gómez había sido capturado y estuvo en detención preventiva por tráfico de armas y porte de estupefacientes (por dos meses según El Heraldo, pero por un año según Nuevo Arco Iris); el expediente de ese proceso fue cerrado por razones que no son claras y que la justicia volvió a revisar recientemente.

En 1998, Kiko Gómez intentó lanzarse al Senado como segundo renglón de José Eduardo Gnecco Cerchar pero fue inhabilitado por la Procuraduría departamental por tener tres procesos disciplinarios pendientes. Gómez, entonces, puso en su reemplazo el nombre de su esposa Bibiana Bacci, que fue senadora del Partido Liberal durante seis meses en el 2001 como reemplazo de Gnecco y que, luego, fue representante de la Asamblea de La Guajira de 2008 a 2011 también por el Partido Liberal.

Es decir que Gómez había sido más cercano al Partido Liberal al comienzo de su carrera política. Pero cuando decidió lanzarse a la Gobernación de La Guajira buscó el aval de este partido pero le fue negado. Intentó, entonces, con los partidos de La U, el Conservador y la Alianza Social Independiente (ASI) y todos se lo negaron. Finalmente, Cambio Radical aceptó darle un aval en 2011. 

Galán había asegurado durante el debate que él había entrado al partido Cambio Radical mucho antes que Gómez (Galán entró en 2007 para lanzarse al concejo de Bogotá), lo que es cierto.
 
Colombiacheck consultó con un investigador del equipo de Estado y Conflicto del Centro de Investigación y Educación Popular, CINEP, y nos dijo que las conexiones de Kiko Gómez con el contrabando y el paramilitarismo eran conocidas de tiempo atrás en la región. 

Agregó que Gómez hace parte de un linaje asociado a actividades ilegales desde las épocas de la bonanza marimbera y que es un gran terrateniente de Fonseca que financió grupos paramilitares cuando fue afectado por la extorsión.  El nombre del investigador lo omitimos porque otros investigadores que han criticado a Gómez han sido amenazados. 

Ya en el ámbito nacional, una investigación de Verdad Abierta sobre la historia del paramilitarismo en la Guajira, publicada en abril de 2011, mencionaba a Kiko Gómez como uno de los jefes locales que se aliaron con el Frente Contrainsurgente Wayúu de las AUC  en 2001, pero no tuvo mucho eco. 

En junio de ese año, la ahora candidata Claudia López publicó una columna en La Silla Vacía en la que denunció a Gómez:

“Me pregunto, por ejemplo, cuándo los grandes medios se darán por enterados que en la Guajira es vox populi que uno de los candidatos más opcionados para ganar la gobernación, Juan Francisco Gómez Cerchar, más conocido como “Kiko” Gómez, es famoso por sus cruces con ganado, regalías, gasolina u otros insumos y productos. Cuándo usarán sus unidades investigativas para preguntarle si un tal Marquitos Figueroa es brazo armado y financiero de su campaña y la de otros de sus copartidarios. De paso pueden indagar la relación entre esos dos brazos y el incremento de la trashumancia registrada en las inscripciones de cédulas para votar en Octubre en la Guajira. También podrían preguntarle en Bogotá a Germán Varón, con qué criterio Cambio Radical le dio aval al ‘Kiko’.”

Una semana después, la revista Semana publicó un artículo sobre el fantasma de la parapolítica en el que cita a un paramilitar desmovilizado según el cual Kiko Gómez fue auxiliador del grupo paramilitar de Jorge 40. Y además que tenía 15 investigaciones disciplinarias en la Procuraduría por presunta corrupción. El artículo cuenta que dos días antes, el 9 de junio, Cambio Radical le había otorgado el aval para lanzarse a la gobernación después de que La U, los conservadores y la Alianza Social Indígena (ASI) se lo negaran. De manera que todas las acusaciones contra Kiko Gómez eran ampliamente conocidas cuando el partido le dio el aval.

Luego en julio, la Corporación Nuevo Arco Iris le entregó al gobierno la primera fase de una investigación sobre los riesgos de infiltración de mafias en la política financiado por  el Ministerio del Interior y el Instituto Nacional Demócrata de los Estados Unidos, una ONG del Partido Demócrata. En ese momento el informe era confidencial y sólo lo recibieron el presidente, los ministerios del Interior y de Defensa, el Das y el Director de la Policía quienes debían entregarle la información a los partidos. Sin que los detalles fueran públicos, trascendió a los medios que el informe había causado polémica entre los partidos.

Durante la Bancada de Parlamentarios de Cambio Radical, el 26 de julio, el Representante Germán Varón, uno de los cuatro codirectores del partido, abogó porque se le retiraran los avales a 283 candidatos de ese partido cuestionados en el informe de Nuevo Arco Iris. Pero la bancada decidió que sólo se retiraran avales sobre la base de sentencias condenatorias. Varón entonces dejó constancia, obtenida en la época por La Silla Vacía, de que solicitaba especialmente que se le retiraran los avales a Kiko Gómez y a otros cinco candidatos a pesar de no tener sentencias en su contra.

A mediados de agosto el informe de Nuevo Arco Iris se hizo público y empezaron las primeras amenazas contra sus investigadores: Marquitos Figueroa, el hoy condenado socio armado de Kiko Gómez,  citó a una investigadora de Nuevo Arco Iris para que se vieran en un hotel y León Valencia recibió tres llamadas amenazantes de la Guajira.

El 16 de agosto, después de que hubiera pasado cierre de inscripción de candidaturas y hubiera transcurrido casi todo el plazo que tenían los partidos para hacer modificaciones hasta el 18 de agosto, Varón renunció a la codirección. Carlos Fernando Galán fue nombrado director único del partido Cambio Radical el 17 de agosto de 2011, cuando era candidato a la alcaldía de Bogotá. El nombramiento de Galán y su decisión inmediata de purgar las listas causó molestias dentro del partido. El entonces senador Antonio Guerra (hoy en detención preventiva por el escándalo de Odebrecht) calificó la designación de Galán de "arbitraria" y acusó a Germán Varón de creerse el "nuevo dueño de la moral de Cambio Radical".

Dos días después de tomar el poder del partido, Galán le pidió al Consejo Nacional Electoral anular la inscripción de 308 candidatos cuestionados o inhabilitados incluyendo a Kiko Gómez, haciendo de Cambio Radical el partido que más candidatos purgó de sus listas después de la publicación del informe de Nuevo Arco Iris.

Ese mismo 17 de agosto el senador de La U Jorge Ballesteros, único senador de la Guajira en ese momento llegó sin cita y acompañado de Kiko Gómez a la oficina de Galán a pedirle que no le quitara el aval. Uno de los asesores de campaña le dijo al director en tono ambiguo que se puede interpretar como una amenaza: “Doctor Galán, usted es candidato a la alcaldía de Bogotá y hoy mismo le puede aparecer una investigación en Riohacha”.

Cambio Radical utilizó varios argumentos para pedir la anulación de la inscripción de sus candidatos dependiendo de la situación individual de cada uno y Kiko Gómez era uno de nueve candidatos sobre quienes el único argumento que se utilizó fue la “inconveniencia política”. Pero el presidente del tribunal electoral, José Joaquín Vives, respondió que esto no constituía "una inhabilidad ni de una causa constitucional ni legal" sino que era "una valoración interna de los partidos políticos". Al final sólo fueron retirados 170 de los 308 candidatos cuestionados de Cambio Radical. Kiko Gómez siguió adelante con su candidatura y ganó las elecciones con una votación del 52,3 por ciento.

Cuando consultamos a Carlos Fernando Galán sobre estos hechos y  nos dijo que “vale la pena aclarar que cuando yo llegué a la dirección de CR ya esos avales habían sido entregados.” Lo cual es verdad según pudimos comprobar. 

En cuanto a su afirmación de haber retirado 300 avales cuando al final casi la mitad de esos candidatos siguieron adelante gracias a la decisión del CNE explicó que “en 2011 todos los 300 avales fueron revocados lo que pasa es que algunos pusieron abogados que los defendieran y los mantuvieran como candidatos”. 

Galán nos contó que en ese momento utilizó como argumento que había surgido información nueva sobre Kiko Gómez y que cuando este fue a su oficina le dijo que le iba a revocar el aval por tener una investigación abierta por homicidio. No pudimos confirmar que este hubiera sido el argumento utilizado ante el CNE pero sí encontramos que para marzo de 2011 Yandra Cecilia Brito Carrillo, ex alcaldesa de Barrancas, ya había puesto una denuncia ante la Fiscalía acusando a Kiko Gómez del asesinato de su esposo Henry Ustáriz Guerra en 2008. (Brito fue asesinada en 2012 y en 2017 Gómez fue condenado a 55 años de prisión por ambos homicidios).“Yo no le habría dado el aval si hubiera dependido de mí,” insistió Galán cuando hablamos con él.

La situación de Kiko Gómez se empezó a poner más difícil a comienzos de abril de 2013 cuando la revista Semana sacó un artículo de portada con el titular “Un gobernador de miedo en La Guajira”. A mediados de mayo Andrés Villamizar, jefe de la Unidad Nacional de Protección, les informó a Ariel Ávila y León Valencia de Nuevo Arco Iris y a Gonzalo Guillén (corresponsal del Miami Herald que estaba haciendo investigaciones sobre la Guajira) que existía un plan inminente para asesinarlos.

En septiembre Claudia López salió del país amenazada por Marquitos Figueroa y Kiko Gómez. León Valencia, Claudia López, Ariel Ávila y Gonzalo Guillén, le enviaron una carta al ministro Aurelio Iragorri y al general de la Policía Rodolfo Palomino diciendo que era “inadmisible que en tres meses ninguna autoridad haya verificado o descartado los indicios muy precisos que tiene la Unidad de Protección. La evasión o dilación de las autoridades nos dejan en riesgo mortal; dependemos, como cualquier otro colombiano, de la eficacia del Estado y el aparato policial y judicial”.

Kiko Gómez fue capturado el 12 de octubre de 2013 durante el Festival del Carbón en Barrancas con cargos por homicidio y vínculos con paramilitares.  Los vínculos con paramilitares de los que se le acusa tenían que ver con su cercanía con el jefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias "Jorge 40" y la organización de Marcos Figueroa alias Marquitos. En junio de 2017 Gómez sería condenado a 40 y 55 años de prisión.

A comienzos de 2014, meses después de la captura de Kiko Gómez, la Unidad Nacional de Protección recibió información confiable de un plan para asesinar a Claudia López desde la Guajira, quien ya en ese momento era senadora electa con la mayor votación del Partido Verde.

Mientras tanto, Galán se había lanzado al Senado como cabeza de la lista de Cambio Radical y había sido elegido con la mayor votación de su partido.
 
El tema de los avales de la Guajira volvió a convertirse en un problema para Galán en 2015, en la siguiente ronda de elecciones regionales. Galán dejó la decisión de a quién se le daba el aval para la gobernación de la Guajira en manos de la familia Char, el otro gran poder adentro de Cambio Radical, además de Vargas Lleras, y ellos decidieron dárselo a Oneida Pinto (cuestionada por la cercanía suya y de su exesposo, investigado además por un asesinato, con Kiko Gómez). Galán se quejó de que no se hubiera consultado ese aval con la dirección nacional del partido, como decían los procedimientos internos que debía suceder.

Esto nos lo confirmó el candidato cuando hablamos con él: “Cuando yo era director nuevamente de Cambio Radical en 2015, los delegados de ese partido en la costa le dieron aval a Oneida Pinto sin que eso pasara por el procedimiento establecido en la dirección nacional. Yo dije públicamente, si no se revoca ese aval y se cumple el procedimiento, yo renuncio a la dirección.” Efectivamente, Galán renunció a la dirección de Cambio Radical cuando no pudo hacer nada para evitar que le dieran el aval a Pinto.

Galán sólo renunció a Cambio Radical y a su curul en el Senado el 5 de junio de 2018, un mes y medio antes de terminar su periodo que iba hasta el 19 de julio. Su renuncia no tuvo nada que ver con los personajes cuestionables que hicieron parte del partido sino con la decisión de este de apoyar a Iván Duque en la segunda ronda de elecciones presidenciales. Galán dijo en su carta de renuncia que el proyecto político del Centro Democrático “no es coincidente con mis principios (y creo que tampoco lo es con los principios que dieron origen a Cambio Radical)”.

En conclusión, es verdad que Claudia López fue de las primeras personas en denunciar públicamente a Kiko Gómez. Es verdad también que Kiko Gómez amenazó e intentó atentar contra Claudia López, Ariel Ávila y León Valencia varias veces entre 2011 y 2014. Es verdad que a pesar de que las denuncias contra Kiko Gómez eran ampliamente conocidas, Cambio Radical le dio el aval. Y es verdad que Galán siguió mucho tiempo en el partido que había prometido depurar a pesar de no haberlo podido hacer. Pero no es verdad que lo hiciera con la complacencia de la que López lo acusa porque también es verdad que Galán, al subir a la dirección del partido, intentó revocar a Gómez (aunque no pudo hacerlo porque no estaba en su poder) y que cuando sus copartidarios le dieron el aval a una heredera de este, él renunció como director aunque no como senador. Le escribimos al equipo de Claudia López para preguntarle más sobre las afirmaciones que hizo sobre este tema pero no recibimos respuesta.

Con todos estos elementos, calificamos las afirmaciones tanto de López como de Galán como “Verdaderas, pero”.
 

RedCheq

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Miércoles, 02 Diciembre 2020

Declaraciones de la ‘Coalición Mundial por la Salud y la Vida’ sobre COVID-19 son engañosas

Por Laura Bayer Yepes - RedCheq

Según un audio que circula por WhatsApp, el COVID-19 no es una enfermedad pulmonar, ingresa al cuerpo por los oídos y tiene una capa grasosa que se robustece al consumir alimentos grasos. Pero todas estas afirmaciones son falsas.

En las últimas semanas circuló un mensaje en audio de WhatsApp que asegura “que el COVID no es una enfermedad pulmonar” y que además, repite desinformaciones acerca de la naturaleza y el tratamiento del virus, como que las antenas 5G activarán el virus en las personas contagiadas, que las gárgaras con bicarbonato y limón, o agua y sal marina pueden prevenir el contagio o que la Ivermectina desarticula la enfermedad en su primera fase (afirmaciones que ya hemos verificado y que se pueden leer en los enlaces relacionados). Algunas de estas afirmaciones también fueron compartidas a través de Facebook en una publicación con otro audio que, si bien no es exacto, sí tiene muchas similitudes con el objeto de este chequeo.

El mensaje de WhatsApp fue emitido por una mujer llamada Claudia Cepeda, quien refiere en el audio que es médica de la Universidad Nacional y pertenece a la Coalición Mundial por la Salud y la Vida (Comusav) Colombia, una organización que se dedica a “despertar la conciencia de todas las personas”, como describe su página web. En la página de Facebook de la organización aparece citada como “médica estética”.

Aunque en el audio dice ser estudiante de una especialización en medicina alternativa y manejo de pandemia en Italia, Cepeda le confirmó a Colombiacheck través de una conversación telefónica que en realidad se trata de un diplomado con el mismo nombre realizado aquí en Colombia, en la fundación Universitaria Génesis que tiene convenios con Italia, de la que no encontramos una página web oficial.  

Cepeda aseguró también que la Comusav nació en medio de la pandemia, está presente en 36 países del mundo, son “opositores” a la Organización Mundial de la Salud, OMS, y están liderados por un supuesto médico biofísico llamado Andreas Kalcker, conocido por promover el uso del dióxido de cloro como tratamiento para curar el COVID-19.

Anteriormente, nuestros colegas españoles de Maldita Ciencia, aliados de #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN, (de la cual Colombiacheck es miembro), para combatir la desinformación al respecto del brote de coronavirus en el mundo; habían calificado como falsas las afirmaciones de Kalcker, pues como también lo explicamos en un chequeo anterior, tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son ingredientes activos de ciertos desinfectantes, pero no están hechos para que los ingieran las personas. Además, causan quemaduras en la mucosa oral y gastrointestinal.

Volviendo al audio, Colombiacheck encontró en su contenido 20 afirmaciones verificables, de las cuales presentamos a continuación seis que incluyen elementos nuevos acerca de las características del virus que generó la actual pandemia. Las 14 frases restantes del audio que dura 19 minutos, ya han sido verificadas previamente y se encuentran en nuestro especial de Mentiras y Verdades sobre el Coronavirus

Al consultarle a la autora por la evidencia científica de las mismas, no fue citado ningún estudio específico. Y haciendo nuestra propia revisión Colombiacheck encontró que de las frases verificadas, cuatro resultaron falsas y dos cuestionables.

“El COVID no es una enfermedad pulmonar”

Falso

El audio inicia con la afirmación de que el COVID-19 no es una enfermedad pulmonar, sino que se trataría en realidad de una molécula que “armaron intencionalmente, compuesta por cuatro partículas: la peste del SARS, el virus del VIH, el H1N1 y una partícula de tuberculosis”. Esta frase se asemeja a algunas desmentidas anteriormente por Colombiacheck y, por supuesto, es falsa. 

Existe una gran cantidad de evidencia recopilada a lo largo de la pandemia sobre los efectos a nivel pulmonar que causa el nuevo coronavirus. Desde inicios de la pandemia, en febrero, se publicó en la revista Nature, una de las más importantes revistas internacionales de ciencia, un artículo que notificaba el brote de neumonía causado por el nuevo virus en la ciudad de Wuhan, China. La neumonía es la infección e inflamación del pulmón, lo que desde muy temprano ponía en evidencia el daño a nivel pulmonar que hace el que posteriormente se nombró como nuevo coronavirus. 

Hicimos una búsqueda sobre COVID-19 y neumonía en el portal Litcovid, que publica investigaciones de revistas científicas de todo el mundo realizadas durante la pandemia, y encontrando alrededor de 67.000 publicaciones relacionadas con el daño que puede hacer el virus en el pulmón. Es más, aún se siguen publicando investigaciones respecto al compromiso pulmonar causado por el virus como pudimos evidenciarlo en una publicación de la revista The Lancet en la semana del 1 de diciembre de 2020. Por lo cual es completamente falso que el COVID-19 no sea una enfermedad pulmonar.  

Por otra parte, en oposición a lo que señala el audio de la Coalición Mundial por la Salud y la Vida, una investigación publicada en Nature, el 17 de marzo, afirmaba con suficiente sustento científico que “el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio ni un virus manipulado a propósito”.

En dicha publicación investigadores de Estados Unidos, Reino Unido y Australia, a la cabeza de Kristian G. Andersen, del Departamento de Inmunología y Microbiología del Instituto de Investigación Scripps, La Jolla, Estados Unidos, concluyeron, después de estudiar el genoma del SARS-Cov-2, que los datos genéticos muestran de manera irrefutable que el nuevo coronavirus no ha sido resultado de manipulación genética ni se deriva de ninguna cepa de virus previamente utilizada en el laboratorio, por su parte, plantean dos teorías sobre el origen natural del virus. Lo que a su vez, nos lleva a deducir que es imposible que el nuevo coronavirus contenga partículas del VIH, H1N1 u otros virus. 

Asimismo, como lo habíamos contado desde marzo en Colombiacheck, tampoco es posible que el virus esté asociado a la tuberculosis, ya que la tuberculosis se genera por una bacteria (Mycobacterium tuberculosis).

Por lo cual concluimos que el COVID-19 sí es una enfermedad con compromiso pulmonar y el nuevo coronavirus no está compuesto por partículas de otros virus.

“La COVID-19 es una enfermedad circulatoria”

Cuestionable

El audio emitido por la miembro de la Comusav, posteriormente, declara que el COVID-19 “es una enfermedad circulatoria porque una vez llega a tu corriente sanguínea lo que hace es un proceso de inflamación en todo tu cuerpo. En el proceso inflamatorio la sangre ‘no se escapa’ y causa trombos”. 

Ambas afirmaciones son imprecisas porque, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y distintos profesionales de inmunovirología y epidemiología, la COVID-19 es una enfermedad causada por el virus del SARS-CoV-2 que puede afectar tanto al sistema respiratorio como al sistema cardiovascular y otros sistemas. 

“Este virus causa enfermedad inflamatoria y se asienta en diferentes órganos, eso es lo que da una sintomatología que puede causar múltiples complicaciones”, explica la epidemióloga Martha Londoño. “El virus hace posible que se genere un ambiente favorable para la coagulación, que se formen trombos y por tal razón, hay grandes problemas por coágulos pulmonares, cerebrales o en el corazón”, añade Londoño.

Así mismo, Rita Almanza, enfermera epidemióloga y líder de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud de Medellín, asegura que, en su mayoría, los casos de inflamación por COVID-19 son leves; pero corrobora que puede presentarse una respuesta inflamatoria por parte del organismo afectado y además pueden presentarse trombos. 

La Asociación Colombiana de Cardiología, también reconoce que la incidencia de síntomas cardiovasculares en pacientes con COVID-19 es alta, “en parte debido a la respuesta inflamatoria sistémica, a los trastornos del sistema inmunitario durante la progresión de la enfermedad y a efectos directos sobre el sistema cardiovascular”, dice en un boletín de su página web.

Calificamos entonces la afirmación del audio en relación a que el COVID-19 es una enfermedad circulatoria como cuestionable, porque es una enfermedad de origen infeccioso, producida por el virus SARS-CoV-2 que sí causa un proceso inflamatorio y efectos en múltiples órganos, incluyendo el sistema circulatorio como señalamos previamente, pero no se trata sólo de una enfermedad circulatoria. 

“El virus tiene una capa grasosa y si se consumen alimentos grasos, esta se robustece”

Falso

El audio de WhatsApp prosigue con la descripción de la composición del SARS-Cov-2 asegurando que tiene una capa grasosa que lo recubre y que no se descompone con medicamentos ni con hierbas. Más adelante agrega que las gárgaras de bicarbonato tibio y limón o gárgaras con agua sal marina tibia protegen en un 60 por ciento del contagio del virus, y que “cada vez que comemos grasas y harinas, y harinas refinadas, engrosamos la molécula del COVID. Porque como está forrada en una capa grasosa, se robustece”. 

Si bien se sabe que el nuevo coronavirus es un virus de ARN, es decir tiene en su interior Ácido Ribonucleico, el cual está envuelto por una capa externa de lípidos (o grasas), esto sería lo único cierto de todas esas afirmaciones. 

Múltiples expertos han reafirmado que lo único que desintegra esa capa o envoltura y deja al virus sin posibilidad de infectarnos es lavarse las manos con agua y jabón, no hay evidencia de la protección frente al contagio con gárgaras, o la ingesta de tés o inhalando vapores

La epidemióloga Martha Londoño, de la Secretaría Seccional de Salud de Antioquia, le explicó a Colombiacheck que “el virus vive de la célula humana y no tiene nada que ver con las sustancias que consumamos o dejamos de consumir”.

Tampoco encontramos estudios que sustenten que la envoltura del virus se haga más robusta por la comida que se ingiera, después de revisar en las bases de datos de investigaciones científicas, como Pubmed o Litcovid sobre el consumo de alimentos grasos o harinas (carbohidratos) y el engrosamiento de la envoltura grasa del virus. 

Por lo cual calificamos como falsas las afirmaciones del audio sobre el engrosamiento de la envoltura del virus por las comidas grasas, así como el uso de gárgaras de bicarbonato, limón o sal marina para protegerse del virus. 

“El tapabocas no debe ser lavable sino ‘medicado’”

Cuestionable

La mujer prosigue en el audio indicando que el tapabocas “no es un pañuelo de moda” y que no debe ser lavable, sino medicado, pues este “protege del contagio del virus en un 95 -98 por ciento”. 

Más allá del tipo de tela con el que esté confeccionado o si se trata de material quirúrgico, el efecto del tapabocas consiste en prevenir la forma de transmisión del virus más frecuente: persona a persona, por medio de gotículas de saliva al toser, estornudar o hablar. 

“Una tela gruesa protege más; una muy delgada o que tenga mucho distanciamiento entre sus fibras, más vaporosa, no es una mascarilla buena”, concuerda la epidemióloga Londoño. Sin embargo, aconseja verificar la textura de la tela, aunque sea lavable, pues asegura que lo que se busca con el uso de la mascarilla permanente es evitar la salida del virus hacia el exterior. 

El pasado 9 de junio de 2020, Colombiacheck informó sobre la actualización de la Organización Mundial de la Salud sobre el uso del tapabocas. En ella, la OMS aseguró que “tanto las mascarillas quirúrgicas desechables como las reutilizables de algodón de 12 a 16 capas estuvieron asociadas a la protección de individuos sanos en las casas y entre los contactos de casos”.

Si bien no cualquier tapabocas es útil, como lo describimos en un explicador, según la doctora Rita Almanza Payares, enfermera epidemióloga y líder de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud de Medellín, un tapabocas reutilizable sí puede ser adecuado si cumple con los siguientes aspectos: 

  • Cubre por completo nariz y boca. 
  • El material de elaboración es tela no tejida, antifluido o de pellón de gramaje medio. 
  • Fue fabricado con tres capas de estas telas.

Si cumple con estas condiciones, el tapabocas de tela puede proteger del virus. Por esta razón, calificamos esta afirmación como cuestionable. 

“El virus también ingresa al cuerpo por los oídos”

Falso

“El virus no solamente entra por la boca y la nariz, ingresa por todas tus mucosas, por los oídos y por los ojos, pero nadie está al cuidado de ponerse unos taponcitos en los oídos”, dice el audio. 

Al respecto, las doctoras Martha Londoño y Rita Almanza coinciden en que el virus ingresa por las mucosas del cuerpo que tienen humedad: boca, nariz y ojos. “No se ha encontrado evidencia científica de que el virus entre por el oído”, aseguran las especialistas en epidemiología. 

Asimismo, el médico Christopher DeFlitch, urgenciólogo del centro médico de Penn State Health, uno de los expertos en realizar pruebas de COVID-19 en Pensilvania, Estados Unidos, publicó un video en YouTube desmintiendo que este virus pueda entrar al cuerpo por tocarse los oídos. 

Igualmente, expertos internacionales en Salud Pública del portal learnaboutcovid19 señalan: “ No es tan probable infectarse con COVID-19 a través del oído como infectarse a través de la nariz, la boca y los ojos. La superficie del conducto auditivo externo se parece más a la piel del resto de nuestro cuerpo, que actúa como una barrera protectora y dificulta la entrada del SARS-CoV-2. Por el contrario, los tejidos que recubren la superficie de la nariz, la boca y los ojos son membranas mucosas (o un revestimiento delgado de células que secretan moco), y permiten más fácilmente la entrada del virus que causa el COVID-19”.

De ese modo, calificamos como falsa esta afirmación del audio de que el nuevo coronavirus entraría por los oídos.

“Tomar bebidas frías hace que el virus mute” 

Falso

“Tomar bebidas frías hace que las moléculas muten”, afirma igualmente el audio refiriéndose al virus. Respecto a esta aseveración, la respuesta de las expertas consultadas por Colombiachek, Londoño y Almanza, es tajante: “No existe evidencia científica de que el consumo de alguna bebida incida en el comportamiento del virus en el cuerpo humano.” 

“El consumo de bebidas calientes o frías o de cualquier otro alimento no altera al virus”, afirma la doctora Londoño. “El virus entra por las mucosas húmedas del organismo como boca, nariz y ojos y se adhiere a la célula humana, ya en el interior, empieza su reproducción. No tiene nada que ver si tomamos una sustancia u otra para matarlo”. 

En Colombiacheck también revisamos nuevamente las bases de datos científicas en búsqueda de algún estudio que relacionara el nuevo coronavirus con las bebidas frías, pero no encontramos ninguna publicación. Por lo tanto esta afirmación la calificamos como falsa.