Pasar al contenido principal
Viernes, 18 Enero 2019

Ningún perro murió en el atentado en Bogotá

Por Ana María Saavedra

Un mensaje circula en redes sobre la muerte de Bruno, un perro policía, tras la explosión en la escuela General Santander. La propia Policía desmintió esta información.

Varios usuarios de redes sociales han estado compartiendo mensajes en los que aseguran que un perro murió ayer, tras la explosión de un carro bomba en la Escueda de Cadetes de Policía General Santander en el sur de Bogotá.

Por ejemplo, el precandidato a la Alcaldía de Cali, Roberto Ortiz, escribió en su cuenta de Twitter:

Roberto

La misma información ha sido difundida por páginas de noticias en Facebook, como Cali es Cali y Noticias de Bucaramanga y ya suma más de 1500 compartidos.

buca

Sin embargo, la Policía, en la cuenta de Twitter, desmintió esta información.

 Además, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, en una rueda de prensa había aclarado que, aunque versiones iniciales afirmaban que un perro antiexplosivos había detectado la bomba, en realidad ningún canino había fallecido en el atentado con carro bomba ocurrido el jueves.

“Aquí no hubo ningún perro muerto. El único perro que había que puede detectar explosivos estaba en la puerta principal de la escuela. El conductor entró por la puerta que es usada exclusivamente para entrar vehículos de carga”, aseguró Botero.

Jueves, 20 Junio 2019

No hay cómo saber si la mitad de los homicidios en Bogotá los cometen personas drogadas

Por Sania Salazar

La información oficial sobre homicidios contiene más datos sobre la víctima que sobre el victimario, por lo que es muy difícil establecer si el homicida actuó bajo los efectos de alguna sustancia.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, aseguró en su cuenta de Twitter que aproximadamente la mitad de los 1.000 homicidios que se registran al año en Bogotá no son cometidos por delincuentes, “sino por personas que haciendo uso del derecho al libre desarrollo de su personalidad consumen psicoactivos, pelean y matan a otros...hieren a miles más”.

Colombiacheck califica la afirmación como inchequeable, pues no hay fuentes de información que permitan concluir en cuántos de los homicidios el agresor actuó bajo los efectos de sustancias psicoactivas.

Según datos que nos envió el equipo de prensa de la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia, haciendo referencia a cifras de la Policía, en 2018 el 51% de los homicidios fueron iniciados por una riña y se produjeron en vía pública y en el mismo año el 68% de las lesiones fueron iniciadas por una riña y se produjeron en vía pública.

El equipo de prensa de esa Secretaría no especificó en qué documento o estudio de la Policía estaban esos datos, por lo que Colombiacheck revisó las cifras de homicidios y de lesiones personales de 2018, en las que hay información sobre si los hechos se cometieron en espacio público, pero no si fueron iniciados por riñas. En todo caso, ninguno de esos datos respalda la aseveración de Peñalosa con respecto al consumo de psicoactivos y su relación con los homicidios.

En la Secretaría también nos dijeron que, según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, “el consumo de alcohol, y demás sustancias psicoactivas (SPA) es el primer factor de vulnerabilidad asociado a ser víctima de homicidio o lesiones personales”. Efectivamente, en el Forensis 2016, un análisis del comportamiento de los homicidios que hace Medicina Legal cada año,  los consumidores de sustancias psicoactivas ocupan el primer lugar de los factores de vulnerabilidad de homicidios, pero “según el factor de vulnerabilidad de la víctima” y no del victimario, que es al que se refiere Peñalosa.

Las cifras de Medicina Legal  muestran que, efectivamente, en los últimos tres años, los asesinatos en la capital han sobrepasado los 1.000 casos cada año. En 2016 se registraron 1.302 casos; en 2017, 1.150; y las cifras preliminares de 2018 indican que ocurrieron 1.050 homicidios.

Pero la información de Medicina Legal sobre cada homicidio tiene más datos sobre la víctima que sobre el victimario, pues no en todos los casos se detiene al presunto agresor. Por ejemplo, en 796 de los 1.050 homicidios registrados en 2018 no se tiene información del presunto agresor, es decir, en el 75% de los casos. Y en todo caso Medicina Legal no tiene en sus informes datos que indiquen si el agresor estaba bajo los efectos de sustancias psicoactivas.

Hugo Acero, sociólogo, experto en seguridad urbana y subsecretario de Seguridad de Bogotá durante nueve años, indicó que según la Fiscalía, en 2018 en Bogotá solo el 32% de los homicidios han sido esclarecidos, y que por ende esos son los casos en los que se podría tener alguna información por lo que es muy difícil sacar la conclusión a la que llega Peñalosa. “Ni aún así porque si alguna persona mata a alguien y varios días o meses después es detenido, pues ya no se sabe si lo hizo bajo el efecto de alguna sustancia”, resaltó Acero.

*Foto tomada de la cuenta de Twitter de la Alcaldía de Bogotá.