Pasar al contenido principal
Viernes, 16 Marzo 2018

“Dejaron la erradicación y la sustitución voluntaria”: Iván Duque

Por Sania Salazar

La frase del candidato presidencial por el Centro Democrático es falsa, pues la lucha contra los cultivos ilícitos tiene un componente de sustitución voluntaria, pero si las comunidades se niegan, el Gobierno erradica. Chequeo Express.

Un día después de resultar elegido candidato presidencial de la coalición de los expresidentes Uribe y Pastrana, Iván Duque dijo una frase falsa en entrevista con RCN radio sobre la sustitución y erradicación de cultivos ilícitos pactada en el Acuerdo Final entre Gobierno y Farc.

Duque, candidato del Partido Centro Democrático, criticaba varios de los acuerdos a los que se llegó con la antigua guerrilla y aseguró que “dejaron la erradicación y la sustitución voluntaria”.

En el Acuerdo Final se pactó la creación del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS).

Aunque ese programa se basa en “procesos de construcción y desarrollo participativos a través de asambleas comunitarias” y la idea es que las comunidades sustituyan voluntariamente, el Acuerdo Final indica que en el caso en que no lo quieran hacer o incumplan los compromisos “sin que medie caso fortuito o fuerza mayor a pesar de los esfuerzos del Programa y de las comunidades de persuadirlos”, el Gobierno erradicará manualmente, previa socialización con las comunidades.

El Acuerdo también indica que cuando no sea posible la sustitución, el Gobierno erradicará manualmente donde se pueda, pero “no renuncia a los instrumentos que crea más efectivos, incluyendo la aspersión para garantizar la erradicación de los cultivos de uso ilícito”.

En el chequeo titulado Plazas Vega confunde cifras de erradicación y sustitución de cultivos ilícitos, que publicamos el pasado 5 de marzo, contamos que la estrategia del Gobierno para acabar con los cultivos ilícitos tiene dos componentes: la erradicación, que es forzosa, y la sustitución, que es voluntaria.

Según el Ministerio de Defensa, en 2017 se erradicaron manualmente 52.001 hectáreas y en enero de 2018 el conteo iba en 1.615, lo que da un total de 53.616, cifra que supera la meta de 50 mil hectáreas erradicadas.

En ese chequeo también contamos que según el director de Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Alta Consejería para el Posconflicto, Eduardo Díaz Uribe, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) ha certificado la sustitución de 16.754 hectáreas de coca.

Jueves, 10 Mayo 2018

Petro insiste en el metro subterráneo, pero no está en sus manos

Por Luisa Fernanda Gómez Cruz

El candidato asegura que de llegar a la Presidencia va a hacer el metro subterráneo en Bogotá. Sin importar que esté aprobada la versión elevada. Encontramos que no lo puede hacer.

Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”, dijo el candidato de la Colombia Humana en el debate realizado por Canal Capital. Esa afirmación generó polémica porque todos los demás candidatos a la Presidencia dijeron que iban a respaldar el metro elevado de Peñalosa.

Su argumento lo basa en que, según él, el metro elevado está ad portas de su construcción sin contar con los estudios completos; mientras que los hechos por su administración, el subterráneo, ya tenía lista la fase III y solo faltaba abrir la licitación.

Colombiacheck.com logró confirmar que efectivamente se hicieron los estudios para el metro subterráneo durante el gobierno de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá. Según Jose Gabriel Cano, miembro de la firma Cano Jiménez Estudios que participó en los estudios del metro subterráneo, la fase III tomó 18 meses en su diseño y contempla un túnel de 25 kilómetros.

No obstante, más allá del debate sobre si es mejor o no para la ciudad un metro subterráneo o uno elevado o si el uno tiene más o menos estudios, la cuestión es que no es del todo cierto que Gustavo Petro, de llegar a la Presidencia, pueda echar para atrás un proyecto de tal importancia para la capital e imponer su modelo.

En primer lugar porque el Artículo 1 de la Constitución de 1991 sostiene que “Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales”.

Es decir, quien tiene la competencia para decidir qué obras de infraestructura contratar es el mandatario de cada municipio o ciudad del país. Y en el caso específico de Bogotá, el decreto 1421 de 1993 determina que el gobierno y la administración del Distrito Capital están a cargo, entre otros, del Alcalde Mayor.

Entonces, el Presidente de la República no puede tomar decisiones sin el aval de las autoridades territoriales. En otras palabras, Petro no puede contratar sin Enrique Peñalosa y la posibilidad de “convencerlo”, como afirmó en el debate, es muy poco probable.

El candidato progresista insiste, sin embargo, en que si la Nación financia el 70% la obra, él puede, simplemente, redirigir los recursos hacia lo que es más pertinente para Bogotá de acuerdo con él.

Para Francisco Suárez, socio de la firma Infraestructura Legal, esto es parcialmente cierto, pues “si la Nación decidiera retirar sus compromisos, es posible que Peñalosa no pueda contratar el metro. Pero eso significaría 5 años más sin metro para Bogotá”. Es decir, que Peñalosa tampoco puede hacer el metro sin Petro de presidente.

Luis Guillermo Plata, director de ProBogotá, dice que hacer un nuevo proceso para construir el metro subterráneo podría retrasar nuevamente el inicio de la obra. Y también es pesimista del tiempo de construcción.

Hace al menos 50 años se hizo la primer propuesta de darle un metro a Bogotá. Y en esta oportunidad, el sueño parece estar más cerca porque finalmente un alcalde mayor consiguió la aprobación tanto del concejo de la capital como del Gobierno Nacional para lograr su financiación.

Apenas un par de días atrás se aprobó el Conpes que da vía libre a las tres operaciones con los bancos internacionales que permitirán los créditos para la construcción de la primera línea.

Está previsto que en julio se inicie la selección de las empresas que harán parte de la licitación y si todo sale como se espera, para el año 2024 Bogotá tendría por fin su anhelado medio de transporte. Pero si Gustavo Petro insiste en su idea es muy difícil que se consiga.

Conozca la ruta del chequeo
  1. 1

    1. Frase: “Inmediatamente el 7 de agosto me posesione, iniciamos la licitación de la construcción del metro subterráneo de Bogotá”

    2. Autor de la frase: Gustavo Petro

    3. Fuentes consultadas y expertos:

    Decreto 1421 de 1993.

    Constitución Política de Colombia

    Francisco Suárez, socio de Infraestructura Legal.

    Jose Gabriel Cano, socio de Cano Jiménez Estudios.

    Luis Guillermo Plata, director de Probogotá.

    4. Contexto: Lo dijo durante el debate realizado por Canal Capital el pasado 8 de mayo.

    5. Calificar la afirmación: Falsa.