Pasar al contenido principal
Domingo, 09 Septiembre 2018

Es engañoso decir que por cada árbol talado, la alcaldía planta ocho

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Al día de hoy se han talado 10.714 árboles en el espacio público de Bogotá. Y en el mismo espacio, sólo se han sembrado 23.287; es decir que existe una relación de dos árboles sembrados por cada uno talado.

Cuarenta y seis árboles fueron talados en la noche del pasado 30 de agosto. Y solo eso bastó para que la comunidad hablara de ‘arboricidio’, se movilizara activamente por la protección de estos seres vivos y consiguiera que el Jardín Botánico suspenda temporalmente estas actividades.

Pero cuando la discusión estaba aún al rojo vivo, la alcaldía de Enrique Peñalosa salió al paso al tema y publicó una nota de prensa que se titula: ¿Sabía que la Alcaldía planta ocho árboles por cada uno que tala?

Esta nota fue difundida también a través de las redes sociales de la entidad.

 

 

Sin embargo, lo que encontró Colombiacheck al hablar con expertos y revisar la información es que la cifra es Engañosa.

Colombiacheck le consultó al Jardín Botánico José Celestino Mutis de Bogotá de dónde provino la cifra usada por la Alcaldía sobre la relación de ocho árboles plantados por cada uno talado.

Yamid Saldaña, vocero de la entidad, confirmó que correspondía a los datos del PlanT, en en el que se registran un total de 86.361 árboles plantados.

Datos Plan T de la Alcaldía de Bogotá

*Captura de pantalla hecha el jueves 6 de septiembre de 2018.

Frente al dato de árboles talados, la nota de prensa de la Alcaldía hace la precisión de que “la tala es la última medida a la que se llega, y se ejecuta cuando el árbol presenta enfermedades y afectaciones irreversibles. De hecho, de las últimas tres administraciones, esta es la que menos árboles talados registra” (esta última afirmación ya fue desmentida por Vice en otro artículo).

El número de árboles talados en esta administración que da la nota, y que replica el mismo alcalde a través de un trino, es de 10.714.

 

 

Y según informó la Secretaría de Ambiente, estos árboles han sido talados en el espacio público de la ciudad.

Ahora bien, como ya lo contó Colombiacheck en una nota anterior (vea Peñalosa dice verdades a medias sobre la arborización de Bogotá), frente a las cifras de los árboles plantados en el PlanT, el ítem de ‘Espacio público’ cuenta los árboles plantados en espacio público no administrado, como separadores de vías y andenes.

Los ‘replantes’ son árboles que planta el Jardín Botánico pero que, por distintas razones, no se logran desarrollar y mueren. De manera que, en esos casos, la entidad tiene que volver a plantarlos.

Esto quiere decir que los 10.938 árboles que aparecen en el ítem de “replantes”, son árboles que se sembraron dentro del ‘espacio público’ y que, ante su muerte, el Jardín Botánico tiene que reemplazar, de acuerdo con las funciones que tiene la entidad establecidas en el decreto 984 de 1998.

Y lo que esto indica, además, es que al Jardín Botánico se le está muriendo el 47% de los árboles que siembra en el espacio público. Un número alarmante, de acuerdo con Herman Martínez Gómez, exdirector del Jardín Botánico (2008-2010), pues, según él, el dato histórico de replantes siempre había estado alrededor del 10%.

Los otros dos ítems señalados dentro de la información del PlanT (espacio privado y restauración ecológica), no corresponden al área urbana de la ciudad que administra el Jardín Botánico desde su oficina de arborización, como también fue mencionado en la nota anterior.

De modo que, como nuevos árboles plantados, mezclando todo lo que siembra el Jardín Botánico, solo se cuentan 76.023, restando los 10.938 que han sido replantados. Pero en relación a los 10.714 talados, los que entran a hacer la compensación son única y exclusivamente los 23.287 señalados en el ítem de ‘espacio público’. Lo que quiere decir que frente a los árboles talados no hay una relación de ocho a uno (ocho árboles plantados por cada uno talado), sino de apenas dos a uno.

“Si no decimos el qué ni el dónde, los indicadores pueden engañar”, sostiene Germán Andrade, experto en temas de gestión de ecosistemas y conservación de biodiversidad, quien confirma que los valores dados deben corresponderse para hablar de una verdadera compensación.

Por otro lado, aunque no es muy clara la normativa sobre la compensación que se debe hacer por tala de árboles (cuántos árboles sembrar por cada individuo talado), esta cifra también muestra que el Jardín Botánico ha talado casi el mismo número de árboles que se le están muriendo en el espacio público. Y está contando como nuevas siembras en la ciudad los árboles que ha donado e instalado en espacio privado y zonas de reserva forestal.

Recomendaciones internacionales

Como se ha registrado en algunos medios nacionales, la Organización Mundial de la Salud recomienda a las grandes ciudades tener un árbol por cada tres habitantes para tener un aire de mejor calidad.

Según el Sistema de Información para la Gestión del Arbolado Urbano de Bogotá (Sigau), la capital tiene aproximadamente 1’272.000 árboles. Y de acuerdo con el informe Bogotá Cómo Vamos, en el Distrito habitan 7’890.001 personas. Lo cual quiere decir que en Bogotá hay un árbol cada 6,20 habitantes.

Viernes, 23 Agosto 2019

La mayoría de fotos compartidas sobre el Amazonas no corresponden con la emergencia de los últimos días

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Siete de doce fotos que revisamos sí fueron tomadas en la región de la Amazonia, pero en años anteriores. Solo una es verdadera y otra más ni siquiera fue tomada en esa zona.

#PrayForAmazon es la tendencia que se ha movido en redes sociales en los últimos días para denunciar y llamar la atención sobre los incendios que están afectando la selva amazónica. Acompañando esta etiqueta, muchos usuarios han hecho virales fotografías que no corresponden con la emergencia ambiental, pues algunas fueron tomadas tiempo atrás o ni siquiera son de la selva del Amazonas.

Entre estos usuarios se encuentra el candidato a la Alcaldía de Bogotá Hollman Morris, quien publicó un trino en el que dijo: “Este es el incendio en la amazonia, una tragedia de escala global resultado de políticas de deforestación del gobierno de Bolsonaro, el Peñalosa brasilero. El cambio climático es la amenaza más grande para la humanidad #PrayforAmazonas”, acompañado de algunas de estas fotos descontextualizadas.

Nos unimos a las voces que alertan por la catástrofe que los incendios están generando para la vida en el planeta. Sin embargo, creemos que la verdad es un elemento importante para contribuir efectivamente al debate. Por esa razón, Colombiacheck decidió revisar la veracidad de las fotos compartidas por el candidato Morris y que coinciden con las que cientos de usuarios compartieron en sus redes sociales.

No, esto no es en la Amazonia

El portal de verificación de Brasil Aos Fatos revisó la imagen del conejo carbonizado y escribió, en una nota publicada el 21 de agosto que la foto fue tomada después de un incendio en California en noviembre 2018 por el fotógrafo estadounidense Chris Rusanowsky. 

Según la verificación de AFP, la imagen de un animal, que parece ser un zorro, huyendo de las llamas fue tomada el 17 de agosto de 2011 por el reportero gráfico Silva Junior, de Folhapress, durante la cobertura de los incendios ocurridos en septiembre de ese año, en Ribeirão Preto, São Paulo

El portal brasileño Pleno News publicó ayer una verificación de esta y otras fotografías. En el caso específico de esta foto del zorro “lo que se puede ver es una quemadura de caña en Sertãozinho, en el interior de São Paulo”.

Sobre esta foto de un oso hormiguero muerto en un campo, Pleno News dice que aparece en una publicación en el periódico Integration - Daily Regional, el 20 de mayo de 2011. Según este último medio, el animal fue víctima de una quemadura ilegal en una granja del presidente Wenceslao, en el interior de São Paulo.

Y esta última revisada por Pleno News se tomó en 2016 y apareció en una publicación del portal People of Opinion, en el que la Policía Federal de Carreteras (PRF) advirtió sobre los riesgos de atropellar animales en el estado brasileño de Rondonia. Es decir, en este caso la foto ni siquiera tiene que ver con un incendio en el Amazonas.

Sí es el Amazonas, pero las fotos no son recientes

Según verificó AFP Factual, esta fotografía no corresponde a los incendios de este año, sino al año 1989. “La imagen fue tomada por un fotógrafo de Sipa Press, adquirida luego por Rex Features y publicada por The Guardian en 2007, en un reportaje especial sobre la deforestación de la Amazonia a lo largo de 40 años”, de acuerdo con el medio. 

Esta foto muestra una zona de la Amazonia, pero fue tomada en agosto de 2008 por Daniel Beltrá, fotógrafo de Greenpeace, en medio del fuego que se desató en la municipalidad de Sao Felix Do Xingu, en el estado de Pará, según AFP.

“En esta foto del 25 de agosto de 2016 publicada por Ibama, el Instituto Brasileño del Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables, miembros del Centro Nacional para Prevenir y Combatir los Incendios Forestales (PREVFOGO), combaten un incendio forestal en el Parque Indígena Xingu en el estado de Mato Grosso en La cuenca amazónica de Brasil”, dice la descripción que acompaña a esta fotografía en la página de la agencia Associated Press. Fue tomada por el fotorreportero Vinicius Mendonça.

imagen

Esta foto fue tomada por el fotógrafo Ricardo Funari en el estado brasileño de Acre el 17 de noviembre de 2017 y está en la página de Getty Images. La descripción de la página dice: “Llamas y calor, detalle de la quema de la selva amazónica, degradación ambiental causada por la deforestación”.

El 4 de agosto de 2017 el fotógrafo de Reuters Bruno Kelly tomó esta foto durante la “Operación Ola Verde", una quema controlada llevada a cabo por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (Ibama). 

Esta foto fue tomada por el fotorreportero Aráquem Alcântara y para poder determinar la fecha y el lugar exactos en que fue capturada intentamos comunicarnos con él. Sin embargo, hasta el momento de publicar esta nota no fue posible.

Lo que pudimos averiguar es que la foto sí fue tomada en la Amazonia y fue publicada por primera vez en su cuenta de Instagram el 22 de julio de 2016.

 

Asimismo, aparece en una fotogalería de la Deutsche Welle, medio alemán, el 28 de septiembre de 2017.

Lo mismo ocurre para esta otra foto, también tomada por Alcântara. No logramos determinar la fecha exacta de publicación, pero aparece por primera vez en su Instagram el 3 de diciembre de 2017 y fue utilizada para ilustrar dos notas de Imazon el 21 de marzo y el 12 de septiembre de 2017.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Amazônia

Una publicación compartida de Araquém Alcântara (@araquemoficial) el

Verdadero 100% No fake 

Esta imagen corresponde a una captura de pantalla de una plataforma llamada Windy, que permite ver en tiempo real imágenes de la dirección del viento, las olas, las nubes, lluvias, truenos y la temperatura en todo el planeta. En este caso, la imagen muestra los niveles de CO2 producto de los incendios que están ocurriendo en la región amazónica. Y como permite visualizar la superficie de la Tierra en tiempo real, la imagen publicada en redes de ayer es distinta a la que podemos ver en este momento a través de la aplicación.  

Las inchequeables

Dentro de las fotos publicadas por Morris, hay otras cuatro que no pudimos verificar. 

La foto de un grupo de monos reunidos y abrazados entre sí ha sido publicada en redes sociales por lo menos desde el 8 de febrero de este año; volvió a usarse el 11 y el 14 de julio. Asimismo, las publicaciones provienen de distintas regiones, pues las vimos en español, turco y ruso.

Esta foto de los monos, además, está dividida y se presenta, en uno de los mosaicos replicados por el candidato a la Alcaldía de Bogotá, como una imagen separada de esta otra:

Sin embargo, en las búsquedas que hicimos en Google, encontramos que ambas imágenes corresponden a la misma fotografía.

Hay otras tres imágenes que que no pudimos encontrar al hacer búsqueda en Google y Yandex y las ponemos a continuación.

 

RedCheq