Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 23 Julio 2020

Amas de casa sí son la ocupación que registra mayor contagio en Bogotá

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Pero la alcaldesa Claudia López no mencionó que son muchas más las personas que no registraron ninguna ocupación.

Después de que la Alcaldía de Bogotá tomara la decisión de decretar cuarentenas por localidades, el lunes 13 de julio la alcaldesa Claudia López salió a dar entrevistas a distintos medios para explicar la medida.

La primera de las entrevistas fue con Noticias RCN. Las periodistas del noticiero de la mañana le preguntaron a la alcaldesa por la instalación de nuevos ventiladores para atender los casos más graves de contagiados del nuevo coronavirus COVID-19. López respondió que entran muchos pacientes todos los días porque “la gente se contagia” y que “los menores de 50 años que son la mayoría de la fuerza productiva, si no se cuidan, están trayéndole el contagio a sus papás”. Y posteriormente afirmó: “Las amas de casa son la actividad que en este momento registra mayor contagio”.

Minutos más tarde, en entrevista con la emisora Blu Radio, López repitió la misma frase. Nuevamente en respuesta a una pregunta relacionada con el alto número de contagios en algunas localidades. Esta vez López dijo: “Por grupos de población, las amas de casa son el grupo de población que tiene mayor contagio”. 

Pero a la afirmación de la alcaldesa le faltan datos, porque el 64,1 por ciento de los contagios no registraron ocupación.

Revisamos los datos registrados en las plataformas SaluData, de la Secretaría Distrital de Salud y al 21 de julio no había registro de contagios de COVID-19 desagregados por ocupación. La página muestra los casos confirmados clasificados en: Estado (leve, recuperado, moderado, grave y fallecido), Ubicación (casa, hospital UCI), Tipo de contagio (en estudio, relacionado, desconocido e importado), Localidad y Sexo.

Igualmente, revisamos la información pública en la página del Instituto Nacional de Salud (INS) y tampoco encontramos datos por ocupación en Bogotá, pues solo están las cifras nacionales.

Al consultar al equipo de prensa del INS, nos respondieron que “ese nivel de detalle solo se publica para poblaciones específicas que están en mayor riesgo o pertenecen a una etnia. No para la comunidad en general”. Efectivamente la base de datos de COVID del instituto muestra, en la pestaña “Poblaciones”, cinco ítems: Personal de la salud, Población indígena, Población afrocolombiana, Gestantes y neonatos y Extranjeros en Colombia.

Asimismo, le preguntamos al equipo de prensa de la Secretaría de Salud de Bogotá por los datos señalados por la alcaldesa y nos respondieron que la información no está publicada porque “salió de una caracterización que se hizo con casos al 30 de junio” que no ha sido divulgada, pero que “es información pública”. Y que en la alcaldía se desarrollaban “múltiples ejercicios con la información que resulta de las acciones de epidemiología”.

Además, nos enviaron vía WhatsApp dos capturas de pantalla de una presentación que muestra datos por ocupaciones que incluyen “Amas de casa”, “Estudiantes”, “Desempleado”, “Profesional de la salud”, entre otras.

Pantallazo AlcaldíaPantallazo Alcaldía 2

El dato que registra esta tabla que nos compartieron es de 3.420 personas que registraron como ocupación “Amas de casa”; un 10,9 por ciento frente al total de positivos (31.417).

Johana Ivanova Barrera, médica epidemióloga especialista en gerencia en servicios de salud,  le explicó  a Colombiacheck que “esta cifra se saca de las fichas epidemiológicas que se llenan cuando se tiene un paciente con COVID-19. Dentro de las fichas preguntan ocupación”.

Esa información es recolectada por los entes de salud y se sube al sistema SIVIGILA donde los asesores y funcionarios de la Secretaría de salud “pueden mirar este tipo de información”, dijo Barrera, “pero no está publicada en ningún portal”. 

Es información pública en tanto que todo el mundo la puede conocer pidiéndola a la institución, pero no está publicada en un portal, “son cifras que [López] tiene que le recolectan a ella y que ella puede dar esa información”, señala Barrera.

Sobre las cifras, la epidemióloga sostiene que “es un error informar eso cuando tienes el 65 por ciento sin datos”, pues según la tabla compartida por la Secretaría de Salud, 20.138 personas no respondieron a la pregunta de su ocupación; el 64,1 por ciento del total de positivos.

Es decir que el 10,9 por ciento del total de personas que sí respondieron a la ocupación corresponde apenas al 16 por ciento de quienes no respondieron. Lo que quiere decir que la cifra solo significa que de las personas que en la ficha epidemiológica informaron su ocupación, el 10,9 por ciento se identificaron como “Amas de casa”, lo cual no es estadísticamente significativo. “Es un porcentaje muy bajito”, dice la epidemióloga.

La alcaldesa dijo que las amas de casa son la actividad que “registra mayor contagio”, lo que es cierto. Pero no mencionó que son muchas más las personas que no registraron ninguna ocupación.

Por otro lado, de acuerdo con Barrera la cifra sigue sin ser del todo representativa, pues para ella, tiene sentido que las amas de casa sean las que cuenten con el mayor registro teniendo en cuenta que son mujeres, cuidadoras, que tienen mayor conciencia de autocuidado y por eso pueden estar más dispuestas a hacerse la prueba. “Por eso pueden aparecer datos mucho más altos de lo que realmente son, porque alguien las tuvo que contagiar. Fue el hijo, el esposo, un amigo…”.

De modo que calificamos la afirmación de Lopez como Verdadera, pero, porque acierta en la cifra de las amas de casa, pero hay un número de casos muy grandes que no registran ocupación.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Jueves, 04 Junio 2020

Historia de pandemias del Alcalde de Cali es cierta pero imprecisa

Por Mónica Ospino Orozco - RedCheq

En un discurso, Jorge Iván Ospina hizo un personalizado relato de lo que a su juicio es la historia de las pandemias. En Colombiacheck hicimos la tarea, leímos y encontramos imprecisiones en algunas de sus afirmaciones.

El médico Jorge Iván Ospina, alcalde de la capital del Valle del Cauca, en el marco de la firma de un pacto de bioseguridad para poner en marcha la apertura de los centros comerciales de la ciudad y que fue firmado el pasado jueves 28 de mayo, hizo un breve relato de la historia de las pandemias. 

Ospina dio inicio a su relato diciendo que “cuando los españoles llegaron por primera vez a las Américas y cuando se encontraron con aquellos pueblos originarios, los españoles traían consigo virus y bacterias de las cuales nuestros pueblos originarios no tenían anticuerpos ni defensas y allí tuvimos la primera gran pandemia”.

La afirmación es en parte verdad, pues si bien es cierto que los conquistadores trajeron una serie de enfermedades al continente, como lo relatan los historiadores María del Carmen Sánchez y Francisco Guerra en su texto Pestes y remedios en la Conquista de América, los europeos en el nuevo continente se contagiaron de algunas otras para los que ellos tampoco tenían anticuerpos, como la sífilis. Además, no puede llamarse pandemia a lo que fueron epidemias.

El profesor Pedro Alejandro Rovetto, patólogo e historiador de medicina, y quien ha sido docente de las universidades del Valle y Javeriana de Cali, aseguró que “en general las palabras del alcalde son verdad, pero poco precisas. Por ejemplo, las pandemias asociadas a la colonización europea no fueron las primeras en el mundo, quizás sí en América pero no tenemos documentos que nos prueben si en la población americana pre-colonial existían pandemias o no”.

 Y es que para que se declare una pandemia es necesario que se cumplan dos criterios: que la enfermedad ya esté presente en al menos dos continentes y que los brotes locales ya no sean importados sino de transmisión comunitaria, como lo explica la revista Gaceta Médica. Mientras que, como verificamos en un chequeo previo sobre la historia de la pandemias, las epidemias se producen cuando una enfermedad contagiosa se propaga rápidamente en una población determinada.

Más adelante, volviendo al discurso, el Alcalde Ospina profundizó un poco más y aseguró que “esa [la de la colonia] fue una pandemia que provocó parotiditis, tosferina, sarampión, varicela, viruela y [que] le generó 80 por ciento de mortalidad a nuestro pueblo originario. Si no hubiese existido ello, la historia hubiese sido quizás muy distinta”. 

De nuevo el alcalde mezcla erróneamente los conceptos de epidemia y pandemia, pues las enfermedades que citó sí llegaron a convertirse en brotes epidémicos y afectaron a los pueblos indígenas que habitaban América en el periodo histórico mencionado por el mandatario caleño, que recoge con detalle Francisco Guerra en su Origen de las epidemias en la Conquista de América.

Y en relación con el porcentaje de mortalidad que cita Ospina, los relatos históricos enmarcan esa tasa entre el 70 y el 90 por ciento de las poblaciones indígenas de América Latina y los relatos del historiador Francisco Guerra dan cuenta de que las más graves epidemias y que tuvieron grave impacto demográfico fueron la de viruela en 1520 en Tenochtitlán (hoy Ciudad de México) y en las Antillas la de la gripe suina o gripe porcina.  

“Nosotros los americanos les dimos la sífilis [a los conquistadores] y ellos nos trajeron las enfermedades virales, sarampión, viruela e influenza”, aseguró el profesor Pedro Rovetto en un conversatorio con la Asociación Colombiana de Patología, disponible en este enlace de Youtube.  

La peste negra: Ospina confunde los tiempos

En su relato, el alcalde de Cali pasa de hablar de la Conquista de América a mencionar que, “más adelante ocurrieron otros procesos pandémicos. Existió lo que se llamó la gran mortandad de la Europa de la Edad Media, producto de una bacteria que le llamaron La Peste. Otra vez, a través de un proceso infeccioso de contagio rápido, muchísimas personas murieron y esto trajo consigo otro procesos sociales, económicos y políticos, pero diezmó a una proporción muy importante de Europa”.

De nuevo tiene datos correctos en su relato, pero el error lo comete al inferir el detalle entre la Edad Media y la Conquista, que ocurre poco más de un siglo después del virulento brote que asoló a Europa, conocido como la Peste Negra y que fue entre 1346 y 1353, mientras la Conquista tuvo lugar en 1492 y los años posteriores. 

Es entonces cuando el alcalde caleño acelera un poco su relato y pasa a describir la pandemia de la Gripe Española y asegura: “Más recientemente, en 1917 – 1918, se tuvo lo que se llamó la Gripa Española, un proceso epidémico, viral, respiratorio, similar a este, que ocurrió en el marco de la Primera Guerra Mundial, que se incubó por primera vez en Estados Unidos y que es llevado a Europa. Se llamó la Gripa Española pues fueron los españoles los que más profundizaron al respecto, dado que el batallar de los hombres en la Primera Guerra Mundial no dejaba ver mucho esta circunstancia tan difícil. 50 millones de muertos”.

En este caso, de nuevo el alcalde acierta al decir que la Gripe Española surgió en Estados Unidos, pero se equivoca al sugerir que fueron los españoles los que más profundizaron en ello. 

Lo que ocurrió en realidad es que la maquinaria de la censura a causa de la Primera Guerra Mundial puso un velo opaco sobre la verdad de transmisión de la enfermedad que viajó con la tropa estadounidense y se propagó rápidamente entre los soldados europeos, como lo relata esta publicación de la Organización Panamericana de la Salud, OPS.

“A la pandemia de influenza de 1918 a veces se la llama ‘gripe española’, no porque se hubiera originado en España, sino porque ese país había permanecido neutral durante la guerra y reportaba sin restricciones las noticias sobre la actividad de influenza”, aclara el Centro para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, en este artículo con motivo de los 100 años de la mortífera pandemia.

“Digamos que en general la narrativa del alcalde Ospina con este tema es la adecuada en el sentido de que este tipo de enfermedades han existido siempre y que el COVID-19 no es la primera pandemia, pero para entender las epidemias y las pandemias es necesario hacer una reconstrucción historiográfica y, claro, hay la discusión más técnica de lo que es pandemia y epidemia. Ya en los detalles es en donde pueden estar las imprecisiones”, dijo el profesor Mario Cajas, docente y jefe del Departamento de Estudios Jurídicos de la Universidad Icesi, autor de este artículo que relata cómo se vivió la Gripe Española en Colombia.

Al final de este segmento de su intervención ante los comerciantes caleños, el Alcalde les sugirió leer: “Lo que les he contado tiene evidencia científica y reporte histórico. Cuando quieran un poquito profundizar en relación a los temas de la Colonia y la Conquista y las epidemias hay muchos textos en donde se puede leer lo que allí ocurrió. Cuando quieran conocer de la Gripa Española están los textos de la Primera Guerra Mundial y cuando quieran conocer de lo que ocurrió en la edad media también existen los textos en relación a la Peste”, sugirió Ospina a su audiencia que además lo seguía en esta transmisión por Facebook Live.

Por eso, luego de leer y consultar múltiples fuentes en Colombiacheck, concluimos que este relato del alcalde es verdadero, pero impreciso.