Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Sábado, 12 Octubre 2019

Aporte del SITP a contaminación del aire en Bogotá depende del tipo de emisión

Por José Felipe Sarmiento

El programa de gobierno de Miguel Uribe dice que los colectivos generan 20 por ciento de las emisiones de fuentes móviles. Se acerca en material particulado, pero no en el resto de sustancias.

El programa de gobierno de Miguel Uribe Turbay, candidato a la Alcaldía de Bogotá con el aval de cinco partidos y el grupo significativo de ciudadanos Avancemos, dice que “los buses colectivos contaminantes del SITP generan el 20 por ciento de las emisiones móviles” y luego promete sustituirlos por otros más modernos, que afecten menos la calidad del aire en la ciudad.

Aunque la campaña no le confirmó a Colombiacheck el origen de la cifra, la entidad que lleva el inventario de emisiones provenientes de fuentes móviles es la Secretaría de Ambiente de la ciudad. Esta ya nos había enviado los datos con corte a 2016, que sigue siendo la actualización más reciente, para un chequeo de noviembre pasado en el que contamos que el informe completo es reservado y, por ende, no se conoce con exactitud la metodología de la medición.

Tabla de fuentes móviles de emisiones contaminantes en Bogotá. Fuente: Secretaría de Ambiente.

En todo caso, el cálculo del plan de Uribe solo se acerca a los datos de un tipo de emisión contaminante: el material particulado de 10 micras de diámetro (PM10). El transporte público colectivo (TPC) y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) Provisional aportan 13,63 por ciento y los buses zonales, 7,98 por ciento. Esto da 21,61 por ciento.

La suma para los óxidos de nitrógeno (NOx) es de 24,4 por ciento, un dato un poco más lejano del que da el programa. Mientras que las otras dos sustancias están muy por debajo: el resultado da 2,8 por ciento para el monóxido de carbono (CO) y 0,2 por ciento, para los hidrocarburos totales (THC).

Por otro lado, no hay medición de partículas más pequeñas (PM2,5), que provienen de procesos combustión y que sí se usan para evaluar, por ejemplo, el impacto del Día Sin Carro, como contamos en otro chequeo.

Un documento técnico de 2017, este sí público y elaborado por la Secretaría de Ambiente con datos hasta 2014, muestra cifras cercanas a las más recientes e incluso mide más sustancias. En el caso del PM, el resultado es de 21 por ciento entre TPC y SITP sin TransMilenio, aunque no aclara si es de 10 micras, de 2,5 o ambos. En NOx es 25 por ciento; en dióxido de carbono (CO2), 14 por ciento; en óxidos de azufre (SOx), menos de 10 por ciento; CO, menos del 5 por ciento y compuestos orgánicos volátiles (COV), 0 por ciento.

El director del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental (CIIA) de la Universidad de los Andes, Ricardo Morales Betancourt, dice que esta forma de medir por separado cada contaminante es la correcta. Según el profesor, “cada uno tiene efectos y fuentes diferentes, por eso no existe y no tendría sentido hacer un dato agregado de contaminación”.

El mayor productor de partículas, en los dos estudios de la Secretaría, es el transporte de carga con 42 por ciento en 2014 y 43,64 por ciento en 2016. Para el CO, las que lideran son las motos con 38 y 48,3 por ciento, respectivamente. Los camperos y las camionetas son los máximos contaminantes de THC con 33,8 por ciento en las cifras de 2016. Los automóviles producen más de la mitad de los SOx (56 por ciento) y también encabezan en CO2 con 34 por ciento, según el corte de 2014.

Con las cifras de 2016, el SITP solo lidera en NOx, con 15,6 por ciento para el provisional y el TPC. Aunque a este le siguen de cerca los vehículos de carga con 15,3 por ciento, al primero se le podrían sumar el 8,8 por ciento de los buses zonales y hasta el 3,2 por ciento de los articulados de las troncales de TransMilenio, con lo que todo el sistema completaría 27,3 por ciento.

Algo similar pasa con los datos de 2014, donde el liderato sería del transporte de carga con 17 por ciento. Pero al sumar 11 por ciento de TPC y 14 por ciento de SITP (contando TransMilenio), da 23 por ciento.

Así, la generalización que hace el programa de Uribe Turbay sobre la contribución del SITP a las emisiones contaminantes, con base en una cifra aproximada de un solo tipo de partículas, resulta cuestionable.

RedCheq

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Viernes, 18 Octubre 2019

Candidato al Concejo sí es familiar de políticos Merlano, pero no de Aída

Por José Felipe Sarmiento

Juan Baena, aspirante al cabildo por la lista de Galán, aceptó que es primo de un exsenador destituido, a su vez hijo de un parapolítico. En cambio, nada lo emparenta con la exrepresentante prófuga.

Se viralizó un mensaje en Twitter, que una usuaria nos pidió verificar, en el que se cuestiona al candidato a concejal Juan Baena Merlano, integrante de la lista Bogotá para la Gente (grupo significativo de ciudadanos por el que Carlos Fernando Galán aspira a la Alcaldía), por supuestamente ser “sobrino del exsenador Jaime Merlano, condenado por parapolítica, y primo del condenado Eduardo Merlano y de la prófuga Aída Merlano”.

Captura de pantalla de tuit sobre Juan Baena y su relación con los Merlano

Colombiacheck dividió la frase en dos por que una parte es cierta con una salvedad, o sea ‘verdadera pero’, y la otra es falsa.

Sobrino de Jaime y primo de Eduardo Merlano

Verdadera pero...

El propio Baena confirmó que es primo del exsenador Eduardo Carlos Merlano Morales, recordado porque en 2012, con la excusa de ser congresista, se opuso a que le hicieran una prueba de alcoholemia en un puesto de control de la Policía en Barranquilla. “Pero nunca he hecho política con él. Yo también condeno eso”, aclaró el aspirante.

Sin embargo, el exsenador Merlano Morales no ha sido condenado por ningún delito, contrario a lo que asegura el trino. Ese es el ‘pero’.

Lo que registran sus antecedentes es la destitución e inhabilidad por 10 años que le impuso la Procuraduría en 2012 y la pérdida de investidura como congresista que le decretó el Consejo de Estado en 2014. Ambas sanciones fueron consecuencia, precisamente, del uso de su cargo para ejercer influencia indebida sobre los policías que lo dejaron ir sin hacerse la alcoholimetría.

La sala penal de la Corte Suprema de Justicia sí le abrió una indagación en etapa preliminar al excongresista del Partido de la U por supuestos vínculos con grupos paramilitares en 2012, pero no ha sido llevado a juicio y mucho menos sentenciado.

Quien sí fue condenado por parapolítica en 2011 fue su papá (tío de Baena), el también exsenador por la misma colectividad Jairo Enrique Merlano Fernández. En este punto sí acierta el mensaje.

El alto tribunal le impuso una pena de ocho años y cuatro meses por concierto para delinquir agravado por promover grupos armados al margen de la ley y constreñimiento al sufragante, tras comprobar que acudió a alianzas con el bloque Héroes de los Montes de María de las AUC con el fin de amedrentar a la población de esa zona para que votara por él en las elecciones legislativas de 2002 y 2006.

Otro político sancionado de la familia es Jaime de Jesús Merlano Fernández, hermano de Jairo Enrique y tío de Eduardo Carlos y del candidato Baena. Está inhabilitado por 10 años desde 2010 porque la Contraloría lo encontró responsable de detrimento patrimonial como alcalde de Sincelejo en 2004, por irregularidades en la adquisición de un predio para una obra. El exmandatario municipal incluso puso una tutela contra el fallo, pero este fue confirmado por el Consejo Superior de la Judicatura y la Corte Constitucional.

De modo que Baena sí pertenece a esta familia de políticos y empresarios de Sucre (también están emparentados con el llamado ‘zar’ del alumbrado público, Remberto Merlano Rueda). Entonces la primera parte del mensaje es ‘verdadera pero’ porque se equivoca al decir que el destituido exsenador Eduardo Merlano ha sido condenado, pues ninguna de las sanciones en su contra es penal ni pecuniaria.

Primo de Aída Merlano

Falsa

Por otro lado, nada tienen que ver Baena y su clan familiar con la prófuga exrepresentante barranquillera Aída Merlano Rebolledo. Así que la segunda parte del trino es falsa.

La genealogía de los sucreños se puede rastrear hasta sus antepasados españoles sin mayor dificultad. Son descendientes de Antonio Francisco Merlano y Gómez, nacido en Cartagena de Levante (España) en 1758, y María Antonia de los Ángeles Granados Salas, oriunda de Ceuta. El tercer hijo de ese matrimonio, José María, y su esposa, Rosa Josefa Fernández Picón, son los tatarabuelos de Eduardo Merlano Merlano, el papá del exsenador Jairo y el exalcalde Jaime.

Aunque José María nació en Alhucemas, ciudad mediterránea en el actual Marruecos, en 1788, su familia ya estaba radicada en Cartagena de Indias para 1790. Así lo indica el hecho de que Antonio Francisco fue nombrado caballero de la Orden de Carlos III ese año, por su labor como secretario del Gobierno y la Comandancia General de la ciudad que hoy es capital de Bolívar.

Hasta ahora, no hay ninguna prueba de que esa antigua casta esté relacionada con Aída Merlano, la excongresista condenada a 15 años de cárcel por concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante y tenencia ilegal de armas porque la Corte Suprema concluyó que hacía parte de una organización dedicada a la compra de votos que, de hecho, le había permitido saltar al Senado en los comicios de 2018 (aunque se entregó tres meses antes de posesionarse, cuando se ordenó su captura, y luego el Consejo de Estado anuló su elección).

El presidente de la Asociación Colombiana de Genealogía, Julio César García Vásquez, le explicó a Colombiacheck que “cuando se trata de familias más humildes, es muy difícil rastrear esos antepasados” porque hay mucha menos documentación. Ese es el caso de la exrepresentante.

El único ascendente que se le conoce a Merlano Rebolledo es su papá, un ingeniero civil y promotor de campañas políticas del barrio Buenos Aires, en el suroccidente de Barranquilla, que le heredó a ella la cercanía y el trabajo político con el clan Gerlein, como lo han contado El Heraldo y La Silla Vacía. Aunque los medios han dicho que se llama Domingo, conocido como ‘el Monchi’, la sentencia contra su hija lo identifica como Jorge Eliécer. Su nieta Aída Victoria, hija de la excongresista, le confirmó a Colombiacheck que este es el verdadero nombre de su abuelo y que su segundo apellido es Lapiera.

“Mis bisabuelos nacieron en Barranquilla, pero él dice que tiene primos lejanos en Sucre. Yo no conozco a nadie. Pero él, por cosas de la vida, se ha topado con sincelejanos con nuestro apellido y llegan a la conclusión de que son familia”, cuenta Aída Victoria. Sin embargo, no saben si alguno de esos parientes sucreños tenga vínculos con los descendientes del caballero Antonio Francisco como el candidato Baena.

Nadie ha probado que ambas familias Merlano sean ramas diferentes de un mismo árbol genealógico. La conexión no ha aparecido y, si lo hiciera, sería lejana. Por tanto, esta parte del trino es falsa.