Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Jueves, 19 Abril 2018

El trino de Vargas Lleras destapa la división conservadora

Por Ana María Saavedra

El candidato presidencial trinó que había sido apoyado por el partido Conservador, tras una votación entre los parlamentarios, pero lo cierto es que la decisión no es de todo el partido, que se encuentra dividido.

A menos de dos meses de la primera vuelta presidencial, Germán Vargas Lleras repuntó en las encuestas y las adhesiones le han dado un impulso a su campaña. La semana pasada, el político anunció en su twitter la firma de un acuerdo programático con el partido de La U y el miércoles, tras una reunión de la bancada parlamentaria azul, los conservadores votaron en mayoría por apoyarlo.

El mismo Vargas dio la noticia con este trino:

 

 

Esta afirmación fue ratificada momentos después por la cuenta oficial del partido @soyconservador y por su presidente.

 

 

Pero ante el triunfalismo de Vargas Lleras, que celebraba la adhesión de los azules, varios líderes conservadores salieron a las redes sociales a aclarar que para que el partido elija candidato debe hacerse en una convención y no en una reunión de la bancada.

Colombiacheck encontró que la información divulgada por el político es Ligera, ya que, aunque la votación de la junta partamentaria fue de 31-21 a favor de Vargas Lleras, los conservadores como partido no han definido a quien respaldar. Y las reacciones ante este anuncio evidenciaron la división entre los godos.

Una de las voces que mostró esa división fue la del exministro del interior, Carlos Holguín Sardi, quien difundió un mensaje de voz en el que aseguró que la decisión fue de los parlamentarios y no del partido, “la única que puede tomar la decisión de apoyar un candidato que no es del partido llámese Vargas o Duque es la convención nacional y esta ni siquiera ha sido convocada”, se escucha.

Holguín Sardi es el director nacional de la campaña de Marta Lucía Ramírez, como vicepresidenta de Duque. En el Valle los azules han sido cercanos a Ramírez y ya habían anunciado su apoyo al Centro Democrático, como lo publicó La Silla Vacía, que contó de un acto de campaña el martes pasado en Cali, en el que participó el ex gobernador Ubeymar Delgado.

Pero la división en el partido no solo toca a los grupos del Valle, mientras los conservadores de la Costa, liderados por los senadores Efraín Cepeda (117.059 votos en las elecciones), David Barguil (139.147 votos) y Nora García (96.926 votos), apoyaron a Vargas Lleras, otras fuerzas anunciaron que continúan apoyando a Duque.

Estos bandos se mostraron especialmente en las redes sociales, toda una tribuna de los seguidores de las diferentes campañas.

Los vargaslleristas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los duquistas o uribistas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos mensajes de reconocidos dirigentes azules y de parlamentarios evidenciaron la división que hay en este partido y dejan ver que no todos apoyarán a Vargas Lleras.

Para el director del Observatorio de Procesos Electorales, Yann Basset, esta división del conservatismo también se presentó en las elecciones entre Juan Manuel Santos y Jorge Iván Zuluaga.

“Estos apoyos son simbólicos por la debilidad de los partidos en Colombia, aunque le dan un poco de ventaja. El Conservador da la sensación de ser un agrupamiento de personalidades más que de un partido”, dijo el politólogo.

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Miércoles, 14 Marzo 2018

'Pague por renunciar', la condición para De la Calle, Petro y Duque

Por José Felipe Sarmiento Abella

Quien gana en consulta tiene que ir a primera vuelta o reponer el dinero de la jornada electoral. Así lo recordó en Twitter el senador Antonio Navarro Wolff.

Tras conocer los resultados de las consultas del pasado domingo, en las que se definieron los candidatos únicos a la Presidencia de dos colectividades, se empezaron a debatir en redes sociales los posibles escenarios del tablero electoral y posibles alianzas de cara a la primera vuelta, que se celebrará el 27 de mayo. El senador Antonio Navarro Wolff aportó el siguiente dato:

 

 

El apunte del congresista de la Alianza Verde es verdadero. La norma que cita es la que regula el funcionamiento de los partidos políticos y sus procesos electorales y, en efecto, su artículo 7 se refiere a la obligatoriedad de los resultados de las consultas: “Los partidos y movimientos políticos y sus directivos, las coaliciones, los promotores de los grupos significativos de ciudadanos y los precandidatos que participaron en la consulta, no podrán inscribir ni apoyar candidatos distintos a los seleccionados en dicho mecanismo, con excepción de los casos de muerte o incapacidad absoluta del candidato así seleccionado”.

En el siguiente párrafo se establece que “en caso de incumplimiento de los resultados de las consultas o en caso de renuncia del candidato, los partidos, movimientos y/o candidatos, deberán reintegrar proporcionalmente los gastos en que hubiere incurrido la organización electoral”. El Consejo Nacional Electoral (CNE) y la Misión de Observación Electoral (MOE) coinciden en que, por ser una exigencia reciente, todavía no hay un precedente que permita establecer a qué se refiere la proporcionalidad que menciona este aparte. Una posible interpretación es que, en caso de que haya más de una consulta -cómo el pasado fin de semana- el costo total se podría dividir en partes iguales y ese sería el valor por el que deba responder el partido o candidato que irrespete el resultado, por ejemplo, pero no es algo que esté definido.

Es decir que los elegidos el domingo, Gustavo Petro e Iván Duque, deben continuar en la contienda, con los partidos o movimientos que los presentaron. Si esas condiciones no se llegaran a cumplir, tendrían que pagar los gastos en los que incurrió la Registraduría para organizar sus respectivas consultas, lo cual puede estar alrededor de $ 13.225 millones, pues el presupuesto que le entregó el Ministerio de Hacienda al órgano electoral para ambas fue de $ 26.450 millones en total. Es decir, si alguno desistiera antes de primera vuelta, su intento fallido le terminaría costando más de la mitad de lo que vale hoy una campaña presidencial, pues el tope máximo de gastos a invertir en primera vuelta este año quedó en $ 24.235 millones.

El caso De la Calle

El candidato del Partido Liberal también fue escogido de esta manera en noviembre pasado, cuando Humberto de la Calle venció a Juan Fernando Cristo en una consulta interna del partido. No obstante, el texto del tarjetón era distinto porque planteaba la posibilidad de que el ganador pudiera participar en “una consulta interpartidista que elija candidato único en coalición”. Una tuitera se lo recordó a Navarro y este lo reconoció en un tuit posterior. Así mismo se lo explicó el senador a Colombiacheck.

 

 


El aspirante liberal, sin embargo, le dijo el martes a ‘La W Radio’ que su decisión es ir a primera vuelta con su partido. En un tuit posterior reiteró esa posición y señaló que “el camino de las alianzas es un camino lleno de complejidades, comenzando con las jurídicas”. Recordó también que “en su momento” intentó acercarse sin éxito a Sergio Fajardo, candidato de la Coalición Colombia, a la que pertenece la Alianza Verde de Navarro. Respondió así al llamado de un sector de la opinión pública en redes sociales a retomar ese camino.

 

 

 

 

En el CNE y Daniel Pinzón, asesor jurídico del Partido Liberal, también nos confirmaron que, al haber pasado el 11 de marzo sin acudir a una consulta interpartidista, esa posibilidad quedó cerrada porque el calendario electoral admite solo una fecha al año para este tipo de comicios. Así, De la Calle queda en el mismo escenario que Duque y Petro: o va a primera vuelta o, en caso de retirarse antes de la contienda para apoyar a otro aspirante presidencial, su colectividad tendría que reponerle al Estado los 40.000 millones de pesos que costó la organización de la jornada de noviembre en que salió electo -o una cifra proporcional-, ya que ambos candidatos pertenecían a esa misma agrupación política.

Sin destinatario

Navarro Wolff, por su parte, nos dijo que su recordatorio sobre la ley que rige las consultas “no tiene un destinatario específico” pese a que se dio en medio de ese contexto. “Es que empezaron a decir: ‘que se unan’, entonces tengan en consideración este tema que puede ser un problema para una o ambas consultas”, explicó.