Pasar al contenido principal

Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero... Verdadero pero...

Verdadero pero...

Martes, 27 Octubre 2020

En resguardos indígenas hay 14.022 hectáreas de coca, pero hay reducción desde 2017

Por Sania Salazar

La senadora Paola Holguín, del Centro Democrático, publicó la cifra en su cuenta de Twitter basada en el más reciente informe de Naciones Unidas, pero le faltó mencionar que el mismo informe señala una reducción de esos cultivos y explicar que el tema es complejo.

La senadora del partido Centro Democrático, Pola Holguín, aseguró en su cuenta de Twitter que “de acuerdo con el más reciente estudio de la ONU sobre cultivos ilícitos en Colombia, en los resguardos indígenas se registraron 14.022 hectáreas sembradas con coca”. La publicación coincidió con la presencia en Bogotá de la minga indígena proveniente del Cauca que pretendía hablar con el Presidente de la República, Iván Duque.

Holguín le confirmó a Colombiacheck que se basó en el informe de 2019.

Calificamos la información como “verdadero, pero” porque si bien la cifra es del más reciente monitoreo de las Naciones Unidas correspondiente al 2019, se olvida mencionar que el informe señala una reducción de los cultivos en territorios indígenas y se deja por fuera el contexto necesario para entender la complejidad del problema.

La senadora tiene razón, el monitoreo de territorios afectados por cultivos ilícitos 2019 de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, UNODC, indica que en 2019 se contabilizaron 14.022 hectáreas de cultivos de coca en los resguardos indígenas, pero el informe señala que se registró una reducción del 15, 5% en comparación al 2018, cuando se registraron 16.588 hectáreas y que eso indica que se mantiene la tendencia a la reducción que inició en 2017, cuando se presentaron 17.627 hectáreas.

La senadora tampoco tiene en cuenta en su trino que, según el informe,  la concentración de cultivos de coca del total nacional en resguardos indígenas es del 9 %, un punto porcentual menos que en 2018. 

Daniel Rico, criminólogo e investigador en temas de economías criminales y desarrollo rural, le explicó  a Colombiacheck que una de las razones para que haya cultivos de coca en territorios indígenas es que se comparten ciertas características en los territorios indígenas que son propicias para la coca, pues son zonas de menor desarrollo e infraestructura, de menor acceso vial, con restricciones de tipo administrativo, que tienen menos presencia del Estado, pero sobre todo por las restricciones legales en materia de consulta previa.

Para Rico la participación de la coca en territorios indígenas, que es del 9%, no es tan alta, es mucho más problemática en territorios afros (16%), que están en zona logística y estratégica mucho más cercana al mar.

Rico también señaló que hay que revisar el papel de los colonos, que son los dueños de muchos de los cultivos de coca de los territorios indígenas.

El experto aseguró por último que hay también estructuras del narcotráfico de los indígenas y puso como ejemplo a alias Mayimbú, que ha aprovechado las ventajas del régimen especial indígena para fortalecer su posición frente al narcotráfico.

Para Armando Valbuena, vocero de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, la falta de gobernabilidad del Estado en algunos lugares, sobre todo de frontera con Panamá, Ecuador y Venezuela, ha facilitado la proliferación de los cultivos ilícitos y aunque hay tropas de las fuerzas militares, también hay paramilitarismo. “Aquí hay un desorden institucional de no gobernabilidad, otra razón es que no hay voluntad del gobierno para resolver la economía de los pueblos, solo hay apoyo al sector bancario o a las empresas constructoras y a los procesos agroindustriales y ganaderos, por lo tanto en sectores donde no hay economía y donde no hace presencia el Estado se ha desarrollado la economía de la coca o de la marihuana”, indicó.

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Viernes, 09 Octubre 2020

Bastón que lleva Petro en foto difundida en redes no es el ‘báculo de Eggun’

Por Johan Solano - RedCheq

En redes aseguran que se trata de báculo que "llevan brujos y chamanes santeros", pero el de la foto en realidad es el bastón de mando de los indígenas Nasa del Cauca.

En Facebook el evangelista puertoriqueño Miguel Sánchez Ávila compartió una fotografía del senador Gustavo Petro en la que se le ve con un bastón en la mano. “Ya sabes qué significa el báculo que llevaron estos personajes durante la marcha del 21 de septiembre?”, dice el texto de la fotografía compartida, “es el BÁCULO de EGGUN. Este báculo lo llevan los chamanes y brujos santeros cubanos de ORISHA, lo utilizan para llamar a los muertos y los espiritus malignos” (sic).

Desinformación

La publicación ya cuenta con más de 2.000 reacciones y ha sido compartida 1.400 veces.

La imagen utilizada en la publicación del Evangelista Sánchez Ávila es una fotografía que fue publicada por el también senador Gustavo Bolivar, durante las jornadas de protesta del pasado 21 de septiembre y que fue compartida por Gustavo Petro.

El bastón de Eggun

En primera medida debemos explicar que el “Bastón de Eggun” es un elemento místico de la religión yoruba, que constituyen aproximadamente el 20 por ciento de la población total de Nigeria, aunque hay también significativas comunidades yoruba (o de origen yoruba) en la Brasil, Colombia, Ecuador, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad, México, Venezuela, Panamá y Honduras.

Eggun, en la religión yoruba, es el culto a los difuntos, es posiblemente el más antiguo de los cultos ancestrales de todas las religiones a nivel universal. Tiene como base rendir honor a los difuntos, atender sus mensajes, requerimientos y necesidades. El término difuntos, se refiere a nuestros ancestros religiosos, nuestros familiares y seres queridos. Los Eggun representan a los espíritus de los ancestros o antepasados, entendiéndose así que los antepasados son los espíritus de los difuntos.

Consultamos con Yoan Meré Awó Òrúnmilá, babalawo cubano residente en Cali, quien nos explicó que la religión yoruba solo invoca a las fuerzas de la naturaleza; no emplea fuerzas oscuras o brujería. Además que para ser usado, el portador del bastón debe estar consagrado, pues de no ser así se convierte en un elemento meramente decorativo.

“El báculo de Eggun es un instrumento de comunicación con las guías espirituales”, señala el babalawo, quien fue enfático en afirmar que en sus ritos sólo se contacta a espíritus de sus antepasados, no a los “espíritus malignos”, como señala el texto que acompaña la publicación. 

Respecto a la imagen publicada por el pastor evangélico, Meré señaló que el bastón de Eggun tiene una especie de cabeza tallada en su parte superior. Bajo esta figura tallada se disponen unos elementos de la naturaleza, “los que nosotros hacemos llevan una carga, (una serie de elementos de la naturaleza) , y ese palo que él lleva no está cargado”, agrega el babalawo quien afirma que el bastón que aparece en la imagen de Petro se asemeja más a un instrumento indígena que a un artefacto religioso.

Bastón de mando Nasa

Consultamos al senador Petro para conocer su versión sobre el bastón que lleva en la foto objeto de esta verificación, y lo que nos dijeron en su equipo de prensa es que se trata del "bastón de mando que le entrega la Guardia Indígena, como símbolo de liderazgo y como jefe de la Guardia" y que "es un reconocimiento que le han hecho y no es la primera vez que ellos [los indígenas] se lo entregan".

Ciertamente en varias ocasiones anteriores se le ha visto al senador Gustavo Petro portando el bastón de mando empleado por la comunidad Nasa del departamento Cauca desde que visitó el departamento en marzo de 2019. Según el equipo de prensa de Petro, la comunidad indígena le dio un bastón de mando en ese momento, cuando el senador se reunió con los líderes indígenas para conocer los reclamos que llevaron a las comunidades a realizar una protesta y el bloqueo de la vía Panamericana que duró más de diez días. 

El pasado 21 de septiembre, los indígenas Nasa volvieron a entregarle el bastón de mando, precisamente, el que se ve que lleva en la foto de la desinformación.

El Bastón de Mando es el símbolo de la resistencia indígena, ha ganado visibilidad a través de las estrategias de vigilancia y protección promovidas por la Guardia Indígena, una fuerza de protección de las comunidades que cuenta con 8.000 defensores en todo el país, creados para amparar los resguardos. Se trata de bastones de autoridad, para cuidar a sus coterráneos, a la justicia y a la naturaleza.

“Sin lugar a dudas el bastón es la manifestación de la fuerza del pueblo indígena. También, para nosotros, tiene una simbología muy poderosa. Es un cuerpo espiritual que siempre está con uno del lado derecho, por eso nunca lo podemos dejar, por eso tampoco lo podemos maltratar. Es como el esposo y compañero espiritual que le entregan a uno”, explica Ximena Camayo, lideresa indígena Nasa, joven portadora del bastón de mando y vocera de la lucha indígena pacífica.

Esa espiritualidad de la que habla Camayo no es la de brujería o invocación de espíritus, “Nosotros en Colombia entendemos lo religioso desde una concepción muy ‘occidental’ pero desconocemos la espiritualidad desde el concepto de la unión de las comunidades indígenas con la naturaleza y sus elementos”, afirma el antropólogo Juan Pablo Riaño Prieto.

Si bien el bastón de mando se asocia con la comunidad NASA, es usado por muchas otras culturas y comunidades más, señala Riaño Prieto. Los báculos y los bastones dan un reconocimiento a nivel social, como una herramienta de trabajo, son instrumentos para la conexión con la naturaleza, se les conoce como instrumentos otorgados al cuidado de las comunidades, son conceptos que se crearon y adaptaron cuando dejaron de ser comunidades libres y se relegaron a los resguardos, al igual que las figuras de gobernador, capitán o el consejo de ancianos.

El bastón de mando es una conexión con la naturaleza, con su comunidad, es la delegación de la responsabilidad de la comunidad a la guardia, y por ende legitima las acciones de la guardia. En algunas ocasiones ha sido otorgado de manera simbólica a personajes que representan la voz de las comunidades indígenas, como en el caso concreto del senador Petro, pero también, si falla a los compromisos adquiridos con la comunidad puede ser retirado y es un acto de vergüenza pública.

Con estos argumentos podemos concluir que la publicación que afirma que Petro “lleva el báculo de eggun” es Falsa.