Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Miércoles, 23 Junio 2021

De nuevo, foto de Álvaro Uribe con Pablo Escobar es un montaje

Por Ana María Saavedra

La imagen que difunden en Facebook es falsa. En la foto original no aparece el expresidente. Este montaje había circulado en años anteriores.

Un montaje de una supuesta foto del expresidente y exsenador Álvaro Uribe Vélez con el fallecido capo Pablo Escobar circula, una vez más, en redes sociales. La imagen que ya habíamos verificado en 2018 y 2020, fue publicada en Facebook el domingo pasado, 20 de junio de 2021. La imagen tiene un texto que dice: “Aquí podemos ver al bandido más grande que ha tenido este país al lado de Pablo Escobar”.

De acuerdo con una herramienta a la que tenemos acceso por el proyecto 3PFC, una alianza en la lucha contra la desinformación, el post ha sido compartido 1.200 veces y tiene un alcance de 15.900 vistas. Por esa razón, en Colombiacheck decidimos explicar, otra vez, que la foto es un montaje.

Montaje de Uribe y Pablo Escobar

Como se observa, la foto está recortada pero la imagen falsa completa circuló en 2018, durante las elecciones presidenciales y en el aniversario de la muerte de Escobar. Luego, en 2020 la publicaron otra vez en redes.

En ambos chequeos explicamos que la foto real se compartió en Internet el 8 de abril del 2011 en un video de Youtube llamado Invitación Pablo Escobar Gaviria Tour.

foto de la que sacaron la imagen de Uribe para montaje

 

A esa imagen le agregaron el rostro de Uribe, que fue editado de esta foto:

 

Foto

 

Así que calificamos de falsa la publicación subida a Facebook, pues se trata de un montaje.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 06 Mayo 2021

Decreto de Estado de Conmoción Interior del 5 de mayo de 2021 que rota en redes es falso

Por José Felipe Sarmiento y Laura Rodríguez Salamanca

Circula un pantallazo del supuesto documento firmado por Iván Duque pero, además de que el gobierno lo desmintió, tiene varias señales para desconfiar de que sea real.

En la tarde del 5 de mayo de 2021 empezó a circular en redes sociales y cadenas de mensajería privada una captura de pantalla de un supuesto decreto con el que el presidente, Iván Duque, habría declarado Estado de Conmoción Interior por 30 días en todo el territorio nacional el mismo día. 

Estado_Conmocion_Interior_Falso

El Estado de Conmoción Interior es un tipo de Estado de Excepción que, de acuerdo con el artículo 213 de la Constitución Política, puede ser declarado “en caso de grave perturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado o la convivencia ciudadana”. Puede ser declarado en todo el territorio nacional o en un territorio específico. 

Y según explicó en Twitter el politólogo y magíster en Políticas Públicas en Alejandro Cortés Arbelaéz, su declaratoria implica que el presidente “puede expedir decretos legislativos que tienen el mismo peso normativo que las leyes”, las cuales son expedidas por el Congreso y condiciones normales tienen mayor peso que las decisiones del presidente.

Es decir, en palabras de Arbeláez: “el Presidente asume la facultad de expedir normas más poderosas que las que puede expedir en tiempos normales, sin Estado de Excepción. Así, el Presidente queda imbuido de “superpoderes” institucionales”. Es importante aclarar, sin embargo, que esas decisiones estarían sujetas a control de la Corte Constitucional y el Congreso y que en ningún caso estaría autorizado para, por ejemplo, suspender los derechos humanos.

Muchas personas dieron por cierto el documento, dado que el mismo 5 de mayo el presidente había declarado que no descartaba declarar el Estado de Conmoción y que varios miembros de su partido, el Centro Democrático, le habían solicitado que lo hiciera [1, 2 y 3]. 

Incluso el senador liberal Juan Manuel Galán publicó trinos al respecto, pero tuvo que borrarlos y ofrecer disculpas porque el pantallazo es falso.

En Colombiacheck verificamos el pantallazo del supuesto decreto difundido en redes y encontramos que es falso. Por una parte, la emisión de este fue desmentida por el Ejecutivo. “El Gobierno Nacional no ha expedido un decreto declarando Estado de Conmoción Interior. Invitamos a los colombianos a informarse a través de nuestras fuentes oficiales y evitar compartir #NoticiasFalsas”, publicó, por ejemplo,  la cuenta oficial de la Presidencia de la República. 

Por la otra parte, de acuerdo con varios abogados consultados por Colombiacheck, el pantallazo tiene varias señales para sospechar que el supuesto decreto es falso.

El pantallazo solo deja ver el articulado del decreto y la firma de Iván Duque. No permite visualizar si tiene un número de radicado asignado, la firma de todos los ministros, que se requieren para justificar este tipo de decisiones (según el artículo 213 de la Constitución) ni la exposición de motivos de la decisión completa o la paginación, que daría una idea de su extensión.

“Normalmente, el decreto debe tener la firma de todos los ministros, lo que no veo. Debe contener las razones por las cuáles se declara el Estado de Conmoción Interior y la duración del mismo. Aunque repito, no veo la totalidad del decreto; tal vez debería tener una exposición de motivos más completa”, señala la constitucionalista Luisa Fernanda García López, profesora de la Universidad del Rosario.

“El de declaratoria es escueto en el resuelve pero debe ser amplio en la justificación, en sus fundamentos”, explica Mario Cajas Sarria, jefe del Departamento de Estudios Jurídicos de la Universidad Icesi. Un ejemplo es el Decreto 1837 de 2002, conmoción declarada por Álvaro Uribe Vélez cuando recién se posesionó por primera vez en la Presidencia, con 25 párrafos de sustentación.

Es más, el supuesto decreto tiene errores ortográficos: las palabras “publíquese, comuníquese y cúmplase” no tienen tilde. Constitución Política está escrita “Constitución política” y Gobierno Nacional está escrito “Gobierno nacional”

Además de esto, en el artículo 2 del supuesto decreto dice: “El Gobierno Nacional ejercerá la facultades a las cuáles se refiere el artículo 213 de la Constitución política (sic), el artículo 1 del presente decreto y las demás disposiciones que requiera para conjurar la crisis de perturbación del orden público”. Pero el artículo 1 del decreto de Estado de Conmoción interior no explica las facultades extraordinarias que se le conferirían al presidente. 

Otra de las razones por las que inferimos la falsedad del decreto es que, según dicta el artículo 213 de la Constitución y la Ley 137 de 1994 (que reglamenta los Estados de Excepción en Colombia), el gobierno tiene que presentar unos informes al Congreso para que éste evalúe las medidas. Y al hacer una comparación del pantallazo con el citado decreto con el que el expresidente Uribe declaró de Estado de Conmoción Interna en 2002, encontramos que mientras en el supuesto decreto que se difunde en redes sociales no se hace mención a los informes que deberían ser presentados, en el de Uribe se mencionaban en el artículo 2 de su decreto.

Decreto_Uribe

 

Además, el exmagistrado José Gregorio Hernández destacó en Twitter que, según la jurisprudencia de la Corte Constitucional, “no es válido declarar el Estado de Conmoción Interior invocando motivos originados en actos, hechos o situaciones provocadas por actuaciones u omisiones del propio Gobierno o sus agentes”. En este caso, algunos juristas consultados advirtieron que esto podría ser un impedimento en la actual crisis, dado que las decisiones del gobierno han sido un factor fundamental.

Las fuentes también señalan con extrañeza que el pantallazo plantea un estado de conmoción por 30 días, cuando lo normal es que se declare por el máximo prorrogable de 90 días.

Por todas estas razones, calificamos como falsas las publicaciones en las que se comparten pantallazos con el supuesto decreto de declaratorio de Estado de Conmoción Interior en todo el territorio nacional a partir del 5 de mayo. De nuevo, el gobierno desmintió la existencia del decreto y la captura de pantalla tiene varias señales de falsedad.