Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Lunes, 07 Agosto 2017

Cifra incierta de exguerrilleros de Farc asesinados

Por Sania Salazar

El asesor jurídico de esa organización llamó la atención sobre el incremento de los asesinatos. Colombiacheck revisó y aunque no hay consenso, los casos siguen ocurriendo.

La denuncia de que están matando a exguerrilleros de las Farc no es nueva y es muy delicada. Los colombianos no pueden olvidar el exterminio de la Unión Patriótica, partido que surgió del fallido intento de paz entre esa guerrilla y el entonces Presidente Belisario Betancur.

¿Tiene razón el asesor jurídico de las Farc, Enrique Santiago, en que las víctimas ya son siete, como lo afirma en un trino que publicó el pasado 13 de julio?

 

 

Colombiacheck consultó diversas fuentes y evidenció que no hay cifras unificadas al respecto, por lo que califica la afirmación de Santiago de aproximada.

Consultamos al abogado, quien nos mandó un archivo de excel elaborado por los equipos de apoyo de las Farc en la Comisión de seguimiento, impulso y verificación a la implementación del Acuerdo Final, Csivi. Según la lista, han matado a cuatro integrantes de la agrupación y a diez familiares de excombatientes.

En el trino Santiago enlaza una noticia en la que se informa sobre el asesinato de un indultado de las Farc en Ituango, Antioquia, el pasado 12 de julio. En la nota aseguran que con ese caso se completan seis miembros de las Farc asesinados luego del acuerdo de paz y atribuyen el dato al movimiento político Marcha Patriótica.

Como lo hemos resaltado varias veces, cuando chequeamos cifras de homicidios, lo realmente importante es que, como sociedad, no podemos tolerar ni uno solo.

Varias fuentes dicen que son siete

En el grupo de prensa de las Farc nos indicaron que hasta el pasado 25 de julio los casos eran siete.

El noticiero CM& informó ese mismo día que, según las Farc, seis integrantes de ese grupo habían sido asesinados en las regiones durante el proceso de entrega de armas “sin contar con otras acciones violentas contra sus familiares”, indica la nota.

Según el informe Cómo va la paz, de la Fundación Paz y Reconciliación, hasta la víspera del cierre del proceso de dejación de armas se habían registrado cinco homicidios de integrantes de esa guerrilla. Esto, desde la firma del nuevo Acuerdo. El informe aclara que en dos de esos casos se trata de personas que habían sido milicianos, no propiamente combatientes. El informe tiene corte a 11 de julio.

Pero León Valencia, director de Paz y Reconciliación, dijo el pasado 18 de julio en el programa Pregunta Yamid, que eran siete los guerrilleros desarmados y ya en la vida civil que habían muerto. Esta cifra coincide con la aportada por el grupo de prensa de las Farc.

Encontramos que el caso más reciente publicado por los medios es el de un miembro de las Farc al que habrían asesinado disidentes en Nariño, el cual se reportó el pasado 21 de julio y que es objeto de investigación.

Según información del Centro de recursos para el análisis del conflicto, Cerac, desde el 15 de abril han matado a seis miembros activos de las Farc. Cerac aclara que en uno de los casos no pudieron corroborar plenamente la pertenencia al grupo desmovilizado.

“Esta situación evidencia el alto riesgo de seguridad que tienen los integrantes de las Farc y sus familiares poniendo en duda la efectividad estatal en el cumplimiento de lo acordado en el punto 3.4, que se relaciona con las garantías de seguridad para los miembros de las Farc y con la lucha contra las organizaciones criminales”, llamó la atención el Cerac.

Denuncian amenazas

Iván Márquez, quien realmente se llama Luciano Marín, miembro del secretariado de las Farc, aseguró que hay amenazas en contra de los integrantes de las Farc que lideran el proceso de paz.

“Sería muy triste que en Colombia volvieramos a las épocas en las que fue aniquilada físicamente una alternativa política opositora como la Unión Patriótica”, dijo Márquez.

El libro Unión Patriótica, expedientes contra el olvido, del Centro de Memoria Paz y Reconciliación, presenta una lista de 1.598 víctimas de lo que en Colombia se ha denominado el exterminio de ese partido, pues hay cálculos que indican, incluso, que los asesinados rondan los tres mil.

“Aída Abella denunciaba el 1 de marzo de 1994 ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, el asesinato de 2.339 militantes de la Unión Patriótica”, narra el libro.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 20 Septiembre 2016

El M-19 no obtuvo mucho más que las Farc, como asegura Vargas Lleras

Por Óscar Felipe Agudelo B.

En su primera defensa del acuerdo de paz alcanzado por el Gobierno y las Farc, el vicepresidente Germán Vargas Lleras se equivoca y llama al engaño cuando afirma que el M19 obtuvo más curules que las Farc en el Congreso.

El vicepresidente de Colombia, Germán Vargas Lleras, fundador del partido Cambio Radical, afirmó en defensa del acuerdo de paz que al Movimiento 19 de abril, conocido popularmente como M19, se le dieron muchas más curules en el Congreso de las que se pactaron entre el Gobierno y Farc en el acuerdo de paz alcanzado el pasado 24 de agosto.

Colombiacheck escarbó los anaqueles de la historia del proceso de paz con la guerrilla del M19 y encontró que la afirmación es falsa.

Al M19 no se le dieron curules, el grupo guerrillero se las ganó en igualdad de condiciones respecto a los demás partidos políticos. Inicialmente sí se pactó favorabilidad política, pero dicho acuerdo se hundió en el Congreso “por la interferencia del cartel de Medellín”, según contó a este medio el senador y exintregrante del M19, Antonio Navarro Wolf.

En la entrevista del 30 de agosto que el Vicepresidente de los colombianos tuvo con Claudia Gurisatti, directora de Noticias RCN, además de romper su silencio, ratificar su respaldo al proceso de paz y echarle una que otra florecita a su jefe (el presidente Santos), Vargas Lleras lanzó varias perlas ante las incisivas preguntas de la periodista.

“Pero si tienen un voto igual se las van a dar (en referencia a las curules para las Farc). El problema es que nos dijeron que no, que no se las iban a dar a dedo. Y terminaron dandóselas a dedo...”, pregunta Gurisatti.

Acorralado Vargas Lleras replicó: “Lo que uno escucha es que en la mesa de negociación no estaban pidiendo menos de 40 curules o 30. A mi me parece muy razonable, muy razonable, el número mínimo de curules que se les ha dado como una representación transitoria. Mucho más tuvo el M19”.

Y para darle mayor fuerza a su argumento, el Vicepresidente agregó: “No se le olvide a usted, entre otras cosas, que el M19 y su reciente movimiento tuvo la tercera parte de la constituyente de este país. Hago ese “recorderis” para quienes ahora se extrañan de que se les esté asignado un número de cinco curules”.

Para chequear las afirmaciones de Vargas Lleras, Colombiacheck regresó 27 años atrás en la historia política del país para examinar el acuerdo de paz que el Gobierno colombiano pactó en 1989 con el M19.

Según el acuerdo de 1989, que ha sido guardado por la Biblioteca de la Paz promovida por la Fundación Cultura Democrática y también en el archivo de la Presidencia de la República, el M19 tendría una favorabilidad política en Senado y Cámara de Representantes solo por un periodo, de 1990 a 1994.

Esta favorabilidad implicó un número inferior de votos respecto a los demás partidos políticos para acceder a una curul en cada una de las corporaciones del Congreso.

Dicho acuerdo, denominado “Pacto Político por la Paz y la Democracia”, establece una Circunscripción Nacional Especial de Paz que en su página ocho pactó:

“Para las dos primeras curules del Senado se requiere una votación total equivalente al mínimo residual departamental que permitió elegir a un senador en el periodo 1989-1990 (16.584 votos)”.

“En caso de no obtenerse esta votación, se tendrá derecho a una curul si se alcanza una votación mayor o igual al promedio nacional de los mínimos residuos departamentales de las tres últimas elecciones (12.212 votos)”.

“Para la cuarta curul se requiere un número adicional de votos igual al promedio de los mínimos cocientes departamentales de las tres últimas elecciones para Senado (23.561 votos)”.

El sistema de Circunscripción Nacional Especial de Paz de ese acuerdo aclaraba cuál debía ser el número de votos y lo especificaba hasta la novena curul, la cual se conseguía con 60.024 votos. De la curul número diez en adelante, el acuerdo no especificaba nada.

Pero es evidente es que entre más curules quisiera obtener el M19, más votos debían conseguir. Algo que parece de perogrullo, sin embargo, es fundamental recalcar que el M19 tenía la favorabilidad de conseguir una curul en el Congreso con muchos menos votos de los que necesitaba un partido tradicional.

Exponer el alcance de la favorabilidad que logró el M19 resulta complejo porque en 1990, año en que se pactó este beneficio, los ciudadanos votaban para Senado por departamentos y no como se hace en la actualidad que es a nivel nacional.

Por tal motivo hacer comparaciones resulta difícil, ya que en cada departamento se requería un distinto número de votos para llegar al Senado y Cámara.

De lo que no puede quedar duda alguna es que el Gobierno colombiano firmó un pacto para que este grupo insurgente tuviera una favorabilidad política en las elecciones de 1990, previa transformación del grupo armado en un partido político. Este último fue bautizado como Alianza Democrática M19, AD-M19.

Todo ese sistema quedó claro y pactado, sin embargo, no se materializó porque fue hundido en el Congreso.

Sin embargo, el hundimiento del acuerdo no enterró al M19 sino que lo impulsó, finalmente el grupo guerrillero, ahora convertido en la Alianza Democrática M19, compitió en igualdad de condiciones con los demás partidos en las elecciones de 1990 y luego participó en las elecciones atípicas de Congreso de 1991, después de la constituyente, en las que el naciente grupo político fue un ‘hit’ en las urnas.

Con Vera Grabe como cabeza de lista de la AD-M19 y otras vertientes políticas, la izquierda obtuvo 454.467 votos, un número que les permitió hacerse con nueve escaños en el Senado de la República.

Vera Grabe superó en votos a otras connotadas cabezas de lista de aquel tiempo como Andrés Pastrana, Fuad Char, José Name Terán, Álvaro Uribe Vélez, Fabio Valencia Cossio, Alberto Santofimio Botero, Juan Manuel López Cabrales, Fernando Botero Zea, el longevo senador Roberto Gerlein, entre otros.

Además de los nueve escaños que ganó en el Senado, la AD-M19 obtuvo curules en la Cámara de Representantes y el mayor número de constituyentes. Todo se lo ganaron en las urnas, por voluntad popular.

La historia es clara y desmiente al vicepresidente Vargas Lleras: el M19 no tuvo representación política fija y directa (a dedo) en el Congreso gracias al acuerdo de paz.