Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Martes, 20 Septiembre 2016

El M-19 no obtuvo mucho más que las Farc, como asegura Vargas Lleras

Por Óscar Felipe Agudelo B.

En su primera defensa del acuerdo de paz alcanzado por el Gobierno y las Farc, el vicepresidente Germán Vargas Lleras se equivoca y llama al engaño cuando afirma que el M19 obtuvo más curules que las Farc en el Congreso.

El vicepresidente de Colombia, Germán Vargas Lleras, fundador del partido Cambio Radical, afirmó en defensa del acuerdo de paz que al Movimiento 19 de abril, conocido popularmente como M19, se le dieron muchas más curules en el Congreso de las que se pactaron entre el Gobierno y Farc en el acuerdo de paz alcanzado el pasado 24 de agosto.

Colombiacheck escarbó los anaqueles de la historia del proceso de paz con la guerrilla del M19 y encontró que la afirmación es falsa.

Al M19 no se le dieron curules, el grupo guerrillero se las ganó en igualdad de condiciones respecto a los demás partidos políticos. Inicialmente sí se pactó favorabilidad política, pero dicho acuerdo se hundió en el Congreso “por la interferencia del cartel de Medellín”, según contó a este medio el senador y exintregrante del M19, Antonio Navarro Wolf.

En la entrevista del 30 de agosto que el Vicepresidente de los colombianos tuvo con Claudia Gurisatti, directora de Noticias RCN, además de romper su silencio, ratificar su respaldo al proceso de paz y echarle una que otra florecita a su jefe (el presidente Santos), Vargas Lleras lanzó varias perlas ante las incisivas preguntas de la periodista.

“Pero si tienen un voto igual se las van a dar (en referencia a las curules para las Farc). El problema es que nos dijeron que no, que no se las iban a dar a dedo. Y terminaron dandóselas a dedo...”, pregunta Gurisatti.

Acorralado Vargas Lleras replicó: “Lo que uno escucha es que en la mesa de negociación no estaban pidiendo menos de 40 curules o 30. A mi me parece muy razonable, muy razonable, el número mínimo de curules que se les ha dado como una representación transitoria. Mucho más tuvo el M19”.

Y para darle mayor fuerza a su argumento, el Vicepresidente agregó: “No se le olvide a usted, entre otras cosas, que el M19 y su reciente movimiento tuvo la tercera parte de la constituyente de este país. Hago ese “recorderis” para quienes ahora se extrañan de que se les esté asignado un número de cinco curules”.

Para chequear las afirmaciones de Vargas Lleras, Colombiacheck regresó 27 años atrás en la historia política del país para examinar el acuerdo de paz que el Gobierno colombiano pactó en 1989 con el M19.

Según el acuerdo de 1989, que ha sido guardado por la Biblioteca de la Paz promovida por la Fundación Cultura Democrática y también en el archivo de la Presidencia de la República, el M19 tendría una favorabilidad política en Senado y Cámara de Representantes solo por un periodo, de 1990 a 1994.

Esta favorabilidad implicó un número inferior de votos respecto a los demás partidos políticos para acceder a una curul en cada una de las corporaciones del Congreso.

Dicho acuerdo, denominado “Pacto Político por la Paz y la Democracia”, establece una Circunscripción Nacional Especial de Paz que en su página ocho pactó:

“Para las dos primeras curules del Senado se requiere una votación total equivalente al mínimo residual departamental que permitió elegir a un senador en el periodo 1989-1990 (16.584 votos)”.

“En caso de no obtenerse esta votación, se tendrá derecho a una curul si se alcanza una votación mayor o igual al promedio nacional de los mínimos residuos departamentales de las tres últimas elecciones (12.212 votos)”.

“Para la cuarta curul se requiere un número adicional de votos igual al promedio de los mínimos cocientes departamentales de las tres últimas elecciones para Senado (23.561 votos)”.

El sistema de Circunscripción Nacional Especial de Paz de ese acuerdo aclaraba cuál debía ser el número de votos y lo especificaba hasta la novena curul, la cual se conseguía con 60.024 votos. De la curul número diez en adelante, el acuerdo no especificaba nada.

Pero es evidente es que entre más curules quisiera obtener el M19, más votos debían conseguir. Algo que parece de perogrullo, sin embargo, es fundamental recalcar que el M19 tenía la favorabilidad de conseguir una curul en el Congreso con muchos menos votos de los que necesitaba un partido tradicional.

Exponer el alcance de la favorabilidad que logró el M19 resulta complejo porque en 1990, año en que se pactó este beneficio, los ciudadanos votaban para Senado por departamentos y no como se hace en la actualidad que es a nivel nacional.

Por tal motivo hacer comparaciones resulta difícil, ya que en cada departamento se requería un distinto número de votos para llegar al Senado y Cámara.

De lo que no puede quedar duda alguna es que el Gobierno colombiano firmó un pacto para que este grupo insurgente tuviera una favorabilidad política en las elecciones de 1990, previa transformación del grupo armado en un partido político. Este último fue bautizado como Alianza Democrática M19, AD-M19.

Todo ese sistema quedó claro y pactado, sin embargo, no se materializó porque fue hundido en el Congreso.

Sin embargo, el hundimiento del acuerdo no enterró al M19 sino que lo impulsó, finalmente el grupo guerrillero, ahora convertido en la Alianza Democrática M19, compitió en igualdad de condiciones con los demás partidos en las elecciones de 1990 y luego participó en las elecciones atípicas de Congreso de 1991, después de la constituyente, en las que el naciente grupo político fue un ‘hit’ en las urnas.

Con Vera Grabe como cabeza de lista de la AD-M19 y otras vertientes políticas, la izquierda obtuvo 454.467 votos, un número que les permitió hacerse con nueve escaños en el Senado de la República.

Vera Grabe superó en votos a otras connotadas cabezas de lista de aquel tiempo como Andrés Pastrana, Fuad Char, José Name Terán, Álvaro Uribe Vélez, Fabio Valencia Cossio, Alberto Santofimio Botero, Juan Manuel López Cabrales, Fernando Botero Zea, el longevo senador Roberto Gerlein, entre otros.

Además de los nueve escaños que ganó en el Senado, la AD-M19 obtuvo curules en la Cámara de Representantes y el mayor número de constituyentes. Todo se lo ganaron en las urnas, por voluntad popular.

La historia es clara y desmiente al vicepresidente Vargas Lleras: el M19 no tuvo representación política fija y directa (a dedo) en el Congreso gracias al acuerdo de paz.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Domingo, 28 Agosto 2016

“A las curules aseguradas les suma otras 16 que salen de circunscripciones exclusivas de Farc”, Uribe

Por Miriam Forero

Pese a que todas las señales indican que el expresidente Álvaro Uribe se equivoca en su interpretación de esta parte del Acuerdo Final, el exmandatario sigue insistiendo y su 'ejército' de seguidores en las redes sociales, lo replica.

La afirmación la hizo el líder de la oposición en el comunicado que dio a conocer con ocasión de la firma del acuerdo final. Pero su aseveración es falsa, pues no se trata de curules para las Farc ni para personas afines a ellas, sino precisamente de curules para las víctimas, para quienes se han visto afectados por el conflicto.

El punto 2.3.6 del acuerdo, en el apartado de Participación en Política, que se puede leer en la página 48 del Acuerdo Final, establece la creación de 16 Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para ocupar igual número de sillas en la Cámara de Representantes por dos periodos electorales, es decir, de 2018 a 2026. Este acuerdo busca compensar a las regiones del país que han sido más afectadas por el conflicto -zonas aún por definir-, con el fin de devolverles, en alguna medida, el acceso a sus derechos políticos, económicos, sociales, etc.

El mismo punto explica quiénes podrán acceder a esas curules: “Los candidatos y candidatas en todo caso deberán ser personas que habiten regularmente en estos territorios o que hayan sido desplazadas de ellos y estén en proceso de retorno. Los candidatos y candidatas podrán ser inscritos por grupos significativos de ciudadanos y ciudadanas u organizaciones de la Circunscripción, tales como organizaciones campesinas, de víctimas (incluyendo desplazados y desplazadas), mujeres y sectores sociales que trabajen en pro de la construcción de la paz y el mejoramiento de las condiciones sociales en la región, entre otros”.

Así mismo, lo explicó Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, en la alocución que dio el miércoles 24 de agosto, una vez concluido el acto de cierre de las negociaciones en La Habana.

Aunque puede ocurrir que las Farc busquen cooptar parte de esas curules o influenciar a organizaciones cercanas para que se presenten a la contienda electoral por algunas circunscripciones especiales, no existe la exclusividad para candidatos de las Farc de la que habla Uribe.

Actualización

En el Nuevo Acuerdo, que contiene ajustes basados en las propuestas de la oposición, que ganó con su opción del No en el plebiscito refrendatorio, se hizo una aclaración sobre el punto de las circunscripciones especiales, con la cual queda ratificado lo que dijo Colombiacheck en este chequeo. El numeral 2.3.6 indicaba que ningún partido político con representación en el Congreso podría presentar candidatos a dichas circunscripciones; el nuevo texto -anunciado el 12 de noviembre y dado a conocer dos días después- aclara que esta prohibición incluye al "partido o movimiento político que surja del tránsito de las FARC-EP a la actividad política legal".

El documento refuerza aún más el blindaje de estas cururles especiales en la Cámara de Representantes, al ordenar que el gobierno deberá poner en marcha "procesos de fortalecimiento de las organizaciones sociales en estos territorios, en especial de las organizaciones de víctimas de cara a su participación en la circunscripción [especial]"; y al establecer que se deberán "promover mecanismos adicionales -ya estaba mencionado el de la autoridad electoral- de control y veeduría por parte de organizaciones especializadas, como la Misión de Observación Electoral (MOE) y de partidos y movimientos políticos”.

Estas dos adiciones más la aclaración hecha, fueron medidas para darle mayor tranquilidad a los partidarios del No, quienes temen que las Farc infiltren a posibles candidatos y terminen dominando algunas de las 16 curules especiales. Pero, evidentemente, nunca se trató de "circunscripciones exclusivas de las Farc”, como lo afirmó el expresidente Álvaro Uribe.

Otras frases del discurso de Uribe

Dentro del pronunciamiento que hizo el exmandatario dos días después del anuncio del acuerdo final, Colombiacheck identificó otras afirmaciones cuya veracidad vale la pena conocer. Las temáticas de esas aseveraciones ya han sido abordadas en chequeos previos que realizó el equipo de Colombiacheck:

- "El proceso ha estado signado por la cadena de mentiras del Gobierno que pasó de negar la impunidad a justificar que los máximos responsables no vayan a la cárcel". En este chequeo Colombiacheck verificó que tan cierto es el tema de la no cárcel para las Farc.

- "El gobierno, que propuso el referendo y para eludir su umbral y la obligación de una pregunta por cada tema, adoptó el plebiscito de una sola pregunta, con umbral reducido al 13%". A raíz de un trino del senador Roy Barreras, Colombiacheck aclaró cuál fue el cambio que aprobó el Congreso para el plebiscito por la paz que, a fin de cuentas, ni subió ni bajó el umbral.

- "Mentiras del Gobierno que aceptó que Timochenko pueda ser Presidente de la República". Aquí está lo que encontró Colombiacheck sobre esa posibilidad de que el hoy máximo jefe de las Farc llegue a ser el máximo mandatario de Colombia.