Pasar al contenido principal
Viernes, 16 Marzo 2018

“Dejaron la erradicación y la sustitución voluntaria”: Iván Duque

Por Sania Salazar

La frase del candidato presidencial por el Centro Democrático es falsa, pues la lucha contra los cultivos ilícitos tiene un componente de sustitución voluntaria, pero si las comunidades se niegan, el Gobierno erradica. Chequeo Express.

Un día después de resultar elegido candidato presidencial de la coalición de los expresidentes Uribe y Pastrana, Iván Duque dijo una frase falsa en entrevista con RCN radio sobre la sustitución y erradicación de cultivos ilícitos pactada en el Acuerdo Final entre Gobierno y Farc.

Duque, candidato del Partido Centro Democrático, criticaba varios de los acuerdos a los que se llegó con la antigua guerrilla y aseguró que “dejaron la erradicación y la sustitución voluntaria”.

En el Acuerdo Final se pactó la creación del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS).

Aunque ese programa se basa en “procesos de construcción y desarrollo participativos a través de asambleas comunitarias” y la idea es que las comunidades sustituyan voluntariamente, el Acuerdo Final indica que en el caso en que no lo quieran hacer o incumplan los compromisos “sin que medie caso fortuito o fuerza mayor a pesar de los esfuerzos del Programa y de las comunidades de persuadirlos”, el Gobierno erradicará manualmente, previa socialización con las comunidades.

El Acuerdo también indica que cuando no sea posible la sustitución, el Gobierno erradicará manualmente donde se pueda, pero “no renuncia a los instrumentos que crea más efectivos, incluyendo la aspersión para garantizar la erradicación de los cultivos de uso ilícito”.

En el chequeo titulado Plazas Vega confunde cifras de erradicación y sustitución de cultivos ilícitos, que publicamos el pasado 5 de marzo, contamos que la estrategia del Gobierno para acabar con los cultivos ilícitos tiene dos componentes: la erradicación, que es forzosa, y la sustitución, que es voluntaria.

Según el Ministerio de Defensa, en 2017 se erradicaron manualmente 52.001 hectáreas y en enero de 2018 el conteo iba en 1.615, lo que da un total de 53.616, cifra que supera la meta de 50 mil hectáreas erradicadas.

En ese chequeo también contamos que según el director de Sustitución de Cultivos Ilícitos de la Alta Consejería para el Posconflicto, Eduardo Díaz Uribe, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc) ha certificado la sustitución de 16.754 hectáreas de coca.

Lunes, 02 Abril 2018

Las mujeres del campo son las más pobres: Fajardo

Por Sania Salazar

Verificamos esta afirmación del candidato de la Coalición Colombia con cifras del DANE y encontramos que es correcta. Las campesinas son más vulnerables si son cabeza de familia.

Cuando le preguntaron a Sergio Fajardo cuál era su apuesta para desarrollar el sector agrario en Colombia, el aspirante a la presidencia por la Coalición Colombia respondió que se debía llegar y entender a las comunidades del campo y en especial a las mujeres. “Las personas más pobres de Colombia son las mujeres rurales. Las más pobres de la pobreza absoluta”, sentenció.

Esta frase la pronunció el candidato en una charla con el Diario La República en donde explicaba su propuesta económica.

Para lanzar esta afirmación, el equipo de Fajardo se basó en la Tasa de incidencia de pobreza según características del jefe del hogar del Departamento Administrativo Nacional de Estadística - DANE- en 2016 en la que el porcentaje de pobreza de las mujeres en zonas rurales es de 41,9% frente al 37,6% de los hombres. Lo que deja de conclusión que las mujeres son más pobres que los hombres con una diferencia de 4.3% puntos porcentaules.

Hay que aclarar que luego de que Fajardo llamara la atención sobre la pobreza de las mujeres en el campo el DANE publicó las cifras de pobreza correspondientes a 2017 que indican que en “Centros poblados y rural disperso las mujeres jefes de hogar tienen un 40,4% de incidencia de pobreza monetaria y los hombres un 34,7%. La diferencia es de 5,7 puntos porcentuales, más alta que en 2016.

Según el DANE, en Colombia hay dos metodologías para medir la pobreza: la Monetaria, que se refiere a la capacidad de adquirir los productos y servicios de una canasta básica, y la Pobreza Multidimensional que evalúa cinco dimensiones: condiciones educativas del hogar, condiciones de la niñez y la juventud, trabajo, salud y acceso a servicios públicos y condiciones de la vivienda.

Consultamos al Área de estudios económicos de la Cámara de Comercio de Manizales para saber si las cifras utilizadas por el equipo de Fajardo eran las más adecuadas para medir la pobreza de las mujeres en el campo colombiano. Ellos usaron los datos de una medición distinta, la Gran Encuesta Integrada de Hogares sobre pobreza monetaria del DANE (2017), para sacar conclusiones y encontraron que la mayor incidencia de pobreza monetaria se presenta para las mujeres en el campo, alcanzando un 37,63% de incidencia. “A pesar de esto, la diferencia no es muy alta entre la incidencia para los hombres y las mujeres en el área rural, siendo mayor en 3,15 puntos porcentuales para las mujeres”, indicaron.

Los economistas de la Cámara de Comercio de Manizales señalaron que las dos mediciones son válidas (la que usó el candidato y la que usó el equipo) y se pueden contrastar mientras correspondan al mismo año.

Aunque en las dos estadísticas la diferencia entre hombres y mujeres es poca, lo que es preocupante es que la condición de pobreza de la mujer aumenta en la medida en que sea la que mantiene el hogar y aún más si vive en el campo, como planteó el candidato Fajardo. “Ahí sí se ve una diferencia ligeramente mayor y preocupa porque son las responsables de llevar los ingresos a los hogares”, indicó el equipo de analistas consultado por Colombiacheck.

La pobreza de la mujer campesina que es cabeza de familia también se ve reflejada en que son las que menos tienen acceso a la tierra. Un estudio de Oxfam llama la atención que en el campo colombiano solo el 26% de las unidades productivas están a cargo de mujeres. A esto se le suma que cuando poseen predios son de menos de 5 hectáreas, “con menor acceso a maquinaria, crédito y asistencia técnica”, subraya el estudio de la oenegé británica.