Pasar al contenido principal
Jueves, 10 Octubre 2019

Árboles en El Zulia sí fueron cortados para colgar publicidad

Por La Opinión

Una fundación denunció la tala de cinco árboles en ese municipio de Norte de Santander para colgar publicidad. Los árboles sí fueron cortados, pero es la autoridad ambiental regional la que decidirá si habrá sanción al respecto.

Una fundación denunció la tala de cinco árboles en ese municipio de Norte de Santander para colgar publicidad. Los árboles sí fueron cortados, pero es la autoridad ambiental regional la que decidirá si habrá sanción al respecto.

La Fundación Defensora de Animales y del Medio Ambiente de El Zulia (Fundazulma) publicó un trino el pasado 20 de septiembre afirmando: “El Zulia, Norte de Santander, alerta señores @CORPONOR denunciamos que el candidato a la alcaldía Juan Carlos Vidueñez mandó a talar árboles para colgar su publicidad, en la foto candidato al concejo (cartel) y el ex personero Sr. José Ramón Escalante”.

Fundazulma, además, adelanta una denuncia formal en contra del candidato por lo que consideran un "atropello" contra la comunidad y la naturaleza.

Según la denuncia, el hecho ocurrió en la vía principal que conduce de El Zulia hacia Tibú, ambos municipios de Norte de Santander.

Decidimos corroborarlo y encontramos que es verdadero que los árboles fueron cortados, aunque aún las autoridades no se han pronunciado sobre si hubo alguna irregularidad.

Consultamos a Juan Carlos Vidueñez, candidato a la Alcaldía de El Zulia, quien nos indicó que él nada tenía que ver con la poda de los árboles en ese sector. 

“Lo consulté con el dueño del predio, que es candidato al Concejo de mi lista por el Partido Conservador, y me manifestó que la poda se hizo porque la rama habría podido causar un accidente”, aseguró.

El candidato al que se refiere Vidueñez es Abel Buitrago quien, al ser contactado, no quiso dar declaraciones.

Aunque no pudimos constatar quién ordenó cortar los árboles, lo cierto es que el hecho sí ocurrió y sí se colgó la publicidad de los candidatos.

Ahora, quien tiene que decidir si se debe expedir una sanción por este corte es la Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor). Según Vidueñez, quien cree que la denuncia se dio para perjudicar su campaña, todavía hay un hecho en discusión: si los árboles fueron “talados” o si fue “podados”.

El candidato dice que “la persona que denunció confunde la poda con la tala, en ningún momento se talaron árboles, porque la tala es el corte del árbol total, ahí lo que hizo el dueño del predio fue podar los árboles, podar una rama que se estaba saliendo hacia la carretera”.

Pero Nora Castro, funcionaria de Corponor, indicó que ninguna persona puede talar o trasladar un árbol sin hacer la respectiva solicitud para obtener el permiso que concede la corporación.

Por su parte, Luis Francisco Pantaleón Ortega, técnico operativo de Corponor dijo que la corporación no puede autorizar, bajo ningún punto de vista, talar árboles o despejarlos severamente para que se vea una valla ni publicitaria política, ni publicitaria comercial.

Pantaleón aseguró que desde la entidad actúan bajo la legislación ambiental del Decreto Reglamentario Único del Sector Ambiente y Desarrollo Sostenible 1791, en el cual se estipulan las pautas que un ciudadano debe seguir para obtener el permiso para tala, poda o traslado de un árbol. También explicó que explicó que los pasos adecuados que debían seguir los señalados para talar el árbol son:

-Hacer la solicitud formal presentando el certificado de libertad y tránsito del propietario del predio, la cédula de ciudadanía del propietario del predio, y el formulario único que se puede adquirir en la página web de la corporación.

-Luego de que la entidad reciba la solicitud, proceden a realizar una visita técnica para conocer la falla o el problema que tenga el árbol y de acuerdo al decreto decidir el procedimiento que deban seguir.

Por otra parte, si se trata de una denuncia o de un caso de conocimiento directo de la entidad, “se citan a los posibles responsables y se le inicia un pliego de cargos para realizar procesos sancionatorios”. Esto se debe diligenciar en la oficina de control y vigilancia de recursos naturales de Corponor, ubicada en Los Patios.

Policarpo Leal, intendente del Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía Nacional, insistió en que el paso que deben seguir “es comunicarse con los números 5779498 o al 3204481131” Mientras que Yolibeth Mejías, teniente del Cuerpo de Bomberos de Cúcuta, dijo que “si un árbol está a punto de caer o representa un tipo de riesgo se debe reportar a nuestras líneas de emergencias, está el 119 y el número celular 3133864169”.

En cualquier caso, es cierto que los árboles fueron cortados y que se usaron luego para poner publicidad, pero es Corponor quien decidirá si hay sanción al respecto.

RedCheq
Martes, 03 Diciembre 2019

Los pastelitos del video no provocan parálisis cerebral y no entraron a Colombia por el Urabá

Por Juan Camilo Morales, Nicolás Rodríguez e Isabel Caballero Samper

Una campaña kurda de boicot a productos turcos en el norte de Irak llegó hasta Colombia a través de un video viral que dice, erróneamente, que unos pastelitos de coco tienen por dentro pastillas tóxicas.

Desde el mes pasado circula en cadenas de WhatsApp un video en el que se ven unas manos que abren un paquete de pastelitos marca Luppo sabor a coco. Luego se ve como la persona saca un pastelito cubierto de chocolate y al desmenuzarlo encuentra dos pastillas blancas. Al final la persona dice algo en un idioma que en RedCheq no comprendimos. El video es compartido con un texto que dice: “Que viene de Turquía a Estados Unidos pero llegó a México y Colombia entro por uraba antioqueño provoca parálisis cerebral ojo: Compartanlo” (sic). 

Cadena de la Tía Luisa

Esta información es falsa: ni los pastelitos Luppo se venden en Colombia ni es verdad que contengan pastillas tóxicas. RedCheq encontró que la falsa alarma ya había sido compartida y desmentida en otros países: Perú, México, Estados Unidos, Israel, Italia, España y Turquía.

En primer lugar analizamos cuidadosamente el video utilizando la extensión “Frame by Frame for YouTube” para poder mirarlo cuadro por cuadro.

Justo después de abrir el paquete, el hombre saca sus manos y el pastelito fuera del cuadro del video: en este momento podría haber cambiado el pastelito que sacó del paquete por otro alterado. Al volver a entrar al cuadro, se puede ver que el recubrimiento de chocolate tiene unas marcas por donde pudieron haber sido introducidas las pastillas (antes el dedo del hombre tapaba esta parte así que no sabemos si estaban o no). Además nunca se ve la parte de abajo del pastelito así que también pudieron haber sido introducidas por ahí. Esto nos lleva a concluir que el video no es confiable.


Marquita en el chocolate

Por otro lado consultamos a Alexandra Aponte, secretaria de salud del distrito de Turbo, para preguntarle si es verdad que estos pastelitos entraron por el Urabá antioqueño y nos dijo que ni en su entidad, ni en la seccional de salud de Antioquia tenían conocimiento sobre la existencia de los pastelitos en Colombia ni sobre el hecho de que pudieran estar contaminados.

Hablamos también con Carlos Robles, director de bebidas y alimentos del Invima, y nos dijo que los pastelillos marca Luppo no tienen registro sanitario en Colombia y que “tampoco se registra la inspección en algún puerto de entrada de algún producto con esas características”.

Contactamos directamente a la marca Luppo, que pertenece a la empresa turca Şölen, a través de su página de Facebook y nos respondieron que se trata de una campaña de difamación en su contra que es “falsa y engañosa”. Además nos remitieron a un artículo de Snopes.com, chequeadores que como nosotros pertenecen al International Fact-Checking Network, a quienes la compañía entregó documentos que muestran que sus procesos de producción y certificaciones de seguridad cumplen con todos los requisitos internacionales.

Esin Bakirkaya Isik, gerente de comunicaciones de Şölen, le dijo a la agencia Associated Press (AP) que los pastelitos Luppo sabor a coco sólo se venden en Irak. La AP además corroboró que el idioma en el que el hombre habla al final del video es sorani, uno de los dialectos kurdos de Irak, y que lo que dice es: “Esto es para boicotear los productos turcos”.

France 24 identificó este video como parte de una campaña de boicot a productos turcos que activistas locales impulsaron en la región kurda del norte de Irak como protesta en contra del ataque de Turquía a las fuerzas kurdas en Siria de octubre de 2019.

Con todos estos elementos concluimos que no es verdad que en Colombia, ni en ninguna otra parte, estén vendiendo pastelitos Luppo con pastillas tóxicas que causan parálisis cerebral.