Pasar al contenido principal

Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable Cuestionable

Cuestionable

Martes, 27 Octubre 2020

Foto de Biden y Maduro no demuestra cercanía entre ellos

Por Mónica Ospino Orozco

Una foto fuera de contexto de Joe Biden con Nicolás Maduro en la posesión de Dilma Rouseff en Brasil ha sido usada en redes sociales para acusar al candidato demócrata de ser cercano al presidente venezolano. En Colombia el post de Facebook se viralizó.

Uno de los argumentos que ha hecho carrera en la actual campaña por la Presidencia de Estados Unidos en contra del candidato demócrata, Joe Biden, es su supuesta cercanía al socialismo y a varios de sus representantes en América Latina, pero nada más lejos de la realidad, como ya lo contamos en este chequeo “Biden no es el socialista que pinta Trump”.

Una de las desinformaciones que pretende reforzar esa imagen de Biden como socialista y amigo de gobiernos de esa ideología, es la que saca de contexto una foto del candidato cuando era Vicepresidente de Barack Obama, y asistió a la toma de poder de la ex presidenta de Brasil, Dilma Rouseff el 1 de enero de 2015.

Las imágenes fueron compartidas en un post de Facebook con el mensaje: “cualquier idiota que esté contemplando votar por Joe Biden en las próximas elecciones 2020 de EE.UU. Recuerde estas imágenes al votar”.

En Colombia esta imagen se viralizó. Según una herramienta a la que tenemos acceso en Colombiacheck por una alianza con Facebook, el post  publicado el pasado 26 de septiembre ha sido compartido más de 2.000 veces y visto por aproximadamente 68.900 personas en Colombia.

Por esa razón en Colombiacheck verificamos el post y lo pusimos en contexto. Lo primero que hicimos fue corroborar que las fotos habían sido de la posesión de la presidenta de Brasil. Para esto, realizamos una búsqueda inversa de imágenes en google y efectivamente encontramos que varios medios de comunicación las publicaron en esa fecha (1, 2, 3)

En dicho evento Biden tuvo un breve encuentro con Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que fue propiciado por el entonces mandatario de Uruguay, José Mujica. Del encuentro quedó una fotografía que en su momento fue distribuida por la Presidencia de Venezuela y en la que se ve entre otros a Biden, Maduro, Mujica y al ex canciller brasileño Mauro Vieira, sonriendo.

Sin embargo, y de acuerdo con algunos medios que entonces registraron la noticia del encuentro las sonrisas se desataron luego de una broma que Biden le hiciera a Maduro acerca de su cabellera, como lo relata la agencia de noticias AP en esta verificación que hicieran de la fotografía en cuestión.

Según el chequeo hecho por AP, “cuando Biden y Maduro se encontraron, se estrecharon las manos y el mandatario venezolano pidió al entonces vicepresidente de Estados Unidos “relaciones de respeto” con Washington. De acuerdo con el diario brasileño Valor, Biden respondió con un elogio a su cabello. “Si tuviera su cabellera, sería presidente de Estados Unidos”, lo que provocó una carcajada del mandatario venezolano. 

Es que la fotografía de Biden y Maduro sonriendo, así como otra de Obama con el ex presidente de Cuba, Raúl Castro, también fue compartida por el actor mexicano Eduardo Verástegui, en sus redes sociales y afirmando, “No hay más ciego que el que no quiere ver. Y acá vemos claro: #noalcomunismo”. Verástegui es asesor del gobierno de Donald Trump en la Comisión Asesora del Presidente sobre la Prosperidad Hispana.

Pero, de nuevo, la foto está fuera de su contexto original, pues, incluso, Telesur  la cadena noticiosa del gobierno venezolano, compartió una de las fotos de ese encuentro en este tuit del 2 de enero de 2015 en el que aseguran que Maduro “le exige a #EEUU que respete a #Venezuela”, y a renglón seguido enlazan una nota que redirige al portal de esa cadena. 

En esta nota, que además contiene el video de las declaraciones de Maduro, el mandatario venezolano, asegura que “lo que le pedimos nosotros a los Estados Unidos, lo que yo le dije al vicepresidente Biden y lo que le hemos dicho mil veces en público y en privado, relaciones de respeto, más nada”.

Agrega la nota de Telesur que, Maduro, “detalló que el encuentro con el representante de EE.UU. fue cordial, sin embargo, reiteró la exigencia de respeto a Venezuela, en alusión a las sanciones que impuso el país norteamericano hace dos semanas. Las sanciones contra Venezuela son un paso en falso, aseguró Maduro, y será un tema clave en las futuras cumbres de la Comunidad de Países de América Latina y del Caribe (Celac) y de las Américas. Este es el primer encuentro entre autoridades de EE.UU. y Venezuela después de las sanciones que aprobó Barack Obama el 18 de diciembre”.

Lo que deja claro que el encuentro entre ambos dirigentes se dio en el marco de un evento diplomático y que los países no pasaban precisamente por un buen momento en sus relaciones bilaterales.

Así lo registró esta nota de la cadena noticiosa CNN del 18 de diciembre de 2014, unas dos semanas antes del encuentro de Biden y Maduro en Brasilia. En dicha noticia se detalla que el entonces presidente estadounidense, Barack Obama acababa de firmar “la ley que suspende visas y congela activos en territorio estadounidense pertenecientes a funcionarios venezolanos considerados responsables de violaciones de derechos humanos en Venezuela”.

Hace tan solo unos días, el candidato demócrata, Joe Biden, en un encuentro con la comunidad latina en el condado de Miami-Dade, el lunes 5 de octubre, aseguró que Maduro “Es un dictador, simple y llanamente. Está causando un increíble sufrimiento al pueblo venezolano”, según lo registró esta nota del diario El Espectador.

Más recientemente, el pasado 16 de octubre, en su cuenta de Twitter, Biden criticó a Trump por no darle a los venezolanos en Estados Unidos, un estatus de protección temporal sino que lo acusó de deportarlos furtivamente “devolviéndolos al opresivo régimen de Maduro. Está muy claro que no tiene en cuenta el sufrimiento del pueblo venezolano”.

Por estas razones concluimos que aunque la foto de Maduro y Biden es real, el contexto en que se tomó es opuesto al que pretenden hacer creer los simpatizantes del presidente estadounidense, Donald Trump, actual candidato del partido Republicano y por eso la calificamos como cuestionable.

 

Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso Falso

Falso

Jueves, 14 Noviembre 2019

Supuesto artículo del Convenio de Ginebra sobre niños soldados es falso

Por Isabel Caballero Samper

Revisamos los convenios de Ginebra y sus protocolos adicionales y encontramos que el supuesto artículo no existe y que las disposiciones que en él aparecen tampoco son reales.

En Facebook se está compartiendo una imagen que cita un supuesto artículo, el 122, numeral 2, del Convenio de Ginebra, que diría que “todo menor de 15 años armado y en zona de conflicto será considerado un combatiente. El delito y responsabilidad recae sobre el grupo que lo use en sus filas únicamente”. 

Imagen de Facebook

Los convenios de Ginebra son la base del Derecho Internacional Humanitario, es decir el derecho que limita y humaniza la guerra. La primera versión de este convenio viene de 1864 pero fue reescrita en varias ocasiones y la versión actual se firmó el 12 de agosto de 1949, después de la Segunda Guerra Mundial, y consiste en cuatro convenios.

El I Convenio trata de la protección y el cuidado de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña; el II Convenio de los heridos, enfermos y náufragos de las armadas en el mar; el III Convenio de los prisioneros de guerra y el IV Convenio de la protecciones de los civiles en tiempos de guerra.

Los convenios hablan específicamente de las guerras internacionales, entonces además existe el Artículo 3, común a los cuatro Convenios de Ginebra, que contiene sus normas esenciales y las hace aplicables a los conflictos internos.

Además de los convenios existen tres protocolos que se sumaron más tarde. El Protocolo adicional I se firmó en 1977 y trata de la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales; el Protocolo adicional II se firmó al mismo tiempo y trata de los conflictos armados no internacionales y el Protocolo adicional III, de 2005, añadió el cristal rojo a los emblemas protectores de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (el equivalente de la Cruz Roja en el mundo musulmán).

Otros convenios y tratados internacionales además de varias normas consuetudinarias, es decir de tradición no escrita, también hacen parte de lo que tradicionalmente se considera el DIH. Incluido el Estatuto de Roma que creó la Corte Penal Internacional y define los crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y el genocidio.

De manera que, para empezar, no existe un único Convenio de Ginebra como parecería citar la imagen que se está compartiendo en Facebook, y cada convenio enumera sus artículos independientemente. Los convenios I y el II sólo tienen 64 y 63 artículos, respectivamente. El Artículo 122 del Convenio III define la manera cómo se deben crear oficinas de información sobre prisioneros de guerra. Y el Artículo 122 del Convenio IV habla de las sanciones disciplinarias que les pueden ser aplicadas a las personas civiles que hayan sido trasladadas a campos de internamiento. El Artículo 3 Común sólo se divide en dos disposiciones. Tampoco los protocolos adicionales incluyen el supuesto artículo. El primero sólo tiene 102 artículos, el segundo tiene 28 y el tercero 17.

Así que el artículo como aparece en la imagen no existe. Pero tampoco existen las disposiciones que en él aparecen. Como explicamos en otro chequeo, hay un vacío en la literatura legal sobre si los menores de edad que hayan sido reclutados por grupos armados, es decir los niños soldados, pueden o no ser considerados combatientes y por tantos blancos legítimos de operaciones militares.

El Artículo 77 del Protocolo I adicional es el único que se refiere a las protecciones especiales de las que gozan los niños soldados. En el primer párrafo proclama el deber de proteger a los niños, en el segundo la obligación de no reclutarlos y en los siguientes tres las protecciones especiales que deben recibir los niños soldados que han sido detenidos, pero no se habla sobre el momento de su participación en las hostilidades.

En esa nota citamos a varios expertos que muestran que en ciertas circunstancias los niños soldados sí pueden ser considerados combatientes. La “Guía para interpretar la noción de participación directa en las hostilidades según el derecho internacional humanitario” del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dice explícitamente que “existe la posibilidad de que incluso las personas civiles que son obligadas a participar directamente en las hostilidades o los niños que no tienen edad legal para ser reclutados [sean considerados combatientes y por tanto] pierdan la protección contra los ataques directos”.

Pero para ser considerado combatiente en un conflicto no internacional donde los ejércitos no son formales, como es el caso de Colombia, no es suficiente estar “armado y en zona de conflicto” como dice la imagen. La guía del CICR dice que es indispensable que el supuesto combatiente asuma una “función continua para el grupo” (es decir que no es espontánea o esporádica) y que esta función comprenda su “participación directa en las hostilidades”. 

Además René Provost, profesor de derecho internacional de la Universidad de McGill en Canadá argumenta en una entrada en el blog del European Journal of International Law que en el caso de los niños la contundencia de las pruebas para demostrar que están participando en las hostilidades y por tanto son combatientes debe ser mayor que para los adultos.

Por el otro lado, reclutar niños y adolescentes menores de edad sí es un delito. En los convenios de Ginebra el Artículo 77 del Protocolo I adicional dice que “Las Partes en conflicto tomarán todas las medidas posibles para que los niños menores de quince años no participen directamente en las hostilidades, especialmente absteniéndose de reclutarlos para sus fuerzas armadas.” Y el Artículo 4 del Protocolo II adicional dice que “los niños menores de quince años no serán reclutados en las fuerzas o grupos armados y no se permitirá que participen en las hostilidades”.

Además, esta prohibición aparece en otros convenios internacionales. El Estatuto de Roma define como un crimen de guerra “reclutar o alistar a niños menores de 15 años”. El "Convenio No. 182 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la prohibición de las peores formas de trabajo infantil" de 1999 prohíbe en su Artículo 3 “el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados”. Y  el “Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados” en su Artículo 2  dice “Los Estados Partes velarán por que no se reclute obligatoriamente en sus fuerzas armadas a ningún menor de 18 años.”

Pero no es claro que, como dice la imagen, “el delito y responsabilidad recae sobre el grupo que lo use en sus filas únicamente.” En otro chequeo analizamos si es verdad que sólo el grupo que recluta niños soldados es responsable de un delito cuando estos mueren en el campo de batalla y encontramos que es cuestionable pues ambos lados deben respetar los principios consuetudinarios del DIH de proporcionalidad (que prohíbe los métodos o armas que causen daños excesivos con respecto a la ventaja militar conseguida con el ataque) y de reciprocidad (que indica que debe respetarse el DIH incluso si el adversario no lo hace).

Por todas estas razones encontramos que el supuesto artículo que aparece en la imagen que está siendo compartida en redes sociales es falso.