Pasar al contenido principal
Jueves, 21 Febrero 2019

Valla publicitaria de Samuel Hoyos incurriría en una falta

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Todos los elementos que hacen parte de la propaganda refieren claramente a una campaña política para impulsar su precandidatura. Pero hay zonas grises en la norma que lo regula.

El viernes de la semana pasada, una valla publicitaria fue el centro de una discusión en Twitter.

Ángela María Robledo, representante a la Cámara y ex fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro, publicó un trino en el que preguntaba si “alguien del @CeDemocratico le podría recordar a @SamuelHoyosM que esto es prohibido”, refiriéndose a una fotografía de un aviso en donde se alcanza a leer el nombre de Samuel Hoyos, precandidato a la alcaldía por el partido Centro Democrático.

Apenas unos minutos después Hoyos respondió que se trataba de la promoción de su libro Petro. El caso de corrupción de la Colombia Humana. 

Colombiacheck consultó a la representante Robledo por las razones de su trino y las fuentes en las que se basó para afirmar que el hecho debería estar prohibido. Su equipo de prensa nos remitió su respuesta:

“La ley colombiana establece que la divulgación política no implica la publicidad que busca apoyo electoral para los partidos o movimientos, razón por la cual se permite que la misma se pueda realizar en cualquier tiempo. Por su parte, la propaganda electoral sí tiene un período de tiempo específico para su realización: únicamente podrá efectuarse durante los tres (3) meses anteriores a la fecha de las elecciones (Ley 1475 de 2011)”, de acuerdo con la representante.

Además, agrega que la publicidad en cuestión aparenta ser comercial (como lo refirió el mismo Hoyos) porque supuestamente promociona un libro, pero lleva a la página web www.samuelhoyos.com donde todos los contenidos son de divulgación y propaganda electoral.

“El señor Hoyos está transgrediendo la norma citada porque en la página web están los borradores del programa de gobierno e informes de sus visitas proselitistas a las diferentes localidades de Bogotá”, dice la comunicación de Robledo. Además, en la misma página, en el enlace de la biografía “dice directamente que quiere ser alcalde de Bogotá”.

Finalmente, el equipo de Robledo nos envió un video de El Tiempo, en el cual, señala la representante, Hoyos “no niega haber puesto las vallas”. Por el contrario, el precandidato afirma que solo estuvieron en las calles por el fin de semana pasado para promocionar su libro y manifiesta que se trató de una donación que le hizo alguien más.

Para revisar si Robledo está en lo cierto, consultamos a Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), quien coincide con la representante en las razones para señalar una falla por parte de Hoyos y agrega unas más.

Al buscar en Google “Samuel Hoyos libro” el primer resultado que aparece es un anuncio que dirige a la página web y que abiertamente dice: “Precandidato Alcaldía Bogotá”.

Captura de pantalla google

Luego de ingresar a este enlace, la página solicita registrarse para poder descargar el libro. Aunque en ninguna parte aparece el título del mismo sino, únicamente, la imagen de Hoyos.

Captura de pantalla página Samuel Hoyos

Por otro lado, en la valla se hace alusión, también, a la etiqueta #ConSeguridad que al buscar en Twitter relaciona con contenidos de campaña de Samuel Hoyos.

“En sentido estricto la valla no dice que sea precandidato, pero todos los referentes remiten a una precandidatura”, dice Barrios.

Ahora bien, como refiere la representante, la Ley 1475 de 2011 en su artículo 35 señala que la propaganda para “toda forma de publicidad realizada con el fin de obtener el voto de los ciudadanos a favor de partidos o movimientos políticos, listas o candidatos a cargos o corporaciones públicas de elección popular, del voto en blanco, o de una opción en los mecanismos de participación ciudadana (...) que se realice empleando el espacio público podrá realizarse dentro de los tres meses anteriores a la fecha de la respectiva votación”.

Las elecciones se realizarán el 27 de octubre de 2019, de acuerdo con el calendario de la Registraduría, de modo que a partir del 27 de julio es posible hacer propaganda usando el espacio público.

Pero, como en este caso, Samuel Hoyos apenas figura como precandidato, lo que refiere la resolución 386 del 22 de enero de 2019 para ello, es que la propaganda para elegir candidato oficial de un partido o movimiento, se podrá hacer a partir del 27 de febrero. Lo cual haría que la valla de Hoyos constituya una falta a la norma y, por lo tanto, es verdad lo que dice Robledo de que “eso está prohibido”.

No obstante, como el Centro Democrático decidió que definiría su candidato no por consulta interna sino a través de una encuesta, lo que representa un ejercicio de democracia alternativa de acuerdo con la MOE, no son claras las reglas en materia de propaganda. Esto hace que entremos en una “zona gris”, según Barrios.

La resolución 386 contempla el mecanismo de la democracia alternativa, pero no esclarece cómo regular las campañas políticas (y por lo tanto la propaganda) para este mecanismo.

De modo que no debería haber publicidad de campaña por fuera de los tiempos de la ley, pero no existe una normatividad clara frente a los límites de las campañas para mecanismos alternativos de democracia interna diferente a las consultas. Por lo cual, si más adelante se aplica o no una sanción contra Hoyos será competencia del CNE y corresponderá a la interpretación que la entidad haga sobre los hechos.

Viernes, 18 Octubre 2019

No se puede determinar si Galán le quitó votos a Petro en 2011

Por Isabel Caballero Samper

Aunque en esas elecciones, Galán sí obtuvo la mayor parte de su votación de estratos bajos, donde Petro tuvo su mayor fuerza electoral, no existen datos ni estudios que demuestren que esos votos se hubieran ido con este si Galán no se hubiera presentado.

Hace unas semanas, el candidato a la alcaldía de Bogotá Carlos Fernando Galán dijo en una entrevista en Blu Radio que cuando fue candidato por el mismo cargo en 2011: “El grueso de mi votación fue una votación de estratos 1, 2 y 3. Y era gente que en su mayoría, según las encuestas que yo conocí en esa época, que si yo no hubiera estado en la contienda hubiera votado por Gustavo Petro. Entonces yo le quité más votos a Gustavo Petro que a cualquier otro.”

Esta era una respuesta a la acusación de Miguel Uribe Turbay de que en esas elecciones  “la división y por los egos políticos [Galán] condenó a Bogotá probablemente a uno de los peores alcaldes que ha tenido” refiriéndose a Gustavo Petro, el ganador  en esa ocasión.

Calificamos la afirmación de Galán de inchequeable porque aunque la mayor parte de su votación  sí la obtuvo en estratos bajos (igual que Petro) no encontramos datos que nos permitieran concluir que los votantes de Galán hubieran votado por Petro en otras circunstancias y que por tanto él le hubiera “quitado” votos en esa ocasión.

Para chequear esta afirmación consultamos en primer lugar con el equipo de prensa del candidato para preguntarle de dónde había sacado los datos. Nos dijeron que según los resultados de la Registraduría las localidades donde más votos obtuvo Galán fueron Kennedy y Engativá con más de 30.000 votos y donde predomina el estrato tres. Luego, San Cristóbal, Bosa, Suba y Ciudad Bolívar con 20.000 votos. En cambio en localidades de estratos más altos como Chapinero, Barrios Unidos y Teusaquillo sólo obtuvo cerca de 5.000 votos.

La información de las votaciones de 2011 por localidades ya no está en el portal de la Registraduría, pero para contrastar la información dada por Galán hablamos con Yann Basset, profesor y director del Grupo de Estudios de la Democracia de la Universidad del Rosario, quien recopiló y analizó los resultados de las elecciones locales de hace ocho años.  

Mapa de los votos de Galán en 2011 - Yann Basset

Basset nos envió este mapa realizado con datos de la Registraduría y que no ha sido publicado en donde se muestra cómo fue la votación de Galán en esas elecciones. El tono muestra el porcentaje de voto que recibió el candidato en cada  Unidad de Planeamiento Zonal (que son subdivisiones de las localidades). Entre más oscuro el tono mayor es el porcentaje. Y los puntos negros son los puestos de votación en su ubicación respectiva. El tamaño del punto muestra la cantidad de votos del candidato en valor absoluto.

Los colores más oscuros y los puntos más grandes, es decir donde Galán tuvo más votos, están en Usme, San Cristobal, Rafael Uribe, Ciudad Bolívar, Bosa, Kennedy, Fontibón, Engativá y Suba. 

Basset concluye que “en efecto [Galán] tenía más voto en los estratos populares”. Su análisis hila más fino que el del equipo de Galán que simplemente mira los estratos predominantes en cada localidad y el estrato del vecindario de cada puesto de votación. Sin embargo,  el académico advierte que “los cálculos son siempre sujetos a discusión porque atribuir a un puesto un estrato es siempre un poco arbitrario, pero hicimos ese gráfico atribuyendo a cada puesto el estrato que consideramos dominante en el vecindario”.

Gráfico votos de 2011 por candidato - Yann Basset

En este gráfico también elaborado por Basset, se muestra cómo se distribuyó la votación de la época en cada estrato socioeconómico y complementa el análisis del mapa, se evidencia que Galán obtuvo su mejores resultados en el estrato uno. 

También en los estratos dos y tres le fue bastante bien y obtuvo resultados más altos de los que consiguió en la general. En cambio en los estratos cuatro, cinco y seis (en donde Enrique Peñalosa arrasó) le fue bastante mal. Galán quedó de cuarto en la votación total.

Basset advierte que “Galán tuvo sus resultados sesgados hacia los estratos bajos simplemente porque los estratos altos estaban copados por Peñalosa y Parody.” 

En un análisis escrito por Juanita León de La Silla Vacía se decía que Galán “registra muy bien en los estratos dos y tres, donde el recuerdo de su papá Luis Carlos Galán le ayuda mucho”. Un análisis que también sugiere que en estos estratos no estaba compitiendo con Peñalosa.

Luego buscamos las encuestas que se hicieron en la época para chequear si es verdad que indicaban que las personas que iban a votar por Galán hubieran votado por Petro si el primero no se hubiera presentado, pero no encontramos ninguna de donde se pudiera colegir esto.

El Consejo Nacional Electoral exige que las firmas les envíen ciertos datos básicos de la encuesta (la ficha técnica completa, el formulario aplicado, los resultados de la encuesta). Pero en la página de esta entidad sólo están las encuestas publicadas desde el 2012 en adelante.  Entonces contactamos a Anwar Daccarett, asesor de relaciones internacionales y encuestas del CNE, para pedirle la información del 2011.

Ya con la información en mano revisamos las 27 encuestas de intención de voto para la alcaldía de Bogotá D.C. de 2011 que el CNE tiene registradas. En ninguna se preguntó qué harían los futuros votantes si Galán no se hubiera presentado a la contienda.

La única encuesta medianamente relevante que encontramos fue una que hizo la firma Yanhaas S.A. encomendada y financiada directamente por Enrique Peñalosa y que fue llevada a cabo del 19 al 20 de octubre de 2011.  Esta encuesta preguntaba por la intención de voto del encuestado y luego por otro candidato por el que votaría si no pudiera votar por su primera opción.  

Encusta Yanhaas intención de voto

 

Encuesta Yanhaas

En primer lugar es notorio que esta encuesta realizada sólo unos días antes de las elecciones daba por ganador a Enrique Peñalosa. 

Con los resultados entregados por la encuestadora al CNE no hay manera de saber ni de dónde y hacia dónde se mueven los votos de una respuesta a la otra, ni cómo se cruzan con los estratos de los votantes para demostrar lo dicho por Galán. Quien tenga acceso a los datos crudos de esa encuesta, que no pudimos encontrar que hubiera sido publicada por ningún medio de comunicación, sí podría hacer esos cruces y encontrar esa información.

Siguiendo con la verificación de la afirmación de Galán, hicimos una búsqueda extensiva de artículos de prensa de la época utilizando distintos comandos avanzados en Google para intentar encontrar alguna encuesta que hiciera preguntas del tipo "si el candidato por el que usted piensa votar se retirara, ¿por cuál otro votaría?" o "¿cuál es su segunda opción?" pero no encontramos ninguna.

Como Galán dijo que sus votantes, “era gente que en su mayoría, según las encuestas que yo conocí en esa época, que si yo no hubiera estado en la contienda hubiera votado por Gustavo Petro”,  le preguntamos a su equipo de prensa por esas encuestas. Solo nos respondieron sobre los resultados del candidato ante la Registraduría y no aclararon a qué encuestas se refería.

Estos elementos nos llevaron a concluir que es inchequeable la afirmación de Galán de que él le quitó votos a Petro en las elecciones de 2011.

RedCheq