Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 07 Diciembre 2020

Los residuos sólidos son la segunda fuente de mayor contaminación en Bogotá

Por Sania Salazar

Aunque las mediciones oficiales son una aproximación, la segunda fuente de contaminación en Bogotá sí son los residuos sólidos, según la Secretaría Distrital de Ambiente. La primera es el transporte terrestre

Susana Muhamad, actual concejal de Bogotá de la bancada Colombia Humana-UP y exsecretaria de ambiente de la ciudad, aseguró en la emisora La FM que lo segundo que más contamina en la capital son los residuos sólidos. Se refirió al tema a raíz del proyecto presentado en el Concejo que declara la emergencia climática en la capital.

“El proyecto trae toda una propuesta para empezar a disminuir la producción de residuos, que usted no llegue del supermercado, desempaque el mercado y en dos segundos ya generó una bolsa de residuos y eso tiene que ver con los empaques, con los materiales, eso es fomentar un gran pacto con la industria y con las grandes superficies para reducir la producción de residuos”, indicó.

Colombiacheck califica la afirmación como “verdadero, pero” porque si bien las cifras oficiales le dan la razón a Muhamad, un experto consultado para esta nota aclaró que se trata de una aproximación, pues no es posible medir la totalidad de la basura que se produce en la capital.

El equipo de prensa de Muhamad le dijo a Colombiacheck que ella basó su afirmación en el Inventario de gases de efecto invernadero de Bogotá realizado en 2008 y envió la siguiente gráfica, en la que los residuos aparecen en el segundo lugar de fuentes de gases de efecto invernadero, con un 19,75 por ciento.

Pantallazo Susana Muhamad

En la Secretaría Distrital de Ambiente le informaron a Colombiacheck que lo segundo que más contamina en la capital son los residuos, con un 18 por ciento, después del transporte terrestre, con un 48 por ciento. Esto, según el inventario de emisiones de GEI del 2017. 

Pedro Ramos, asesor en temas de residuos sólidos urbanos, explicó en mayo de 2019 en el programa Análisis UN, de la Universidad Nacional, que en Bogotá 6.300 toneladas de residuos llegan al relleno Doña Juana, mientras que 1.000 dejan de llegar allá porque los recicladores las aprovechan, cantidad que calificó como mínima. 

Según la edición número 19 del periódico Doña Juana, en Bogotá se genera más de un kilo de basura por habitante al día, es decir, unas 10.000 toneladas diarias. “De esta cifra se reutiliza una parte por la industria, los recicladores recogen unas 1.500 toneladas al día, infortunadamente más de 300 van a parar en la calle, la alcantarilla, la ronda de las quebradas, canales, ríos, zonas verdes, el resto que son unas 6.400 toneladas llegan al Relleno Sanitario Doña Juana”.

Luis David Gómez, microbiólogo y líder del semillero Degradación en Polímeros Plásticos Contaminantes de la Universidad Javeriana, le explicó a Colombiacheck que los residuos sólidos son los materiales que salen después de cualquier tipo de proceso, industrial, doméstico o de otra clase. “Hablamos de residuos o de basura porque algunos de ellos cumplen su función y se eliminan, mientras que otros, de alguna forma pueden seguir siendo útiles en otros procesos”.

Gómez recordó que todo material natural (como el pasto, las frutas y verduras) son residuos orgánicos, biodegradables, con los que se puede hacer compostaje, un proceso de transformación en el que los microorganismos convierten el material en compost, que sirve para nutrir los suelos y las plantas. El profesor indicó que ese proceso se podría hacer en todas las casas para abonar el jardín o las plantas.

Los materiales reutilizables o reciclables son el cartón, el plástico, la madera, el vidrio, el papel, entre otros. “En promedio, una botella de champú se demora entre 200 y 300 años en degradarse, mientras que la cáscara de un banano se demora 15 días”, indicó.

El docente explicó que el cálculo de la contaminación se estandariza en determinar cuánto CO2 producen los contaminantes del ambiente y precisó que todas las actividades tienen huellas en el planeta. 

Pero Gómez llamó la atención sobre la dificultad de saber con total exactitud cuánta basura produce diariamente Bogotá, porque si bien hay una medición de lo que se recolecta en los camiones de basura, hay un margen de ese material que no se recoge y que, por lo tanto, es imposible de cuantificar.

Para él, el mal manejo de la basura es cultural y en Bogotá hay un problema de manejo de residuos que se genera desde la fuente, porque las personas mezclan todo tipo de residuos en la misma bolsa que sacan para que se lleve el carro recolector. 

El docente aseguró que parte de la solución está en un consumo más consciente, en dejar de comprar, en lo posible, productos que vienen envueltos en plástico y privilegiar los sitios donde las frutas, verduras y demás productos están al natural o envueltos en productos naturales.

Según Gómez, la única manera de controlar el asunto es crear leyes mucho más estrictas para regular el reciclaje y sancionar a quienes no lo hagan y que establezcan responsabilidades de mitigación del impacto para los productores de este tipo de residuos que se pueden reciclar o reutilizar. Así como también ejercer presión desde los consumidores a  las empresas para que reduzcan o eliminen el plástico en sus productos. 

 

 

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 24 Octubre 2019

A Bogotá no le va tan bien en reducción de homicidios como dice Peñalosa

Por Sania Salazar

Bogotá sí tiene tasas más bajas que las ciudades del país con las que las compara el mandatario, pero las tasas de la capital del país no son menores que las de otras ciudades “grandes” que menciona la Alcaldía.

En una entrevista de hace unos días con Blu Radio, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa dijo: "Tenemos muchos mejores resultados que cualquier ciudad grande en homicidios por 100 mil habitantes".

En la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia nos explicaron que el alcalde establece la comparación en tasa de homicidios con capitales colombianas  como Barranquilla, Medellín y Cali durante los últimos tres años y basado en las cifras de la Policía. Pero también nos dijeron que se pueden comparar los resultados de Bogotá con Washington (Estados Unidos), Caracas, (Venezuela) y São Paulo (Brasil) durante los últimos tres años, aunque no indicaron de qué fuente tomaban esos datos.

Calificamos la afirmación de Peñalosa como cuestionable porque, aunque le cuadran las cuentas al comparar a Bogotá con otras capitales del país, no le pasa lo mismo con las ciudades extranjeras mencionadas. Sao Paulo (Brasil), que es una de las capitales que mencionaron en la Secretaría de seguridad, tiene tasas menores que las de Bogotá en los últimos cuatro años. Además, en la comparación están dejando de lado otras ciudades latinoamericanas con tasas inferiores a las de la capital colombiana.

La tasa de Bogotá

Según datos de la Policía Nacional, en 2016 se registraron 1.264 homicidios en Bogotá. Para ese año la proyección de población del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, calculaba la población de la capital en 7’980.001 habitantes, lo que quiere decir que la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes era de 15,8. (El Dane ya no tiene disponible en su página la proyección de población, pero Colombiacheck pudo consultarlas porque habíamos guardado el archivo).

Según la misma fuente, en Bogotá en 2017 hubo 1.134 asesinatos y la población se calculaba en 8’080.734 de personas, por lo que la tasa de homicidios era de 14,0. 

En 2018 hubo 1.064 asesinatos y había una población proyectada de 8’181.047 personas, por lo que la tasa de homicidios era de 13,0.

Las cifras del Forensis, del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, indican que para Bogotá esas tasas fueron ligeramente mayores: de 16,3 en 2016. 14,2 en 2017 y 13,3 en 2018.

Las cifras de la Policía indican que las tasas de los demás ciudades colombianas mencionadas eran:

Barranquilla

2016: tasa de 30,8 (377 homicidios. 1’223.616 habitantes). 

2017: tasa de 28,5 (351 homicidios. 1’228.271 habitantes).

2018: tasa de 25,4 (314 homicidios. 1’232.462 habitantes).

Medellín

2016: tasa de 21,4 (533 homicidios. 2’486.723 habitantes). 

2017: tasa de 23,0 (577 homicidios. 2’508.452 habitantes).

2018: tasa de 24,7 (626 homicidios. 2’529.403 habitantes).

Cali 

2016: tasa de 53,4 (1.281 homicidios. 2’394.925 habitantes). 

2017: tasa de 51,1 (1.239 homicidios. 2.420.114 habitantes).

2018: tasa de 47, 3 (1.157 homicidios. 2.445.405 habitantes).

 

En estas tres ciudades las cifras de Forensis también fueron ligeramente más altas:

Para Barranquilla 32,6 en 2016. 29,2 en 2017 y 27,1 en 2018.

Para Medellín 21,9 en 2016. 23,3 en 2017 y 25,0 en 2018.

Para Cali 55,7 en 2016. 51,5 en 2017 y 49,0 en 2018.

Las tres ciudades tuvieron tasas más altas de homicidio que la de Bogotá en los últimos tres años.

Bogotá no es la mejor en la comparación internacional

Revisamos las tasas de las ciudades extranjeras mencionadas por el equipo de prensa de la Secretaría de Seguridad y encontramos que, según el Instituto Igarapé,de Brasil, São Paulo tiene tasas más bajas que Bogotá: en 2016 la tasa fue de 7,6. En 2017 de 6,6 y en 2018 de 5,5.

Las demás ciudades mencionadas tuvieron tasas más altas que la de Bogotá.

En Washington la tasa de homicidios en 2016 fue de 20,3. En 2017 de 17 y en 2018 de 23,3. 

En Caracas en 2016 la tasa fue de 75. En 2017 de 54,7 y en 2018 de 36,8.

Pero Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé, le advirtió a Colombiacheck que Peñalosa está dejando de lado en su comparación “ciudades grandes”, como las calificó Peñalosa, que pueden tener cifras más bajas que Bogotá. Por ejemplo Ciudad de México tuvo una tasas inferiores en 2016 (10,8) y en 2017 (11,9). Lo mismo pasa con Lima (Perú), 2016 (7,7) 2017 (8) y con Buenos Aires (Argentina), 2016 (4,1) y 2017 (4,7).

Aguirre resaltó que la escogencia de las ciudades extranjeras para la comparación es arbitraria y señaló que hay muchas ciudades grandes de Europa, África, Asia y América que tienen tasas más bajas que Bogotá. Además señaló que esas reducciones se deben a los contextos propios de cada ciudad.

Aunque es cierto que la tasa de homicidio se ha reducido en los últimos años en Bogotá y que es más baja que las de las otras tres ciudades colombianas mencionadas, no es más baja que la de otras “ciudades grandes” del mundo. Por eso, calificamos esta afirmación de Peñalosa como cuestionable.