Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 20 Octubre 2020

Minga indígena ya había llegado a Bogotá en los últimos diez años

Por Andrés Felipe Martínez - RedCheq

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, recibió a la movilización indígena afirmando que hace diez años no se presentaba en la capital del país. Aunque sí es la más nutrida desde 2008, otras jornadas se han adelantado en 2015, 2018 y 2019.

Este domingo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, se presentó en el coliseo del Palacio de los Deportes, para darle la bienvenida a un nutrido grupo de comunidades que conforman la minga indígena, que inició el 10 de octubre en el departamento del Cauca y ahora se encuentra en la capital del país. 

Durante su discurso, la Alcaldesa afirmó: “La minga llega a Bogotá por la incapacidad del Presidente de la República y de su Gobierno de concertar antes con la minga. Hace diez años no venía la minga a Bogotá”. Así quedó registrado en esta emisión de Noticias Uno.

Vale recordar que la movilización indígena inició el 10 de octubre en el norte del Cauca, se concentró en Cali por algunos días y luego se trasladó a Bogotá, después de declarar que el presidente Iván Duque no acudió a su encuentro.

Así lo explica a Colombiacheck, Jorge Sánchez, coordinador del Comité Político del Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC:

“Hemos citado al Gobierno y al Presidente en el departamento del Cauca, pero no ha escuchado. El año pasado también lo citamos en Monterilla, y no llegó. Lo hemos estado llamando en otras oportunidades para presentar estos temas, y no ha sido posible. Por eso llegamos a la ciudad de Bogotá para presentar nuestra posición. El Gobierno no atiende a las regiones”, reclama.

Sobre los motivos de la manifestación, explica: “Estamos llamando la atención sobre la situación de violaciones, asesinatos y masacres en el departamento del Cauca, en el suroccidente y en todo el país. Están violentando nuestro territorio. También, para llamar la atención por la paz, el tema lo están volviendo trizas y la guerra vuelve a nuestros territorios”.

Respecto a las declaraciones de la alcaldesa López, verificamos si realmente habían pasado diez años sin una manifestación de la minga indígena en la capital del país. 

Intentamos preguntarle al equipo de prensa de la Alcaldía cuál considera que fue la última minga que se presentó en la ciudad, en lo cual sustenta su afirmación. Pero no obtuvimos respuesta a través de su equipo de comunicaciones.

En una búsqueda documental, encontramos que si bien no hay antecedentes recientes de una movilización tan nutrida como la actual, que contempla cerca de 8.000 personas, la minga sí ha estado en Bogotá en otras ocasiones.

El episodio de tamaño similar se remonta a 2008, cuando llegó a la capital una movilización que sumaba alrededor de 10.000 indígenas. En ese momento, la llegada a Bogotá también se daba después de haber citado al entonces Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, a una reunión que nunca se dio en el departamento del Cauca.

Sin embargo, aunque de menor tamaño, en los últimos años sí se han presentado otras manifestaciones indígenas en Bogotá, provenientes de distintas regiones del país, lo que también es entendido como ‘minga’.

“La minga es un término de origen quechua que significa trabajo y sentir comunitario, para resolver un problema. Es una manifestación colaborativa. Y en ese caso hacen parte de la minga tanto las movilizaciones masivas de 2008, como otras que se han adelantado sin ser tan multitudinarias”, explica Jimmy Alberto Sevilla, vicegobernador del cabildo indígena Yanaconas de Cali, en conversación con Colombiacheck.

En ese sentido, encontramos al menos tres ocasiones en las que comunidades indígenas del país se han movilizado hacia la capital.

El 26 de noviembre de 2015, alrededor de 2.000 miembros de distintos cabildos del departamento del Cauca, liderados por el CRIC, se desplazaron hacia Bogotá en el marco de una movilización que llamaron ‘Minga por la Defensa de la Vida, el Derecho a la Protesta Social y la Jurisdicción Especial Indígena’. 

“Ahí se juntaron distintas expresiones y comunidades, no solo del Cauca, sino también del Tolima y de la Orinoquía. Caminamos por la 26 [avenida El Dorado] y se llegó hasta la Plaza de Bolívar”, recuerda Silsa Arias, vocera de la Organización Nacional Indígena de Colombia (Onic) y secretaria técnica de la Comisión Nacional de Comunicación de los Pueblos Indígenas (Concip).

En esa ocasión, la minga indígena denunciaba violaciones a la autonomía de sus territorios y protestaba por un proceso judicial en contra de Feliciano Valencia, líder político del pueblo Nasa, hoy Senador de la República.

Después, el 11 de noviembre de 2018, cerca de 500 miembros de comunidades indígenas de Riosucio y Carmen del Darién, Chocó, se movilizaron desde sus territorios hasta Bogotá, en una minga que tuvo como objetivo reclamar atención por la incursión de grupos armados en esta región del país. En ese momento también pretendieron reunirse con el Presidente de la República (Juan Manuel Santos) pero no se dio el encuentro.

 

Asimismo, el año pasado, una comisión del CRIC y la guardia indígena del Cauca se desplazó a Bogotá para manifestar el incumplimiento de acuerdos alcanzados con el Gobierno Nacional un año antes. Esto, en el marco de un paro nacional convocado por otras organizaciones sociales.

“En 2019 hubo una comisión que vino en diciembre, con la guardia indígena. Se estuvo acompañando la defensa de la vida y derechos humanos en el marco de una movilización nacional”, menciona el líder Sánchez, del CRIC.

De modo que, si bien desde 2008 no se veía una manifestación tan nutrida de las comunidades indígenas de Bogotá, no es preciso decir que hacía diez años la minga no tenía movilizaciones en la capital del país, por esa razón calificamos como cuestionable la afirmación de la alcaldesa Claudia López.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 21 Octubre 2020

Contratos que ‘Santos le entregó a la Minga por la falsa paz’ son en realidad de apoyo a la Mesa Permanente de Concertación

Por Laura Rodríguez Salamanca

Una cuenta de Twitter sacó de contexto contratos que deben hacer todos los gobiernos para fortalecer mecanismos como la consulta previa. Esto con el objetivo de deslegitimar las movilizaciones sociales de los últimos días.

El usuario de Twitter @DenunciaJulio, con más de 6.000 seguidores, suele publicar contratos públicos fuera de contexto para generar confusión en la opinión pública sobre supuestos conflictos de interés entre actores involucrados en temas coyunturales. 

Hace unos días, por ejemplo, desmentimos una publicación en la que acusaba a algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, encargados en su momento del proceso contra el expresidente Uribe, de recibir “sobornos del gobierno Santos a través de sus familiares”. Pero la información resultó ser falsa porque varios de los contratos se celebraron años antes de que los magistrados ocuparan el cargo. 

Por estos días, la cuenta ha estado haciendo el mismo ejercicio de desinformación, pero sobre la Minga del Suroccidente, que llegó el pasado 18 de octubre a Bogotá. El 12 de octubre publicó un trino en el que sostenía: “La Organizacion Nacional Indígena de Colombia (ONIC), hace lloraton y bloqueo de vías cada vez que quiere, durante la [paz] Aunaron 34 Contratos por $24.530.857.165  (sic)”.  Y se adjuntaron como pruebas los pantallazos de tres contratos celebrados entre esta organización y el Ministerio del Interior. 

Trino falso minga indígena

Pese a que esta publicación por sí misma no tuvo mayor alcance [269 retweets y 19 trinos citados], el portal Oiga Noticias, al que hemos desmentido en varias oportunidades [1, 2 y 3], replicó la información en un artículo titulado ‘Revelan los multimillonarios contratos que le regaló Santos a la Minga Indígena’, en el que se agrega que los contratos son la razón por la que “a Santos no le bloqueaban el país”. 

Pantallazo noticia falsa Oiga Noticias

En la nota, que solo tiene dos párrafos y un trino, se asegura: “Resulta que a Santos no le bloqueaban el país porque recibieron 34 contratos de la falsa pa$ por $ 24.530.857.165”.

Esta versión de la desinformación, de acuerdo con la herramienta de monitoreo de redes sociales CrowdTangle, ha tenido 871 interacciones y ha sido compartido en grupos de Facebook como ‘Bogotá Uribista’, ‘Centro Democrático Bogotá’ y ‘Uribe Senado’.

Pero en Colombiacheck calificamos las aseveraciones del trino y del artículo como falsos. La razón: se valen de tipos de contratos que celebran periódicamente los gobiernos para fortalecer la Mesa Permanente de Concertación para desinformar y deslegitimar la Minga de Suroccidente. 

Primero, buscamos en el SECOP los tres contratos con los que se sustenta la desinformación [1, 2 y 3]. Todos eran contratos directos [celebrados por convenios interadministrativos, lo cual justifica legalmente que no se haya hecho a través de una licitación pública] entre la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, y el Ministerio del Interior. Todos habían sido firmados en el gobierno de Juan Manuel Santos. 

Sin embargo, en los mismos contratos se especifica, contrario a lo que dice la desinformación, que no están asociados al proceso paz. 

Contrato MinInterior y ONIC

Contrato MinInterior y ONIC 2

Contrato MinInterior y ONIC 3

En los detalles del primero de los contratos se dice que fue celebrado para “aunar esfuerzos con la Organización Nacional Indígena de Colombia, para fortalecer y desarrollar las competencias institucionales de la Mesa Permanente de Concertación, su Secretaria Operativa y los miembros indígenas de la misma, mediante procesos formativos, acompañamiento técnico, administración de recursos financieros y la adopción de procesos de planeación, vigilancia y control”.

En el segundo se describe el contrato para “aunar esfuerzos para garantizar el derecho fundamental a la consulta previa, libre e informada a través de la implementación de la Ruta Metodológica para la Consulta Previa de las Iniciativas Normativas para la Implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en el marco del mecanismo abreviado del Procedimiento Legislativo especial para la Paz, con los afiliados de la Organización Indígena Nacional de Colombia - ONIC”. 

En el tercero se dice que es para  “aunar esfuerzos entre la Dirección de Asuntos Indígenas, Rom y Minorías del Ministerio del Interior y la Organización Nacional Indígena de Colombia -ONIC, para el fortalecimiento de la Mesa Permanente de Concertación, mediante la implementación de las estrategias para garantizar la apropiación, el posicionamiento y el cumplimiento de los acuerdos y políticas públicas consultadas y concertadas en el marco de este escenario de diálogo en condiciones de igualdad con el Gobierno Nacional y la definición de acciones y estrategias conjuntas que le garanticen el cumplimiento de los mismos”. 

Entonces consultamos a Guillermo Rivera, abogado con especialización en Derecho Administrativo que se desempeñó como ministro y viceministro del Interior en el gobierno pasado, para pedirle datos sobre  los contratos. Nos explicó que ese tipo de convenios “tienen que ver con el apoyo a la mesa de concertación que es una figura permanente en el marco de un espacio de diálogo ininterrumpido entre gobierno e indígenas” y que “uno de los asuntos que se tramita en ella son las consultas previas”. 

A la pregunta de si todos los gobiernos destinan recursos para el fortalecimiento de este tipo de espacios, respondió: “claro. Esa mesa es esencial para las consultas previas y muchas obras y proyectos de ley requieren consultas previas”. 

Hay que señalar que la Mesa Permanente de Concertación fue creada a través del Decreto 1397 de 1996 para concertar entre los pueblos y organizaciones indígenas y el Estado, de acuerdo con la ONIC, “todas las decisiones administrativas y legislativas susceptibles de afectarlos, evaluar la ejecución de la política indígena del Estado, y hacerle seguimiento al cumplimiento de los acuerdos a que allí se lleguen”. Esta es resultado de los reclamos y la organización de los pueblos indígenas y se integra, además de los delegados del gobierno y de los indígenas, por veedores de la Organización Internacional del Trabajo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a la ConferenciaEpiscopal de Colombia.

De hecho, encontramos que, como ya nos había dicho el exministro, el gobierno de Santos no es el único que debía destinar recursos para contratos de fortalecimiento como estos. En el Plan Anual de Adquisiciones del Ministerio del Interior de 2019, ya en el gobierno Duque, se hace referencia a la planeación de adquisiciones por 2.000 millones de pesos para “Elaborar convenios que tienen por objeto Fortalecer y desarrollar las competencias institucionales de la Mesa Permanente de Concertación, su Secretaria Operativa y los miembros indígenas de la misma (...)”. 

Plan de Adquisiciones 2019 MinInterior

Además, encontramos varios contratos [1, 2, 3 y 4] que se han celebrado este año entre la ONIC y el Ministerio del Interior con el mismo objetivo de “fortalecer las competencias de la Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organizaciones Indígenas”. Aquí, un ejemplo.

Ejemplo contrato ONIC MinInterior Gobierno de Duque

Así mismo, hay que señalar otro de los errores del trino sujeto a verificación y del artículo que lo replicó: la minga no es una institución, sino que, como escribimos en un artículo reciente es un “trabajo y sentir comunitario para resolver un problema”; la ONIC no es la organización que la convocó y no solo los indígenas participaron de la movilización. 

Aunque la Minga del Suroccidente cuenta con el apoyo del la Organización Nacional de Indígenas de Colombia, no toda la organización, que según su página web está conformada a su vez por 50 organizaciones zonales y regionales, participa de la Minga, sino que fue convocada por “el Consejo Regional Indígena del Cauca CRIC, el Consejo Regional indígena de Caldas CRIDEC y el Consejo Regional Indígena del Huila CRIHU” y contó con la participación de integrantes de “Fensuagro, Marcha Patriótica, la Comisión Nacional Agraria CNA, CIMA, Ciudad en movimiento, ACON, CUT Cauca y Valle y ASONAL Judicial”.

De hecho, encontramos varios videos en donde se evidencia, por ejemplo, la participación de organizaciones como Congreso de los Pueblos, el Coordinador Nacional Agrario y el Proceso de Comunidades Negras y el Proceso Campesino y Popular de La Vega, Cauca. 

Finalmente, hay que señalar que no es cierto, como se dice en la desinformación, que no se hayan realizado movilizaciones indígenas en el gobierno de Santos. Como escribimos en un artículo reciente: “El 26 de noviembre de 2015, alrededor de 2.000 miembros de distintos cabildos del departamento del Cauca, liderados por el CRIC, se desplazaron hacia Bogotá en el marco de una movilización que llamaron ‘Minga por la Defensa de la Vida, el Derecho a la Protesta Social y la Jurisdicción Especial Indígena’. 

Así como “el 11 de noviembre de 2018, cerca de 500 miembros de comunidades indígenas de Riosucio y Carmen del Darién, Chocó, se movilizaron desde sus territorios hasta Bogotá, en una minga que tuvo como objetivo reclamar atención por la incursión de grupos armados en esta región del país. En ese momento también pretendieron reunirse con el Presidente de la República (Juan Manuel Santos) pero no se dio el encuentro”. 

De hecho, encontramos registros de varios bloqueos a la vía Panamericana durante el gobierno de Santos. Entre estos se cuentan, por ejemplo, un cierre de siete días durante 2017 que hicieron indígenas del Cauca entre el municipio de Mondomo y Popayán, y otro de 17 días durante como apoyo al Paro Nacional Agrario

Con esta información, calificamos como falsos tanto el trino de @DenunciaJulio como el artículo del portal Oiga Noticias en los que se difunde que el gobierno Santos le dio millonarios contratos a la ‘Minga’ y por esa razón los indígenas no ‘le bloqueaban el país’. Por una parte, los contratos que se usan como evidencia para sostener esto son convenios que realizan todos los gobiernos con la Organización Nacional Indígena para fortalecer la Mesa Permanente de Concertación y que, por supuesto, también ha firmado el gobierno de Duque. Y por la otra parte, todas las organizaciones que conforman la ONIC no fueron las que convocaron la reciente movilización.