Pasar al contenido principal
Miércoles, 04 Enero 2017

Cinco frentes de las Farc que no se desmovilizan, un rumor sin sustento

Por Miriam Forero

Durante el fin de año circularon rumores respecto a la cantidad de frentes y guerrilleros que se declararon en disidencia frente al proceso de paz. Colombiacheck revisó la información disponible y encontró que dichas afirmaciones carecen de fundamento.

Una lectora de Colombiacheck nos pidió verificar si es verdad la información que circula en redes sociales, según la cual cinco frentes de las Farc no se van a desmovilizar:

 

 

Tras indagar varias fuentes y revisar los posibles sustentos de esta alerta, encontramos que, aunque ha habido algunas disidencias y riesgos de posibles nuevos desertores dentro de las Farc, no hay razones de peso para asegurar que los frentes 7, 16, 44 y 57 se apartarán del desarme y desmovilización pactados en La Habana. Únicamente el Frente Primero ha expresado su decisión de no unirse al proceso de paz. Por eso, calificamos esta afirmación como ligera, pues carece de fundamentos.

Para empezar, consultamos a tres entidades que hacen monitoreo del conflicto y sus acciones, con metodologías que incluyen abundante trabajo de campo directo en las regiones. Eduardo Álvarez Vanegas, de la Fundación Ideas para la Paz (FIP); Carlos Montoya, de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) y Jorge Restrepo, del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), le dijeron a Colombiacheck que no tienen información o registros sobre frentes de las Farc que no se vayan a desmovilizar.

“Los hechos puntuales que reportan tanto el Ejército como las organizaciones que hacen monitoreo a este tipo de acciones demuestran que no hay tal tipo de riesgo para la reintegración. Al contrario, si algo mostraron las Farc después del 2 de octubre fue una gran voluntad, no sólo por parte de los jefes guerrilleros sino de la guerrillerada que accedió a dirigirse a los lugares de preconcentración y no han alterado el orden público en las zonas en las que están”, dijo Montoya.

Para este investigador de la Fundación Pares, lo que sucede con el meme que propagan varios detractores del acuerdo con las Farc es que se estos aprovechan los temores que existen -y que son normales en un proceso de paz- de que la desaparición de esa guerrilla fracase por intereses de narcotráfico, minería ilegal y extorsión. Además, retoman viejos rumores sin fundamento que surgieron cuando el Frente Primero informó en un comunicado, el 10 de junio de 2016, que renunciaba a su desmovilización y se declaró en disidencia.

Pero incluso con este caso hay inconsistencias. Las Farc, Pares, la FIP, reportes de prensa y entidades oficiales indican que se trata de sólo un grupo disidente dentro de este frente, no de su totalidad. Al comienzo se habló de 60 personas y en el monitoreo de acciones, parecería que el grupo se ha ido mermando hasta contabilizar unas 15 personas aproximadamente.

Las Farc niegan por completo la veracidad de la alerta que emite el meme. “Todos los frentes van a hacer dejación de armas. Lo que pasa es que va a ser en los tiempos acordados, cuando la citación sea dada”, le dijo a Colombiacheck Olga Lucía Marín, comandante de las Farc e integrante de su Comisión Internacional, quien actualmente maneja las relaciones de prensa de esa organización.

También quisimos conocer los datos de disidencias y de no acato a la desmovilización que manejan el Ejército y el Ministerio de Defensa; pero en el primer caso la comunicación fue imposible y en el Ministerio nos indicaron que dicha información la tiene el equipo negociador del gobierno. La Oficina del Alto Comisionado para la Paz, por su parte, también respondió que no tienen ningún dato de frentes que no se quieran desmovilizar.

¿Qué ocurre con cada frente?

Finalmente, analizamos el caso de cada frente mencionado en el meme y tomamos como punto de referencia dos investigaciones académicas que han indagado el tema de las disidencias dentro de las Farc. Por un lado, en los números 28 y 42 de la publicación “Semanario” que distribuye el Cerac, la investigadora Angie Mora publicó dos artículos acerca de este tema: “Riesgos de disidencia de las FARC hoy” (29 de julio de 2016) y “Descomposición, más que disidencias” (4 de noviembre de 2016).

En el primero, asegura que “todos los bloques de las FARC (nivel más alto en el que se organiza la guerrilla) han expresado públicamente su apoyo formal al proceso de paz. Algunos frentes y columnas también se han manifestado de forma individual: de los 83 frentes que integran las FARC, 17 han expresado públicamente su adhesión a los acuerdos, así como 3 de las 31 columnas móviles”.

Por otra parte, tomamos el artículo “Disidencias de las FARC: ¿Por qué lo hacen? ¿Qué tan peligrosas son?” que elaboró Eduardo Álvarez, de la Fip, el pasado 14 de noviembre, con base en los datos que ha recopilado dicha organización.

Esta es la situación de cada frente analizado:

Frente 1: operaba en Guaviare pero, tras apartarse del proceso de paz, han movido sus acciones a Vaupés y Amazonas. Como se indicó arriba, en junio anunciaron su decisión de no desmovilizarse ni dejar las armas. Precisamente, uno de los jefes guerrilleros que las Farc tuvieron que expulsar de sus filas a comienzos de diciembre fue Gentil Duarte, quien había sido encargado de dirigir lo que quedó de este frente, luego del anuncio de disidencia.

Frente 57: opera en Chocó. Al principio, no participó en la mesa de negociaciones. La FIP y el Cerac lo identificaron como un posible foco de disidencia, riesgo que esta última atribuyó a la ubicación geográfica.

Frente 7: tres de los cinco mandos expulsados en diciembre pasaron por este frente que opera en Meta. El Cerac identifica el riesgo de disidencia que allí hay como consecuencia de su importante accionar en el narcotráfico.

Frente 16: otro de los expulsados comandaba este frente en Vichada. El Cerac reconoció allí un riesgo de disidencia por actividades ilegales como narcotráfico, minería ilegal y extorsión.

Frente 44: aunque no apareció reportado en los monitoreos de Fip y Cerac, su comandante alias ‘Jhon 40’ estuvo dentro del grupo de expulsados por las Farc. Actúa en Guaviare.

No se sabe de dónde proviene la información difundida por redes sociales. Incluso, llama la atención que existen posibilidades de disidencia en otras células de las Farc -la FIP identificó en total siete frentes en riesgo y el Cerac 27-, pero el meme sólo habla de cinco frentes.

Entre tanto, la movilización de las Farc a las zonas de concentración ya empezó y las dificultades que se han conocido tienen que ver con asuntos logísticos y de infraestructura, no con guerrilleros que se nieguen a trasladarse.

De este modo, es evidente que el meme sobre cinco frentes que no se desmovilizarían consiste en un rumor sin sustento, pues no se basa en sucesos o anuncios reales, sino que da por hecho algo que no ha pasado sobre posibles riesgos identificados en diversos frentes de las Farc, donde el temor a que continúen las actividades ilegales ayuda a reforzar este rumor.

Miércoles, 22 Noviembre 2017

Juan Carlos Pinzón: La Farc está haciendo política sin entregar todas las caletas

Por Sania Salazar

Al precandidato presidencial Juan Carlos Pinzón se le olvidó decir que la extracción de las caletas está en manos del Gobierno y que hay seis meses más para desmantelarlas.

“No es posible que las Farc sigan haciendo política sin haber cumplido siquiera sus compromisos con la JEP, o entregado todas las caletas”. De eso se quejó el exministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, que recoge firmas para lanzarse a la Presidencia, en una entrevista publicada en el portal La Silla Vacía.

Colombiacheck calificó la afirmación como Engañosa porque la Farc cumplió con el compromiso de entregar las coordenadas de las caletas en marzo pasado. Es importante aclarar que, por decreto, el desmantelamiento le corresponde desde octubre pasado al Gobierno. Además, la participación política, cuestión distinta de las caletas, quedó en manos de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que se encargará de evaluar la viabilidad de la misma según las sanciones impuestas.

En cuanto a la mención de Pinzón sobre que “las Farc no han cumplido con sus compromisos ante la JEP”, hay que recordar que esa jurisdicción no ha empezado a funcionar, razón por la que los excombatientes no han sido llamados a comparecer todavía ante la justicia transicional para que respondan, según el caso, por los delitos graves que hayan cometido.

Colombiacheck averiguó en la Misión de Observación de las Naciones Unidas en Colombia, organismo encargado de verificar la entrega de armas y allí informaron que la exguerrilla entregó información sobre la ubicación de 1.027 caletas, de las cuales ya se extrajeron 750 y quedan pendientes 277.

Esa tarea de la Misión terminó el 26 de septiembre luego de un aplazamiento, ya que la primera fecha pactada había sido el 1 de septiembre.

En la Misión informaron que el proceso de extracción se retrasó por la cantidad de caletas (1.027) y, sobre todo, por la dificultad para hallarlas. Indicaron, además, que no había mapas georreferenciados para llegar a los puntos exactos reportados por las Farc, que a veces se demoraban hasta dos semanas para llegar a los sitios donde estaban enterradas y que debían desplazarse acompañados de un cordón de seguridad del Ejército y, por ejemplo, movilizar personal en helicóptero, a pie o en lancha. “Era más fácil la extracción que la ubicación de las caletas”, concluyeron.

¿Y las que faltan para cuándo?

El decreto 1716 de 2017 firmado el pasado 20 de octubre extendió el plazo seis meses más, a partir de ese día, para terminar con la extracción de las caletas. Eso quiere decir que el proceso terminará en abril de 2018, un mes después de las elecciones legislativas en las que la Farc tiene asegurados cinco cupos para el Senado y cinco para la Cámara de Representantes, según se pactó en el Acuerdo Final entre el Gobierno y esa exguerrilla.

El pasado 14 de noviembre Colombiacheck quiso saber, a través de un correo electrónico enviado a la oficina de prensa del ministerio de Defensa, sobre el avance de la extracción de caletas, sin obtener respuesta hasta ahora.

El viernes 17 de noviembre, en entrevista con Blu Radio, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, habló sobre la extracción de caletas, de donde tomamos la información. Villegas aseguró que se han hecho operaciones para extraer alrededor de 970 caletas y que “faltan menos de 100 operaciones para caletas, de las que dieron información, porque esas son las que se van a apuntar a las Naciones Unidas; las que se encuentren sin información que provenga de Farc-Naciones Unidas serán puestas a disposición de la justicia”.

Con lo anterior el ministro se refirió a la información que la antigua guerrilla de las Farc le dio a la ONU y al Gobierno sobre la ubicación de ese material de guerra. El decreto 1716, que extiende el plazo, indica que la extracción de las caletas que no sean encontradas dentro del plazo de los seis meses se debe llevar a cabo bajo procedimientos ordinarios y no dará lugar a entrega de recompensas.

Participación política

En el Acuerdo Final quedó pactado que las sanciones impuestas por la JEP no inhabilitan la participación política de los exguerrilleros y que esa participación se puede dar incluso antes de que pasen por la JEP.

Lo anterior ha causado un fuerte debate. En el Congreso, partidos políticos como el opositor Centro Democrático y Cambio Radical rechazan esa posibilidad porque consideran que los excombatientes deben pagar sus deudas con la justicia antes de participar en política. En el mismo sentido se ha pronunciado, también, la congresista y candidata presidencial Claudia López, de la Alianza Verde.

Para armonizar ambas situaciones, Rodrigo Uprimny y Diana Isabel Güiza, de Dejusticia, propusieron lo siguiente en un blog publicado en La silla Vacía el pasado 12 de noviembre:

“Aunque es claro que las penas impuestas por la JEP no generan inhabilidades políticas, es también claro que la elección a cargos públicos no puede inhibir el cumplimiento de las sanciones, cuya aplicación prevalece. Las sanciones, una vez impuestas por la JEP, deben ser ejecutadas rigurosamente, sin que la persona pueda alegar que ocupa un cargo público para abstenerse de cumplirla”.

Lo anterior va muy en la línea de lo que definió la Corte Constitucional al declarar exequible la reforma constitucional que creó la JEP:

“Corresponderá a la Jurisdicción Especial para la Paz determinar la compatibilidad con la participación en política de las sanciones que ella imponga a los excombatientes”.

En síntesis, la Farc entregó la información para encontrar y desmantelar las caletas. Por la demora del proceso no se puede culpar a alguien en específico, pues se debe a problemas logísticos para llegar a los lugares remotos donde está el material, dificultad que admitió la ONU.

La Farc, reconocida ya como un partido político legal y con candidatos a la Cámara de Representantes, al Senado y a la Presidencia, está haciendo campaña. Pero el futuro judicial de quienes resulten elegidos estará en manos de la JEP, que deberá decidir, en cada caso, si las sanciones impuestas les permiten participar en política.

Colombiacheck llamó en varias ocasiones a Pinzón y le dejó un mensaje vía Whatsapp preguntándole en qué fuente basaba su frase, pero no ha respondido.