Pasar al contenido principal

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 06 Agosto 2020

En el archivo: el mapa falso sobre el tamaño de El Ubérrimo

Por José Felipe Sarmiento

Ha vuelto a circular en redes una imagen que demarca la famosa finca de Álvaro Uribe en un área que en realidad cubre varios municipios.

A raíz de la orden de detención domiciliaria que emitió la Corte Suprema de Justicia contra el expresidente y senador Álvaro Uribe, señalado como posible determinador de los delitos de fraude procesal y manipulación de testigos, está circulando en Facebook un meme que muestra el supuesto tamaño de su finca El Ubérrimo, donde cumplirá la medida de aseguramiento.

Según la publicación, “la casa por cárcel de Uribe tiene 123.000 hectáreas”. El texto está acompañado por un mapa que supuestamente muestra la ubicación de la hacienda en un círculo amarillo al lado de una ciudad mucho más pequeña, encerrada en un círculo rojo.

Meme con mapa y tamaño falso de la finca El Ubérrimo de Álvaro Uribe

Tanto la medida del área como la delimitación que muestra el mensaje son falsas. Colombiacheck ya las había desmentido en marzo de 2019 e incluso se retomó la información en uno de los chequeos del especial sobre la entrevista que el portal La Silla Vacía le hizo al exmandatario y congresista el pasado 12 de junio, en la que él dijo que todo su grupo familiar “no llega a las 1.660 hectáreas”.

Aunque el tamaño exacto de la hacienda es inchequeable, está claro que es mucho más pequeña en comparación con lo que afirma y muestra el meme. El mismo Uribe había dicho en una entrevista con Blu Radio en 2017 que el área aproximada de la hacienda era de 1.500 hectáreas. Entre tanto, el libro Por las sendas de El Ubérrimo, escrito por el senador Iván Cepeda y el exrepresentante Alirio Uribe (Ediciones B, 2014), identificó 61 predios que en ese entonces sumaban 1.311,2 hectáreas a nombre de la familia Uribe Moreno y su empresa agropecuaria.

Así, las cifras que aportan el expresidente y sus opositores oscilan entre 1 y 1,4 por ciento de la cifra mentirosa que presenta la publicación viral. De hecho, como lo contó Colombiacheck en la verificación del año pasado, las 123.000 hectáreas (1.230 kilómetros cuadrados) que encierra el círculo amarillo del mapa en realidad corresponden a una amplia región del departamento de Córdoba, demarcada de forma aproximada por el circuito de vías Montería-Cereté-Ciénaga de Oro-La Ye (Sahagún)-El Viajano (Sahagún)-Pueblo Nuevo-Planeta Rica-Montería.

En consecuencia, dentro de esos falsos límites de la finca quedan pueblos enteros: casi todo San Carlos, incluida su cabecera municipal; gran parte de Ciénaga de Oro, con dos de sus principales centros poblados, y partes de Cereté, Sahagún, Pueblo Nuevo, Planeta Rica y Montería. Hasta el aeropuerto Los Garzones quedó ahí metido. Lo que demuestra que la publicación es falsa.

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 07 Julio 2020

“Estoy investigado en la Corte desde 2014 por el hacker”: Verdadero, pero

Por Adolfo Ochoa Moyano

Esta es una de las respuestas dadas por el expresidente Álvaro Uribe en su entrevista en La Silla Vacía. En Colombiacheck verificamos varias de sus afirmaciones.

-Entonces doctor Uribe, ¿cuál es su explicación de que en este anónimo tan detallado digan que usted es el principal benefactor de estos de estos perfilamientos ilegales?- preguntó León.

-(sic) Estoy investigado en la Corte desde 2014 por el hacker (sic)- contestó Uribe.

Es verdad que Álvaro Uribe tiene abierta una indagatoria preliminar desde 2014 por el caso del hacker Andrés Sepúlveda y que tiene otra que se le abrió este 2020 en el marco de los perfilamientos del Ejército.

Consultamos con la oficina de comunicaciones de la Corte Suprema sobre los dos procesos y nos indicaron que ambos procesos están vigentes y aunque los dos tienen que ver con interceptaciones ilegales, se tratan de casos diferentes.

El de 2014, nos explicaron desde el alto tribunal, tiene que ver con el el caso del hacker Andrés Sepúlveda, al cual se le condenó a cárcel por haber interceptado de manera ilegal comunicaciones de los antiguos negociadores de paz. En ese proceso, el hacker habló de que, supuestamente, el expresidente fue uno de los que estaba detrás de las órdenes que se le dieron de interceptar.

La Fiscalía, en medio de esa investigación, compulsó copias a la Corte para que determinara si había valor en las declaraciones del hacker contra Uribe.

Otra confirmación que encontramos de la indagatoria preliminar del 2014 es un comunicado de uno de los abogados de Uribe, Jaime Granados, quien publicó un comunicado el 4 de junio de este año en el que no solo rechaza el nuevo llamado de la Corte, sino que dice que el expresidente incluso ya rindió versión libre en 2015 y recordó de la sentencia absolutoria del exasesor de campaña de Óscar Iván Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos.

El otro proceso, que se le abrió al expresidente el 15 de mayo de este año, tiene que ver con un correo anónimo que llegó a la Sala de Instrucción de la Corte en diciembre del 2019. Allí decían que el expresidente Uribe era el beneficiario de los perfilamientos que, según denunciaron en la Revista Semana, se habrían hecho por miembros del Ejército a líderes de opinión, directores de ONG y periodistas. 

Con estos datos, la Corte le informó a Uribe el 15 de mayo pasado que abrió una indagación preliminar sobre estas denuncias y el 2 de junio hizo pública en Twitter su determinación.

“Con base en denuncia, Sala de Instrucción de Corte Suprema J abre indagación previa contra el senador Alvaro Uribe Vélez como posible destinatario de la información de seguimientos ilegales de inteligencia militar en 2019”.

En una serie de trinos los días 2 y 3 de junio, Uribe confirmó la apertura de la indagatoria y aseguró que es investigado desde 2014 por el mismo caso del hacker. 

Esta afirmación de Uribe es verdadera, pero … él no tiene dos procesos por el mismo caso. En la Corte Suprema sí tiene abiertas dos indagatorias, una del 2014 y una del 2020 por interceptaciones ilegales, pero son distintas aunque investiguen un tema similar.