Pasar al contenido principal
Lunes, 05 Agosto 2019

Es verdad que Duque escribió una columna contra Uribe en 1998

Por José Felipe Sarmiento

Hace 21 años, el actual presidente publicó una opinión en la que criticaba a quien luego sería su mentor político.

El pasado fin de semana circularon en redes sociales las fotos de una vieja columna de prensa titulada “Los pecados de Álvaro Uribe”, hoy expresidente y senador, y firmada por el actual mandatario, Iván Duque.

La publicación llamó la atención por las críticas que le hacía a Uribe quien luego ha sido discípulo suyo, senador y jefe de Estado con el aval del partido Centro Democrático, fundado por el hoy congresista. Aunque atribuía algunos de los calificativos a terceros anónimos, Duque se refería a su futuro mentor como un “oportunista” y una “expresión clara de la extrema derecha colombiana”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook con la columna

Del mismo escrito se infiere que su contexto es pocos días después de la segunda vuelta presidencial de 1998, que ganó el conservador Andrés Pastrana contra el liberal Horacio Serpa. Precisamente, los reclamos del autor tienen que ver con los efectos negativos que, según él, tuvo Uribe para la campaña del candidato derrotado, especialmente en Antioquia.

Las imágenes fueron compartidas en Twitter por la revista El Gallo, un proyecto cultural liderado por Edwin Gutiérrez, estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Tolima. En el mensaje que las puso a rotar, señaló que su fuente fue una edición de julio de 1998 del semanario Tolima 7 Días, propiedad de El Tiempo Casa Editorial.

Gutiérrez dice que se trató de un descubrimiento “accidental” que hizo mientras adelantaba un trabajo sobre la memoria colectiva del departamento para su revista. Explica que esta “es un proyecto propio, pero se da en el marco de mi estudio de pregrado”.

La fecha exacta del periódico, que está en la hemeroteca de la Biblioteca Nacional, es el 1 de julio de 1998. Junto a la margen derecha de la página 5 está el escrito de Duque con su foto de joven y la firma como “politólogo-investigador”. La acompaña el encabezado de la sección “Tribuna”, tal y como se ve en las fotos. El hoy presidente era un invitado ocasional en ese espacio.

Páginas 4 y 5 de Tolima 7 Días, edición del 1 de julio de 1998

Por tanto, se trata de una publicación verdadera. En ese entonces, Duque tenía 22 años y estudiaba Derecho en la Universidad Sergio Arboleda. Si firmaba sus escritos para El Tiempo como investigador, era por cuenta de su trabajo con la Fundación Buen Gobierno. Además, militaba en el liberalismo por herencia de su papá, el exministro Iván Duque Escobar.

Uribe también formaba parte del partido rojo y recién había dejado la Gobernación de Antioquia el año anterior. Por eso Duque le atribuía responsabilidades en la derrota de Serpa en ese departamento e incluso a nivel nacional, por el rechazo que su nombre habría generado en las Farc, como posible ministro de Defensa en caso de que triunfara el aspirante liberal.

Martes, 28 Mayo 2019

Cablenoticias se equivocó de editorial del NYT sobre la paz en Colombia

Por José Felipe Sarmiento

En lugar de la reciente crítica del medio estadounidense al gobierno Duque, el pasado 24 de mayo, la web del canal reseñó una opinión que el mismo periódico publicó en 2016 sobre el senador Uribe.

Una nota del sábado pasado en el portal del canal de televisión Cablenoticias se titula "Uribe es el hombre que bloquea la paz de Colombia, según NYT". El primer párrafo asegura que, con esa afirmación, "el diario norteamericano The New York Times sigue mostrando su posición sobre la situación actual de Colombia en cuanto a la paz".

Captura de pantalla de la nota de Cablenoticias del 24 de mayo de 2019

Captura de pantalla de un tuit del canal que promociona la misma nota

Pero el titular y todas las citas textuales que trae a colación el artículo provienen de la editorial que el medio neoyorquino publicó del 14 de octubre de 2016, cuando se cumplían 12 días del apretado triunfo del 'No' en el plebiscito que buscaba refrendar el Acuerdo de Cartagena. La página colombiana incluso entrecomilla la sugerencia que el Times le hizo en ese entonces al expresidente y senador Álvaro Uribe en el sentido de que "debería enviar una delegación a La Habana para buscar compromisos en temas como justicia y participación política".

La publicación del canal también interpreta que el periódico califica como "poco realistas" los intentos de cambiar la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). En cambio, la referencia original es a las peticiones que buscaban "deshacerse del sistema de justicia transicional y del tribunal especial al corazón del acuerdo" en el contexto de la renegociación posterior a la derrota en las urnas de lo pactado inicialmente con la guerrilla, proceso que avanzaba en ese momento y que terminó en noviembre de ese año con la firma del Acuerdo del Teatro Colón.

El NYT sí se ha referido a Colombia varias veces desde el pasado 18 de mayo, cuando una investigación del periodista Nicholas Casey denunció la existencia de nuevas órdenes y sistemas de evaluación en el Ejército con características similares a los que impulsaron los asesinatos de civiles para presentarlos como bajas en combate ('falsos positivos') en el gobierno de Uribe. Pero ninguno de estos artículos recientes contiene las expresiones citadas por Cablenoticias.

Lo que expresó la editorial reciente del diario, del 24 de mayo de este año, fue una serie de críticas a la implementación del Acuerdo de Paz con las Farc por parte del presidente actual, Iván Duque. El NY Times señaló, además del retorno de las cuestionadas prácticas de guerra, los asesinatos de líderes sociales y excombatientes, el incumplimiento de las promesas sobre desarrollo rural, la falta de recursos para la sustitución de cultivos ilícitos y, ahora sí, las presiones para reformar la JEP, entre otros argumentos para advertir una posible crisis de la paz.

Es decir que la nota reciente en la web del canal colombiano es cuestionable, porque fue hecha con base a la editorial equivocada. En lugar de basarse en la de ese mismo día, reseñó otra del New York Times, pero de hace casi tres años.