Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 29 Junio 2022

De nuevo: El collar bomba fue autoría de delincuencia común, no de las Farc

Por Mónica Ospino Orozco

Con la entrega del informe final de la Comisión de la Verdad, ayer 28 de junio, vuelve a circular la desinformación que atribuye a la guerrilla de las Farc el asesinato de Elvia Cortés de Pachón en mayo del 2000.

El pasado martes 28 de junio, la Comisión de la Verdad entregó al país su informe final, Hay futuro si hay verdad, y a partir de las revelaciones que este ha hecho, en redes sociales empezaron a circular desinformación que ya antes habíamos verificado y que nada tienen que ver con el mencionado informe, pues solo buscan confundir e instalar una narrativa contraria al los hallazgos y recomendaciones que en él se hicieron.

Es el caso de un tuit publicado por esta usuaria de Twitter en el que dice: “¿A ustedes les basta un informe, es decir, un cúmulo de hojas regadas con prosa barata y mentirosa para perdonar esto? Ni yo, que soy una apasionada de los libros y una adicta a la tinta, lo considero suficiente. Ese informe no sirve ni para sustituto del papel higiénico”.

La tuitera adjunta a su opinión una foto de Elvia Cortés de Pachón, víctima del episodio conocido como el “collar bomba”, y que como ya lo hemos verificado antes (1, 2) fue responsabilidad de delincuencia común. Es decir, no fue un acto relacionado con el conflicto armado, que es el que debía investigar la Comisión de acuerdo con su mandato, como ya lo hemos explicado.

El primer chequeo que Colombiacheck y Rutas del Conflicto publicamos sobre el tema data del 27 de septiembre de 2016. En ese entonces, corroboramos que “la investigación judicial encontró culpable a José Miguel Suárez y no halló relación alguna con el grupo subversivo”, en referencia a las FARC, la exguerrilla con la que se firmó el acuerdo que incluyó la creación de la Comisión de la Verdad y a la que se le suele atribuir falsamente este crimen. 

 

En la segunda ocasión que verificamos esta desinformación, agregamos que “el Juzgado Primero del Circuito Especializado de Cundinamarca condenó a 32 años de prisión a José Miguel Suárez como responsable de la muerte de Elvia Cortés de Pachón, en septiembre de 2002. En ese mismo caso murió Jairo Hernando López, técnico antiexplosivos de la Policía”. 

Adicionalmente, encontramos que “el caso del collar bomba ha sido objeto de varias investigaciones. Por ejemplo, en ‘Casos de investigación criminal: tipología del crimen’, artículo publicado en la revista Criminalidad, el BG. (r) Guillermo León Diettes Pérez escribió: “En resumen, se produjo la captura de 9 individuos que fueron entregados y puestos a órdenes de la Fiscalía. Se determinó que se trató de un caso de extorsión planeado por grupos de delincuencia común y no de subversión, como inicialmente se planteó como hipótesis”.

Así que, una vez más, calificamos como falsa esta publicación que de nuevo hace uso de la fotografía del episodio del collar bomba, pues quedó claro, de acuerdo con las actuaciones judiciales, que fue un hecho cometido por delincuencia común y no por ningún grupo partícipe del conflicto armado.

Actualización, julio 1 de 2022: En respuesta a la publicación en la cuenta de Twitter de Colombiacheck @colcheck de este chequeo, la usuaria @leylaponcedleon nos hace notar que la usuaria cuyo trino fue objeto de esta verificación, rectificó su error y borró la publicación, al decir: “Debido al profundo respeto que tengo por el trabajo de @MauricioJaramil, quien ya me indicó que no es así, rectifico, corrijo el error, me rectracto de esta foto de un crimen que atribuí a las FARC, aunque no fueron ellos. Pd. mi postura con respecto a ellos sigue intacta”.

Sin embargo, al buscar la cuenta de la usuaria en mención nos dimos cuenta que ésta ya no existe en Twitter, por lo que adjuntamos el trino en el que se le hizo captura a su rectificación.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 26 Marzo 2020

Coronavirus (Covid-19) no es ‘mezcla de SARS, VIH, tuberculosis y malaria’

Por Ana María Saavedra

Un audio de WhatsApp asegura esto, pero ni esa afirmación, ni varias otras que menciona, tienen sustento científico.

En redes sociales circula un mensaje de una mujer, con acento paisa, que asegura estar realizando un doctorado en España. En el audio la mujer da datos alarmantes sobre el coronavirus que causa la enfermedad Covid-19. Y, entre otras cosas, dice que un amigo que “hackeó al gobierno chino” descubrió que el virus tiene “cuatro cadenas de ARN de VIH”.

La mujer dice que esa información fue corroborada por “Sergio”, quien “es virólogo y director de una unidad de Cuidados Intensivos”. 

Varios de nuestros lectores nos pidieron por redes que verificáramos este mensaje.

Primero, les recordamos no confiar en notas de voz con datos alarmantes y pocas fuentes. Este es el caso de este mensaje, que es revelado por una persona anónima y supuestas fuentes de información también anónimas.

La mujer asegura estar en España y ser estudiante de un doctorado, pero no explica en qué universidad, en qué ciudad, ni que tipo de doctorado. Los datos que entrega tanto de “Sergio”, el supuesto virólogo y director de una UCI, y de Jairo, el hacker, también son poco específicos.

Este tipo de fuentes anónimas y generales son comunes en los audios falsos, como ya lo hemos explicado en otros chequeos. Estas fuentes, que no se identifican, aseguran tener un acceso que realmente no poseen a información clasificada y sensible. Así buscan ganarse la confianza de quien escucha para poder engañarlo.

El SARS-CoV-2 y el VIH

“El virus tiene cuatro cadenas de ARN de VIH”, dice la supuesta académica. Luego, agrega que todos los gobiernos de Europa saben que “eso es una mezcla de SARS, coronavirus de los coronavirus de los lectopodos, que son los murciélagos, VIH, que es lo que produce el Sida, tuberculosis reforzada y malaria”.

Sin embargo esta información ha sido desmentida por la comunidad científica. Aparte que la palabra lectopodos no existe. Los murciélagos son quirópteros

El VIH es el virus de la inmunodeficiencia humana, que causa el síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (conocido como Sida). Mientras que ARN hace referencia a ácido ribonucleico, un tipo de molécula que forma el material genético de varios virus y que también se encuentra en varias células.

Pero, aunque tanto el SARS-CoV-2 como el VIH son virus y contienen ARN, ¿esto quiere decir que  esto demuestra que el virus es “una mezcla” de varios virus y enfermedades, como dice el audio?

La respuesta es no.

Hace unos días, el editor de temas ambientales, salud y ciencia del periódico El Espectador, Pablo Correa, publicó este trino.

Correa cita el artículo "Es improbable que el coronavirus haya surgido en un laboratorio’: científicos”.

En este artículo se cita un estudio publicado en la revista científica Nature en el que se indica que “es improbable que el SARS-CoV-2 surgiera a través de la manipulación de laboratorio de un coronavirus similar a un SARS-CoV”.

Dicho artículo lo habíamos mencionado en nuestro chequeo “No hay evidencia de que ‘el coronavirus venga de un laboratorio biológico de Wuhan”. 

En ese chequeo explicamos un gráfico que supuestamente demostraba que el virus tenía cuatro insertos. Para esto, citamos a Andrés Fandiño, médico epidemiólogo, doctorado en ciencias de la salud y profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle, quien analizó esos gráficos y nos explicó que “cuando habla de insertos no quiere decir que sea de un laboratorio, sino que son estructuras similares entre virus que son de familias similares”.

También aclaró que el hecho de que el SARS-CoV-2 sea de familias similares al VIH no quiere decir que este tenga cadenas de ARN del VIH.

Nuestros colegas de Health Feedback, uno de los miembros de la alianza #CoronaVirusFacts, un esfuerzo global liderado por la International Fact-Checking Network, IFCN, ya habían desmentido esas supuestas inserciones de VIH en el SARS CoV-2.

Health Feedback explicó que la afirmación de que el coronavirus contiene inserciones del VIH “se basa en un estudio que comparó secuencias de proteínas extremadamente cortas entre el nuevo coronavirus de 2019 y el VIH, una práctica que probablemente dé falsos positivos. Los autores del estudio también pasaron por alto la verificación de posibles similitudes entre el 2019-nCoV [ahora llamado SARS-CoV-2] y otros organismos. Al final resultó que estas secuencias cortas de proteínas eran similares a muchos otros organismos, no solo el VIH, refutando así la afirmación de que 2019-nCoV contiene ADN del virus del VIH”.

En cuanto a la malaria, este no es un virus, sino una enfermedad causada por parásitos, del género Plasmodium que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles, los llamados vectores del paludismo. Y la tuberculosis es causada por bacterias (Mycobacterium tuberculosis). 

Es decir que la afirmación de que el nuevo coronavirus es “una mezcla de SARS, coronavirus de los coronavirus de los lectópodos, que son los murciélagos, VIH, que es lo que produce el Sida, tuberculosis reforzada y malaria” no tiene ningún sustento científico, como lo aseguró Correa en su trino.

Fernando Suárez Obando, director del Instituto de Genética Humana, también lo explicó  en este hilo de Twitter, en el que indica que ‘todas las características notables de SARS-CoV-2, incluido el RBD y el RRAR, están presentes en coronavirus relacionados en la naturaleza, no es plausible un escenario de origen artificial en un laboratorio’.

 Entonces, este audio que asegura el nuevo coronavirus es una “mezcla” es falso.