Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Martes, 15 Octubre 2019

La desnutrición infantil sí ha aumentado en Bogotá pero Claudia López se equivoca al decir que es la más alta del país

Por Diana Ampudia y Angélica Latorre – Zona Franca

Los datos disponibles muestran que la desnutrición infantil ha aumentado en Bogotá. Pero la candidata de la Alianza Verde se equivoca al decir que el fenómeno es más alto en Bogotá que en el resto del país.

En diálogo con Al Punto de Red+ Noticias, la candidata a la Alcaldía de Bogotá por la Alianza Verde, Claudia López, aseguró el pasado 22 de agosto que “los indicadores de salud pública empeoraron. La desnutrición infantil es más alta en Bogotá que en el resto del país, increíblemente.”

Esta afirmación fue uno de los ejemplos que utilizó la aspirante para indicar que pese a las mejoras frente a corrupción y manejo financiero que ha tenido el sistema distrital de salud, los indicadores de salud pública no mejoraron durante la administración de Enrique Peñalosa. 

Un miembro de la campaña de López le dijo a RedCheq que la afirmación está sustentada en una nota de Caracol Radio del pasado 11 de junio de 2019. La noticia señala que, de acuerdo a cifras entregadas por la Secretaría de Salud de Bogotá, hubo un aumento del 61 por ciento en casos de desnutrición crónica en menores de 5 años y un aumento del 65 por ciento en los casos de desnutrición aguda entre 2016 y 2018, según Patricia Arce, Subsecretaria de salud de Bogotá.

Aunque este deterioro coincide con el que se muestra en otras cifras, la nota no presenta indicadores de desnutrición infantil a nivel nacional que sostengan o permitan concluir que el fenómeno es más alto en la ciudad de Bogotá que en el resto del país. 

Por otra parte, al hacer los cálculos tomando el número de casos que aparecen en un documento de rendición de cuentas del Distrito, los porcentajes de incremento serían de 62 por ciento  en desnutrición crónica (Arce la fijó en un punto porcentual menos) y 52 por ciento en desnutrición global.

Aún así, la conclusión es la misma, el problema sí ha crecido en los últimos tres años.

Tabla 1

Cálculos propios con información del Distrito.
*http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=191 
**http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=193 
***http://old.integracionsocial.gov.co/anexos/documentos/2019documentos/30072019_Informe_gestion_RPC_Infancia_Juventud_2019.pdf#page=392 

 

Así que calificamos esta parte de la afirmación de López como verdadera.

Verdadero

Por otra parte, los datos sobre Bogotá mencionados en la nota de Caracol corresponden a lo registrado mediante el Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional, Sisvan, que maneja el Distrito, con la dificultad de que esta información de la capital no se presenta en comparación con cifras a nivel nacional o de otras regiones del país.

Sin embargo, revisamos cifras del Instituto Nacional de Salud, INS, recopiladas en el informe “Desnutrición aguda moderada y severa en menores de cinco años”, que sólo presenta cifras del año 2018. 

Esto, por un lado, hizo imposible chequear las presentadas en 2016 y hacer el cálculo de variación en los últimos tres años. Pero, por otro lado, sí pudimos hacer una comparación nacional. Además, sólo pudimos acceder a información de casos de desnutrición aguda, no las de desnutrición crónica o global. 

Esto ocurre porque estas dos últimas se miden cada cinco años en la Encuesta Nacional de Situación Nutricional, Ensin (la última fue en 2015), mientras que la desnutrición infantil aguda sí se registra anualmente a nivel departamental, distrital (Bogotá, Barranquilla, Santa Marta, Cartagena, Buenaventura) y nacional desde 2016, por ser un evento de interés en salud pública. Es decir, porque está dentro del grupo de enfermedades a las que se debe hacer vigilancia rutinaria por su frecuencia, riesgo que representa para la vida, posibilidades de prevención y efectividad de intervenir. 

Esta información se integra en Sivigila, que es el sistema de vigilancia de enfermedades del país que administra el Instituto Nacional de Salud. Este se alimenta con información de los entes territoriales y corresponde a menores atendidos identificados en clínicas y hospitales, mientras que la Ensin se lleva a cabo en hogares, de modo que sus resultados no son comparables.

En el documento del INS relativo a desnutrición aguda en 2018, los datos se presentan por número de casos y prevalencia o proporción de la población que registra el indicador. 

tabla 2

Aunque Bogotá sí tiene el mayor número de casos, la prevalencia es el dato para entender el comportamiento de la desnutrición infantil en cualquier de sus tres indicadores (aguda, crónica o global). Como le explicó a Redcheq Jannet Arismendi, Directora Ejecutiva de la de la Asociación Colombiana de Facultades de Nutrición y Dietética, Acofanud, es la prevalencia y no el número de casos el que permite entender la situación nutricional, porque indica variación del comportamiento en un momento o periodo de tiempo dado, teniendo en cuenta el tamaño de la población.

En el mismo sentido, Sara Eloísa del Castillo, coordinadora del Observatorio de Seguridad y Soberanía Nutricional de la Universidad Nacional, aclaró en el programa UN Radio el 2 de julio pasado, en relación con las cifras presentadas por el Distrito para Bogotá: “lo que identificamos es un aumento de la notificación y un aumento de la información, más no de la prevalencia como tal del problema de la situación de desnutrición aguda y crónica. (...) Esta información de los casos se refiere más a aumento de la notificación  y a ese reporte que pudo haber sido del mismo niño que aparece evaluado en dos eventos en el sistema”.

Según el INS, Bogotá en 2018 presentó la mayor cantidad de casos (1.942). Esto representa el 0,32% de la población menor de cinco años. Exactamente esta misma proporción se registró a nivel nacional. Mientras que en Vaupés, este porcentaje fue el mayor de todo Colombia (1,63%), es decir, casi dos de cada 100 niños presentaron bajo peso para su estatura. 

Por lo anterior, considerando que aún no hay un dato consolidado de desnutrición infantil aguda en 2019; que, además, los datos de desnutrición global y crónica más recientes son del 2015; no se puede decir que actualmente la desnutrición infantil sea mayor en Bogotá que en el resto del país, por lo que esta afirmación de la candidata López es falsa.

Falso

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 22 Octubre 2019

Nicolás García sí ha estado salpicado por ‘volteo de tierras’

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El candidato a la Gobernación de Cundinamarca sí tiene investigaciones relacionadas con este delito; pero hasta el momento no ha sido declarado culpable o inocente.

El pasado 20 de septiembre fue entrevistado en la emisora radial La Nota Stereo de Zipaquirá Ricardo Mestizo, candidato a la Gobernación de Cundinamarca, avalado por el partido Polo Democrático.

En medio de la entrevista, Mestizo se refirió a su contrincante Nicolás García, el candidato cercano al actual gobernador de Cundinamarca Jorge Emilio Rey, coavalado por los partidos Cambio Radical, La U, Liberal y Conservador. 

Mestizo dijo: 

“[Nicolás García] se hace acompañar de la clase política de este departamento, de la clase tradicional, de los expertos en volteo de tierras porque él también está implicado en ese problema (...). Yo no lo digo, lo dijo el senador Carlos Fernando Galán en su momento y lo denunció ante la Fiscalía y ante la Procuraduría. Lo ha dicho Daniel Coronell de la Revista Semana. Lo ha dicho el diario El Tiempo”. 

El “volteo de tierras” es como comúnmente se le conoce al fenómeno de cambiar el uso de la tierra (de rural a urbana) modificando el Plan de Ordenamiento Territorial de un municipio o a través de la expedición de planes parciales; por medio del pago de sobornos a funcionarios públicos. Y como consecuencia de esto, las tierras multiplican considerablemente su valor.

Colombiacheck habló con Mestizo para que sustentara sus señalamientos y nos respondió que revisáramos la columna de Daniel Coronell, la de Yohir Ackerman y que buscáramos en El Tiempo y Semana, sin especificar cuál columna, qué artículos, ni enviarnos los documentos a los que se refería.

Al realizar una búsqueda en estos medios de comunicación encontramos que Mestizo tiene razón en que todos, diarios y columnistas, han hablado de Nicolás García y lo vinculan con el volteo de tierras. Sin embargo, calificamos la afirmación como “verdadero, pero” porque no podemos decir que García está “implicado”, pues no ha sido declarado culpable o inocente.

Además, de acuerdo con la metodología de Colombiacheck, no podemos verificar las denuncias de corrupción que hay en contra de nadie. Lo que conocemos, hasta el momento, son las acusaciones que reposan contra García y la relación con personajes imputados por este delito.

Esto fue lo que encontramos:

Lo dijo El Tiempo

El 18 de julio de 2017, el periódico El Tiempo publicó un artículo en el que contó que desde noviembre de 2016 el entonces fiscal anticorrupción de la Fiscalía General de la Nación Luis Gustavo Moreno (judicializado en 2017), tenía la evidencia sobre una red de políticos, constructores y funcionarios que estarían cambiando irregularmente el uso del suelo a la Sabana de Bogotá.

El primero de esos políticos en ser imputado por “volteo de tierras” fue Álvaro Rincón, Alcalde de Mosquera entre 2008 y 2011.

“Hay evidencia de que su esposa, Edith Rocío Peñuela, adquirió un lote de 41.400 metros cuadrados, en julio del 2009. Después de escriturarlo, este pasó de rural a urbano y quedó listo para un proyecto de vivienda. De paso, su precio saltó de 820 millones de pesos a 3.800 millones de pesos”, dice el artículo de El Tiempo.

“El cambio en el uso del suelo se produjo cuando Rincón era el alcalde de Mosquera. No obstante, EL TIEMPO estableció que el 30 de diciembre del 2009, cuando se autorizó el ajuste al POT, lo estaba reemplazando Nicolás García Bustos, entonces secretario de Gobierno y actual jefe de gabinete de la Gobernación de Cundinamarca”, se agrega en el artículo.

Lo dijo Galán

En el mismo artículo de El Tiempo, el entonces senador Carlos Fernando Galán, actual candidato a la Alcaldía de Bogotá, dice que le entregó a Moreno “involucrados y hasta testigos” para que la Fiscalía realizara las investigaciones correspondientes.

En una entrevista realizada al exsenador por la Revista Semana el 12 de abril de 2018, Galán dijo que llevaba dos años investigando el fenómeno del volteo de tierras en Cundinamarca, y que en esa investigación “hemos trabajado de la mano del Director anticorrupción de la Fiscalía y con delegados especializados de la Procuraduría a quienes les hemos entregado todas la denuncias que hemos recibido”. 

Durante la entrevista Galán dio algunos nombres de quienes harían parte del entramado delincuencial: los exalcaldes de Facatativá Óscar Sánchez y de Mosquera Álvaro Rincón. Sin embargo, no se refirió específicamente a Nicolás García (que fue alcalde de Mosquera en el periodo siguiente, 2012-2015)

Diana Mejía participó junto a Galán en la investigación de volteo de tierras, y le dijo a Colombiacheck que “nosotros denunciamos a todos los funcionarios que intervinieron en ese POT y a concejales que lo aprobaron”.

Lo dijo Coronell

El pasado 25 de agosto, Daniel Coronell publicó la columna El Sucesor del Rey en la Revista Semana sobre García y el volteo de tierras.

En la misma, Coronell dijo que la denuncia que toca a Nicolás García la hizo el entonces senador Carlos Fernando Galán ante la Dirección Nacional Anticorrupción de la Fiscalía, y cuenta que “este caso en particular tiene que ver con un negocio que benefició directamente al alcalde de Mosquera, Álvaro Rincón”.

Nicolás García fue secretario de gobierno de Mosquera durante el gobierno de Rincón y estuvo varias veces (15, según dijo en una entrevista de El Tiempo) encargado de la alcaldía antes de ser elegido para el cargo. 

La columna de Coronell cuenta que “en el año 2009 el concejal de Mosquera Víctor Castellanos compró un lote rural a Lucero Lancheros. De acuerdo con la denuncia de Galán, Castellanos actuaba como prestanombres del alcalde Rincón, que era el real comprador, y recibió una comisión por eso”.

El 11 de diciembre de 2009, el alcalde Rincón expidió un decreto convocando al concejo municipal para revisar y ajustar el POT y, en un tiempo récord de 18 días, el Concejo de Mosquera lo aprobó. 

García fue quien firmó el acuerdo 28 de 2009, del Concejo Municipal de Mosquera, que permitió el cambio del uso de la tierra al lote de quien era su entonces entonces jefe, el alcalde Rincón. 

Y, “como si fuera poco, el mismo acuerdo cambia el trazado y amplía de 6 a 23 metros una vía que terminó pasando por ese terreno. Con estas decisiones, el lote multiplicó casi cinco veces su valor que pasó de 800 millones a 3.800 millones de pesos”, dice Coronell en su columna. 

Lo dijo Ackerman

Días más tarde, el primero de septiembre de este año, Yohir Ackerman publicó una columna en El Espectador sobre el mismo tema y dijo que no ha pasado nada “a pesar de que García fue denunciado por volteo de tierras por el exsenador Carlos Fernando Galán en el despacho del entonces fiscal anticorrupción Gustavo Moreno”.

Mejía le dijo a Colombiacheck que a pesar de las denuncias que pusieron en 2017, la Fiscalía sólo procedió contra Rincón, la esposa, el socio de ellos y el concejal que recibió la comisión (Castellanos).

Los procesos en los entes de control

Colombiacheck habló con el candidato Nicolás García, quien dijo que dentro de lo que entiende como volteo de tierras (cambiar el uso de la tierra o no cobrar plusvalía), “no tengo ni una sola denuncia por volteo de tierras en Fiscalía, Procuraduría, ni Contraloría”. 

Tiene una queja, según dijo, en la Procuraduría que puso Carlos Fernando Galán solicitando revisar si el POT de 2013 (el que salió durante la alcaldía de García) se hizo cumpliendo todos los requisitos legales.

Hablamos con la oficina de prensa de la Fiscalía y nos dijeron que, desde la filtración del SPOA (el sistema de denuncias) del año pasado, únicamente las partes involucradas pueden conocer en qué va el proceso. De modo que no sabemos si existen actualmente denuncias o una investigación contra Nicolás García en este ente de control, más allá de lo que ha dicho Galán en medios y lo que nos dijo Mejía sobre las denuncias que pusieron en este ente.

En la Contraloría nos dijeron que no hay registro de procesos a nombre de Nicolás García Bustos. 

Y finalmente, revisando en la página de la Procuraduría, encontramos dos procesos en trámite contra el actual candidato.

El primero, del 14 de julio de 2017, es una “solicitud de investigación disciplinaria por la presunta falta cometida por funcionarios y exfuncionarios del municipio de Mosquera en 2009. El concejal Víctor Castellanos presuntamente sirvió de intermediario para que la señora Lucero Lancheros le vendiera un lote clasificado como rural al entonces alcalde Rincón”. Entre los implicados está Nicolás García Bustos, y entre los solicitantes Carlos Fernando Galán.

En este proceso, según muestra la página de la Procuraduría, están acumulados seis más, desde el 30 de agosto de 2017, hasta el 3 de mayo de 2019.

El segundo proceso es del 4 de diciembre de 2017 por una “compra sobrecosteada de drones por parte de la Gobernación de Cundinamarca con detrimento al Estado en más de 30 millones”. Y no hay procesos acumulados.

De modo que lo que nos dijo García no es del todo cierto pues pudimos encontrar que sí tiene procesos abiertos en la Procuraduría por el presunto volteo de tierras de Álvaro Rincón.

Los cuestionamientos contra García

Diana Mejía publicó un hilo en Twitter en el que explica varios elementos que generan sospechas sobre el caso de García. Resumimos algunos de ellos:

El acuerdo 28 de 2009, que permitió el cambio del uso de la tierra en beneficio del exalcalde Rincón, fue firmado por Nicolás García el 30 de diciembre de 2009, y publicado el 12 de enero de 2010. 

García dijo en entrevista con El Tiempo que él sancionó la decisión, pero en calidad de Secretario de Gobierno y no como alcalde encargado.Y que, precisamente, en el mismo documento está la firma de Álvaro Rincón en el espacio para el alcalde.

Efectivamente en los documentos presentados por Coronell en su columna, la firma de García está sobre el título de “Secretario de Gobierno”. Sin embargo, según un decreto firmado el 22 de diciembre de 2009, García era el alcalde encargado de Mosquera, desde el 28 de diciembre de 2009 hasta el 25 de enero de 2010.

Por otro lado, Nicolás García fue alcalde de Mosquera de 2012 a 2015 y durante su gobierno se hizo una segunda modificación al POT (acuerdo 32 de 2013). Diana Mejía dijo que en ese momento llevaron testigos y denunciantes a la Procuraduría, para que denunciaran formalmente lo que encontraron. Sin embargo, al igual que en el otro caso, hasta el momento no se sabe si las investigaciones han avanzado o no.

RedCheq