Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 07 Diciembre 2020

Los residuos sólidos son la segunda fuente de mayor contaminación en Bogotá

Por Sania Salazar

Aunque las mediciones oficiales son una aproximación, la segunda fuente de contaminación en Bogotá sí son los residuos sólidos, según la Secretaría Distrital de Ambiente. La primera es el transporte terrestre

Susana Muhamad, actual concejal de Bogotá de la bancada Colombia Humana-UP y exsecretaria de ambiente de la ciudad, aseguró en la emisora La FM que lo segundo que más contamina en la capital son los residuos sólidos. Se refirió al tema a raíz del proyecto presentado en el Concejo que declara la emergencia climática en la capital.

“El proyecto trae toda una propuesta para empezar a disminuir la producción de residuos, que usted no llegue del supermercado, desempaque el mercado y en dos segundos ya generó una bolsa de residuos y eso tiene que ver con los empaques, con los materiales, eso es fomentar un gran pacto con la industria y con las grandes superficies para reducir la producción de residuos”, indicó.

Colombiacheck califica la afirmación como “verdadero, pero” porque si bien las cifras oficiales le dan la razón a Muhamad, un experto consultado para esta nota aclaró que se trata de una aproximación, pues no es posible medir la totalidad de la basura que se produce en la capital.

El equipo de prensa de Muhamad le dijo a Colombiacheck que ella basó su afirmación en el Inventario de gases de efecto invernadero de Bogotá realizado en 2008 y envió la siguiente gráfica, en la que los residuos aparecen en el segundo lugar de fuentes de gases de efecto invernadero, con un 19,75 por ciento.

Pantallazo Susana Muhamad

En la Secretaría Distrital de Ambiente le informaron a Colombiacheck que lo segundo que más contamina en la capital son los residuos, con un 18 por ciento, después del transporte terrestre, con un 48 por ciento. Esto, según el inventario de emisiones de GEI del 2017. 

Pedro Ramos, asesor en temas de residuos sólidos urbanos, explicó en mayo de 2019 en el programa Análisis UN, de la Universidad Nacional, que en Bogotá 6.300 toneladas de residuos llegan al relleno Doña Juana, mientras que 1.000 dejan de llegar allá porque los recicladores las aprovechan, cantidad que calificó como mínima. 

Según la edición número 19 del periódico Doña Juana, en Bogotá se genera más de un kilo de basura por habitante al día, es decir, unas 10.000 toneladas diarias. “De esta cifra se reutiliza una parte por la industria, los recicladores recogen unas 1.500 toneladas al día, infortunadamente más de 300 van a parar en la calle, la alcantarilla, la ronda de las quebradas, canales, ríos, zonas verdes, el resto que son unas 6.400 toneladas llegan al Relleno Sanitario Doña Juana”.

Luis David Gómez, microbiólogo y líder del semillero Degradación en Polímeros Plásticos Contaminantes de la Universidad Javeriana, le explicó a Colombiacheck que los residuos sólidos son los materiales que salen después de cualquier tipo de proceso, industrial, doméstico o de otra clase. “Hablamos de residuos o de basura porque algunos de ellos cumplen su función y se eliminan, mientras que otros, de alguna forma pueden seguir siendo útiles en otros procesos”.

Gómez recordó que todo material natural (como el pasto, las frutas y verduras) son residuos orgánicos, biodegradables, con los que se puede hacer compostaje, un proceso de transformación en el que los microorganismos convierten el material en compost, que sirve para nutrir los suelos y las plantas. El profesor indicó que ese proceso se podría hacer en todas las casas para abonar el jardín o las plantas.

Los materiales reutilizables o reciclables son el cartón, el plástico, la madera, el vidrio, el papel, entre otros. “En promedio, una botella de champú se demora entre 200 y 300 años en degradarse, mientras que la cáscara de un banano se demora 15 días”, indicó.

El docente explicó que el cálculo de la contaminación se estandariza en determinar cuánto CO2 producen los contaminantes del ambiente y precisó que todas las actividades tienen huellas en el planeta. 

Pero Gómez llamó la atención sobre la dificultad de saber con total exactitud cuánta basura produce diariamente Bogotá, porque si bien hay una medición de lo que se recolecta en los camiones de basura, hay un margen de ese material que no se recoge y que, por lo tanto, es imposible de cuantificar.

Para él, el mal manejo de la basura es cultural y en Bogotá hay un problema de manejo de residuos que se genera desde la fuente, porque las personas mezclan todo tipo de residuos en la misma bolsa que sacan para que se lleve el carro recolector. 

El docente aseguró que parte de la solución está en un consumo más consciente, en dejar de comprar, en lo posible, productos que vienen envueltos en plástico y privilegiar los sitios donde las frutas, verduras y demás productos están al natural o envueltos en productos naturales.

Según Gómez, la única manera de controlar el asunto es crear leyes mucho más estrictas para regular el reciclaje y sancionar a quienes no lo hagan y que establezcan responsabilidades de mitigación del impacto para los productores de este tipo de residuos que se pueden reciclar o reutilizar. Así como también ejercer presión desde los consumidores a  las empresas para que reduzcan o eliminen el plástico en sus productos. 

 

 

 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 16 Julio 2020

Falta incluir factores para estimar reducción de carbono en ciclobanda de Manizales

Por Sania Salazar

La administración de la ciudad estimó la reducción de carbono lograda por el uso de la bicicleta durante la pandemia. Expertos dicen que les faltaron datos y coincidieron en destacar la reducción, aunque es mínima.

En un video publicado en la página de Facebook de la Alcaldía de Manizales, esa administración destacó el funcionamiento de lo que han llamado “Ciclo banda temporal”, una cicloruta que habilitaron en la Avenida Santander, la principal de la ciudad, para que los ciclistas se movilicen en esta época de pandemia en la que es más seguro hacerlo en ese medio de transporte.

En el video se asegura que en los primeros 37 días de funcionamiento de la Ciclobanda “la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero equivalen a 62 toneladas de CO2 en el medio ambiente”.

#Manizales

#CicloBandaTemporal Este es el balance de los 37 días del ciclo banda dispuesta en la ciudad como medio de transporte alternativo para evitar el contagio por coronavirus 🚴🏻‍♂️

Publicado por Alcaldía de Manizales en Jueves, 25 de junio de 2020

Colombiacheck califica la información como cuestionable porque expertos en el tema señalaron que, aunque la estimación puede ser acertada, faltó tener en cuenta varios factores en el análisis y porque para una ciudad como Manizales es más importante medir la reducción del material particulado. En todo caso, los expertos coincidieron en que aunque la reducción es poca, es importante haberla logrado.

Jaime Gómez, secretario de tránsito de Manizales, le explicó a Colombiacheck que en esos 37 días registraron 65.000 viajes en bicicleta, lo que multiplican por 4, pues estiman que ese es el número de kilómetros de cada viaje, ya que eso es lo que mide la ciclobanda, que va desde El Batallón hasta el sector de Fundadores.

“Estamos considerando transporte público y vehículos particulares, ambos estarían en el rango de 240 y 280 gramos por kilómetro recorrido, la bicicleta es 25, ¿de dónde sale? Tomamos 260 como valor promedio y le restas 25, te da alrededor de 240 gramos la diferencia entre ambos. Ese es el diferencial de emisiones entre esos modos de transporte, multiplicado por la longitud de kilómetros sale de la cuenta de 65.000 viajes por 4 kilómetros, 260 mil kilómetros por 240 gramos de diferencial de emisiones daría alrededor de 62 millones y medio de gramos, convertido en toneladas daría 62 toneladas”, indicó el funcionario, quien aclaró que estas son las cifras de la operatividad normal del transporte público, que actualmente no son las mismas debido a que este debe tener una menor ocupación y por lo tanto una mayor emisión de CO2 por cada pasajero que transporta.

Gómez aclaró que la estimación se basa en datos referenciales del Banco Mundial, pero que hay otras metodologías con rigurosidad metodológica más detallada.

Carlos César Parrado, doctor en contaminación y recursos naturales de la Universidad Politécnica de Catalunya, explicó en primera instancia que el CO2 o dióxido de carbono es uno de los gases que se producen al quemar combustible y uno de los principales gases de efecto invernadero. Este se produce cuando los vehículos queman el combustible.

A Parrado la estimación le da 61,36 toneladas en los 37 días, muy cerca de la cifra que da la Secretaría de Tránsito. Pero señaló que la huella de carbono por día en Manizales se estima en 4.278 toneladas, “así que si vemos que la reducción por la ciclobanda fue de 1,65 toneladas CO2 por día, aún hay mucho trabajo por hacer, pero se está en el camino”.

Darío Hidalgo, experto en movilidad, explicó que para hacer esta estimación habría que establecer en qué se transportaban antes estas personas, pero también saber cómo está actualmente la movilidad del transporte público, los vehículos particulares y las motos. Dejó claro que este dato solo se puede estimar, pues no hay cómo hacer un cálculo preciso.

Hidalgo resaltó los múltiples efectos positivos del carril para las bicicletas, como los ambientales y los relacionados con el incremento de actividad física de quienes lo utilizan, “pero estimar específicamente el valor de la reducción de emisiones debe tener en cuenta varias consideraciones, una estimación no puede ser ciento por ciento precisa, en este caso puede ser sensata, pero depende de si las personas que ahora usan ese carril antes viajaban o no, de si iban a pie y ahora van en bicicleta, casos en los que no había reducción, o de si se movían en transporte público, moto o carro”, precisó.

Para Hidalgo muy posiblemente es un valor menor de reducción, pero es un valor positivo. Según él, se puede pensar que hay una reducción tanto de gases de efecto invernadero como de material particulado. “A la larga el material particulado es de más interés para los manizaleños porque afecta su salud, el cambio climático es al planeta entero, es positivo, pero Colombia le aporta muy poco a las emisiones globales, cuando uno dice que está ahorrando toneladas de gases de efecto invernadero, realmente Colombia es muy poco lo que contribuye, aunque hay que hacerlo, no podemos exigirle a otros países que lo hagan si no hacemos nuestra parte, pero el corazón de los cálculos de impacto en este caso no deberían ser los gases de efecto invernadero, sino el material particulado”.

Por último, Hidalgo coincidió con Parrado en que una reducción de 62 toneladas de CO2 es poco, pero recalcó que es positivo.