Pasar al contenido principal
Miércoles, 10 Abril 2019

Frase de Uribe sobre 'casos en que hay que matar por razones morales' está fuera de contexto

Por Pablo Medina Uribe

Uribe sí pronunció esta frase en un debate en el Congreso en 2016, pero no la dijo como su posición personal, sino haciendo referencia a otras personas.

Esta semana comenzó a rotar un video en el que el expresidente y senador del Centro Democrático Álvaro Uribe dice que "hay casos en que hay que matar por razones morales". El video de la frase fue compartido, entre otros, por el también senador Gustavo Petro.

Uribe sí pronunció esta frase en un debate en el Congreso, pero no la dijo como su posición personal, sino diciendo que "algunos" sostienen esta teoría.

De hecho, Uribe la pronunció el 16 de agosto de 2016, en un debate de control político a la que fue citada la entonces ministra de educación Gina Parody, por el escándalo que ocurrió por las cartillas sobre discriminación sexual de ese ministerio.

En su intervención en el debate, Uribe argumentó su oposición a las cartillas diciendo que hay una diferencia entre el derecho y la moral.

Por eso, el congresista dijo que "las nuevas cartillas basan todo en la ley", pero luego agregó que "la quieren imponer, amenazan en los colegios. Y entonces excluyen la participación de la familia, la participación de la moral en estos temas".

Tras esto, vino la parte polémica que aparece en el video que ahora se volvió viral: "la moral hay que diferenciarla del derecho. Cuando el derecho en sus normas jurídicas prohíbe matar, algunos han dicho que hay casos en que hay que matar por razones morales".

Luego Uribe aclaró a quién se refería por "algunos": "lo decía un gran filósofo colombiano, que asesinar a alguien que explotaba trabajadores era moral no obstante que estaba en contravía del derecho ... y también los grupos terroristas han reivindicado su derecho a secuestrar y a asesinar ... diciendo que es el derecho moral a la insurgencia".

Finalmente el senador concluyó: "por eso yo critico de estas familias que todo lo quieren someter al derecho, al ordenamiento jurídico, prescindiendo de la familia, prescindiendo de la moral".

Esta parte de la intervención se puede ver desde el minuto 17:07 de este video, que fue subido a YouTube el mismo día del debate en 2016 por el Centro Democrático:

El video recortado apareció unos días después de que Uribe publicara unos trinos polémicos sobre su posición frente a la Minga indígena del suroccidente del país:

Jueves, 16 Agosto 2018

Es cierto que la bancada del Centro Democrático aún no entrega sus donaciones en Mocoa

Por Laura Camila Pinilla y Miriam Forero

Durante la campaña presidencial circularon imágenes asegurando que Duque y Uribe no quisieron donar cinco días de su sueldo para la tragedia de Mocoa. Colombiacheck encontró que, aunque la bancada uribista del Congreso anterior sí creó el fondo de donaciones que había prometido, las donaciones todavía no se han entregado.

El nuevo presidente, Iván Duque, tendrá que enfrentar su primera emergencia esta semana. Una nueva ola invernal está causando estragos en varias partes del país y el presidente ya anunció que viajará a Mocoa esta semana para atender la crisis.

Allí, también tendrá que enfrentar las promesas hechas por su partido durante otra emergencia el año pasado. El 31 de marzo de 2017, una avalancha en la capital de Putumayo dejó más de 300 muertos y 70 desaparecidos y sepultó parte de la ciudad. Cuatro días después, el Senado tomó la decisión en plenaria de donar cinco días de sueldo de cada parlamentario para apoyar la reconstrucción y las ayudas a los damnificados.

Al cierre del Congreso anterior, varios portales web les recordaron a algunos de los senadores salientes que nunca autorizaron el descuento acordado de sus sueldos para la donación, por lo que el monto final fue inferior al programado. De hecho, el tema fue usado en la campaña presidencial contra Iván Duque, pues el partido del nuevo presidente de Colombia se apartó de esa donación colectiva.

Imágenes como esta circularon masivamente en todo tipo de redes sociales:

Cadena sobre donación del CD a Mocoa

Colombiacheck decidió revisar qué tan cierto fue esto y qué pasó con los senadores que sí donaron y los que no.

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Ungrd, la entidad gubernamental encargada de recaudar todas las donaciones y gestionar la rehabilitación del municipio, reportó un total de 10.167 millones de pesos que entregaron instituciones y empresas nacionales, y más de 27.240 millones de pesos de entidades internacionales que apoyaron esta causa.

Por su parte, el Senado de la República hizo una donación de 370 millones, mucho menos de lo acordado en plenaria el 4 de abril del 2017, cuando se determinó que cada senador daría cinco días de su salario (unos 430 millones de pesos en total). Con esta decisión, se preveía contribuir a la construcción de albergues, casas y a la reconstrucción de infraestructura y la atención vitalicia a los afectados.

Hay tres razones para la disminución de las donaciones.

La primera es que a 71 senadores se les descontó lo acordado por nómina desde la Dirección Administrativa, según le informó a Colombiacheck Mauricio Lizcano, presidente del Senado para ese momento.

La segunda es que nueve congresistas de diversos partidos no autorizaron dicho débito. La tercera es que la bancada entera del Centro Democrático, aunque también autorizó el recaudo, se apartó de la donación conjunta del Senado, pues aseguraron que la harían por su cuenta, a través de una fundación.

→Asista al lanzamiento de la guía ‘Pistas para Narrar Emergencias. Periodistas que informan en zonas de desastres’, que presentará Consejo de Redacción el próximo 28 de agosto.

La fundación uribista con lazos bananeros

Efectivamente, el 3 de abril de 2017, tres días después de la tragedia de Mocoa, se creó la Fundación Mano en el Corazón, que luego fue registrada en la Cámara de Comercio de Medellín, con el fin de ofrecer ayuda a víctimas de desastres naturales.

Esta ong es manejada por personas de la entraña del uribismo. De hecho, su dirección en la capital antioqueña, su teléfono y su correo electrónico de contacto coinciden con los del conglomerado antioqueño Banafrut, cuyo gerente general y cabeza visible desde hace años es también el representante legal de la fundación, Nicolás Echavarría Mesa, exgerente de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga.

Registros de Banafrut

En 2011, el exparamilitar Raúl Emilio Habún Mendoza, alias “Pedro Bonito”, incriminó a Echavarría en una lista de ganaderos y bananeros que supuestamente apoyaron a las autodefensas durante su consolidación en el Urabá. El empresario es, además, miembro de la junta directiva de PharmaCielo, la primera compañía en recibir licencia para procesar y cultivar cannabis medicinal.

La representante legal suplente de Mano en el Corazón es Maria Claudia Salgado Rodríguez, quien fue asesora de la presidencia de Álvaro Uribe y resultó salpicada por Yidis Medina, quien la acusó de ofrecerle prebendas para votar a favor de la reelección presidencial. De hecho, la Corte Suprema le pidió a la Fiscalía investigar a Salgado por ese señalamiento.

El periodista Daniel Coronell, por su parte, investigó y denunció la manera presuntamente irregular en que la asesora llegó al cargo en Palacio sin cumplir los requisitos que exige la ley.

Los otros directivos de la junta de la fundación son Camilo Sáenz Koop, excandidato al Senado por el Centro Democrático en 2014 y Elsa Dorronsoro de Aljure, miembro de la dirección nacional de ese partido y líder uribista en Cali.

De acuerdo con su informe de gestión de 2017, la entidad sin ánimo de lucro recaudó 142’593.134 en donaciones de los senadores y representantes a la Cámara del Centro Democrático, lo cual da un promedio de 3,6 millones por parlamentario (la colectividad tenía 39 curules), un poco menos de lo que donó cada senador en la colecta hecha por los demás partidos. La oficina de pagaduría del Congreso le confirmó a Colombiacheck que a los congresistas de esa bancada se les hizo el débito, con destino a la Fundación Mano en el Corazón.

El documento de la ong indica que lo que se planeaba hacer con ese dinero es construir 24 soluciones de vivienda para los damnificados de Mocoa. Pero, a 31 de diciembre del año pasado, nueve meses después de la avalancha, el único avance consistió en “acercamientos” con los alcaldes de Mocoa y Villagarzón, ladrilleros y entidades que podrían donar la estructura y diseño.

Los avances, según las autoridades de Mocoa, no han ido más allá. José Antonio Castro, alcalde del municipio, le confirmó a Colombiacheck que el ahora presidente del Congreso, el senador del Centro Democrático Ernesto Macías, los llamó para ver qué disponibilidad de terrenos había, pero no se han dado más gestiones, ni donaciones por parte del partido o de la fundación.

Por su parte, la representante suplente de Mano en el Corazón, María Claudia Salgado, nos aseguró que actualmente siguen “diligenciando el lote para la construcción de las viviendas prometidas”, pero advirtió que no puede especificar en qué parte del proceso va dicha diligencia. “Tenemos un compromiso que vamos a cumplir”, le dijo a Colombiacheck, luego de asegurar que también su partido ha apoyado albergues y donado toneladas de comida y ropa.

La Ungrd nos confirmó que dentro de los donantes para la reconstrucción de Mocoa no está la Fundación Mano en el Corazón.

¿Y qué pasó con las donaciones de los otros partidos?

La ‘vaca’ que hicieron los demás senadores, según lo aprobado en plenaria el 4 de abril del año pasado, se tramitó a través de la Ungrd. Es decir, el dinero pasó a hacer parte del fondo común con el cual el gobierno de Santos trabajaba en la reconstrucción de Mocoa y la ayuda a las personas afectadas.

Sin embargo, reportes de los medios de comunicación y denuncias de la comunidad mocoana han señalado los incumplimientos e informes inflados por parte del ejecutivo. De hecho, uno de los puentes que se construyeron como reparación a la tragedia del año pasado no resistió la nueva emergencia de esta semana y se cayó por las fuertes lluvias.

Una investigación de marzo de La Liga Contra el Silencio, una alianza de periodistas y medios que combate la censura, encontró que, a un año de la tragedia, “las viviendas para los damnificados, los puentes vehiculares y el acueducto presentan retrasos considerables respecto a los anuncios hechos por el Gobierno”. El informe, además, identificó que la reconstrucción se estaba realizando sin un Plan Básico de Ordenamiento Territorial actualizado.

Finalmente, la otra parte del pastel la conforman los senadores que, según informó en mayo del año pasado la oficina de prensa de la alta cámara, no autorizaron el descuento de cinco días de salario para la recolección de fondos acordada. Ellos son: Jorge Hernando Pedraza Gutiérrez y Javier Mauricio Delgado del Partido Conservador; Javier Tato Álvarez, Lidio Arturo García Turbay y Luis Fernando Duque García del Partido Liberal; Eduardo Enrique Pulgar y Germán Darío Hoyos del Partido de la U; y Juan Carlos Restrepo Escobar y Bernabé Celis Carrillo de Cambio Radical.

De estos nueve legisladores, tres le contestaron a Colombiacheck sus consultas al respecto. La jefe de prensa del senador Pedraza, Carolina Garzón, informó que él prefirió hacer su propia donación (el senador se negó a indicar la suma exacta) a la familia García Riofrío, que tenía cuatro mujeres adultas con discapacidad, cuyo caso conoció por las noticias de aquellos días. La gestión, según Garzón, se hizo a través de una fundación de la Policía Nacional en Mocoa, que les ayudó a los damnificados escogidos por Pedraza a comprar los muebles necesarios para su nueva casa.

Luís Fernando Duque y Javier Tato Álvarez aseguraron que hicieron donaciones en especie, el primero a través del Parlamento Andino y el segundo por intermediación de la diputada liberal Leidy García, expresidente de la Asamblea del Putumayo, a quien hicieron llegar dos camiones de ayudas el senador Álvarez y un grupo de amigos personales, según el parlamentario.

De este modo, la ayuda parece no haber sido tan contundente como se planteó al filo de la tragedia. Primero, no se lograron recaudar los 430 millones anunciados, pero sí se recaudaron 370, que corren el riesgo de hacerse agua si las gestiones del Gobierno nacional no superan pronto los laberintos burocráticos que están causando retrasos en las obras. Por otro lado, el aporte del Centro Democrático tampoco se ha concretado aún en casas para los damnificados y los dineros, al parecer, permanecen en la fundación que el partido creó para este fin.

* Laura Camila Pinilla es estudiante de periodismo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Bucaramanga. Participó en el proyecto “Laboratorio de verificación de datos”, de Colombiacheck, con el apoyo de Facebook, Deutsche Welle Akademie y la Pontificia Universidad Javeriana. Este artículo fue desarrollado con el acompañamiento y edición de Colombiacheck.