Pasar al contenido principal
Martes, 26 Julio 2016

En Caquetá hay más narcotráfico y extorsión, pero no necesariamente es culpa de las Farc

Por Sania Salazar

El Representante a la Cámara Rodrigo Lara relacionó el incremento en ambos delitos con el accionar de las Farc, pero hay otras causas.

Al conocerse la noticia de que el Gobierno y las Farc firmaron el 23 de junio en La Habana el acuerdo definitivo sobre el fin del conflicto, RCN Radio consultó la opinión de líderes de los partidos políticos sobre ese avance en los diálogos de paz.

En representación de Cambio Radical habló Rodrigo Lara, director del partido. Dijo que recibía la noticia con satisfacción, pero cuando le preguntaron que si había algo que le inquietara al respecto puso como ejemplo a Caquetá.

Aseguró que aunque allí las Farc no han vuelto a disparar desde que anunciaron que cesaban sus hostilidades, en ese departamento el narcotráfico y la extorsión, delitos en los que ese grupo armado ha participado, se han intensificado desde ese momento.

“Tenemos que estar muy atentos, porque el cese bilateral no puede significar el cese por parte del Estado de su obligación de combatir el narcotráfico y la extorsión. Esta es una frontera tenue y es un trabajo complejo para el Gobierno”, llamó la atención.

Colombiacheck le solicitó a Javier Contreras, jefe de prensa de Lara, una entrevista con él para saber en qué basaba su afirmación sobre los aumentos en ambos delitos. La primera solicitud se hizo el 5 de julio y aunque se insistió en tres ocasiones a lo largo de tres semanas, no la concedieron.

Para establecer un punto de comparación Colombiacheck tomó como referencia el 17 de diciembre de 2014, fecha en que las Farc anunció el cese unilateral al fuego y a las hostilidades por tiempo indefinido, ya que el grupo decretó varios ceses temporales ese año.

El narcotráfico

Revisamos las cifras del más reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc), conocido el pasado 8 de julio en el que Caquetá aparece como el quinto departamento con mayor extensión de cultivos de coca con 7.712 hectáreas con corte a 2015.

Encontramos que, si bien los cultivos aumentaron en 2015, el incremento fue mayor en 2014. Ese año hubo en el departamento 2.220 hectáreas de cultivos ilícitos más que en 2013. Subieron en un 51%. En 2015 se registró un incremento de 1.170 hectáreas, para un 17% de incremento.

Hay que anotar que el informe llama la atención sobre que en Colombia los cultivos de coca pasaron de 69.000 hectáreas en 2014 a 96.000 hectáreas en 2015, lo cual arroja un incremento del 39% en total.

Es importante también tener en cuenta que el aumento de 2014 fue el más alto desde 2009.

Al comparar los informes de Unodc de 2014 y 2015 se evidencia que las incautaciones de droga también aumentaron. Por ejemplo, en la categoría de hoja de coca, la materia prima para procesar cocaína, los resultados crecieron en un 139% al pasar de 14.832 kilos en 2014 a un total de 35.564 kilos en 2015.

Además, los decomisos de base de coca subieron un 53%. Pasaron de 1.143 kilos a 1.742. Finalmente, las incautaciones de clorhidrato de cocaína aumentaron en 58%, pasando de 17 a 27 kilos.

Para Daniel Rico, experto en política antinarcóticos, varias fuentes indican el incremento de los cultivos ilícitos, pero esto no se debe solo a la influencia que las Farc tienen en el negocio sino a razones tan variadas como la caída del precio del oro que hizo que muchos de quienes se dedicaban a la minería ilegal se dedicaran a cultivar coca. A la fluctuación en la tasa de cambio que generó un incremento en los precios en la zona y a la inminencia de la concreción del proceso de paz que hace que otros actores cultiven más, entre otras razones.

“Hay mandos medios de las Farc que están mirando cómo generar una mayor cantidad de ganancias antes de que se firme la paz y no haya negocio, pero eso no tiene que ver con la tregua, eso es un factor de la organización”, aseguró el experto.

¿Y la extorsión qué?

Cifras del Ministerio de Defensa indican que las denuncias de extorsión en Caquetá subieron en un 23% entre 2014 y 2015 al pasar de 88 casos a 109.

La Fundación Paz y Reconciliación ya había advertido en un informe titulado “Lo que hemos ganado”, sobre el accionar de las Farc en 2014, que este grupo había ampliado la población a la que extorsionaba en las zonas donde usualmente lo hace.

“Por ejemplo, en varias zonas del Caquetá solo personas que contaran con más de 50 cabezas de ganado pagaban extorsión, en la actualidad lo hacen los que tengan más de 10 cabezas de ganado. Vale la pena aclarar, que esta situación varía de una zona a otra, o de un frente guerrillero a otro. Así por ejemplo en el departamento del Caquetá, las zonas donde opera la Teófilo Forero la extorsión se cobra a las personas con más de 10 cabezas de ganado; y en las zonas del frente 14 y 15 la cifra se encuentra en aquellas personas que tengan más de 50 cabezas de ganado”, señala el documento.

En febrero de 2016 el alcalde de San Vicente del Caguán, Caquetá, le envió una carta al presidente Juan Manuel Santos en la que le solicita fortalecer las estrategias para combatir la extorsión ya que la situación era grave allí y culpaba a las Farc, que según el mandatario local, ganan alrededor de $89.000 millones anuales con esta actividad.

Rico llamó la atención también en este punto, pues aunque aclaró que esta es una fuente de recursos más importante para las Farc que el narcotráfico, aseguró que “en el país no hay estudios serios sobre el impacto de la extorsión y hay que tener en cuenta que hay otros grupos dedicados a ese mismo negocio ilegal, y quiénes usan el nombre de las Farc para extorsionar”.

Partiendo de las cifras y de la explicación del experto, calificamos la afirmación de Lara sobre el aumento del narcotráfico como aproximada porque ambos delitos han crecido, pero no solo por el accionar de las Farc en la zona.

Miércoles, 01 Junio 2016

"El dinero de Paz Colombia vendrá de los propios bolsillos de los colombianos"

Por Miriam Forero

Marta Lucía Ramírez: "Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de $100.000 millones de dólares, mientras que EE.UU. solo ha puesto unos $10.000 millones de dólares”.

La dirigente conservadora y excandidata presidencial, Marta Lucía Ramírez habló con la revista digital KienyKe en el marco de los 15 años del Plan Colombia y el anuncio del nuevo plan de apoyo del gobierno norteamericano, que ahora se llamará “Paz Colombia”, cuyo objetivo es ayudar a financiar el posconflicto. “Ese dinero vendrá de los colombianos. Con el Plan Colombia el gobierno dio algo más de $100.000 millones de dólares, mientras que EE.UU. ha puesto unos $10.000 millones de dólares”, aseguró Ramírez.

El medio hizo una interpretación de esa advertencia: “Esto significa que ese dinero para la lucha contra el narcotráfico vendría de los impuestos. Esto es justamente un problema teniendo en cuenta el déficit económico que se presenta por la baja del precio del petróleo”.

Por un lado, las cuentas de la exministra de defensa son reales. Según el especial multimedia que preparó la Presidencia de la República para la conmemoración, en la ejecución del Plan Colombia el gobierno nacional aportó $131.000 millones de dólares, equivalentes al 97% de los fondos totales usados, mientras que el gobierno del “Tío Sam” puso $10.000 millones de dólares, que significan el 3% de la inversión final.

Eso se explica por la naturaleza misma del plan: se trata de un acuerdo de cooperación en el que los dos países hacen inversiones para un propósito común. Así mismo, es muy probable que el renovado “Paz Colombia” mantenga el esquema con el que la alianza ha funcionado durante 15 años.

Aunque esto todavía no está establecido con precisión y el Congreso de Estados Unidos aún no ha aprobado la nueva ayuda, un grupo de congresistas de ese país emitió el 9 de febrero una resolución, en el marco del aniversario del Plan Colombia, en la que el Senado “reafirma su compromiso de continuar la alianza entre Estados Unidos y Colombia en asuntos de seguridad mutua, incluyendo cooperación antinarcóticos, combate trasnacional del crimen organizado y garantías de justicia para aquellos que han causado daños imborrables en nuestras poblaciones”.

En cuanto a la posibilidad de que parte del dinero para el posconflicto venga del bolsillo de los colombianos, Vicenc Fisas, director de la Escuela de Paz de la Universidad de Barcelona, que estudia conflictos y procesos de paz en todo el mundo, afirma que es lo normal e, incluso, recomienda que sea así. “Sería un agravio contra los países pobres y los que hoy están buscando refugio en Europa que Colombia sólo pidiera ayuda internacional para financiar la paz. Se debe acudir también a recursos propios a través de los ahorros que permite la reducción en la guerra, dinero de las élites colombianas y dinero de las Farc”.

De hecho, el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas le dijo a El Espectador que desde 2015 se ha destinado parte del presupuesto nacional ($13 billones) para financiar la implementación de puntos acordados en La Habana, como reparación de víctimas e inversión en el sector rural.

Sin embargo, el ministro del Posconflicto, Rafael Pardo, aclaró en una entrevista con Colprensa que el gobierno no planea generar más impuestos sino incentivos. “Tenemos la mitad de lo que necesitamos para la acción inmediata. Lo que tiene que ver con los acuerdos de la mesa va en el presupuesto. Lo que tiene que ver con el ministerio del Posconflicto, hemos pensado que sean más bien incentivos tributarios y no nuevos impuestos”.