Pasar al contenido principal
Jueves, 10 Mayo 2018

Petro insiste en el metro subterráneo, pero no está en sus manos

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El candidato asegura que de llegar a la Presidencia va a hacer el metro subterráneo en Bogotá. Sin importar que esté aprobada la versión elevada. Encontramos que no lo puede hacer.

Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”, dijo el candidato de la Colombia Humana en el debate realizado por Canal Capital. Esa afirmación generó polémica porque todos los demás candidatos a la Presidencia dijeron que iban a respaldar el metro elevado de Peñalosa.

Su argumento lo basa en que, según él, el metro elevado está ad portas de su construcción sin contar con los estudios completos; mientras que los hechos por su administración, el subterráneo, ya tenía lista la fase III y solo faltaba abrir la licitación.

Colombiacheck.com logró confirmar que efectivamente se hicieron los estudios para el metro subterráneo durante el gobierno de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá. Según Jose Gabriel Cano, miembro de la firma Cano Jiménez Estudios que participó en los estudios del metro subterráneo, la fase III tomó 18 meses en su diseño y contempla un túnel de 25 kilómetros.

No obstante, más allá del debate sobre si es mejor o no para la ciudad un metro subterráneo o uno elevado o si el uno tiene más o menos estudios, la cuestión es que no es del todo cierto que Gustavo Petro, de llegar a la Presidencia, pueda echar para atrás un proyecto de tal importancia para la capital e imponer su modelo.

En primer lugar porque el Artículo 1 de la Constitución de 1991 sostiene que “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales”.

Es decir, quien tiene la competencia para decidir qué obras de infraestructura contratar es el mandatario de cada municipio o ciudad del país. Y en el caso específico de Bogotá, el decreto 1421 de 1993 determina que el gobierno y la administración del Distrito Capital están a cargo, entre otros, del Alcalde Mayor.

Entonces, el Presidente de la República no puede tomar decisiones sin el aval de las autoridades territoriales. En otras palabras, Petro no puede contratar sin Enrique Peñalosa y la posibilidad de “convencerlo”, como afirmó en el debate, es muy poco probable.

El candidato progresista insiste, sin embargo, en que si la Nación financia el 70% la obra, él puede, simplemente, redirigir los recursos hacia lo que es más pertinente para Bogotá de acuerdo con él.

Para Francisco Suárez, socio de la firma Infraestructura Legal, esto es parcialmente cierto, pues “si la Nación decidiera retirar sus compromisos, es posible que Peñalosa no pueda contratar el metro. Pero eso significaría 5 años más sin metro para Bogotá”. Es decir, que Peñalosa tampoco puede hacer el metro sin Petro de presidente.

Luis Guillermo Plata, director de ProBogotá, dice que hacer un nuevo proceso para construir el metro subterráneo podría retrasar nuevamente el inicio de la obra. Y también es pesimista del tiempo de construcción.

Hace al menos 50 años se hizo la primer propuesta de darle un metro a Bogotá. Y en esta oportunidad, el sueño parece estar más cerca porque finalmente un alcalde mayor consiguió la aprobación tanto del concejo de la capital como del Gobierno Nacional para lograr su financiación.

Apenas un par de días atrás se aprobó el Conpes que da vía libre a las tres operaciones con los bancos internacionales que permitirán los créditos para la construcción de la primera línea.

Está previsto que en julio se inicie la selección de las empresas que harán parte de la licitación y si todo sale como se espera, para el año 2024 Bogotá tendría por fin su anhelado medio de transporte. Pero si Gustavo Petro insiste en su idea es muy difícil que se consiga.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    1. Frase: “Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”

    2. Autor de la frase: Gustavo Petro

    3. Fuentes consultadas y expertos:

    Decreto 1421 de 1993.

    Constitución Política de Colombia

    Francisco Suárez, socio de Infraestructura Legal.

    Jose Gabriel Cano, socio de Cano Jiménez Estudios.

    Luis Guillermo Plata, director de Probogotá.

    4. Contexto: Lo dijo durante el debate realizado por Canal Capital el pasado 8 de mayo.

    5. Calificar la afirmación: Falsa.

Lunes, 16 Abril 2018

Gaviria y De la Calle, un mes sin foto juntos

Por Sania Salazar

El expresidente César Gaviria aseguró que siempre ha respaldado la candidatura de Humberto De la Calle. Sin embargo, chequeamos y durante más de un mes el director del liberalismo lo dejó solo.

Después de un mes de no verse juntos en actos públicos al expresidente y jefe único del Partido Liberal, César Gaviria Trujillo y al candidato presidencial de ese partido, Humberto De la Calle, reaparecieron uno al lado del otro y con el liberalismo en pleno a sus espaldas.

Fue el pasado 10 de abril, al término de una reunión de bancada, en la que Gaviria leyó un comunicado titulado: “Todos somos De La Calle”, con el que quería ponerle punto final a los rumores de un distanciamiento con el que fuera su ministro de Gobierno y que lo estaba dejando solo en su candidatura presidencial. El expresidente aseguró que el apoyo a De la Calle era total.

“Me he dedicado día y noche, y eso lo pueden decir los parlamentarios, a trabajar con ellos en la elección parlamentaria, yo me recorrí todo el país defendiendo las acciones del partido y a nuestro candidato. Eso de que no he hecho campaña no resiste análisis”, dijo Gaviria días antes en entrevista con el periódico El Tiempo el pasado 8 de abril.

A pesar del compromiso y de que Gaviria ha respaldado a De La Calle, hubo un periodo de incertidumbre en que al candidato se le vio solo.

La publicación se conoció dos días antes de la reunión de bancada y causó polémica porque Gaviria deja la impresión de un posible giro hacia la campaña del Centro Democrático para la segunda vuelta presidencial.

Lo que dice Gaviria es parcialmente cierto, por lo que Colombiacheck.com califica la afirmación como aproximada. En redes sociales tanto de De La Calle como del Partido Liberal hay fotos y videos que muestran que Gaviria estuvo en varias regiones del país haciendo campaña con los candidatos de ese partido a Senado y Cámara y en algunas de esas correrías compartió tarima con De La Calle.

Colombiacheck corroboró que esas fotos fueron de actividades realizadas antes del 11 de marzo, día de las votaciones legislativas. Se preguntó a la campaña por imágenes del candidato presidencial y Gaviria juntos en actividades de campaña luego del 11 de marzo, pero aunque aseguraron que sí se reunieron en ese periodo, no tienen una que evidencie lo que ha dicho el expresidente.

Todas las fotos que enviaron son de actos de campaña previos a esa fecha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado 1 de abril Noticias Uno había publicado una nota periodística en la que dejó en evidencia que De La Calle y Gaviria no habían aparecido en ningún evento público. Pero desde la cuenta de Twitter del Partido Liberal respondieron con fotos de actividades de campaña legislativa, pero no hay ninguna que evidencie una actividad de campaña posterior a las elecciones del 11 de marzo.

 

 

Liberales confirman distanciamiento

Pero aunque Gaviria zanjó los rumores de un posible distanciamiento con De la Calle, lo cierto es que el episodio dejó al descubierto fracturas al interior del liberalismo.

“Lo único que puedo decir es que yo voy todos los días a la sede de campaña y nunca lo he visto”, aseguró Luis Ernesto Gómez, exviceministro del Interior, quien está apoyando la campaña de De La Calle, refiriéndose a Gaviria.

Al preguntarle a Olga Lucía Velásquez, representante a la Cámara y vocera de la campaña de De La Calle, sobre los motivos del distanciamiento entre el candidato y el jefe del partido calificó la situación como normal.

La congresista la justificó indicando que después de las legislativas los diferentes candidatos al Congreso fueron llamados de otros grupos políticos, pero que al final Gaviria “unirnos alrededor de Humberto De La Calle”, concluyó Velásquez.

Mario Castaño, actual representante a la Cámara por Caldas y electo al Senado, reconoció que hubo diferencias en la relación entre De la Calle y los dirigentes liberales. Esto se debió a que la bancada liberal en el Congreso esperaba a que De La Calle buscara a las bases y a su vez el candidato a que el partido actuara.

“Esperábamos que nos acompañara en el proceso electoral que culminó el 11 de marzo y De La Calle, de una manera extremadamente respetuosa, no quiso entender que esos escenarios eran propicios para promover sus idearios, pero ya se subsanó la crisis”, aseguró Castaño, quien reiteró que todos en el partido acompañarán al candidato.

Castaño fue uno de los congresistas de la bancada liberal que tuvieron acercamientos con Iván Duque, el candidato del Centro Democrático. Intentos de “fuga” que se dieron luego del café entre De La Calle y Fajardo.

Para Mauricio Gómez Amín, la bancada de Senado y Cámara siempre ha estado al lado de De La Calle, pero reconoció que no le gustó el “coqueteo” entre el exnegociador con las FARC y Fajardo.

Según él, no es que Gaviria hubiera dejado solo a De La Calle, sino que la campaña parlamentaria “opacó a la presidencial en algún momento, el presidente Gaviria se dedicó a acompañar a sus candidatos en plaza pública para sacar un buen resultado”, indicó.

Las razones

Una de las posibles hipótesis de la falta de fotos conjuntas es que después de las elecciones a Congreso se celebró la Semana Santa, periodo en el que las campañas desaceleraron el ritmo y que Gaviria estuvo fuera del país.

Además, que en la semana de Pascua, De La Calle se tomó el famoso café con Sergio Fajardo, candidato presidencial de la Coalición Colombia, para explorar la posibilidad de una alianza, de la que Gaviria no ha estado acuerdo.

A esto hay que sumarle que al interior del liberalismo, a algunos congresistas tampoco les sonó y empezaron a escuchar propuestas de otras campañas. Gaviria frenó el proceso con Fajardo y empezó a trabajar para lograr la unidad de bancada para primera vuelta.

Todo lo anterior hizo que la campaña entrara en una etapa de incertidumbre en la que De La Calle se vio solo esperando los resultados de las gestiones de Gaviria.

En la entrevista con El Tiempo Gaviria dijo que son sus contradictores los que han dicho que él no está comprometido con la campaña presidencial del partido, pero aseguró que dentro de esa colectividad no existe esa idea. “Me preocuparía que lo dijera De la Calle”, confesó Gaviria.

De La Calle ratificó en un trino el acompañamiento de Gaviria “en los actos de campaña para el 11 de marzo”.

 

 

Juan Fernando Cristo, exministro del Interior, ha sido el principal contradictor de Gaviria después de que perdió en la consulta interna del partido para elegir candidato, precisamente porque asegura que este no ha respaldado sólidamente a De La Calle, quien ganó esa consulta.

Cristo critica que Gaviria se demoró en organizar una reunión de bancada con De La Calle, como se lo dijo hace poco en una entrevista a la revista Semana.

En el artículo, Cristo asegura que Gaviria se dedicó a “armar una rosca personal y familiar”, en alusión a los rumores que hay sobre que a Gaviria lo que le interesa es trazar el camino a la presidencia de su hijo Simón.

A la salida de la reunión de la bancada liberal, De La Calle reiteró la unificación de fuerzas, para lo que nombró como director nacional de la campaña al senador Rodrigo Villalba. También se coordinó un cronograma para que senadores y representantes a la Cámara actuales y electos lo acompañen en actos en el país, en los que también estará el director del partido.

De La Calle queda en manos de las verdaderas intenciones de un partido a la cabeza de Gaviria, de quien ha sido cercano y quien ha destacado en especial dos méritos del candidato, el liderazgo de la Constituyente del 91 (quién él mismo le encargó luego de nombrarlo ministro del Interior) y la negociación del acuerdo de paz con las Farc. Pero quien también tiene en mente el futuro político de su hijo.