Pasar al contenido principal
Viernes, 09 Noviembre 2018

A Rodrigo Lara le faltó precisión en queja por compra de buses para Transmilenio

Por Sania Salazar

Es verdad que el tipo de buses que compró Bogotá ya no se pueden comprar en Europa, pero no se compraron tantos como dijo Lara.

Rodrigo Lara, senador del partido Cambio Radical, publicó en su cuenta de Twitter su inconformidad por el resultado de la licitación para la compra de los buses de Transmilenio que reemplazarán a los más viejos que tiene el sistema.

 

 

Colombiacheck revisó dos datos chequeables del trino: si el 60% de la flota nueva es Euro V; y si esos buses ya salieron del mercado en Europa.

Le consultamos a Lara y a su equipo de prensa sobre las fuentes en las que se basa la información que publicó, pero hasta el momento de publicar esta nota no habían respondido.

Tras revisar la información, encontramos que la información es aproximada.

Según el comunicado de Transmilenio, de los 1.383 buses nuevos que se van a comprar, 672 (y no 682, como dice Lara en el trino) serán Euro V diésel, lo que corresponde al 48,5% de la flota (no al 60%). Es posible que Lara haya sacado ese 60% de hacer el cálculo con base en los 1.133 buses cuya compra se definió en la licitación, pero falta por adjudicar la compra de 250 buses que hacen parte del lote de Las Américas, de los cuales se desconoce el tipo de tecnología, pues la licitación se declaró desierta.

Cuando se habla de Euro V se hace referencia a una de las escalas de una normativa ambiental que busca reducir las emisiones contaminantes de los vehículos a diésel. El Euro V es uno de los menos contminantes de diésel, pero hay una normativa mayor, la Euro VI, que contamina menos.

Por otra parte, es cierto que en los países de la Unión Europea ya no está permitido comprar buses Euro V, pero algunos de estos buses todavía circulan en sus calles.

Darío Hidalgo, experto en movilidad y exsubgerente de Transmilenio, le explicó a Colombiacheck que, desde 2014, en Europa solo está permitido comprar Euro VI.

En efecto, la Regulación 595 de 2009 de la Unión Europea especifica la regulación Euro VI y prohibe, después del 31 de diciembre de 2013, "el registro, la venta y la entrada en servicio de esos vehículos" que no cumplan con dichas especificaciones.

Hidalgo también nos dijo que los Euro V saldrán de circulación cuando cumplan su vida útil (entre 10 y 12 años, es decir, que los últimos estarán rodando en 2026).

Con Hidalgo coincidió el profesor Jesús Casanova Kuindelán, catedrático en máquinas y motores térmicos de la Universidad Politécnica de Madrid, quien le dijo a RCN Radio que, efectivamente, hay buses Euro V rodando por Europa, pero que ya no es posible incorporar nuevos a la flota porque las autoridades no permitirían matricularlos para que puedan circular. Además, Casanova Kuindelán admitió que empezar a incorporar buses Euro V es ir rezagados.

Por otra parte, la misma Regulación citada más arriba acota (en su Artículo 8) que se podrán expedir certificados de normativas de emisiones anteriores a la de Euro VI a “vehículos y motores para la exportación a otros países, siempre y cuando esos certificados digan claramente que los vehículos y motores en cuestión no podrán ser enviados al mercado de la Comunidad". Es por esto que Volvo y Scania (ambas compañías de Suecia, uno de los países de la Unión Europea) le pueden vender los buses Euro V a Bogotá.

Martes, 10 Abril 2018

La confusa respuesta de Vargas Lleras sobre la contaminación del aire

Por Colombiacheck

Al candidato le preguntaron por la contaminación en el país y contestó con una cifra inflada sobre deforestación. En su campaña anunciaron que presentarán la propuesta ambiental.

Durante el debate presidencial realizado por Teleantioquia y la revista Semana se les preguntó a los candidatos qué hacer con el tema ambiental y la contaminación en las ciudades capitales.

Mientras que los demás candidatos respondieron prometiendo, por ejemplo, promover el uso de vehículos eléctricos, utilizar energías renovables o que el desarrollo tenga un enfoque ambiental, Germán Vargas Lleras aseguró que el principal enemigo del medio ambiente es la ilegalidad y mencionó el reciente derrame de petróleo, en Barrancabermeja. Para redondear su respuesta también soltó esta cifra: “200 mil hectáreas se deforestan al año en este país”.

Colombiacheck contactó a los encargados de prensa de la campaña para averiguar en qué fuente basó el candidato la cifra. Nos indicaron que la fuente es el Ideam, que según la campaña, reportó en 2017 190.00 hectáreas deforestadas.

Pero según la última medición del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, publicada en 2016, en el país se deforestaron 178.597 hectáreas. Lo que quiere decir que en su respuesta en el debate Vargas Lleras aumentó el problema en 21.403 hectáreas, por lo que calificamos su afirmación de inflada.

Es más, aunque en la última medición se registró un aumento del problema en un 44%, en los registros de los últimos tres años las cifras no se han acercado a las 200 mil hectáreas. En 2015 fueron 124.035 y en 2014 el área deforestada se calculó en 140.365 hectáreas.

Lo ambiental no aparece dentro del plan de gobierno publicado en la página web de Vargas Lleras. En la oficina de prensa del candidato aseguraron que tienen una propuesta en esa materia, pero que no la han presentado, por lo cual no aparece todavía en la página.

La respuesta de Vargas Lleras sorprende si se tiene en cuenta que el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, fue nombrado en la administración de Juan Manuel Santos como cuota de Cambio Radical, el partido que creó Vargas Lleras y que hoy lo apoya en su aspiración presidencial.

A Murillo le ha tocado enfrentar los graves problemas que tiene el país para controlar la deforestación de bosques y cumplir con la meta que se planteó el gobierno Santos de reducir la tala en la Amazonía a cero en 2020.

Recientemente el funcionario confesó, en entrevista con El Colombiano, que la deforestación era su principal dolor de cabeza, y, en otra con El Espectador, reconoció que la meta real para acabarla (en la Amazonía) no sería en 2020 sino en 2022 o 2025.

En lo que sí atinó Vargas Lleras es en que el principal enemigo del medio ambiente son los actores ilegales. Según el último reporte del IDEAM los principales motores de deforestación están relacionados con el acaparamiento de tierras, los cultivos de uso ilícito, la minería y la tala ilegal.

En el ministerio de Ambiente le explicaron a Colombiacheck.com que ese acaparamiento de tierra es, por lo general, para la agricultura y la ganadería, que representa un 45%, seguida por los cultivos de uso ilícito con un 22% y la ejecución de obras de infraestructura 10%.