Pasar al contenido principal
Jueves, 24 Octubre 2019

A Bogotá no le va tan bien en reducción de homicidios como dice Peñalosa

Por Sania Salazar

Bogotá sí tiene tasas más bajas que las ciudades del país con las que las compara el mandatario, pero las tasas de la capital del país no son menores que las de otras ciudades “grandes” que menciona la Alcaldía.

En una entrevista de hace unos días con Blu Radio, el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa dijo: "Tenemos muchos mejores resultados que cualquier ciudad grande en homicidios por 100 mil habitantes".

En la oficina de prensa de la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia nos explicaron que el alcalde establece la comparación en tasa de homicidios con capitales colombianas  como Barranquilla, Medellín y Cali durante los últimos tres años y basado en las cifras de la Policía. Pero también nos dijeron que se pueden comparar los resultados de Bogotá con Washington (Estados Unidos), Caracas, (Venezuela) y São Paulo (Brasil) durante los últimos tres años, aunque no indicaron de qué fuente tomaban esos datos.

Calificamos la afirmación de Peñalosa como cuestionable porque, aunque le cuadran las cuentas al comparar a Bogotá con otras capitales del país, no le pasa lo mismo con las ciudades extranjeras mencionadas. Sao Paulo (Brasil), que es una de las capitales que mencionaron en la Secretaría de seguridad, tiene tasas menores que las de Bogotá en los últimos cuatro años. Además, en la comparación están dejando de lado otras ciudades latinoamericanas con tasas inferiores a las de la capital colombiana.

La tasa de Bogotá

Según datos de la Policía Nacional, en 2016 se registraron 1.264 homicidios en Bogotá. Para ese año la proyección de población del Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, calculaba la población de la capital en 7’980.001 habitantes, lo que quiere decir que la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes era de 15,8. (El Dane ya no tiene disponible en su página la proyección de población, pero Colombiacheck pudo consultarlas porque habíamos guardado el archivo).

Según la misma fuente, en Bogotá en 2017 hubo 1.134 asesinatos y la población se calculaba en 8’080.734 de personas, por lo que la tasa de homicidios era de 14,0. 

En 2018 hubo 1.064 asesinatos y había una población proyectada de 8’181.047 personas, por lo que la tasa de homicidios era de 13,0.

Las cifras del Forensis, del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, indican que para Bogotá esas tasas fueron ligeramente mayores: de 16,3 en 2016. 14,2 en 2017 y 13,3 en 2018.

Las cifras de la Policía indican que las tasas de los demás ciudades colombianas mencionadas eran:

Barranquilla

2016: tasa de 30,8 (377 homicidios. 1’223.616 habitantes). 

2017: tasa de 28,5 (351 homicidios. 1’228.271 habitantes).

2018: tasa de 25,4 (314 homicidios. 1’232.462 habitantes).

Medellín

2016: tasa de 21,4 (533 homicidios. 2’486.723 habitantes). 

2017: tasa de 23,0 (577 homicidios. 2’508.452 habitantes).

2018: tasa de 24,7 (626 homicidios. 2’529.403 habitantes).

Cali 

2016: tasa de 53,4 (1.281 homicidios. 2’394.925 habitantes). 

2017: tasa de 51,1 (1.239 homicidios. 2.420.114 habitantes).

2018: tasa de 47, 3 (1.157 homicidios. 2.445.405 habitantes).

 

En estas tres ciudades las cifras de Forensis también fueron ligeramente más altas:

Para Barranquilla 32,6 en 2016. 29,2 en 2017 y 27,1 en 2018.

Para Medellín 21,9 en 2016. 23,3 en 2017 y 25,0 en 2018.

Para Cali 55,7 en 2016. 51,5 en 2017 y 49,0 en 2018.

Las tres ciudades tuvieron tasas más altas de homicidio que la de Bogotá en los últimos tres años.

Bogotá no es la mejor en la comparación internacional

Revisamos las tasas de las ciudades extranjeras mencionadas por el equipo de prensa de la Secretaría de Seguridad y encontramos que, según el Instituto Igarapé,de Brasil, São Paulo tiene tasas más bajas que Bogotá: en 2016 la tasa fue de 7,6. En 2017 de 6,6 y en 2018 de 5,5.

Las demás ciudades mencionadas tuvieron tasas más altas que la de Bogotá.

En Washington la tasa de homicidios en 2016 fue de 20,3. En 2017 de 17 y en 2018 de 23,3. 

En Caracas en 2016 la tasa fue de 75. En 2017 de 54,7 y en 2018 de 36,8.

Pero Katherine Aguirre, investigadora del Instituto Igarapé, le advirtió a Colombiacheck que Peñalosa está dejando de lado en su comparación “ciudades grandes”, como las calificó Peñalosa, que pueden tener cifras más bajas que Bogotá. Por ejemplo Ciudad de México tuvo una tasas inferiores en 2016 (10,8) y en 2017 (11,9). Lo mismo pasa con Lima (Perú), 2016 (7,7) 2017 (8) y con Buenos Aires (Argentina), 2016 (4,1) y 2017 (4,7).

Aguirre resaltó que la escogencia de las ciudades extranjeras para la comparación es arbitraria y señaló que hay muchas ciudades grandes de Europa, África, Asia y América que tienen tasas más bajas que Bogotá. Además señaló que esas reducciones se deben a los contextos propios de cada ciudad.

Aunque es cierto que la tasa de homicidio se ha reducido en los últimos años en Bogotá y que es más baja que las de las otras tres ciudades colombianas mencionadas, no es más baja que la de otras “ciudades grandes” del mundo. Por eso, calificamos esta afirmación de Peñalosa como cuestionable.

 

Jueves, 20 Junio 2019

No hay cómo saber si la mitad de los homicidios en Bogotá los cometen personas drogadas

Por Sania Salazar

La información oficial sobre homicidios contiene más datos sobre la víctima que sobre el victimario, por lo que es muy difícil establecer si el homicida actuó bajo los efectos de alguna sustancia.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, aseguró en su cuenta de Twitter que aproximadamente la mitad de los 1.000 homicidios que se registran al año en Bogotá no son cometidos por delincuentes, “sino por personas que haciendo uso del derecho al libre desarrollo de su personalidad consumen psicoactivos, pelean y matan a otros...hieren a miles más”.

Colombiacheck califica la afirmación como inchequeable, pues no hay fuentes de información que permitan concluir en cuántos de los homicidios el agresor actuó bajo los efectos de sustancias psicoactivas.

Según datos que nos envió el equipo de prensa de la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia, haciendo referencia a cifras de la Policía, en 2018 el 51% de los homicidios fueron iniciados por una riña y se produjeron en vía pública y en el mismo año el 68% de las lesiones fueron iniciadas por una riña y se produjeron en vía pública.

El equipo de prensa de esa Secretaría no especificó en qué documento o estudio de la Policía estaban esos datos, por lo que Colombiacheck revisó las cifras de homicidios y de lesiones personales de 2018, en las que hay información sobre si los hechos se cometieron en espacio público, pero no si fueron iniciados por riñas. En todo caso, ninguno de esos datos respalda la aseveración de Peñalosa con respecto al consumo de psicoactivos y su relación con los homicidios.

En la Secretaría también nos dijeron que, según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, “el consumo de alcohol, y demás sustancias psicoactivas (SPA) es el primer factor de vulnerabilidad asociado a ser víctima de homicidio o lesiones personales”. Efectivamente, en el Forensis 2016, un análisis del comportamiento de los homicidios que hace Medicina Legal cada año,  los consumidores de sustancias psicoactivas ocupan el primer lugar de los factores de vulnerabilidad de homicidios, pero “según el factor de vulnerabilidad de la víctima” y no del victimario, que es al que se refiere Peñalosa.

Las cifras de Medicina Legal  muestran que, efectivamente, en los últimos tres años, los asesinatos en la capital han sobrepasado los 1.000 casos cada año. En 2016 se registraron 1.302 casos; en 2017, 1.150; y las cifras preliminares de 2018 indican que ocurrieron 1.050 homicidios.

Pero la información de Medicina Legal sobre cada homicidio tiene más datos sobre la víctima que sobre el victimario, pues no en todos los casos se detiene al presunto agresor. Por ejemplo, en 796 de los 1.050 homicidios registrados en 2018 no se tiene información del presunto agresor, es decir, en el 75% de los casos. Y en todo caso Medicina Legal no tiene en sus informes datos que indiquen si el agresor estaba bajo los efectos de sustancias psicoactivas.

Hugo Acero, sociólogo, experto en seguridad urbana y subsecretario de Seguridad de Bogotá durante nueve años, indicó que según la Fiscalía, en 2018 en Bogotá solo el 32% de los homicidios han sido esclarecidos, y que por ende esos son los casos en los que se podría tener alguna información por lo que es muy difícil sacar la conclusión a la que llega Peñalosa. “Ni aún así porque si alguna persona mata a alguien y varios días o meses después es detenido, pues ya no se sabe si lo hizo bajo el efecto de alguna sustancia”, resaltó Acero.

*Foto tomada de la cuenta de Twitter de la Alcaldía de Bogotá.