Pasar al contenido principal

Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero Verdadero

Verdadero

Miércoles, 24 Junio 2020

Foto compartida en Twitter por Maria Fernanda Cabal sí es de caso de menor usado como bomba

Por Laura A. Gracia

Un lector nos pidió verificar si una foto de un menor asesinado retrinada por la senadora correspondía a un hecho cometido por las Farc. La información de la Fiscalía es que efectivamente se trató de un caso conocido como ´cadáver bomba´y fue atribuido a las Farc.

 

La senadora Cabal replicó en su cuenta de Twitter, el pasado 2 de mayo, una publicación hecha por una cuenta afiliada al Movimiento Nacional de Restauración Democrática hecha como conmemoración de un crimen cometido por las Farc en el 2002, en el que la víctima fue un menor de 14 años de Vista Hermosa, Meta. 

Trino cabal

 

Uno de nuestros lectores nos etiquetó en dicha publicación y pidió que verificáramos la veracidad de la foto. 

"Vamos a averiguar con @Colcheck si esta noticia es verdad o Fake. Tú también publicaste una de un collar bomba, fue chequeada y resultó falsa", aseguró @dabrusa. En respuesta al trino de la senadora. 

En este punto debemos aclarar que revisamos la imagen, pero no la vamos a publicar, pues en esta aparece un menor de edad.

En el Código de Infancia y Adolescencia, en su Artículo 47, se establece las responsabilidades especiales de los medios de comunicación. En el punto 8 se indica que se debe abstener “de entrevistar, dar el nombre, divulgar datos que identifiquen o que puedan conducir a la identificación de niños, niñas y adolescentes que hayan sido víctimas, autores o testigos de hechos delictivos (...)”.

Luego de esta explicación les contamos  los pasos que seguimos en este chequeo: 

Lo primero que revisamos fue la fuente del trino original, que correspondía a un blog dedicado a difusión y réplica de noticias de coyuntura política nacional, y acontecimientos históricos del conflicto colombiano. Allí se encuentra la imagen. Sin embargo, la foto carece de contexto detallado. 

Así que hicimos una búsqueda inversa de imágenes y encontramos varias fuentes que corroboran el suceso

De acuerdo con un boletín de prensa de la Fiscalía ‘Audiencia preparatoria de “Simón Trinidad” por cadáver de niño- bomba’, el 2 de mayo de 2002 ‘integrantes del frente 27 de las Farc al mando de Bertulfo Caicedo Garzón, alias ‘Alberto Pitufo’, le exigieron a un conductor llevar un “regalo” a tropas del Ejército que efectuaban controles en la vía a Vistahermosa’.

En artículos de prensa también contaron estos hechos: ‘el cuerpo de un niño de 14 años asesinado y envuelto en papel regalo llegó a la sede del Batallón de Contraguerrillas #40, con explosivos en su ropa y una carta dirigida al Ejército Nacional’.

La carta era procedente del Frente 27 de las Farc, al mando de Bertulfo Caicedo Garzón, alias ‘Alberto Pitufo’, en ella se atribuían el crimen del menor, acusándolo de ser “informante” para el ejército, y amenazaban continuar asesinando a otros “informantes” de la zona.

Cuando el cuerpo del menor llegó a Vista Hermosa, unidades de la Brigada Móvil #4 lo detectaron y con la ayuda de técnicos antiexplosivos desactivaron la bomba.

El ataque se dio luego de la ruptura del proceso de paz del Caguán, en febrero de 2002, y fue precedido por otros delitos en que las Farc usaba cadáveres como señuelos para atacar al Ejército. 

Este mismo día ocurrió la masacre de Bojayá, en la que más de de 90 personas, más de la mitad menores, murieron como consecuencia de enfrentamientos entre los paramilitares y las Farc en Chocó. 

‘Alberto Pitufo’ fue capturado por este caso en marzo de 2008. El caso fue investigado por un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y DIH, y el proceso lo siguió el Juzgado Penal del Circuito de Granada (Meta), quien condenó a 39 años de cárcel a cinco miembros del secretariado de las Farc. 

Según El Espectador, la cúpula de las Farc fue acusada de homicidio, actos de terrorismo, utilización de medios y métodos ilícitos para la guerra y rebelión.

“Según un juez penal del municipio de Granada, la sentencia afecta a Pedro Antonio Marín, alias ‘Tirofijo' y máximo jefe del grupo subverisvo; Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko'; Víctor Julio Suárez, alias ‘Mono Jojoy'; Guillermo León Sáenz Vargas, alias ‘Alfonso Cano', y Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez'. La sentencia incluye además el pago de una multa de alrededor de cien millones de pesos. La determinación judicial también afecta a otros cinco cabecillas de otros frentes del grupo insurgente, dedicados al secuestro y la extorsión”. 

Colombiacheck se contactó con la Comisión de la Verdad para indagar sobre el caso, sin embargo, respondieron que “la Comisión no brinda información sobre el trabajo de investigación, sino hasta la publicación del informe final y cuando se defina dar a conocer al público algo”. 

Así mismo, consultamos en la JEP, pero sólo encontramos el informe de 80 páginas que presentó el Ejército colombiano y la Corporación Mil Víctimas en el 2019  a la Justicia Especial para la Paz (JEP), sobre el uso de explosivos por parte de las Farc, en el que recogen detalles de muchos de los episodios más crueles del conflicto, que tendrá que juzgar el tribunal cuando inicie las investigaciones en estos casos. En el informe está el caso del ‘niño cadáver bomba’. 

Así que calificamos la información retrinada por la senadora María Fernanda Cabal como verdadera. 

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Viernes, 17 Febrero 2017

¿Los miembros de las Farc que lleguen al Congreso no tendrán legitimidad electoral?

Por Sania Salazar

El Acuerdo Final entre Gobierno y Farc establece curules en el Congreso para las Farc por dos periodos, cupos que, inicialmente, deben ganarse con votos, pero algunos miembros del Centro Democrático aseguran que la elección será a dedo.

La elegibilidad política de las Farc es uno de los grandes reparos que el Centro Democrático (CD), principal partido opositor del Gobierno Santos y de su política de paz, le ha puesto al Acuerdo Final con las Farc. Ese ha sido uno de sus grandes argumentos para criticar el Acuerdo.

Santiago Valencia, Representante a la Cámara del CD, criticó esta parte del acuerdo en el periódico El Colombiano, pero no fue suficientemente claro, así que lo que dijo es engañoso.

“Los miembros que llegarían de las Farc al Congreso serían nombrados entre ellos mismos y no tendrían ninguna legitimidad electoral”, fue una de las frases del representante antioqueño.

Colombiacheck lo llamó para preguntarle en qué basaba su afirmación: “La fuente es el Acuerdo Final, lo que dice es que ellos van a tener tres senadores y tres representantes a la Cámara que ellos mismo van a elegir, nosotros hemos dicho que somos conscientes de la necesidad del tránsito de las Farc de grupo terrorista a partido político y que eso implicará participación en política, pero también hemos dicho que esa participación no se debería dar hasta que no paguen por los crímenes que han cometido y que quienes lleguen allí no sean criminales de guerra ni que hayan cometido delitos de lesa humanidad porque ese sería un precedente antidemocrático supremamente grave, pero que además lleguen allí a dedo y sin votos es todavía más grave.”

Al respecto, el Acuerdo Final dice, textualmente: “En el Senado se garantizará un mínimo de 5 curules, incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias. En la Cámara de Representantes se garantizará un mínimo de 5 curules, incluidas las obtenidas de conformidad con las reglas ordinarias. Para este efecto, en la Cámara de Representantes se asignará una curul a cada una de las 5 listas que obtengan las mayores votaciones y que no hubieren obtenido curul”.

En una nota de El Espectador titulada Así será la participación política de las Farc y su reincorporación a la vida civil lo explican claro: “No habrá asignación de curules a dedo. El nuevo partido que surja del tránsito de las Farc a la vida política legal deberá participar en los procesos electorales de 2018 y 2022 para asegurar una representación mínima en el Congreso de la República. El acuerdo garantiza una representación mínima de cinco senadores y cinco representantes a la Cámara durante los próximos dos períodos electorales. En todo caso, sólo se asignarán las que faltaren para completar cinco curules, de tal manera que cuando la lista obtenga cinco o más, no se asignará ninguna adicional”.

Valencia no solo se equivoca en el número de curules asignadas, sino que insiste en la afirmación falsa de que los integrantes del partido político que conforme las Farc que aspiren al Congreso no tendrán que ganarse esos cupos, inicialmente, en las urnas.

“Una cosa es que participen, como aparentemente lo van a hacer, y otra cosa es que obtengan la votación necesaria para llegar allí, mientras habrá senadores en cualquier partido que necesitan 50, 60 mil votos para llegar, ellos van a llegar con una representación al Senado de 3, 4 o 5 mil votos cada uno, no tienen la legitimidad electoral para estar allí”, respondió el representante cuando le recordamos que en el Acuerdo Final estaba pactado que debían medirse en las urnas como primer paso para acceder a las curules.

Valencia desconoce, además, la esencia del diálogo con las Farc, que el Presidente Santos ha reiterado en varias ocasiones. “Es muy importante que los colombianos entendamos que la razón de ser de todos los procesos de paz en el mundo es, precisamente, que los guerrilleros dejen las armas y puedan hacer política dentro de la legalidad, este proceso con las Farc no es una excepción ni puede serlo, las Farc tienen un origen político y su intención es poder hacer política sin armas”.

Partiendo de lo anterior, ¿qué hay de malo en que el partido político de las Farc, como lo hacen los demás partidos, elija a quienes se lanzarán al Congreso? Lo que critica el Representante.

Ahora, una cosa es medirse en las urnas y otra es la discusión sobre la legitimidad de los votos obtenidos, asunto que depende de la opinión de cada quien.

Como lo recuerda Miguel García Sánchez, Profesor asociado del departamento de Ciencia Política y codirector del Observatorio de la Democracia de la Universidad de los Andes, en una columna titulada La participación política de las Farc en el posacuerdo:

“Desde la perspectiva de las Farc, el principal reto tiene que ver con la superación de lo que esa organización representa ante la sociedad colombiana. A diferencia de otros grupos insurgentes, como el M-19, que gozaban de aceptación entre algunos sectores de la sociedad colombiana y consecuentemente lograron ser exitosos electoralmente en los 90, las Farc son probablemente la organización con la peor reputación ante la opinión pública colombiana. Aunque eso no es sorprendente a la luz de los crímenes cometidos por esta guerrilla en más de 50 años de actividad insurgente, es el principal escollo que debe resolver si quiere tener alguna relevancia política en el futuro”.

Precisamente por ese pasado violento se pensó en facilitar la presencia de las Farc en los principales órganos decisorios del país, mientras que esa guerrilla se convierte en partido político y se consolida como una opción política sin armas.

Sobre participación política de responsables de delitos graves

El Acuerdo Final establece que “La imposición de cualquier sanción en el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición no inhabilitará para la participación política ni limitará el ejercicio de ningún derecho, activo o pasivo, de participación política, para lo cual las partes acordarán las reformas constitucionales pertinentes”.

Pero en el mismo artículo de El Colombiano en el que habla el Representante Valencia, el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, aclara que ante la Justicia Especial para la Paz, JEP, tendrán que comparecer aquellos guerrilleros que hayan cometido crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad, hechos que no son objeto de amnistía ni de indulto. “Allá reconocerán sus delitos y ese tribunal determinará la pena y las condiciones en que tienen que cumplir esa pena. Dependiendo de eso podrán o no participar en política”.

El ministro Cristo aseguró además que la JEP será la que definirá si los guerrilleros, que en ese entonces estén en la cárcel, podrán a la vez participar en las sesiones del Congreso como posibles legisladores.