Pasar al contenido principal

Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple Chequeo Múltiple

Chequeo Múltiple

Martes, 28 Agosto 2018

Casi todas las cifras de Claudia López sobre la consulta anticorrupción son ciertas

Por José Felipe Sarmiento Abella

La votación de 11,6 millones y 99 por ciento a favor es un resultado histórico, a pesar de que otras jornadas similares han tenido mayor participación en sufragios y en proporción.

Aunque ninguna de las propuestas de la consulta anticorrupción que se votó el pasado domingo superó en el preconteo el umbral de participación de 12,1 millones de votos (un tercio del censo electoral), quienes promovieron este mecanismo de participación buscarán que el presidente Iván Duque y el Congreso las aprueben con los argumentos de que estuvieron muy cerca y obtuvieron una votación histórica: casi 11,7 millones de votos, 99 por ciento a favor.

Colombiacheck revisó algunas de las comparaciones frente a otras jornadas similares que hicieron las principales promotoras de los mandatos consultados, la excandidata vicepresidencial Claudia López y la senadora Angélica Lozano, luego de recibir los resultados tres resultaron verdaderas; una fue aproximada y otra, falsa según los datos históricos de la Registraduría y la Base de Datos de Democracia Directa (SUDD, por sus siglas en alemán), entre otras fuentes.

Más votos que Duque

“Superamos la votación que hace pocos meses eligió al presidente Duque, de lejos lo superamos”, señaló la exsenadora López. Verdadera.

El actual presidente de la República, Iván Duque, fue electo en la segunda vuelta de este año con 10’383.080 votos, más que cualquiera de sus antecesores (aunque no en porcentaje).

La consulta lo superó por cerca de 1,4 millones de votos, a pesar de que la participación estuvo 20 puntos por debajo de la segunda vuelta presidencial. El pasado domingo la participación no llegó al 33 por ciento, mientras que en la jornada del 17 de junio hubo una participación del 53 por ciento.

Más votos que el referendo de Uribe

Desde su cuenta de Twitter, Lozano dijo que el referendo promovido en 2003 por el entonces presidente Álvaro Uribe “obtuvo MENOS votos que la consulta” y además, que Uribe lo promovió “usando a TODO el Estado”. López afirmó que “casi (lo) duplicamos” en votación. Esta segunda afirmación es Verdadera.

 

 

Es difícil determinar qué tanto usó Uribe al Estado para influir en los resultados de ese referendo constitucional convocado por su gobierno en 2003. Lo que sí es seguro es que la consulta del pasado domingo logró casi el doble de votación, como lo afirmaron Lozano en Twitter y López en su discurso posterior a los resultados.

De 15 preguntas propuestas por el mandatario y avaladas por la Corte Constitucional, en la más votada participaron 6’267.443 personas. Otras diez preguntas estuvieron por encima de los seis millones de votos marcados y solo una quedó por debajo de cinco millones.

Además, aunque en 2003 el censo electoral era mucho más pequeño (25 millones de votantes), la proporción de la participación fue menor también. En el referendo votó el 26,67 por ciento del censo, mientras que en la consulta del domingo lo hizo el 32 por ciento.

De todas maneras, con esos resultados la primera pregunta del referendo de 2003 fue aprobada, porque el umbral de participación de los referendos es menor que el de las consultas: 25 por ciento. Fue así como se introdujo la “muerte política” para funcionarios condenados por corrupción en el artículo 122 de la Constitución, que superó el límite por solo 26.364 votos (0,1%). Es decir que apenas participó poco más de la cuarta parte del censo electoral de entonces.

Hay que decir también que la diferencia por debajo del umbral de las preguntas que no fueron aprobadas fue mucho menor en el referendo de Uribe que en la consulta. En 2003 casi todas perdieron por menos del uno por ciento. Solo cuatro lo hicieron por más: la séptima, por 2,24 puntos; la sexta, por 2,15; la última, por 1,69 y la penúltima, por 1,09. Mientras que la distancia que les faltó a las de la consulta del domingo estuvo entre 1,29 y 1,32 puntos.

No obstante, en 2003 la proporción del ‘Sí’ fue mayoritaria pero no alcanzó el 99 por ciento, como sí pasó el pasado domingo. La proporción de votos positivos más alta de ese referendo fue del 94,7 por ciento. Así que los votos a favor nunca llegaron a seis millones. La propuesta que más tuvo fue la primera: 5’874.193.

Más votos que el ‘Sí’ y el ‘No’

“De lejos superamos la votación que tuvo el Sí o el No en el plebiscito en 2016”, dijo Claudia López tras el preconteo. Verdadera.

La consulta obtuvo más votos que cada una de las dos opciones del plebiscito para la refrendación del Acuerdo de Paz con las Farc de 2016. En ese entonces, el ‘No’ ganó con 6,4 millones de votos (50,2%), una mínima diferencia por encima del ‘Sí’. Es decir que ambas opciones estuvieron 5,3 millones por debajo de la consulta anticorrupción.

Sin embargo, la votación total del plebiscito fue mayor, como explicamos a continuación.

La mayor votación en la historia

“(Colombianos) libres depositaron hoy la mayor votación en la historia de Colombia con un mecanismo de participación ciudadana”, afirmó en su discurso la excongresista. Falsa.

Si bien la votación favorable a las propuestas sí fue las más alta de la historia de los mecanismos de participación ciudadana en el país, el total de los sufragios depositados fue inferior a los del plebiscito de 2016.

En esa ocasión fueron 13’066.047 votos en total, una participación del 37,43 por ciento, cinco puntos y casi millón y medio de sufragios por encima de la consulta.

Sin embargo, en el caso del plebiscito por el acuerdo de paz se utilizó un umbral especial de aprobación (por lo menos el 13 por ciento del censo electoral debía votar por el ‘Sí’), no de participación en general.

Este cambio en las reglas buscaba desestimular la abstención activa, es decir, la estrategia de no asistir a las urnas para derrotar las consultas por medio del umbral en lugar de votar en contra, como lo explicó el jurista Rodrigo Uprimny en una columna cuando se empezaba a discutir esa posibilidad.

Por otro lado, aunque el plebiscito de 1957 (en el que la Junta Militar que reemplazó al dictador Gustavo Rojas Pinilla buscó la aprobación de una reforma constitucional) tuvo 4’397.090 votos depositados, esta participación representó un 72,3 por ciento del censo electoral de la época (hombres y, por primera vez, mujeres mayores de 21 años).

La proporción es casi el doble de la que hubo en el de la paz, más del doble que en la consulta anticorrupción y casi el triple que en el referendo de Uribe.

Además, el 95,3 por ciento de los votos válidos le dieron el ‘Sí’ al conjunto de reformas acordadas entre los partidos Liberal y Conservador para darle fin a la violencia política de mediados del siglo XX.

Jornada limpia y en paz

“Hoy por primera vez en la historia de Colombia tuvimos una jornada electoral que no tuvo un solo hecho violento, una sola denuncia de fraude electoral de trasteo y compra de votos”, aseguró López en el auditorio del centro comercial Gran Estación de Bogotá, donde recibió los datos finales del día. Aproximada.

El único lunar que reportó el registrador nacional, Juan Carlos Galindo, en su balance de la jornada fue un hostigamiento a una patrulla de Policía en zona rural de Jamundí (Valle del Cauca) que dejó un uniformado muerto.

De resto ninguna autoridad reportó denuncias por delitos electorales ni otro tipo de incidentes.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Lunes, 09 Julio 2018

¿Duque no ganó las elecciones presidenciales?

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

Desde hace tres semanas circula en las redes sociales una noticia que afirma que las elecciones estuvieron arregladas para favorecer al candidato del Centro Democrático. Encontramos que es Falsa.

Después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el portal de noticias modonoticia.com publicó una información en la que señala que Iván Duque, el presidente electo, “no ganó las elecciones”, pues “todo estuvo arreglado”.

Noticia falsa sobre fraude en elecciones presidenciales

La noticia se difundió por las redes sociales y se ha seguido compartiendo después de tres semanas de entregados los resultados electorales.

Colombiacheck verificó la información publicada por este portal y encontró que es Falsa. En primer lugar, porque el título hace una afirmación tendenciosa que no se explica ni justifica en el cuerpo de la noticia.

Noticia falsa asegura que Duque no ganó la Presidencia
 

En el primer párrafo de la nota se señala que: “Se presentó una denuncia al Tribunal Superior de Justicia, para investigar el proceso de la primera vuelta y segunda vuelta en Colombia, donde se declaró como ganador a Ivan Duque”.

Lo primero que hay que aclarar es que en Colombia no existe un “Tribunal Superior de Justicia”, existen los Tribunales Superiores de Distrito Judicial que hacen parte de la jurisdicción ordinaria y se encargan de resolver los conflictos entre personas (naturales o jurídicas).

“Las instituciones que dirimen controversias electorales son el Consejo Nacional Electoral (CNE) y la Sección Quinta del Consejo de Estado”, explica Fabián Hernández de la Misión de Observación Electoral (MOE).

La primer instancia electoral para hacer denuncias es el CNE, que recibe las reclamaciones y es competente para decidir sobre estas, de acuerdo con el artículo 192 del Código Electoral.

Mientras que la Sección Quinta del Consejo de Estado es la última instancia en todos los temas del proceso electoral. “Es la rama de justicia electoral”, agrega Hernández.

Más adelante, el artículo de modonoticia.com asegura que la campaña de Gustavo Petro, excandidato presidencial de la Coalición Petro Presidente, presentó 27 reclamaciones ante el CNE “concernientes a 1.706 mesas de votación repartidas en 17 departamentos del país. Según las denuncias, se habrían presentado diferencias en los resultados inscritos en los formularios E14, es decir, las actas de escrutinio de mesa, y en los formatos E24, que corresponden las actas de las comisiones escrutadoras” (sic).

Las reclamaciones, supuestamente, harían parte de un alegato de fraude en las elecciones de primera vuelta por parte de la campaña progresista.

Sobre este asunto, el CNE expidió la resolución 1412 del 8 de junio de 2018, “por la cual se resuelven las reclamaciones y/o verificación de escrutinios presentadas por Luis Alfredo Escobar, apoderado sustituto del candidato Gustavo Francisco Petro Urrego, en el escrutinio nacional con ocasión a las votaciones celebradas el 27 de mayo de 2018”.

La resolución cuenta que el pasado 5 de junio se hizo la lectura de las actas de escrutinio de las Comisiones Escrutadoras Departamentales para los resultados de las elecciones de primera vuelta. Y que ese mismo día, y ante el CNE, el apoderado de Petro presentó reclamaciones respecto a 30 circunscripciones correspondientes a 29 departamentos y la ciudad de Bogotá.

Pero, de acuerdo con el ente electoral, “no se sustentaron las reclamaciones frente a las votaciones” de tres departamentos, por lo cual el CNE decidió evaluar únicamente 27 reclamaciones.

Según el documento del CNE, estas 27 reclamaciones alegaban inconsistencias entre los formularios E-14 de delegados y los formularios E-24 en 1.705 mesas examinadas por la campaña de Gustavo Petro. “Los reclamantes manifiestan a esta Corporación [el CNE] haber detectado diferencias no justificadas en algunos formularios E-24 municipales…, diferencia que resulta de su cotejo con los formularios E-14 con destino a los Delegados”.

De modo que la información presentada por el portal modonoticia.com es, en este punto, parcialmente acertada, en tanto que los números de las reclamaciones y los motivos para hacerlas coinciden con lo presentado por la campaña de Gustavo Petro.

El CNE, sin embargo, efectuó el proceso de verificación de los formularios interpelados por la campaña de Petro y encontró que los reclamantes tomaron como base los formularios E-14 elaborados con destino a los delegados, mientras que para los efectos de la verificación de los escrutinios, el CNE solo considera los datos consignados en el formulario E-14 de claveros. (En este video la Registraduría explica cuál es la diferencia entre los formularios).

Adicionalmente, el ente electoral, “atendiendo a las 27 reclamaciones presentadas… sobre un total de 1.705 mesas examinadas”, encontró que solo en 77 de ellas (correspondiente al 4,51% de las mesas reclamadas) hubo recuento de votos en las comisiones escrutadoras. “Luego entonces las diferencias entre los formularios E-14 de Claveros y E-24 se encuentran debidamente justificadas”, dice la resolución expedida por el CNE.

Otro de los hallazgos es que en 1.619 mesas (equivalentes al 94,05% de las reclamadas) no se encontró irregularidad alguna, “coincidiendo plenamente la votación consignada en los formularios E-14 de Claveros con los respectivos formularios E-24”.

Y, por último, solo se encontraron diferencias en un total de 84 mesas, las cuales corresponden solamente a un 4,9% del total de mesas reclamadas por la campaña de Gustavo Petro.

Estas diferencias determinan que se le debía sumar 238 votos a Gustavo Petro y restarle 257 a Iván Duque. Los números corresponden, según el CNE, al 0,0012% y 0.0013%, respectivamente, de la votación nacional.

Ante esto, la conclusión final del documento del CNE es que las diferencias encontradas no tienen la capacidad de variar el resultado de la decisión adoptada por el pueblo colombiano.

Por su parte, la MOE coincide con la conclusión dada por el CNE, pues considera que el orden en que quedaron los candidatos en la primera vuelta no está en entredicho. De modo que anunciar que las irregularidades encontradas en los formularios electorales constituyen un fraude masivo es falso.

“Sabemos que sí hubo errores en los resultados. Sabemos que hay cambios entre el E-14 y el E-24. Sabemos que esas conductas son irregulares y que deben ser sancionadas.

Pero eso no quiere decir que se cambió la voluntad popular y que se cambiaron los resultados electorales”, concluye Hernández.