Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 26 Abril 2018

El desencanto afro le apuesta al voto en blanco

Por José Felipe Sarmiento Abella

Un grupo de dirigentes afrodescendientes está impulsando el voto en blanco. Se quejan del olvido histórico y el desinterés de los políticos. Ante el reclamo chequeamos las propuestas de los candidatos presidenciales y sí son escasas.

Hoy, el voto en blanco tiene nombre propio. No se trata de un grupo de desinteresados por la política ni de colombianos sin partido. Todo lo contrario. Como cualquier campaña presidencial, el exmilitar Wilson Rentería y el abogado Gustavo Prado reclamaron ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) ser sus abanderados, apelando a la reforma política de 2011 que permite a los partidos políticos inscribirse como promotores de esa opción. Lo hicieron bajo el paraguas del Partido de Reivindicación Étnica (PRE) que dirige Gonzalo Vallecilla.

Los tres son cercanos a la política. Rentería ha dado peleas jurídicas como la que consiguió eliminar la reserva de información sobre zonas estratégicas de minería; Vallecilla es representante nacional de consulta previa y ha sido asesor étnico en la Gobernación del Valle y la alcaldía de Tuluá, además de haber aspirado al Concejo de ese municipio por el partido Opción Ciudadana; mientras que Prado ha defendido a candidatos y partidos en procesos electorales en ese departamento, incluida su gobernadora, Dilian Francisca Toro.

El PRE nació el año pasado cuando el CNE le entregó una curul afro en la Cámara de Representantes a la exreina Vanessa Mendoza, quien llegó al Congreso después de luchar por tres años ante el tribunal electoral contra políticos que no tenían aval de las comunidades. Una vez logró ocupar su asiento con apenas 563 votos y el respaldo del consejo comunitario de El Castillo de Cerrito (Valle), que lidera Rentería, surgió el PRE, que hoy no es solo la cabeza visible del voto en blanco, sino que tiene acceso a los mismos recursos que reciben los candidatos, puede hacer publicidad en medios comunicación e inscribir testigos electorales.

Lo confuso para estas elecciones es que el tarjetón tendrá dos casillas para el voto en blanco, una que será la oficial y otra que promueve el movimiento afro, para diferenciarlos a la hora de calcular la reposición de votos. Vallecilla dice que no le importa si la gente no marca la de su colectividad e incluso se declara dispuesto a hacerle campaña al voto en blanco aunque no le represente ganancias. “Queremos es que la gente salga a votar”.

Solo promesas

Pero más allá de haber metido un gol en la campaña electoral, esta jugada de los afro refleja el aparente desinterés que han tenido los candidatos presidenciales por una minoría de cuatro millones de personas en Colombia, lo que equivale al 10,6 % de la población.

Vallecilla, nacido en Guapi (Cauca) hace 47 años, explica que decidieron tomarse las banderas del voto en blanco después de analizar las propuestas de los candidatos. Él y Rentería llegaron a la conclusión de que ninguno de los presidenciables “los representaba” ni los tenía en el radar de sus planes de gobierno.

El PRE espera contar con el apoyo de otros sectores inconformes por razones similares como las mujeres, los indígenas, los maestros y los abstencionistas. Plantean un voto en blanco que “no sea protesta, sino propuesta”; es decir, que se base en lo que les gustaría oír de los candidatos y que consideran prioritario para estas comunidades.

El problema -que reconoce Vallecilla y confirma la historiadora María Isabel Mena- es que las negritudes no acostumbran a votar en bloque por lo que el reto del partido es convencerlas. Esta división histórica tiene, sin embargo, un factor común: la desconfianza frente a los políticos.

Colombiacheck.com revisó las promesas de campaña de los candidatos presidenciales y encontró que todos tienen alguna propuesta con enfoque étnico. Sin embargo, los voceros del movimiento afro son escépticos a que las cumplan.

Vallecilla admite que su partido estuvo tentado a apoyar a Gustavo Petro, de Colombia Humana, porque “está más cerca de romper los discursos del establecimiento, al menos en el papel”, dice. Petro ha prometido, por ejemplo, intervenir títulos mineros que afecten a esta población y darles mayor autonomía a sus guardias tradicionales. Pero los líderes afro dicen que cuando fue alcalde de Bogotá no hizo programas y proyectos que beneficiaran a esa población en la capital.

Además, el veterano activista Carlos Alfonso Rosero asegura que hay temas que los candidatos no tocan, como la discriminación. Considera que es urgente un plan de lucha que enfrente el racismo y la desigualdad. En este sentido solo los candidatos Petro y Germán Vargas Lleras hablan de forma explícita en su programa sobre el problema. El aspirante de Colombia Humana fue el único de los asistentes al debate del Pacífico que respondió cómo combatirlo. Los demás recordaron sus logros del pasado.

El contendor liberal, Humberto de la Calle, es el único con propuestas específicas para el Pacífico, donde se concentra esta población, las cuales se enfocan en acceso a la educación superior, la implementación del Acuerdo de paz y los pactos surgidos de los paros cívicos del año pasado. Mena reconoce que De la Calle es un conocedor del tema, pero advierte que a todos los candidatos “les cabe el Pacífico en la cabeza solo cuando están en campaña”.

Sergio Fajardo, de la Coalición Colombia, es el único que usa el término etnoeducación en sus propuestas. Mena, que es experta en estos temas, se lo reconoce. No obstante, reclama que el candidato, en lugar de referirse a un modelo educativo propio de las comunidades, “lo abre a todo el mundo y uno no sabe cuál es el norte”.

Pero quien más menciones hace a estas minorías es, de lejos, Vargas Lleras, que se lanzó por firmas y con el aval de Cambio Radical. A ellas les dedica un folleto de 32 páginas (entre casi mil que suman todos los de su campaña). Lo lanzó este jueves. En él habla de construir infraestructura cultural, estudiar disponibilidad de tierras y dar más autonomía en diferentes aspectos para ellas. Promete también un estatuto para la población raizal.

 

 

 

Rosero, fundador del Proceso de Comunidades Negras, coincide con Mena y Vallecilla a pesar de que su organización es afín a Petro. En un documento que construyó con otros líderes afro, agrega que esta minoría necesita que se reglamente la Ley Afro, que les asignen recursos específicos, que haya titulación y restitución de tierras y que se cree una entidad que coordine esos trabajos con los consejos comunitarios.

Sobre esto último, Vargas Lleras planea crear una dirección de asuntos étnicos en su nuevo Ministerio de la Familia. En su lugar Vallecilla preferiría una cartera independiente y el manifiesto menciona una agencia descentralizada.

Los afro también piden más curules en el Congreso, con reglas claras para que no se repita la historia de los últimos cuatro años, en la que personas ajenas a esta minoría se las apoderaron. Mena, por su parte, defiende que el exvicepresidente ha prometido la participación en el gobierno de personas afro. Pero casi todos los candidatos tienen esa propuesta y, para Rosero y Vallecilla, la representación en el gabinete no garantiza una agenda de fondo.

El activista afro también llama a respetar el tratamiento especial que les da la Ley de Víctimas, las medidas ordenadas por la Corte Constitucional para atender el desplazamiento forzado de sus comunidades, el capítulo étnico del Acuerdo de Paz y lo pactado tras los paros de Buenaventura (Valle) y Chocó. Nada de esto está pormenorizo en las propuestas de los candidatos.

Iván Duque, del Centro Democrático, y Viviane Morales, del partido Somos, ni siquiera mencionan estos temas. El exsenador uribista concentra su propuesta para los grupos étnicos en la inclusión laboral por medio de beneficios a las empresas y educación digital. La exsenadora y exfiscal solo hace una alusión general a esa población en su política ambiental.

La 'papa caliente' de la consulta previa

Un tema para coger con pinzas es el derecho de la comunidades a ser consultadas sobre cualquier proyecto que las afecte, ya que es visto como un “cuello de botella” para el avance de sectores como el minero y el de infraestructura. Así lo describe Duque y promete reglamentar el trámite, como la mayoría de sus contendores.

El que más toca el tema en su programa es Vargas Lleras. Le sigue De la Calle. Todos matizan su posición declarándose defensores de las consultas; no obstante, consideran necesario establecer reglas claras para los inversionistas. Fajardo comparte esa posición pero empata con Petro en el escaso números de menciones que hacen en sus programas. La diferencia es que este último se enfoca de lleno en defender el mecanismo.

 

 

 

Este es quizás uno de los temas que más distancian a las negritudes de los candidatos presidenciales y su mayor temor. Las comunidades étnicas se han opuesto a que se reglamente porque consideran que limita sus derechos y la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) se ha declarado en contra del proyecto de ley estatutaria que prepara el Gobierno con el propósito de agilizar esos procesos. Sin embargo, De la Calle promete respaldarlo y Vargas lo impulsó como vicepresidente.

Para Rosero, el Congreso no sirve para defender sus intereses. Con otros líderes afro propone que, en cambio, se elabore un protocolo sobre el tema en el que participen la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y Naciones Unidas.

En general, Mena es pesimista frente a lo que pueden esperar los afros y otras minorías del próximo gobierno. También concluye que la política colombiana y, por ende, la cultura institucional es “racista”, por lo que vaticina que muchas de esas comunidades terminarán votando en blanco.

Actualización

Tan pronto Colombiacheck.com tuvo acceso al programa étnico completo de Vargas Lleras, lo revisó y editó la nota para incluir sus propuestas. También modificó los gráfico para añadir la cantidad de menciones correspondientes a ese folleto.

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 13 Diciembre 2017

Póngale la firma

Por David Tarazona

Tras la entrega ante la Registraduría de más de cinco millones de firmas por parte de la campaña de Germán Vargas Lleras, no se hicieron esperar los cuestionamientos sobre la validez de las rúbricas. Colombiacheck examinó el tema a partir del tuit del candidato a la Cámara de Representantes por el Polo Democrático, Sergio Fernández: “¡Qué tal esto! Vaupés tiene un censo electoral de 21.631 y Vargas Lleras recogió 21.584 firmas ¿Así o más fraudulento?”. Aunque la polémica sobre las firmas fue mencionada en Noticias Caracol, quedó por analizar la validez del señalamiento.

Hablamos con la campaña de Vargas Lleras, la Registraduría, con el candidato a la Cámara Sergio Fernández y consultamos múltiples documentos. Después de concluir este proceso, para Colombiacheck la declaración de Sergio Fernández resultó Ligera, a continuación les contamos por qué.

Para Fernández, las firmas de Vargas Lleras en Vaupés se acercaban al total del censo electoral en este departamento, lo cual sería cierto si esas cifras fueran confiables. De acuerdo con lo citado por Fernández, Vargas Lleras registró 21.584 firmas, lo que equivale al 99.7% del censo electoral del Vaupés, que es 21.631 personas.

En un conversación telefónica, también el candidato Fernández nos dijo que en Guainía observaba un patrón de recolección irregular, porque por estadística no es común recolectar en firmas el 95 % del censo electoral: 25.372 de 26.639 personas. Cuando consultamos al aspirante a la Cámara de dónde sacó la información, nos dijo que la obtuvo de un artículo llamado “Denuncian que Vargas Lleras recogió más firmas que el censo electoral en dos departamentos”, del portal de noticias www.voces.com.co

Todo parece indicar que ahí radica la ligereza porque las cifras tomadas por Voces.com.co ahora no las reconoce la misma campaña de Vargas Lleras, después de que varios medios, entre éstos Noticias Caracol y Publimetro, levantaron la polvareda con esas cifras. Cuando Colombiacheck contactó a la campaña Vargas Lleras, la división de comunicaciones nos reconoció que hubo una equivocación en la información que divulgaron en el grupo de WhatsApp donde están periodistas de varios medios de comunicación: según dijeron, una persona de la campaña digitó con errores los números de las firmas recolectadas por departamento.

Imagen con información errónea del grupo de WhatsApp de la campaña de Vargas Lleras para periodistas
Imagen con información errónea del grupo de WhatsApp de la campaña de Vargas Lleras para periodistas

 

Según nos dijo la campaña del candidato Vargas Lleras, a la Registraduría presentaron 872 firmas de Vaupés y 4.660 en Guainía, lo que corresponde al 4 % y el 17 % respectivamente del censo electoral de cada departamento. Estas son cifras distantes al 99.7 % para Vaupés y el 95 % de Guainía que salieron publicados en varios medios de comunicación y fueron retomadas por personas como el candidato Fernández. Tras la corrección de la campaña de Vargas, en Vaupés y Guainía las firmas se redujeron en 20.892 y 20.712 respectivamente.

Las explicaciones desde la campaña concuerdan con una declaración del precandidato Germán Vargas Lleras, quien dijo en la entrega de firmas, el pasado lunes 11 de diciembre, que de 5.804.500, presentaron 5.500.491 tras un proceso de depuración interna, en dónde se eliminaron rúbricas escritas con la misma letra u otro tipo de inconsistencias. Aunque llama la atención que sigan utilizando la cifra de 5.804.000 en redes sociales. Para la campaña, el error consistió en enviar por WhatsApp las números de firmas recolectadas con el total de 5.804.500 previo a su depuración y presuntamente, con errores de digitación.

En redes la campaña de Vargas Lleras sigue celebrando el número erróneo de firmas
En redes la campaña de Vargas Lleras sigue celebrando el número erróneo de firmas

Antes de que Colombiacheck constatara los números con la campaña del exvicepresidente, le preguntó al candidato a la Cámara Sergio Fernández, por qué confiaba en la información del portal Voces. “No, no sé de dónde será esa página. Es un portal de noticias”, nos dijo. Cuando le insistimos en si había verificado las cifras del artículo nos reiteró que él solo “había copiado la noticia” y que en esta “había unos pantallazos de la Registraduría con las cifras del censo electoral”, lo que le dio confianza para trinar sobre el tema. Horas después de nuestra llamada publicó en Twitter, “Las irregularidades en la recolección de las firmas de Vargas Lleras... Ahí está pintado ?”, en un mensaje donde compartía un artículo del portal El Chapín, donde se repetían los señalamientos hechos en Voces.com.co

Nuestra verificación no pudo establecer el porqué del cambio en las cifras, más allá de las menciones de inconsistencias o si efectivamente se trató de un error de digitación o una especie de rectificación silenciosa a causa del revuelo ocasionado, porque la Registraduría –quién podría constatar si se trató de un error de WhatsApp– decidió no pronunciarse frente al tema. Lo que sí pudimos establecer es que tanto Fernández como Noticias Caracol, Publimetro y portales como Voces y el Chapín cayeron en el error de citar números que resultaron ser erróneas.

Más allá de que las cifras corroboradas por Colombiacheck dejarían sin asidero la frase del candidato Sergio Fernández, quedamos a la espera de la revisión que hará la Registraduría de manera pública, en un mes. Por eso, para Colombiacheck la declaración del aspirante a la Cámara por el Polo Democrático es Ligera. Damos esta calificación porque su tuit es impreciso y no indagó por la información con la fuente original, la campaña de Germán Vargas Lleras. En el análisis del candidato Fernández se evidencia un juicio hecho a prisa y sin fundamento.

Ya que estamos en época electoral, Colombiacheck recomienda a los candidatos a las elecciones legislativas y presidenciales, pensar dos veces en elegir cuáles páginas web y fuentes de información utilizan en sus pronunciamientos para evitar que el debate democrático se empañe con información errónea o falsa.