Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Miércoles, 07 Julio 2021

En el gobierno de Petro sí hubo denuncias por muertes a manos del ESMAD

Por Mónica Ospino Orozco

Dos casos de jóvenes asesinados en Bogotá en los disturbios presentados durante el paro agrario el 29 de agosto de 2013 fueron atribuidos al Esmad durante la alcaldía del hoy senador Gustavo Petro.

Cuando hay situaciones de protesta social, las actuaciones del Escuadrón Móvil Antidisturbios, ESMAD, en varias de las grandes ciudades del país, han desatado todo tipo de debates entre quienes apoyan su accionar como forma de controlar la protesta social y aquellos que piden su desaparición como cuerpo especial de la Policía Nacional.

Una de las personalidades más críticas con este escuadrón, durante lo que va del Paro Nacional de 2021, que comenzó el 28 de abril, ha sido el senador y ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien el pasado 26 de junio, aseguró desde su cuenta de Twitter que en su gobierno el Esmad no había matado a nadie.

 

 

Un día antes, el 25 de junio, ya había asegurado también que una cifra que había dado la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia, acerca de las veces que en su Gobierno se había usado el Esmad era falsa y que, además, “lo cierto es que el Esmad no mató a ningún ciudadano o ciudadana en mi administración, Duque lleva 70 (sic)”.

 

 

Sin embargo, en la propia cuenta de Twitter del Senador el 29 de agosto de 2013, él, entonces alcalde de Bogotá, contradice sus aseveraciones recientes: ese día a las 9:12 p.m. trinó: “Un fallecido en La Gaitana de Suba, menor de 16 años. 'Bogotá Humana' se enluta”.

Aunque en esa ocasión no ofreció más detalles de aquella jornada del Paro Agrario de 2013, que ese día ya completaba 10 días, el diario El Tiempo reseñó, el 30 de agosto, la noche de violencia que acababa de vivirse en Bogotá.

“Jhonny Velazco Galvis, el joven que murió de un balazo en la cabeza, en la noche del jueves en las manifestaciones del barrio La Gaitana de la localidad de Suba, había cumplido 18 años el pasado 17 de agosto, y apenas hace una semana había conseguido trabajo en una empresa instaladora de techos”, aseguró entonces El Tiempo.

La mencionada nota cita, más adelante, el testimonio del padre de la víctima, José Velazco, quien aseguró: “Los vecinos que vieron y escucharon la balacera me dijeron que al muchacho lo había matado un policía, que estaba a pocos metros de él, con un tiro en la cabeza. También me dijeron que el uniformado se había volteado el chaleco para evitar que lo reconocieran”.

Ya nuestros colegas de La Silla Vacía habían verificado estas afirmaciones del senador Petro, y en su chequeo titulado: Detector: durante la alcaldía de Petro hubo denuncias de dos asesinatos por el Esmad, sobre el caso de Jhonny Velazco encontraron que, “el abogado de su familia asegura que la bala perdida que mató al joven era de la Policía”. 

 La Silla Vacía cita esta nota del Noticentro CM& en la que el jurista que lleva el caso por la muerte del joven, precisa que “la Industria Militar que nos certifican a quién pertenecían las vainillas encontradas en el sitio de los hechos, nos contestaron que correspondían a la Policía Nacional. Nos informaron que actas de entrega y a través de qué facturas se hizo el procedimiento de suministrárselas a la Policía Nacional (sic)”.

Además encontramos que en esta investigación hecha por el Centro de Investigación y Educación Popular, Cinep, y la Liga contra El Silencio se documentaron 43 muertes atribuidas al Esmad antes del 21 de noviembre de 2019.

En dicha investigación se incluye una base de datos que reseña la muerte de Velazco Galvis y de Christian Johan Delgado, de 24 años, el mismo 29 de agosto de 2013 en Bogotá. La muerte de Velazco ocurrió en el barrio La Gaitana y la de Delgado, en la localidad de Engativá.

 

Fuente: Las 43 muertes que involucran al ESMAD antes del #21N. Liga contra el Silencio.

Sobre el fallecimiento de Delgado, el diario El Tiempo aseguró que Cristian Delgado, “murió en medio de los disturbios de la noche del jueves en Engativá, era un soldador de 24 años que al llegar de su trabajo, todos los días, sacaba a pasear a Ádix, un perro de seis meses, de raza pitbull. En la noche del 29 de agosto, cuando llegó a su casa, salió con su mascota a pesar de los disturbios, pero fue impactado por un disparo. Pocos minutos después de haber sido trasladado al Hospital de Engativá murió”.

Y precisa más adelante que “la familia de Delgado quiere interponer una demanda contra el Estado para establecer por qué el joven terminó en medio del fuego cruzado. Según aseguran, él nada tenía que ver con los revoltosos. Luis Delgado, padre del joven asesinado, afirmó que quienes le dispararon fueron miembros de la Policía de Engativá. Según Luis Guillermo, Cristian no estaba en las manifestaciones. Aún no sabemos ni cómo ni por quién fue asesinado”.

Y en esta nota del informativo del Canal Capital, del 12 de septiembre de 2013, el hermano de Cristian, Luis Guillermo, aseguró que “lo certifico, lo aclaro, lo repito y lo sostengo, el tiro fue del Esmad”, y agrega que “en los videos que tenemos se ve cuando cae mi hermano, Hay testimonios de muchísima gente que dice que fue el Esmad, hay testimonios de tres personas que dicen yo vi cuando le dispararon, el tiro fue a unos tres o cuatro metros”.

Sin embargo, aunque de acuerdo con el chequeo hecho por La Silla Vacía, “la justicia no ha condenado a algún miembro de la Policía por esos hechos, eso no quiere decir que no hayan ocurrido, como dice el exalcalde”.

Pues, de hecho, según las declaraciones del general de la Policía Metropolitana de Bogotá, Luis Eduardo Martínez, “si bien el Escuadrón Móvil Anti Disturbios no emplea armas de fuego, investigará a los uniformados que participaron en la intervención para acabar con los desmanes que se vivieron. La Fiscalía encontró al hacer el levantamiento del cuerpo tres vainillas y una ojiva que confirmarían el uso de armas en las refriegas”, según se recoge en este informe de la ONG Cinep, titulado Panorama de derechos humanos y violencia política en Colombia, julio - diciembre de 2013.

Contactamos a la oficina de prensa del senador Gustavo Petro para preguntarle en detalle  sobre las afirmaciones hechas frente a las actuaciones del Esmad en su alcaldía, sin embargo, no obtuvimos respuesta.

Tras estas evidencias calificamos como cuestionables las afirmaciones del senador y líder de la Colombia Humana acerca de que en su periodo como alcalde de Bogotá el Esmad no mató a ninguna persona, pues hay al menos dos casos documentados como posibles homicidios cometidos por este escuadrón el 29 de agosto de 2013.

 

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Miércoles, 12 Septiembre 2018

En Colombia las desapariciones son más que en las de dictaduras de Chile y Argentina

Por Sania Salazar

Un trino compara, sin tener en cuenta el contexto, el número de desaparecidos de las dictaduras de Chile y Argentina con las del conflicto colombiano.

Un gráfico difundido en Twitter indica que los desaparecidos en el conflicto colombiano (según el trino, 86.000) superan a los de las dictaduras de Chile (3.200) y Argentina (40.000). La información del gráfico es Aproximada porque no hace la comparación con la metodología adecuada pues para sacar conclusiones en casos como este hay que tener en cuenta los periodos comparados y la población de cada país en esos lapsos.

 

 

El reporte más reciente del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, sobre desaparición forzada indica que en Colombia se han registrado 80.569 desapariciones entre 1958 y 2018. Aunque en ese mismo Observatorio se había hablado de 86.000 desaparecidos, se depuraron las bases de datos y se llegó a esa nueva cifra. En el trino no se indica el periodo de tiempo cuantificado en el caso de cada país, ni la fuente en la que se basan las cifras.

La gráfica compara cifras de periodos violentos de distinta duración. La dictadura en Chile duró 17 años (entre 1973 y 1990). Por su parte, la dictadura en Argentina duró siete años (de 1976 a 1983). Las estadísticas de Colombia, en cambio, corresponden a 60 años de conflicto armado (1958-2018), por lo que la comparación es inexacta, según explicó Andrés Suárez, director del Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH-

Suárez, además, indicó que la única comparación viable entre la situación de desaparecidos en estos tres países tendría que basarse en la tasa de víctimas por 100 mil habitantes (es decir, qué porcentaje de la población que tenía cada país en el momento de los hechos fue afectada) para saber en dónde fue más grave la situación.

Según el informe del CNMH titulado Hasta encontrarlos. El drama de la desaparición forzada en Colombia, en Chile hubo 3.500 desapariciones documentadas y 10.000 en Argentina, en donde la proyección de ese delito es de 30.000 casos.

Para confrontar las cifras de una manera mínimamente comparable, sobre todo en términos de tiempos, Suárez recomendó tomar el lapso entre 1997 y 2004 que es el periodo más crítico de desapariciones en el caso colombiano, con 41.200 casos.

También recomendó, en el caso de Argentina utilizar la cifra de 10.000 desaparecidos por ser los casos que están documentados.

Al hacer ese ejercicio, el resultado es que Colombia sí es el país más afectado por ese delito con 93,2 desaparecidos por cada 100 mil habitantes. El segundo Argentina con 35,8 y Chile el tercero con 30,2 por 100 mil habitantes. (Si en el caso argentino se tomara la cifra de los 30.000 casos proyectados, el resultado sería de 107,4 desaparecidos por cada 100 mil habitantes, un resultado más alto que el de Colombia).

Aunque en el trino se habla de Seguridad democrática haciendo alusión a la llamada política de seguridad del Estado que se denominó así durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, hay que aclarar que esa política se implementó durante el doble periodo de Uribe (2002-2010) y la cifra de desaparecidos del CNMH corresponde a 60 años de conflicto.

También hay que señalar que entre 2002 y 2010 hubo 29.251 desapariciones forzadas en el marco del conflicto armado (de las 80.569 que se han registrado), pero también que en el periodo de consolidación de esa política hubo un decrecimiento de ese delito, (como se puede ver en el gráfico).

Infografía sobre desapraición forzada con datos del CNMH

Suárez señaló además, que esa reducción pudo ser mayor de no ocurrir los falsos positivos y resaltó que entre los responsables de las desapariciones forzadas no solo está el Estado, sino que es un crimen en el que tienen responsabilidad otros grupos armados. “A diferencia de las dictaduras no hay cómo probar en estos momentos que la desaparición fue una política sistemática o una estrategia del poder militar en Colombia o del Estado colombiano, con eso hay que tener cuidado”, concluyó Suárez.

El caso colombiano

En Colombia este es un crimen de lesa humanidad que “ha afectado sobre todo a los líderes sindicales y su familia, a la población civil sindicalizada y su familia, a los estudiantes, a los militantes y simpatizantes de los partidos políticos de izquierda y sus familiares, a los miembros de las organizaciones de defensa de los DD.HH.” indica el informe Hasta encontrarlos.

Ese informe indica además que también han sido víctimas de desaparición forzada los abogados o investigadores judiciales que se han ocupado de las denuncias y los miembros de las organizaciones de defensa de los derechos humanos que han hecho eco de los reclamos de los allegados a las víctimas.