Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 05 Noviembre 2020

Número de empleos por hectárea de cultivo de Cannabis depende de las características del mismo

Por Sania Salazar

El cálculo general del viceministro de política criminal y justicia restaurativa coincide con las estimaciones de académicos, pero la cantidad de empleos por hectárea la definen los planes de cultivo o las características del mismo.

Durante un foro sobre mitos y realidades del cannabis en el programa radial Hora 20 el viceministro de política criminal y justicia restaurativa, Javier Augusto Sarmiento Olarte, aseguró que, en cálculos generales, “por hectárea de cannabis se generan 17 empleos”.

 

Colombiacheck califica la frase como “verdadero, pero” porque aunque si bien la cifra mencionada por el viceministro concuerda con los cálculos que hay en esa industria, estos son generales, como bien lo aclara el funcionario, y el número de empleados por hectárea depende del plan de cultivo, como nos aclaró un experto.

En el equipo de prensa de ese viceministerio le dijeron a Colombiacheck que el dato salió del estudio La industria del cannabis medicinal en Colombia, realizado por Fedesarrollo en 2019, un panorama de ese mercado en Colombia que se basó en una encuesta de caracterización de la industria realizada a 32 empresas con licencias de los ministerios de justicia y salud para producción y transformación de cannabis con fines medicinales.

“Se puede ver que la generación de empleo agrícola por hectárea es similar a la de la industria de la floricultura, estimado en 17 empleos por hectárea. El costo de generación de empleo es, sin embargo, considerablemente mayor. Se trata, por lo tanto, al mismo tiempo de una industria con alta capacidad de generación de empleo, pero con grandes requerimientos de inversión que permiten caracterizarla como intensiva en capital”, asegura el estudio. 

El estudio de Fedesarrollo también indica que el empleo generado por la industria es formal y que en un 90% es permanente, además que en un 55% es femenino.

Según las proyecciones del estudio, “el empleo generado, que actualmente estaría alrededor de 1.214 ocupados (con 784 empleos agrícolas), llegaría a representar 41.748 empleos en 2030, incluyendo 26.968 empleos agrícolas”.

La tesis de maestría Análisis económico de la industria del cannabis medicinal en América indica que en términos de impacto interno del cultivo de Cannabis la generación de empleo parece ser uno de los aspectos más tangibles.

“En lo referente a la generación de empleo, los resultados comparativos entre los países analizados mostraron que el empleo es un indicador muy relevante en esta industria puesto que, como se analizó, se requiere un alto porcentaje de trabajo manual, desde el cultivo de la planta hasta el cuidado y la cosecha, a lo que se suma que el enfoque de la mayoría de los países de América, con excepción de Estados Unidos, es que la industria es bastante competitiva porque se tienen bajos costo en la mano de obra, es decir, tienen alta dependencia de los empleados y no tanto de la tecnología. De este indicador se concluye que los países estiman que se requieren alrededor de diez a quince empleados por hectárea operativa”, indica el trabajo de grado.

Varias publicaciones, entre ellas esta tesis de maestría, mencionan el cálculo del exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, según el cual ese tipo de cultivos necesitaría entre 10 y 17 trabajadores por hectárea. Lo anterior, basado en un estudio que hizo Echeverry junto a los exministros Mauricio Santamaría (protección social) y Tomás González (minas y energía) sobre los efectos de este tipo de cultivo en la economía colombiana.

Pablo Zuleta, Director de Área de Consumo de Drogas del Centro de Estudios sobre Seguridad y drogas, CESED, de la Universidad de los Andes, le explicó a Colombiacheck que el resultado de Fedesarrollo es un indicativo de la situación en general producto de una selección de empresas que pueden llegar a tener un nivel representativo para el momento, pero no necesariamente es lo que puede observarse en general,  pues precisó que las características del cultivo, o lo que se conoce como planes de cultivo, determinan la inversión que se tiene que hacer por hectárea y el número de empleados necesarios para controlar el cultivo.

El experto indicó que hay una gran cantidad de empresas que si bien están inscritas y tienen licencias y posiblemente han avanzado en el plan de cultivo no han empezado o no empezaron nunca a sembrar porque no encontraron un mercado claro en el desarrollo del negocio.

Zuleta explicó además que la producción de la siembra es puramente agrícola en la medida en la que hay unos técnicos agrícolas específicos para el cannabis que cuidan el cultivo, pero hay otros sector de la industria que tiene que ver con los procesamientos, con los procesos de de producción de extractos (en Colombia no se puede vender la flor seca) que requieren otro tipo de empleos.

La tesis de maestría ya mencionada asegura que la industria del cannabis en Colombia podría dinamizar la economía del país a través de empleo y exportaciones. “La industria del cannabis es prometedora; sin embargo, los resultados en los próximos diez o quince años dependerán en gran medida de la relevancia que logre tener la industria en la agenda del gobierno actual y de los futuros, además de la agilidad con la que reaccionen los reguladores en la atención de las necesidades de la industria, a lo que se suma el apoyo del sector financiero y bancario”, concluye el documento.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Martes, 11 Agosto 2020

El crecimiento de 2019 ‘superó el promedio mundial, regional y de la Alianza del Pacífico’

Por José Felipe Sarmiento

Este es uno de los chequeos a las afirmaciones del presidente, Iván Duque, en su discurso del pasado 7 de agosto.

“Dos años después del 7 de agosto de 2018 vemos la evolución de Colombia en materia de emprendimiento, [...] logrando un crecimiento económico en el 2019 que superó el promedio mundial, el regional y el de bloques comerciales como el de la Alianza del Pacífico” en 2019, dijo el presidente, Iván Duque, en su discurso de conmemoración de los 201 años de la Batalla de Boyacá, aniversario que también marca la mitad de su gobierno.

Las tres comparaciones son verdaderas. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) en Colombia fue de 3,3 por ciento en 2019, según informó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) en el respectivo boletín de diciembre. En efecto, es superior al promedio mundial, que el Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó en 2,9 por ciento, y al de Suramérica, donde el mismo organismo dijo que fue negativo de 0,1 por ciento.

PIB de Colombia, Suramérica y el mundo 1980-2019. Fuente: FMI.

El país también le gana a la media global según el Banco Mundial (BM), que la estima en 2,47 por ciento. Este mismo ente multilateral también señala que América Latina y el Caribe crecieron apenas 0,8 por ciento en el mismo periodo y, por tanto, la región también estuvo por debajo del resultado colombiano.

Las dos bancas internacionales cuentan con datos similares para los otros tres países que conforman la Alianza del Pacífico: México, Chile y Perú. En 2019, el primero tuvo un decrecimiento de 0,1 por ciento, el segundo creció 1,1 por ciento y el tercero, 2,2 por ciento. El promedio de los cuatro integrantes fue de 1,6 por ciento, la mitad del crecimiento de Colombia.

Esto demuestra que las comparaciones que hizo Duque son ajustadas a la realidad.