Pasar al contenido principal
Martes, 20 Noviembre 2018

No hay cifras claras sobre contaminación por emisiones en Bogotá

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

La gerente de Transmilenio dijo que el sistema de transporte solo aporta el 1,8% de las emisiones. Pero es imposible chequear las cifras, pues son recopiladas por la Secretaría de Ambiente y mantenidas bajo reserva.

Comenzando el mes de noviembre se celebró la compra de los nuevos buses que integrarán la flota del sistema de transporte Transmilenio en la capital. Anuncio que no vino acompañado exclusivamente de celebraciones, ya que varios sectores de la sociedad civil cuestionaron que la empresa no haya adquirido buses que utilizaran energías limpias (lea: A Rodrigo Lara le faltó precisión en queja por compra de buses para Transmilenio).

Por este último hecho, el 6 de noviembre, la gerente del sistema de transporte, María Consuelo Araújo, dijo en entrevista con Caracol Radio que, en todo caso, “el total de Transmilenio, en su componente troncal, representa el 1,8% de las emisiones”. Y más adelante, en la misma conversación, afirmó: “De todos los contaminantes en Bogotá, Transmilenio aporta solo el 1,8%, los camiones el 40% y el 10% los camperos y camionetas”.

Colombiacheck contactó al equipo de prensa de Transmilenio para conocer la fuente de información utilizada por la gerente Araújo, y lo que nos dijeron es que se basaron en un informe de la Secretaría de Ambiente de Bogotá.

Recurrimos, entonces, a esta entidad distrital, donde nos confirmaron que la información citada por la gerente hace parte del ‘Inventario de fuentes móviles’ realizado en 2016 por la Subdirección de Calidad del Aire.

El inventario, sin embargo, de acuerdo con la misma subdirección, tiene reserva, algo que para Ricardo Morales, del Centro de Investigaciones en Ingeniería Ambiental de la Universidad de los Andes, resulta incoherente pues “se hace con plata pública, pero los resultados no son de consentimiento público”.

Por esa razón Colombiacheck no pudo acceder al informe completo sino solo a la tabla en donde se muestra lo mencionado específicamente por la gerente.

Y de acuerdo con este aparte, las emisiones  de Transmilenio referidas por Araújo se encuentran en la categoría de material particulado, que corresponde al 1,74%. Es decir, la gerente añadió 0,6 puntos más a la cifra de las emisiones generadas por Transmilenio.

Los demás contaminantes mencionados por Araújo en la segunda parte de la entrevista, camiones y camperos, son, respectivamente, las cifras de 43,64% de emisiones de material particulado para el transporte de carga y 10,14% para camperos y camionetas.

Imagen enviada por la Secretaría de Ambiente a Colombiacheck.

Imagen enviada por la Secretaría de Ambiente a Colombiacheck.

Para saber un poco más sobre las cifras entregadas por la Subdirección de Calidad del Aire, Colombiacheck hizo una petición de información al equipo de prensa de la Secretaría de Ambiente, pero hasta el momento de publicar este artículo no suministraron mayor información que la anteriormente mencionada.

Pero además, para poder contrastar lo dicho por la entidad distrital, contactamos a Luis Ángel Guzmán, director del Grupo de Sostenibilidad Urbana y Regional de la Universidad de los Andes, quien dijo a Colombiacheck que es difícil determinar la veracidad de esas cifras sin saber cómo obtuvo la información y qué tuvo en cuenta la Subdirección de Calidad del Aire para la medición de emisiones.

Por estas razones, nuestra calificación es Inchequeable, pues la información existente sobre el tema no es suficiente para asignarle una calificación al chequeo.

No obstante, decidimos aportar al debate y compartir la información que nos brindó el profesor Morales sobre el tema.

Según el Informe Técnico Número 00634, del 18 de abril del 2017, de la Secretaría de Ambiente, las fuentes móviles emiten en total 1.474 toneladas por año. Según Morales, “si Transmilenio contribuye solamente con el 1,7% (de las emisiones) esto equivale a que ellos estiman que el sistema emite aproximadamente entre 16 y 23 toneladas año aproximadamente (de emisiones)”.

Eso corresponde, de acuerdo con el profesor, a aproximadamente 150 millones de kilómetros recorridos por la flota troncal al año. “Si uno divide las emisiones que dice la Secretaría de Ambiente entre el número de kilómetros recorridos, esto le da un factor de emisión irrealmente bajo, de entre 0,1 y 0,16 gramos de material particulado por kilómetro (g/km)”, dice Morales.

Para afirmar que es “irrealmente bajo”, Morales compara la cifra de Transmilenio con los datos en ruta recolectados en vehículos diesel “sin sistemas de control (como los Transmilenios), que muestran que las emisiones reales pueden ser de entre 1 y 4 g/km”. Es decir, diez veces más altos que los usados por la Secretaría de Ambiente.

A pesar de no contar con otro informe que contraste la información de la entidad distrital, el punto clave para el profesor de la Universidad de los Andes, y lo que ha encontrado su centro de investigación, es que aún si la contribución a las emisiones totales de la ciudad son bajas, la concentración de contaminantes del aire al interior del sistema y la exposición de los usuarios a ellos puede ser muy significativa.

“Un viaje de ida y vuelta en el sistema, que dura normalmente 70 minutos, puede representar una dosis más alta que si la persona estuviese expuesta por 24 horas a los lineamientos de la OMS (25 μg/m3)”, dice Morales. Y si a esto se adiciona que son más o menos 1,3 millones de usuarios diarios los que usan el sistema de transporte, se puede empezar a entender la gravedad del asunto y la importancia de reducir drásticamente los niveles de emisión de los vehículos.

[Actualización 18 de febrero de 2019:]

A raíz de la declaración de alerta amarilla para la ciudad de Bogotá por cuenta de la contaminación del aire hecha el 15 de febrero de 2019, decidimos revisar este chequeo. Esto debido a que algunos usuarios nos hicieron la petición.

Consultamos a Néstor Rojas, profesor asociado a la Universidad Nacional e investigador en calidad del aire, quien publicó un hilo en Twitter sobre la contribución de fuentes móviles a la emisión de material particulado en la capital.

En este hilo el profesor Rojas recopila algunas investigaciones científicas que han realizado y publicado distintas universidades frente a esta materia.
 

Pero advierte, en conversación con Colombiacheck, que los resultados varían en los inventarios que ha hecho cada universidad. “No hay cifras exactas porque hay muchos factores al hacer esas estimaciones que tienen relativamente alta incertidumbre”.

Finalmente nos aclara que, en su opinión, verificar el inventario de la Secretaría de Ambiente y las cifras mencionadas por la gerente de Transmilenio es ‘inchequeable’, “porque las entidades no explican cómo se obtuvo la información y no hay un informe de respaldo”. Por esta razón, nos mantenemos en la calificación asignada el pasado mes de noviembre.

Miércoles, 06 Febrero 2019

No hay cifras oficiales de colados en Transmilenio

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Samuel Hoyos, precandidato a la alcaldía de Bogotá, dijo que Bogotá pierde 200.000 millones de pesos al año por este problema. Pero no es posible determinarlo porque no hay cifras oficiales al respecto.

El pasado 2 de febrero se realizó el Segundo Foro Democrático por Bogotá, organizado por el Centro Democrático, en el que los precandidatos a la alcaldía por este partido dieron a conocer sus propuestas para mejorar la movilidad de la capital.

Durante su intervención, Samuel Hoyos, uno de los participantes, se refirió al tema de los colados en el sistema Transmilenio. Dijo que anualmente la capital pierde 200.000 millones de pesos por este problema y que, si se resuelve, la tarifa del pasaje podría disminuir. Así quedó consignado también en su cuenta de Twitter:
 

Colombiacheck consultó al precandidato para conocer en qué fuente de información se basó.

Lo que nos dijo es que “probablemente son más de 200.000 millones” de pesos, pues “en esto no hay cifras exactas”. “Hay fuentes de prensa y algunos estudios que se han hecho en Transmilenio, pero cerca del 10% de los usuarios se cuelan y el sistema mueve 2,2 millones de personas al día”, señaló. Además, explicó a Colombiacheck que sus cuentas vienen de multiplicar 200.0000 colados, por los 2.400 que vale el pasaje de Transmilenio.

Cuando le contrapreguntamos al precandidato de dónde venían las estimaciones de que el 10% de los usuarios se cuelan en el sistema, nos respondió enviándonos el enlace de un artículo de El Tiempo publicado el 23 de septiembre del año pasado.

Contactamos al equipo de comunicaciones de Transmilenio, quienes nos confirmaron “TransMilenio tiene datos generales de estaciones, portales y zonas de la ciudad más afectados por la problemática de los colados. Sin embargo, actualmente carecemos de una línea de base integral de medición de la evasión”. Es decir, hasta este momento no hay datos oficiales sobre cuántos son los colados en el sistema, ni se ha realizado ningún otro estudio por parte de Transmilenio, contrario a lo dicho por Hoyos.

La empresa reveló, además, que están adelantando los estudios correspondientes para determinar la gravedad del problema, pero estos no se conocerán sino hasta el segundo semestre de 2019.

Dario Hidalgo, experto en movilidad y exsubgerente de Transmilenio, reafirmó lo dicho por la empresa y señaló que entre expertos “se ha manejado la cifra de alrededor del 10%” de colados frente al total de viajes que se hacen al día en el sistema de transporte. Es decir, el mismo estimado de Hoyos, aunque no se cuente con cifras oficiales.

Por otra parte, de acuerdo con Transmilenio, diariamente se hacen 2’500.000 validaciones en el servicio troncal (cada vez que un usuario pasa su tarjeta para ingresar al sistema, se cuenta una validación). Y el valor del pasaje para este mismo rubro es de 2.400 pesos.

De modo que el número de pasajes no validados podría ser de aproximadamente 250.000 (10% de 2,5 millones); que al multiplicarlo por el valor del pasaje (2.400), por los 365 días del año da un valor de 219.000 millones.

Es decir, que posiblemente, pero no oficialmente, al año el sistema estaría dejando de ganar 210.000 millones de pesos. Una cifra que aunque es cercana a la dada por Hoyos, no se puede asumir como oficial pues, como ya señaló Transmilenio, aún no se ha determinado cuántos son realmente los colados en el sistema.

¿Disminución en la tarifa?

De acuerdo con Hidalgo, decir que al controlar la evasión del pago se puede bajar la tarifa de Transmilenio podría ser parcialmente válido, aunque, en todo caso, habría que tener en cuenta muchos factores.

En primer lugar, porque controlar la evasión tiene un costo. Requiere mejorar infraestructura (torniquetes que hagan difícil colarse, barreras en puntos donde circulan los colados); realizar campañas publicitarias (‘Todos pagamos el pato’), y aumentar el control policial (más policías en las estaciones, sitios a dónde llevar a los colados, mecanismos para el pago de multas).

De hecho, así mismo lo constata Transmilenio en el comunicado que envió a Colombiacheck, en el que señala: “Con el propósito de prevenir y controlar la evasión del pago, Transmilenio viene liderando el Plan Anti - Evasión (...) que actúa a través de tres líneas de acción: Fiscalización, Infraestructura y Cultura Ciudadana”.

En segundo lugar, según Hidalgo, controlar a los colados no se traduce en que los 219.000 millones de pesos van a entrar al sistema. “Porque muchas de las personas que se cuelan, simplemente no usan el servicio. Hoy se están colando, si se les cobra, no necesariamente lo usarán”, concluye el experto.

Transmilenio tendría, entonces, que entrar a revisar el costo que le genera luchar contra la evasión, si el dinero invertido tendría como resultado un mayor ingreso por cuenta de los pasajes y si ese aumento en el ingreso efectivamente le haría posible rebajar la tarifa para los ciudadanos.

Mientras tanto, afirmarlo como un hecho, es desinformar.