Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 11 Febrero 2020

Joven que será demandada por abortar contó su versión… pero hace un mes

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Un artículo asegura que la joven en medio de la polémica por el aborto decidió contar su versión. Pero las declaraciones que cita son de hace un mes, antes incluso de que se realizara el procedimiento.

Esta semana, un hombre llamado Juan Pablo Medina generó polémica pues dijo en varios medios colombianos que no aceptaba la decisión de su exnovia de acceder a una interrupción voluntaria de un embarazo que inició cuando ellos se encontraban en una relación sentimental. En los últimos días, además, anunció que la demandaría por ello. 

En medio de la controversia, el periódico Publimetro publicó un artículo en el que asegura que, “tras varios pronunciamientos de su expareja ante los medios de comunicación, joven que será demandada por abortar contó su versión”. Ese es el comienzo del artículo publicado el 11 de febrero.

En el artículo, el medio afirma que “aunque no se saben mayores detalles de ella, la emisora regional Radio Súper logró contactarla”.

Efectivamente Radio Súper, una emisora de Popayán, habló con la joven gestante (cuyo nombre no compartiremos para preservar su derecho a la intimidad) sobre sus razones para interrumpir voluntariamente el embarazo. 

La entrevista, sin embargo, se realizó el 17 de enero de 2020. Publimetro, en ningún momento aclara que la entrevista hubiese sido realizada hace casi un mes. En cambio, señala que en la emisora, “ella dio algunas declaraciones sobre lo que ha pasado en los últimos días”.

Incluso, las declaraciones de la joven en Radio Súper se registraron antes de que Profamilia hubiese realizado la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) tras haber confirmado que efectivamente el caso se enmarcaba en una de las tres causales que permiten el aborto en Colombia.

A raíz de que la información de Publimetro se ha difundido en redes sociales como si fuera actual, y ante la falta de precisión por parte del medio sobre la fecha en que fue realizada la entrevista por Radio Súper, decidimos realizar una verificación. Pues presenta como actual una información que fue suministrada en un contexto distinto. 

Por esa razón, y para prevenir que ciudadanos caigan en información errada, calificamos el artículo de Publimetro como cuestionable.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Viernes, 19 Octubre 2018

Hay más de 8.000 venezolanas embarazadas registradas en Colombia

Por Sania Salazar

Un funcionario de la Cancillería redondeó la cifra en ocho mil, pero hay que aclarar que la fuente es un registro de migrantes que realizó el Gobierno, por lo que es posible que haya más mujeres embarazadas que no se registraron.

En el programa Hora 20 de Caracol Radio, el Director para el Desarrollo y la Integración Fronteriza de Cancillería, Víctor Bautista, aseguró que en Colombia hay 8.000 venezolanas en embarazo.

La oficina de prensa de la Cancillería le explicó a Colombiacheck que esa cifra sale del Informe final del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (realizado entre el 6 de abril y el 8 de junio de 2018), en el que, exactamente, se cuentan 8.209 mujeres embarazadas.

En una entrevista con el programa radial venezolano En Compañía Radio, Lucía Ramírez, abogada de la ONG Dejusticia, aclaró que la cifra de las 8.209 mujeres es un registro administrativo que hizo Migración Colombia para toda la población venezolana que hubiera entrado sin documentación, por lo que es posible que algunas mujeres no se hayan registrado y que haya una mayor cantidad de mujeres en esa situación. Por lo anterior, Colombiacheck califica la frase como Aproximada.

En el Ministerio de Salud y Protección Social le suministraron a Colombiacheck la misma cifra, 8.209 migrantes venezolanas en estado de embarazo (atendidas entre marzo de 2017 y julio de 2018).

El informe sobre el registro de migrantes venezolanos indica, además, que de las 8.209 mujeres venezolanas embarazadas, 6.304 no han tenido control prenatal y 8.045 no tienen seguridad social. Según el Ministerio de Salud, además, hay 7.496 mujeres lactantes.

La nacionalidad de los bebés, otro problema

La ONG Dejusticia evidencia otro problema derivado de las migrantes venezolanas que están dando a luz en Colombia: los bebés no tienen ninguna de las dos nacionalidades, por lo cual corren el riesgo de ser apátridas (es decir, no ser reconocidos por ningún estado como ciudadanos).

En el caso de Colombia, no solo basta haber nacido dentro del país para obtener la ciudadanía. Dejusticia recuerda que la nacionalidad por nacimiento en Colombia se adquiere solo cuando alguno de los padres es colombiano o, cuando siendo extranjeros, al menos uno de ellos esté domiciliado en Colombia.

“El gobierno colombiano no ha sido claro en definir si el hecho de tener el Permiso Especial de Permanencia les sirve a las madres y padres venezolanos para cumplir con el requisito de tener un domicilio en Colombia y, por ende, acceder a la nacionalidad colombiana”, señala Dejusticia en en el artículo titulado Los bebés sin patria que podría dejar el éxodo venezolano en Colombia.

Dejusticia explica que las leyes del país vecino le dan la nacionalidad a los hijos de venezolanos nacidos en el extranjero, para lo cual se debe acudir a la misión diplomática y cumplir con un serie de trámites, pero que hay diversos obstáculos para que los migrantes realicen esas gestiones que van desde el desconocimiento hasta trabas de funcionarios de los consulados de ese país.

Además, la ONG indica que Colombia ha tomado medidas para prevenir que los menores se queden sin nacionalidad, como la expedición de la Circular 168 de 2017 de la Registraduría Nacional de Estado Civil, que establece un procedimiento frente a los casos de niños nacidos en Colombia a quienes ni Colombia ni ningún otro estado les reconoce la nacionalidad.

No tener nacionalidad implica para estos bebés no poder acceder a servicios básicos como salud y educación. “La falta de protección de un estado deja a las personas apátridas en situación de indefensión y vulnerabilidad. Ser apátrida es como ser invisible”, sentencia el artículo de Dejusticia.